El Asesino de Muñecas (1975)

El Asesino de Muñecas (1975)

El Asesino de Muñecas (1975)

El pasado sábado tuvimos ocasión de reunirnos para una nueva entrega de noche de cine inconexo (la 4ª YA!). La verdad es que hacía mucho tiempo que no nos reuníamos, incluso llegamos a confundir el número de la entrega y todo, pero estuvimos allí, al pie del cañón!

En esta ocasión estuvimos: Naxo Fiol, Dani The Cine Warrior, Dani’s friend y supporters & Nekrofílmicos al completo!

La verdad es que teníamos muchas ganas de pasárnoslo bien, y en parte lo conseguimos, por que madre mía, la que liamos, sobre todo, con la película que os vamos a reseñar a continuación.

Ah! Por cierto, para todos aquellos que quieran descubrir anteriores ediciones de noches de cine inconexo, ver las reseñas escritas por Naxo en el AVT. Nota: pongo sólo las noches de cine inconexo protagonizadas con nosotros, por que el muy cabrito las exportó en veladas junto con sus lacayos… digo, colegas de The Three Skulls (Qué verguenza!!)

Crónica Noche Cine Inconexo 1
Crónica Noche Cine Inconexo 2
Crónica Noche Cine Inconexo 3

El Asesino de Muñecas, ya apareció en la anterior edición, por boca y mención de Naxo, anunciando que era la bomba para visionar un grupo. Yo me extrañé y con cara de escéptico, le dije que me costaba de creer puesto que del mismo director había visto recientemente, Necrophagus, y todavía arrepintiendo de haber comprado el dvd! Si queréis leer la reseña de Necropahgus, allá vosotros, yo ya os avanzo que es un BODRIO, en mayúsculas! Por suerte, el Sr. Madrid sólo nos realizó una película más, Bacanal en Directo (1979); abandonando el género de terror, se pasó destape! Me imagino que tras esta, se recluyó en un convento, y se hizo jesuita.

El tormentado Paul (David Rocha)

El tormentado Paul (David Rocha)

Aún así, llegamos a comprarnos el dvd original, bajo cuenta y riesgo nuestro, pero esta vez, como mínimo no nos defraudó. Eso sí, este “film” por citarlo de alguna manera, tiene que verse en compañía de amigos, colegas, alcohol y demás sustancias (elegidas a gusto del consumidor), porque si no sufriremos lobotomía como las de antaño!

El Asesino de Muñecas (Dir: Miguel MadridKilling of the Dolls, 1975), presenta este y el anterior film (Necrophagus), bajo el pseudónimo de Michael Skaife, evidentemente, se esperaba tener una proyección internacional o incluso él mismo, se avergonzaba de los “hijos” que vomitaba.

La historia nos sitúa en Montpellier, aunque las localizaciones son un tanto más cercanas,  el Parc Güell (Barcelona) entre otras; a un joven estudiante frustrado y expulsado de la facultad de Medicina, su pretensión era ser cirujano cardiovascular, pero sus miedos interiores, se lo impiden. Paul (David Rocha) es hijo de los jardineros de una madurita pero seductora condesa (Helga Liné), propietaria de una mansión modernista y unos magníficos jardines. Paul ayuda en las tareas de jardinería a sus padres, teniendo así libertad para moverse en el parque.

Como en todos los parques, los niños van a jugar, los abuelos a mirar, las parejas a pasear, y los depravados a echar un casquete y montarse unas juergas. En todas estas situaciones veremos aflorar los traumas infantiles de Paul, muy realcionados con él y su madre… Su madre tiene una fuerza interior que le domina y subyuga, y por eso Paul se comporta como un esquizofrénico, con montones de fetiches, pero en especial para las muñecas.

Paul cae enamorado de la hija de la condesa, Audrey (Inma de Santis), una bellísima adolescente, pero su madre erre que erre va insistiendo en seducir a Paul, que la rechaza a la mínima de canto! En cambio, Paul descubrirá como obtener el corazón de Audrey para siempre!

Momentos antes de la fiesta orgía!

