X-TRO (1983)

Año: 1983
Nacionalidad: Reino Unido
Dirección y guión: Harry Bromley Davenport
Reparto: Philip Sayer, Bernice Stegers, Maryam d´Abo, Danny Brainin

Menuda decepción ha supuesto esta película para mí, tras las esperanzas que tenía puestas en ella, por su argumento, su estética de serie B, su criatura y las buenas críticas que habían llegado a mis oídos.

El filme comienza con un padre que juega en el campo con su hijo. De repente, un destello gigantesco de luz se produce en el cielo, causando la desaparición de Sam, el padre, ante la perpleja mirada de Tony, el chico. Pasados tres años, la esposa de Sam ha rehecho su vida, pues tiene nueva pareja y ha logrado olvidar a su marido. Sin embargo, Tony no para de tener pesadillas en las que recuerda el momento de la desaparición de su padre, al que admiraba profundamente. Pero un día, un amorfo ser llega a la Tierra y ataca a varias personas, hasta conseguir fecundar a una mujer, de la que nace Sam, o lo que queda de él. El hombre se reencuentra con su familia, mas parece no recordar nada de los últimos tres años. Aunque al principio nadie confía en él, y menos Joe, la nueva pareja de la mujer, vuelve a ganarse el cariño de la familia. Pero Tony descubre la condición extraterrestre de su padre y es contagiado por él. Sam comienza a cambiar físicamente y alguien debe detener sus fechorías…

¿Verdad que la sinopsis es muy llamativa y sugerente? Pues nada más lejos de la realidad, porque la película es un intento de Alien en la Tierra, ya que no había presupuesto para ambientarla en el espacio exterior, más bien aburrido, a pesar de su escasa duración. Ese argumento daba para mucho más, con un padre que poco a poco se va deteriorando física y mentalmente, matando a sus seres queridos, bajo el influjo de un monstruo que crece en su interior, pero el incompetente director opta por centrarse en el personaje del hijo, que adquiere unos extraños poderes tras una mordedura de su padre. Incluso nos llegamos a olvidar del personaje de Sam, para ver durante demasiado tiempo la venganza del hijo contra la cotilla vecina o el portero del edificio, usando para ello su imaginación y logrando que sus payasos, soldaditos y tanques de juguete, cobren vida y se dediquen a asesinar sin ton ni son. Y es que pocos directores han sabido exprimir la capacidad terrorífica de los niños, y el de Xtro no es uno de ellos, pues sus momentos son totalmente sosos y no vienen a cuento. Si estamos viendo una cinta de ciencia-ficción terrorífica sobre un ser del espacio que quiere tener descendencia (algo tomado posteriormente por Species), ¿por qué casi siempre vemos al niño de las narices, liándola parda? Especialmente estúpida es una escena en el cuarto del chaval, donde éste empieza a presenciar los malabarismos de un enano vestido de payaso; ¿a qué venía ese espectáculo? Parece ser un intento de dar un halo surrealista al filme, pero se queda en algo que rompe la película y que no causa terror, a pesar de ser esa su intención.

Lo que sí interesa es la lenta transformación del padre, sin que nadie se dé cuenta de su condición, salvo su hijo, que le “pilla” comiéndose los huevos de su serpiente. No obstante, este cambio se reserva para los últimos minutos, un completo fallo, ya que el maquillaje es realmente aterrador y asqueroso (se le caen partes del cuerpo y su rostro es similar al de un zombie), hasta acabar convirtiéndose en el ser del inicio.
Aunque las muertes ocasionadas por el ET de turno son pocas y nada vistosas, el momento en que “fertiliza” a la rubia para dar a luz a Sam, es genial. Como he dicho antes, si la película se hubiera centrado en el extraterrestre y se hubieran dejado de milongas, otro gallo cantaría, pero es que durante más de media hora, nos olvidamos por completo de qué va el asunto. Parece más una versión infantil de Carrie que una peli con monstruo. Es por ello que la cinta es tan poco conocida hoy día.
Pero si hay algo que merece la pena ser visto en Xtro, es la actriz Maryam d´Abo, que interpreta a una joven francesa que ayuda en la casa y cuida de Tony. Es una preciosa y jovencita rubia, que nos deleita con más de un desnudo, logrando que la película se salve de la quema total (además, con el acento gabacho, el morbo se incrementa). Lo malo es que resulta capturada por el enano payaso que he mencionado antes, y Tony introduce los huevos del ser en su interior.

El director intenta crear una tensión dramática entre los personajes de Sam y la nueva pareja de su mujer, pero no lo consigue ni por asomo. La relación entre padre e hijo está bien llevada, pero el crío sigue sobrando. Pero bueno, por encontrarle algo más positivo, aparte de los desnudos y el maquillaje, el final sorprende (un poco) y amenaza con secuelas, las cuales llegaron en 1990 y 1995. Actualmente, el director ha abandonado el terror y se dedica a filmar dramas (ya podría haber empezado antes).
Un filme olvidable, aburrido y con una buena premisa, que se olvida a las primeras de cambio.

By Mario

7ª Participación para el concurso, de la mano de…… Mario! (¿quién si no?) yo ya iría cerrando el concurso y le daba la película a él, ya que si sale un número que no sea suyo parecerá tongo XDD.

