Living Hell (2000)

Living Hell (dir: Shugo Fujii, 2000)

Living Hell (dir: Shugo Fujii, 2000)

Living Hell (Dir: Shugo Fujii, título original Iki-jigoku, 2000). En los primeros minutos de la película somos testigos de las muertes de un matrimonio y de su mascota  a manos de una anciana y su nieta. Cambiamos de secuencia y  pasamos a conocer a Yasu (Hirohito Honda), un joven de 22 años confinado en una silla de ruedas por una enfermedad que se nos insinúa más psíquica que física, y a su familia compuesta por un hermano, una hermana y el padre de todos ellos. Dicho progenitor los reúne a todos para ponerles en antecedentes que en un futuro inmediato unos lejanos parientes van a convivir con ellos hasta que encuentren un hogar propio ya que de momento no tienen a donde ir. Como ya os podréis imaginar a estas alturas los futuros habitantes serán la anciana, Chiyo, y su nieta, Yuki. Desde la llegada de ambas, Yasu es el único de la familia que parece notar que algo no va bien en ellas; cuando el resto de la familia se va a trabajar dejándole a solas con Chiyo y Yuki, éstas  le van a hacer  objeto de una serie de torturas que van a ir en un crescendo en cuanto a crueldad se refiere. Paralelamente, un periodista sensacionalista, Mitsu (interpretado por el propio Shugo Fujii), interesado en la siniestra anciana tras su participación los crímenes del matrimonio y tras la huída de ésta del hospital psiquiátrico, indagará en el pasado de Chiyo intentando entender su inexplicable proceder. Cuando Yasu cuenta a su hermana (que parece ser la única que vive también en la casa) lo que está sucediendo cuando se queda a solas con los nuevos huéspedes, ella no le cree alegando que son imaginaciones suyas fruto de sus problemas psíquicos; es por ello que de alguna manera Yasu parecerá rendirse a la evidencia de que no puede escapar del rol de víctima que le ha marcado el destino. Sin embargo, las cosas irán a peor cuando Yasu descubra horrorizado las verdaderas identidades de toda su familia…

Tenía bastantes expectativas puestas en esta película después de leer unos comentarios que la catalogaban como “La matanza de Texas Japonesa” o bien que las secuencias de gore y torturas eran equiparables a “Audition” y a la saga de “Guinea Pig”. Pues bien, decepción total. “Living hell” tiene un buen comienzo con las secuencias de la muerte del matrimonio, pero empieza a perder toda su credibilidad poco tiempo después. En una secuencia la hermana de Yasu descubre un táser en manos de Chiyo, sin embargo,  le resta importancia aun cuando su hermano le había puesto ya al corriente de las atrocidades a las cuales estaba siendo sometido??????
En cuanto a torturas se refiere,  es cierto que la intensidad de ellas va en aumento, de hecho ese es uno de los motivos por los cuales aguanté hasta el final, pero la mayor parte de ellas son muy lights: ponerle en la comida animales muertos ( “¿Qué fue de Baby Jane?”), darle descargas eléctricas con el táser mencionado, etc… otras son bastante cómicas:  le utilizan como diana para jugar a los dardos, y otras son definitivamente más salvajes: arrancarle una muela con unas tenazas. Con todo, el gore es más bien mínimo; quizás la secuencia más desagradable es la mencionada extracción dental, por lo que no entiendo que comparen esta película con las que mencioné antes.

Las interpretaciones son bastante mediocres. Hirohito Honda, visto en el clásico “Battle Royale”, se pasa toda la película gritando y con una cara de atontado que echa de espaldas. El resto del reparto no lo hace mucho mejor, salvo Yoshiko Shiraishi que hace el personaje de Chijo, la anciana, que sobresale de entre los demás. De hecho, es el único personaje que realmente da miedo de la película.

La película es bastante mala, no os voy a engañar,  pero sin embargo, no es de aquel tipo de películas que a los diez minutos dejarías de ver para dedicarte a otras cosas, por ejemplo el bodrio “Zombie Nation”. Aunque consciente de su mediocridad te engancha lo suficiente para que quieras averiguar como acaba semejante disparate. Y creedme si os digo que realmente vale la pena. En su recta final la película plagia sin ningún pudor a “La matanza de Texas”, y es aquí donde dos de los personajes principales nos muestran su locura sobreactuando de tal modo que solo puede despertar nuestra hilaridad. Es en esta secuencia y en otras anteriores donde uno se pregunta si Shugo Fujii quiso dirigir realmente una película de terror o por el contrario su intención era  una comedia En ninguno de ambos casos la película se salva del suspenso. Pero aún hay más. Cuando uno cree que la película se está acabando, un giro argumental sorpresa la conduce hacia otros derroteros copiando descaradamente a “Hermanas”. ¡Alucinante¡ Me parece estupendo que el director de esta película quiera homenajear a Tob Hooper y a Brian de Palma, pero al menos podía haber hecho algo con un poco más de coherencia.

By Miscua.

Anuncios

2 pensamientos en “Living Hell (2000)

  1. Es curioso que siempre se compare a “La matanza de Texas” aquello que se considera extremo… cuando en el film de Hooper no hay casi nada de gore, es más la atmósfera que podemos llamar insana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s