Guinea Pig 2: Flowers of Flesh and Blood (1985)

Guinea Pig 2 (1985)

Guinea Pig 2 (1985)

Continuamos con la lista de pelis vista este veranito… Y parece ser que me he decantado por el Gore y los films impactantes, tal y como veréis.

Antes de empezar con la reseña en sí, quizás debamos mencionar todos los mitos (falsos o no) que rodean este film (o la saga en sí).

Guinea Pig es la saga gore japonesa por excelencia. Su traducción, Conejillo de Indias, más menos representa la sumisión y experimentación (bizarradas) que en su interior nos encontraremos. Las películas no están prohibidas ni malditas, simplemente, en Japón no se puede producir ninguna película bajo el distintivo de Guinea Pig, pero nuestra saga está ahí, y para nada está prohibida.

– Uno de los datos más polémicos sobre la saga en sí, fue que Tsutomu Miyazaki (El Asesino Otaku) que en su poder tenía 5.763 cintas de vídeo entre ellas anime, hentai, películas de terror, etc, etc. Parece ser que el asesino sentía especial devoción por la saga Guinea Pig, y utilizo Flowers of Flesh & Blood como su guía para sus crímenes.

– Mientras el actor Charlie Sheen veía Flores de Carne y Sangre se pensó que era una snuff movie real (no sabemos cómo la obtuvo ni en qué condiciones la vería), denunció la peli a la MPAA (algo así como la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos), que le pasaron la cinta al FBI.
Estos a su vez, contactaron con las autoridades japonesas, que a su vez, contactaron con los realizadores del film, llegando incluso a declarar la chica de la cinta, que no, NO estaba muerta.

Kirara Yûgao recién descuartizada!

Kirara Yûgao recién descuartizada!

– El grupo de metal industrial Skinny Puppy, le pasó algo parecido a Charlie Sheen pero sin llegar a tanto. Estos también tuvieron la posibilidad de ver el film o escenas del mismo, y como “agradecimiento” compusieron la canción: The Mourn (El Luto). Después que se enteraron que el film era una cinta gore o un falso snuff, decidieron incorporar imágenes de la misma peli, al videoclip de la canción. Supongo que a modo de tributo.

Aclaradas o reunidas todas estas “leyendas” o falsos mitos sobre la saga, y antes de entrar en materia, quiero haceros un intenso pero breve comentario a modo de reflexión:

El cine gore (o también conocido como splatter) se centra básicamente en lo visceral y lo gráficamente violento de por sí. Es decir, personalmente, en una peli gore espero ver eso: sangre, tripas, vísceras, cerebros, mutilaciones, desmembramientos, etc, etc. Hoy en día, incluso se suele decir que una peli es gore, cuando en realidad sólo tiene toques gore. Pero señoras y señores, Flowers of Flesh and Blood es un film gore desde principio a fin; entonces, por que la gente critica eso precisamente, que sea gore, cafre, absurda, burda y otros calificativos. Qué te esperabas pues entonces, ver a Bambie y Tambor comiendo flores ¿?
No seamos ridículos, es como si una persona va a ver una peli porno, y entonces se queja que salen penetraciones (vaginales y anales), felaciones y corridas varias!!! Cuando una persona visiona Flower of Flesh and Blood tiene que saber perfectamente a qué tipo de cinta se va a enfrentar; y si aún y así lo hace, que luego no se queje!
Cierto es que la peli puede o no gustarte, encontrarla lenta o sin sentido, pero si te gusta el gore, la mirarás, si no, pues evidentemente, a otra cosa mariposa! O es que a caso, si no me gusta el cine de autor, me voy a ver las pelis del cine Verdi ¿? Pues no, seamos un poco consecuentes cojones, que ya tenemos pelos en los huevos!

