No profanar el sueño de los Muertos (1974)

Fin de Semana para los Muertos

Fin de Semana para los Muertos

Nos encontramos ante todo un CLÁSICO y de culto del cine zombi. Parte de su importancia, radica precisamente en su realización a cargo de Jorge Grau, un radical barcelonés anarquista (C.N.T.), con un resultado soberbio!

El cine exploit de la época, aprovechó o mejor dicho, exprimió al máximo el tirón de Night of the Living Dead, del Maestro George A. Romero (1968), y propusieron a Jorge Grau rodar la versión en color de La Noche de los Muertos Vivientes. Este hecho desagradó totalmente a Grau, pero parece ser que ya contaba con el guión del proyecto en sus manos, y que inicialmente lo titularon como, ‘Weekend peri Morti’.
Grau se permitió la licencia de cambiar el título al guión, bautizándolo como ‘El Valle de los Muertos’. Pero el productor Edmondo Amati es quien finalmente, pone nombre a la criatura: No Profanar el sueño de los muertos; o en italiano, Non si deve profanare il sonno dei morti.

Todo y eso, Amati la comercializó por Italia bajo el título de Zombi 3 (Da dove vieni?); quizás esta falta de consenso provocó que allende donde se estrenaba o comercializaba, se le ponía un título muy distinto:

Don’t Open the Window, América.
The Living Dead at Manchester Morgue, Inglaterra.
Le massacre des morts-vivants, Francia.
Das Leichenhaus der lebenden Toten, Alemania.
Breakfast at the Manchester Morgue, Holanda.
Zombi: Epidromi apo to nekrotafeio, Grecia.

El GRAN vagabundo Guthrie

El GRAN vagabundo Guthrie

Como veis, no hubo ningún quórum, pero no nos engañemos, son todos el mismo film.

Esta excelente co-producción italo-española, como muy bien comenta Jorge Grau, contó con un gran presupuesto, y eso, quieras o no, se nota en el resultado final. Anteriormente, Grau rodó la versión española de la Condesa Bathory, Ceremonia Sangrienta (1972), con la belleza de una joven, Lucía Bosé.

No profanar el sueño de los muertos nos traslada a Londres, ya que gran parte de las localizaciones fueron rodadas en Inglaterra. Un joven comerciante, George (Ray Lovelock) sufre un pequeño percance automovilístico, con la guapa, Edna (Cristina Galbó).
Como ambos se dirigen a poblaciones distintas, pero dependen el uno del otro, deciden acompañarse mutuamente.

Edna se dirige a la casa de su hermana y cuñado en Southgate, pueblo cercano de Manchester. Al no encontrar la casa, George decide apearse y preguntar en una explotación agrícola. Allí descubre que el gobierno, está llevando a cabo unos experimentos para el control de plagas. Esta máquina experimental funciona con ultrasonidos, y sólo afecta o actúa sobre sistemas nerviosos elementales. Por este motivo, sólo daña a insectos o seres muy básicos.

Con lo que no contaban es que al lado de la granja estuviera el cementerio y que al ir aumentado el radio de acción de la máquina (5km), los ultrasonidos acabarían afectando a todo, Southgate.
Los efectos de los ultrasonidos pronto se nos desvelan, y es que ya lo decían los nigromantes ‘experimentos con gaseosa’… A partir de ese momento, no pararán de sucederse extrañas muertes en Southgate, que involucran de forma directa o indirecta a nuestros jóvenes protagonistas. La policia con el inspector jefe al mando (Arthur Kennedy) sospechará desde el inicio de las muertes del cuñado de Edna, Martin (José Lifante) y su hermana yonkie, Katie (Jeannine Mestre).

A partir de entonces nuestros protas las pasarán canutas, por que se irán incrementando los cadáveres a sus espaldas y por consiguiente el cerco policial (violencia del inspector). Pero George no cederá en su búsqueda de la causa del levantamiento de muertos!

Pese a que el film sea de 1974, el paso del tiempo casi no lo ha afectado, y aunque contara con un buen presupuesto, se nota un alto nivel profesional por parte de todo el mundo, tanto por el equipo técnico como por los actores. Destacando por encima de todas, la interpretación de Arthur Kennedy, que hace el papel de poli cabronazo.

Buffet Libre!!

Buffet Libre!!

Pero No profanar el sueño de los muertos también tiene defectos o sin sentidos, que a veces, despistan o enturbian el resultado final de la película, pero que bajo ningún concepto le quitan, ese excelente.
– no entiendo la stripper que parece que sale de una iglesia y cruza una calle de Londres. Suerte que este expediente X sale en los créditos iniciales, convirtiéndose en la muestra de potorro más incoherente de la historia del cine!
– la forma de contagio de los zombies es totalmente absurda y rídicula… vaya que se lo podrían haber currado un poco más!
– en el cementerio, el argumento de los ritos satánicos, es un buen momento humorístico.
– no veo la crítica ecológica a modo de moraleja como algunos apuntan, y si no que venga el Capità Enciam y me lo aclare…

No obstante, Let Sleeping Corpses Lie consigue unos resultados brutales, y es una clara muestra que con un buen trabajo y presupuesto, una buena historia, 6 zombies muy bien conseguidos (atención a los ojos) y unos buenos efectos, obtendremos un excelente film de zombis. Eso sí, por mucho que diga Jorge Grau, las analogías con La Noche de los Muertos Vivientes estarán presentes en todo momento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s