La Puerta (1987)

La Puerta (dir: Tibor Takács, 1987)

La Puerta (dir: Tibor Takács, 1987)

Título original: The Gate
Dirección: Tibor Takács
Guión: Michael Nankin
Reparto: Stephen Dorff, Christa Denton, Louis Tripp, Kelly Rowan

La Puerta es un título de lo más ochentero, que nada más comenzar nos hace viajar a nuestra tierna infancia, cuando Stallone era el héroe a seguir por todos nosotros, cada año llegaba una nueva saga de Viernes 13, Pesadilla en Elm Street y Halloween, por las tardes emitían dibujos en la tele y los bocadillos de chopped suponían el alimento más anhelado del día, además de ser sano. Y es que La Puerta es una película muy ceñida a la época en la cual se produjo, de modo que hoy sería imposible volver a hacer un filme similar (en todo caso, se llevaría a cabo un nefasto remake, que tomaría la idea base de la peli, y la desarrollaría de manera monótona, sin sangre, sin ritmo, con muchos sustos, un giro final cantado y sin el encanto del título original).

Estamos ante una producción protagonizada por niños, como Los Goonies o Una pandilla alucinante, cintas estrenadas también en los años ochenta. Pero nada de niños asquerosos e irritantes, que parecen estar de moda en el cine de terror actual, sino niños interesantes, que se ven envueltos en una situación que les supera, por lo que deben buscar una solución, empleando para ello su ingenio. Vamos, que no son los críos los que causan el miedo, sino aquello a lo que han de enfrentarse, para su desgracia. Para empezar, uno de los chavales, el protagonista de la función, está interpretado por el gran Stephen Dorff, un actor del Método, como demuestran sus actuaciones en Blade o en Alone in the Dark, que aquí hace su primer papel importante para el cine, tras trabajar en la televisión. La verdad es que el chico sabe actuar y mostrar sus sentimientos en las difíciles situaciones que se le presentan; además, era bien mono de pequeño. Le acompañan en sus aventuras, su mejor amigo, un nerd que sólo piensa en chicas, y su nefasta hermana, que no deja de incordiarle.

La situación es la siguiente: Glen y su hermana se quedan solos en casa durante un fin de semana, sin sus padres. Glen invita entonces a dormir a un amigo, al igual que su hermana, que montará en la casa una sesión de espiritismo con malos resultados. Y es que unos obreros han abierto sin querer, en el jardín del hogar, un agujero que ha abierto las Puertas del Infierno. Tras el derramamiento de sangre del perro de la familia, este agujero quedará abierto definitivamente, con lo que los chicos tendrán que luchar contra todo tipo de criaturas monstruosas, además de investigar cómo cerrar el agujero, para que el Infierno no se extienda por todo el mundo.

Como podéis comprobar, la premisa es bien interesante, no demasiado original, pero curiosa, sobre todo por tratarse de niños, los que han de sufrir a los monstruos. Además, la peli no escatima en sangre y muertes, pues el amigo de Glen recibe un cuchillazo en un ojo y las amigas de la hermana mueren, convirtiéndose en zombies. Esta es la principal razón por la cual, dicho título no es tan conocido como los mencionados en párrafos anteriores, y es que el filme es bastante bruto en ese sentido. No obstante, tenemos un final feliz, claro, pero antes nos han sido mostradas algunas imágenes perturbadoras.

Ahora hablemos de los monstruos que provocan el terror: al principio, del agujero infernal salen unas criaturas parecidas a los Ghoulies, que hacen todo tipo de putadas a los chavales, con el propósito de llevarles al interior del agujero. Estos bichos poseen diversos poderes y acabar con ellos resulta difícil, pues son capaces de multiplicarse. Después, las amigas de la hermana de Glen se convierten en zombies, y por último, del agujero emerge una criatura gigantesca, una especie de demonio, al que ha de plantar cara Glen, él solito. ¿Logrará no ser devorado por el mostrenco? Y lo mejor de estas criaturas es que son puramente artesanales y algunos momentos están rodados con la técnica del stop-motion, algo que le da más encanto a la cinta, alejada de los efectos digitales actuales.

La peli es muy divertida y cuenta con momentos logrados. Si no la conocéis, buscadla y disfrutadla.

Después de esto, su director, Tibor Takács, a pesar de seguir trabajando en Hollywood (por su nombre descubriréis que no es de Texas, precisamente), se dedicó a realizar pelis de arañas, ratas o abejas gigantes, que asedian a la población. Una de sus últimas creaciones es la película Mosquito Man, que relata las “aventuras” de un preso que, sometido a un escape de gas en un laboratorio, comienza a mutar hasta transformarse en un mosquito gigante y sediento de sangre. Una joyita.

La Puerta cuenta con una secuela, ya sin el equipo de la original, y por tanto, mucho menos afortunada que la original. Y por cierto, a finales de octubre, La Puerta será editada en DVD; ya era hora.

By Mario.

12ª Participación para el concurso y última de Mario!

Anuncios

5 pensamientos en “La Puerta (1987)

  1. Mario, te informo que La Puerta ya fue editada en DVD en nuestro país por la distribuidora: División Vídeo Digital… Hecho que seguramente hizo que tuviera muy poca tirada y que en la actualidad en nuestro país esté descatalogada!

  2. Pingback: Resultado del concurso Killer klowns from outer space « Nekrofilmicos Blog

  3. Pelis de miedo con niños y que dan mal rollo… joder, qué difícil es hacer eso y esta lo consigue. Tengo ganas de revisarla pero el trailer al menos la mantiene intacta.

  4. Pingback: Mini Marató de Cinema de Terror de Sants: La Puerta (1987) « Nekrofilmicos Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s