Flowers of Flesh and Blood

Flowers of Flesh and Blood

Flowers of Flesh and Blood (dir: Hideshi Hino, título en japonés Ginî piggu 2: Chiniku no hana, 1985); en el mercado americano se lanzó bajo el nombre de, Slow Death: The Dismemberment. Posteriormente, Hideshi Hino volvió como realizador en otra entrega de la saga, Guinea Pig 5: Mermaid in the ManholeZa ginî piggu: Manhôru no naka no ningyo (1988). Desde aquí recomendamos a todos los fans del gore más extremo y bizarro, la edición de Devil Pictures que en el 2002 lanzó en un pack edición limitada y numerada con las 6 películas junto con una camiseta, un póster y un documental.

La película nos narra como un asesino (Hiroshi Tamura), vestido o disfrazado a lo samurai, convierte el asesinato de una chica (Kirara Yûgao) en su particular obra de arte. Punto pelota! No le busquemos más, ni trascendentalismos ni lecturas metafísicas o espirituales…

Gracias a una droga, el asesino podrá despacharse a gusto, nutrido con un arsenal de herramientas de corta y desmiembra, nos demuestra la fragilidad del cuerpo humano. Una bella joven es convertida en una bella obra de arte bajo el punto de vista del asesino, quedando patente, somos simples trozos de carne y piel, como cualquier animal que entre en un matadero.

Bricomanía a la japonesa!

Bricomanía a la japonesa!

A estas alturas quizás sorprende las reacciones de repulsa ante una cinta de esta índole cuando somos los primeros que visionamos escenas morbosas y más crueles en un telediario o en un vídeo de roturas y caídas. Además, si coincidimos con algún accidente, somos los primeros en mirar e incluso, los más anormales, grabarlo con nuestros teléfonos. Y nosotros somos los raros e inadaptados ¿?

Quizás para algunos la trama transcurre un poco lenta, pero su duración, aproximadamente 47min, es ideal para el desarrollo de todo el desmembramiento. Lo más destacable del film son precisamente, las escenas con el cuerpo de la chica que llegan a tal realismo, que hasta el FBI inició una investigación para determinar si era una falsa snuff movie o no… No sé muy bien, si los FX’s están hechos a base de cuerpos de animales como el cerdo (piel similar a la humana) o son prótesis hechas, pero la verdad, es que mejor no se hubiera podido hacer.

En definitiva, una GRAN película GORE (en mayúsculas)!!!

Anuncios

The Human Centipede -First Sequence- (2009)

The Human Centipede (2009)

The Human Centipede (2009)

Con esta película, nos vemos obligados a estrenar nueva categoría en el blog, Mad Doctors, que como su nombre indica hará referencia a todas aquellas pelis del género que tengan como hilo conductor una mente maravillosa pero a la vez chiflada.

El primer testimonio de un mad doctor lo encontramos en El Doctor Mabuse (dir: Fritz Lang, 1922), y hasta la fecha nuestro querido cine de género nos ha ido pariendo mad doctors, con mayor o menor fortuna: Frankenstein (1931), Dr. Jekyl and Mr. Hyde (1931), La Isla de las Almas Perdidas (Doctor Moreau, 1932), El Abominable Dr. Phibes (1971), e incluso, Re-Animator (Dr. Herbert West, 1985), son algunos de los ejemplos más famosos de mad doctors.

Pero volvamos a la peli en cuestión. Estrenada en la pasada edición de Sitges 2009, fue una de las grandes revelaciones, y es que de The Human Centipede es una cinta que sin lugar a dudas no dejará indiferente a nadie. Esperemos que alguna distribuidora nacional le eche pronto un ojo, y podamos tenerla editada en dvd por estos lares.

The Human Centipede (First Sequence, 2009) es una co-producción británico-holandesa, obra magna (en todos los sentidos) hasta la fecha, de un gran desconocido, llamado Tom Six. En este film, ejerce de director, guionista y productor; en definitiva, yo me lo guiso, yo me lo como. Además, es la primera incursión en el cine de género de este realizador, y esperemos que no sea la última!!! Yeah! Esa Full Sequence (2011) que está en producción esperemos que sea una digna secuela de su antecesora!