Año: 1983

Nacionalidad: Reino Unido

Dirección y guión: Harry Bromley Davenport

Reparto: Philip Sayer, Bernice Stegers, Maryam d´Abo, Danny Brainin

Menuda decepción ha supuesto esta película para mí, tras las esperanzas que tenía puestas en ella, por su argumento, su estética de serie B, su criatura y las buenas críticas que habían llegado a mis oídos.

El filme comienza con un padre que juega en el campo con su hijo. De repente, un destello gigantesco de luz se produce en el cielo, causando la desaparición de Sam, el padre, ante la perpleja mirada de Tony, el chico. Pasados tres años, la esposa de Sam ha rehecho su vida, pues tiene nueva pareja y ha logrado olvidar a su marido. Sin embargo, Tony no para de tener pesadillas en las que recuerda el momento de la desaparición de su padre, al que admiraba profundamente. Pero un día, un amorfo ser llega a la Tierra y ataca a varias personas, hasta conseguir fecundar a una mujer, de la que nace Sam, o lo que queda de él. El hombre se reencuentra con su familia, mas parece no recordar nada de los últimos tres años. Aunque al principio nadie confía en él, y menos Joe, la nueva pareja de la mujer, vuelve a ganarse el cariño de la familia. Pero Tony descubre la condición extraterrestre de su padre y es contagiado por él. Sam comienza a cambiar físicamente y alguien debe detener sus fechorías…

¿Verdad que la sinopsis es muy llamativa y sugerente? Pues nada más lejos de la realidad, porque la película es un intento de Alien en la Tierra, ya que no había presupuesto para ambientarla en el espacio exterior, más bien aburrido, a pesar de su escasa duración. Ese argumento daba para mucho más, con un padre que poco a poco se va deteriorando física y mentalmente, matando a sus seres queridos, bajo el influjo de un monstruo que crece en su interior, pero el incompetente director opta por centrarse en el personaje del hijo, que adquiere unos extraños poderes tras una mordedura de su padre. Incluso nos llegamos a olvidar del personaje de Sam, para ver durante demasiado tiempo la venganza del hijo contra la cotilla vecina o el portero del edificio, usando para ello su imaginación y logrando que sus payasos, soldaditos y tanques de juguete, cobren vida y se dediquen a asesinar sin ton ni son. Y es que pocos directores han sabido exprimir la capacidad terrorífica de los niños, y el de Xtro no es uno de ellos, pues sus momentos son totalmente sosos y no vienen a cuento. Si estamos viendo una cinta de ciencia-ficción terrorífica sobre un ser del espacio que quiere tener descendencia (algo tomado posteriormente por Species), ¿por qué casi siempre vemos al niño de las narices, liándola parda? Especialmente estúpida es una escena en el cuarto del chaval, donde éste empieza a presenciar los malabarismos de un enano vestido de payaso; ¿a qué venía ese espectáculo? Parece ser un intento de dar un halo surrealista al filme, pero se queda en algo que rompe la película y que no causa terror, a pesar de ser esa su intención.

Lo que sí interesa es la lenta transformación del padre, sin que nadie se dé cuenta de su condición, salvo su hijo, que le “pilla” comiéndose los huevos de su serpiente. No obstante, este cambio se reserva para los últimos minutos, un completo fallo, ya que el maquillaje es realmente aterrador y asqueroso (se le caen partes del cuerpo y su rostro es similar al de un zombie), hasta acabar convirtiéndose en el ser del inicio.

Aunque las muertas ocasionadas por el ET de turno son pocas y nada vistosas, el momento en que “fertiliza” a la rubia para dar a luz a Sam, es genial. Como he dicho antes, si la película se hubiera centrado en el extraterrestre y se hubieran dejado de milongas, otro gallo cantaría, pero es que durante más de media hora, nos olvidamos por completo de qué va el asunto. Parece más una versión infantil de Carrie que una peli con monstruo. Es por ello que la cinta es tan poco conocida hoy día.

Pero si hay algo que merece la pena ser visto en Xtro, es la actriz Maryam d´Abo, que interpreta a una joven francesa que ayuda en la casa y cuida de Tony. Es una preciosa y jovencita rubia, que nos deleita con más de un desnudo, logrando que la película se salve de la quema total (además, con el acento gabacho, el morbo se incrementa). Lo malo es que resulta capturada por el enano payaso que he mencionado antes, y Tony introduce los huevos del ser en su interior.

El director intenta crear una tensión dramática entre los personajes de Sam y la nueva pareja de su mujer, pero no lo consigue ni por asomo. La relación entre padre e hijo está bien llevada, pero el crío sigue sobrando. Pero bueno, por encontrarle algo más positivo, aparte de los desnudos y el maquillaje, el final sorprende (un poco) y amenaza con secuelas, las cuales llegaron en 1990 y 1995. Actualmente, el director ha abandonado el terror y se dedica a filmar dramas (ya podría haber empezado antes).

Un filme olvidable, aburrido y con una buena premisa, que se olvida a las primeras de cambio.

Anuncios

3 pensamientos en “X-TRO (1983)

  1. Pingback: Resultado del concurso Killer klowns from outer space « Nekrofilmicos Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s