El Dentista (1996)

The Dentist

The Dentist

¿Quién no ha tenido miedo alguna vez de ir al dentista? Incluso algunos se niegan en rotundo pese a sufrir dolores de muela o infecciones infernales… Y es que a ciertos individuos, el dentista les da pánico! Es oír el ruidillo de la mola y más de uno ponerse a temblar!!!!

Si juntamos este pavor con uno de los equipos más brillantes del terror contemporáneo, tenemos un éxito asegurado! Con Brian Yuzna en la realización y en el guión a su habitual tándem: Dennis Paoli & Stuart Gordon junto con un tal, Charles Finch; obtendrán un brillante resultado. Estos nombres nos sonarán de títulos como: Resonator (1986), Dolls (1987), Space Truckers (1996), Progeny (1998), Dagon (2001), Beyond Re-Animator (2003)… tanto en las funciones de producción, guión o realización este ‘equipo de terror’ obtuvo su mayor resultado con Re-Animator (1985); que les catapultó a la fama y al status de culto.

Aunque sus películas eran/son serie B tenían unos muy buenos resultados ya que estaban realizadas con toda la pasión y el esfuerzo posible, basadas en buenas historias y guiones… y eso quieras o no, se nota.

El Dentista (The Dentist, 1996) nos  muestra el nivel y la vida que lleva el Dr. Alan Feinstone (Corbin Bernsen) junto con su guapa esposa Brooke (Linda Hoffman). Una bella esposa, una lujosa casa, una clínica privada… vamos el sueño americano hecho realidad! Los Feinstone tenían una bonita historia pero debajo de todo esto estaba… la Caries!

Ya desde un buen principio podemos adivinar que el Dr. Alan es un maníaco de la higiene, no soporta la suciedad y mucho menos la caries, pero esta pequeña manía u obsesión se irá acentuando a lo largo de la trama, transformándolo, en un enfermo obsesivo-compulsivo.

Pero el hecho que acabará de desquiciar y desencadenar la ira del Dr. Alan es la infidelidad de su esposa! El día de su aniversario de bodas, Alan descubre que su mujer se la está pegando… bueno, el término exacto sería, se la está comiendo al chico de la piscina, Matt (Michael Stadvec).

La Sra. Fleinstone dándolo todo!

La Sra. Fleinstone dándolo todo!

Además, el Dr. Alan descubre que Matt no sólo se encarga de su guapa esposa, sino que también, lo comparte con una amiga de Brooke, Paula Roberts (Lise Simms) y como castigo, tendrá cita para la consulta del Dr. Feinstone.

Todo ello afecta de forma negativa al Dr. Alan, que empieza a obsesionarse de forma enfermiza con la caries y no se puede sacar de la cabeza la infidelidad de su mujer. Y quienes serán los afectados? Pues sus pacientes, que de una forma u otra, son los que pagan el pato de su locura!

Uno a uno, sus pacientes tendrán algún que otro problema o conflicto con el Dr. Feinstone: un niño pequeño y su primera visita al dentista; una modelo candidata a miss, April Reign (Christa Sauls); un inspector de hacienda, Marin Goldblum (Earl Boen) que presiona a Alan porque ha detectado irregularidades en su declaración y quiere sacarle tajada… entre otros.

Dado que es el su aniversario de bodas, Alan citará a su esposa, Brooke a la consulta. Le tiene reservada una sorpresa muy especial, será la primera en ver la nueva habitación temática puesto que nuestro dentista tiene tematizadas todas las salas de la consulta para establecer una relación más directa y personal con los pacientes. Brooke tendrá la ocasión de probar la nueva sala ‘romántica’ con música clásica de fondo y de estilo rococó pero con toda la tecnología.

Poco a poco, el Dr. Alan se irá transformando en un sádico demente capaz de todo. Llega un momento que se cree que es un instrumento de perfección e higiene, el enemigo de la caries y la corrupción. Él es un dentista y por tanto, tiene mucho trabajo.

El Dr. Alan con un paciente

El Dr. Alan con un paciente

Pero no sólo arremeterá contra sus pacientes, también sus empleadas de la clínica sufrirán sus actos de locura: su homóloga, Karen (Patty Toy); su ayudante, Jessica (Molly Hagan) y la recepcionista, Candy (Jan Hoag). Tan sólo se librará la jovencilla Sarah (Virginya Keehne) que acude a la consulta por una extracción de ‘brackets’… pero el Dr. Alan ya se lo dice: No puedes esconderte, no de tu Dentistaaaaa!!!!

Uno de los puntos fuertes de este film sin duda alguna es la interpretación de Corbin Bernsen que borda el papel. Seremos testimonios del proceso de enajenación mental de Alan, y esta locura lo convierte en una persona totalmente distinta: un sádico psicópata ávido de  sangre que no tiene ningún tipo de reparo para impartir su “personal justicia”. No dudará en torturar, asesinar, mutilar o desfigurar a sus pacientes, familiares o compañeros de trabajo.

Pese a todo, el Dr. Alan se combate a sí mismo e intenta que no aflore, ese Dr. Jekyll que lleva dentro, pero la infidelidad de su mujer y su manía por la higiene podrán más que él. Dando a luz a un mad doctor sin control alguno!

También destacaremos la aparición secundaria de Ken Foree como el Detective Gibbs que pasa sin pena ni gloria por la cinta, nada más.
Y como en toda cinta de Brian Yuzna, los FX’s están super bien logrados sobre todo si se acompañan de todo el material y utensilios que puede utilizar un dentista… Vaya que nada más sacar el instrumental nos tiemblan las muelas!

Dame un besito en los Morros!!

Dame un besito en los Morros!!

En definitiva, gracias a esta cinta si alguien tenía pánico o pavor a los dentistas con su visionado no pisará una consulta dental en su vida!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s