Jenny parte central del cienpiés!

Jenny parte central del cienpiés!

El Ciempiés Humano (este sería su título traducido literalmente) fue una de las grandes sorpresas de la pasada edición del Festival de Cine de Sitges (2009). Sin ser una película explícita ni sangrienta, nos transmite una sensación de malestar y tensión, que ha muchas grandes producciones ya les gustaría. Además, la película trata sobre un tema fresco, novedoso, una ida de olla muy original y hasta la fecha nuevo (qué mi humilde ser, sepa); llegando a transmitir angustia y dolor al espectador. The Human Centipede te pone como una moto, te repugna pero a la vez te atrae, te mantiene en una gran tensión, pero sin utilizar la típica tensión violenta o de acción. Todo lo contrario, es una tensión pausada y metódica, que poco a poco, te irán sumergiendo, en una incomodidad, muy poco habituales en las producciones de terror actuales.

Todo esto se logra por varios motivos: los personajes, muy especialmente, destacar el Dr. Heiter; y luego, no se podría haber conseguido unas mejores, las localizaciones. La película se encierra en sí misma, atrapando al espectador, y con tan sólo, 4 personajes principales se teje la telaraña de la trama que acaba por capturarnos de manera incómoda.

The Human Centipede nos presenta un par de alocadas chicas americanas de viaje por Alemania: Lindsay (Ashley C. Williams) & Jenny (Ashlynn Yennie). Al sufrir la típica avería de coche por la recóndita campiña alemana, van a parar a una mansión en medio de la montaña (=nada).  Allí, un excéntrico personaje, el Dr. Heiter (Dieter Laser) decide darles cobijo, aunque se muestra reacio al principio, para que las chicas puedan hacer una llamada a emergencias. Pero como son yankees (=tontas), her Doctor llama por ellas.

The Human Centipede

The Human Centipede

Lo siguiente que experimentan nuestras protas, es despertarse en lo que parece la sala de un hospital, atadas a las camas y con suero. A su lado, hay otro “paciente” pero pronto es eliminado por nuestro mad doctor. Aunque este tercer componente de la sala es rápidamente sustituido por Katsuro (Akihiro Kitamura).

Así, una vez reunidos de nuevo los 3 “voluntarios”, el Dr. Heiter les explicará su experimento. Nuestro doctor es un eminente cirujano, a nivel mundial, que a lo largo de su vasta carrera médica, se especializó en la división de siameses. Pero como la mente de un genio no tiene límite ni fronteras morales, y tras un breve pero intenso y gratificante con sus 3 rottweilers, her Doctor, decide ponerse manos a la obra, y experimentar con seres humanos.

Pasaremos de la SEPARACIÓN de personas a la UNIÓN de personas. Y eso que el Dr. Heiter nos lo explica con claridad, con la ayuda de unas diapositivas y todo, pero parece que nuestros conejillos de indias, no estarán muy de acuerdo con eso,  sobre todo, Katsuro que no para de quejarse y vociferar. Pero ya sabéis el dicho, “Perro ladrador, poco mordedor”.

Hemos de destacar, por encima de todo, la interpretación del magistral Dieter Laser, como Mad Doctor, en The Human Centipede. Madre mía, dónde ha estado todo este tiempo este hombre ¿? Hace una interpretación soberbia de su papel, calando tan hondo en nuestras mentes, que siempre que tenga que hacer referencia a un mad doctor moderno, evidentemente, siempre tendré en la mente a este simpático doctor. No se podría haber obtenido una interpretación mejor: una mente torturada, demente, antisocial, fría, calculadora, metódica, histérica; en definitiva, asistimos al nacimiento, del SOCIOPATA MODERNO!

El Dr. Heiter y su First Sequence

El Dr. Heiter y su First Sequence

Tom Six, si con esta First Sequence ya nos has sorprendido, que nos reservas para una FULL Sequence… ¿? Tendrás límites morales ¿?

PD: esta peli es una de las que he re/visionado este verano. Estad atentos a los próximos títulos, por que también prometen…

El Asesino de Rosemary (1981)

The Prowler (1981)

The Prowler (1981)

Por mucho que se empeñe Naxo en ponernos basura y pelis malas, a veces en Cotxeres (sala B o Friki, la duda ofende!) vemos verdaderas joyas del género. Esto es lo que sucede con este film ochentero, que en su momento me cautivó: El Asesinato de Rosemary… y me estoy remontando a 3 o 4 maratones atrás.

En la interminable cruzada del Santo Slasher (tal como la búsqueda del Santo Grial), nos hemos ido topando con slashers que nos han hecho mayor o menor gracia, y sin duda alguna, este nos gustó y sorprendió gratamente!

Película ochentera donde las haya, tiene todos los ingredientes necesarios para ser buena, y por tanto, formar parte de la lista de cualquier loco seguidor del género de terror: estudiantes, tetas, sangre, un baile de fin de curso y un slasher. Qué más se puede pedir ¿?

El Asesinato de Rosemary (dir: Joseph Zito, también conocida como The Powler o Rosemary’s Killer, 1981), el término prowler en inglés significa: merodeador, que es un poco la actitud que nuestro slasher de turno tiene para con sus víctimas. El Sr. Zito les sonará a todos aquellos fans incondicionales de la saga de Jason Vorhees, más concretamente, por ser es el director de la 4ª entrega: Viernes 13: Capítulo Final (Friday the 13th: The Final Chapter). Por lo que se refiere a maquillaje y efectos especiales, van a cargo del GRAN Tom Savini (palabras mayores!); y una buena muestra de ello, son las escenas de los crímenes.

Eso, eso... bien, trinchaditos!!

Eso, eso... bien, trinchaditos!!

El film empieza con una carta de desamor dirigida a un soldado de la II GM, firmada por una tal Rosemary con una rosa dibujada. Acto seguido se nos traslada al año 1945 en el baile de final de curso o graduación en Avalon Bay donde son asesinados una joven pareja de lovers, Roy & una tal, Francis Rosemary Chatham. El asesino va extrañamente vestido de militar, con la cara tapada por una máscara de gas y utilizando un rastrillo de jardín como arma mortífera. Eso sí, tiene el bonito detalle de dejar una rosa, en los cadáveres recién trinchados.

Sherry (Lisa Dunsheath) y su ducha!

Sherry (Lisa Dunsheath) y su ducha!

Ya en la actualidad y pasado 35 años, en Avalon Bay los jóvenes vuelven a tener ilusiones y ganas de liarla, ya que han decidido volver a celebrar un baile de final de curso organizado por Pam (Vicky Dawson). Será este su último baile ¿?

En la trama también participan como no, el sheriff local, George Frase (Farley Granger), el veterano de la guerra y minusválido, Major Chatham (Lawrence Tierney) y la joven pareja de estudiantes: Carl (David Sederholm) y Sherry (Lisa Dunsheath). Siendo la muerte de Sherry en la ducha una de las más recordadas y valoradas del film. Como se nota la buena mano de Savini… Otra chica, Lisa (Cindy Weintraub) también la podemos ver en otro peli ochentera, Humanoides del Abismo.

La verdad es que este slasher no aporta nada nuevo al ya de por si trillado género slasher, pero como mínimo tienen la decencia de no presentarnos un slasher tonto y bobo. Sus muertes son geniales, y aunque a veces, las persecuciones son un tanto absurdas, luego la ejecución de las mismas, tiene mucha calidad.

Además, la estética militar del slasher de turno a más de uno le recordará a los malos, llamados Helghast, de la gran saga, Killzone. Una estética que funciona a la perfección y que hasta último momento, sabe mantenernos la identidad del asesino en secreto.

En resumen, recomendable para todo fan de los slashers ochenteros!
Gracias Naxo.