Momentos antes de la fiesta orgía!

La verdad es que esta película provocó el cachondeo colectivo desde el minuto uno, con presentación del propio director, hijo mío qué daño te ha hecho el cine para tener que torturarnos con tus fetiches y fantasías sexuales! Era necesario utilizar una peli para mostrarnos tus traumas sexuales? Pero cuando apareció Paul, entonces el descojone fue tremendo! Una especie de ser andrógino, mariposón (tiene una colección de mariposas), desnudándose a la mínima de cambio, con unos modelitos marcándolotodo, ese culete prieto y metido para dentro, con una obsesión enfermiza por las muñecasmaniquís y máscaras, rehuyendo el sexo, excepto el de Audrey (que al final nos muestra sus encantos), pavoneándose, arrimando la cebolleta con un niño amigo suyo, Rover, que de bien seguro, de mayor tuvo muchos traumas y un largo etcétera de cosas, hicieron que el visionado fuera una carcajada tras otra.

En serio, no podríamos parar ni de comentar ni de reír, y ya nos ves a 6 tíos, hablando como locas, y haciendo grititos y cacareos! Además, Paul parecía que tuviera el síndrome de Tourette, nuestro super Taldo nacional, pasando de la alegría al enfado histérico en cero coma dos! Pero las carcajadas no sólo nos las proporcionaba Paul, puesto que algunos diálogos, vídeo musical incluido (a cuento de nada) y un negrito mayordomo de la condesa (Salvador Buchila) alias Mandingo, ayudaron un montón!

Eso sí, buscando información de la peli, me he encontrado de todo, desde comentarios y críticas que la ensalzan en una obra indispensable de nuestro cine, y film de culto; hasta gente que la considera una verdadera mierda.

Yo personalmente, opino que es una peli bizarra donde las haya, pero no porque sea una ida de olla total; si no por todo el ambiente Homo que rodea la peli. Bizarras también pueden ser las pelis de Russ Meyer, y no por eso, los fotogramas van perdiendo aceite a cada momento.

Anuncios

Ceremonia Sangrienta (1972)

Ceremonia Sangrienta (dir: Jorge Grau, 1972)

Ceremonia Sangrienta (dir: Jorge Grau, 1972)

Otra muestra del Fantaterror que se producía en España en la década de los 70’s. Internacionalmente conocía por un sinfín de títulos tales como: The Female Butcher, The Legend of Blood Castle (USA) o The Bloody Countess, entre otros; nos es presentada como una continuación a la historia o mito de la condesa Elizabeth Bathory. Incluso se jugará con el nombre de nuestra proganista Erzebeth, que en húngaro significa Elisabeth.

Evidentemente, quienes hayamos visto Ceremonia Sangrienta, rápidamente veremos paralelismos con La Condesa Drácula de Peter Sasdy (clásico de la Hammer, 1971) y protagonizada por otro bellezón de la época, Ingrid Pitt. Y es que Blood Castle es una peli al estilo Hammer pero made in Spain. Pero no lo estoy diciendo en tono despectivo, no me entendáis mal, por que es todo lo contrario. Si nos fijamos en la época de su realización, nos daremos cuenta que fue un digno film del Fantaterror español. Otros títulos de la época, y que también pertencen a este género nuestro, no salen tan bien parados, creedme!

En gran parte se lo debemos a uno de nuestros maestros, Jorge Grau. Cuando hablamos de él, seguro que se nos viene a la mente, la magnífica: No Profanar el Sueño de los Muertos (1974), pero Ceremonia Sangrienta es una película con una gran realización, ejecución técnica, y una postproducción impecables, aún siendo un titulo menos conocido. La historia también del Sr. Grau tiene muy pocos fallos, y aunque algunos critiquen que las localizaciones eran buenas, pero que el populacho o actores que aparecen se ven claramente “ibércios“, estimados señores, que quieren que les diga, que me ría de estar afirmaciones ¿? Una película con escaso presupuesto, en tiempos de Paquito y sin poder llegar a rodarse en las localizaciones ni mansiones de la Hammer; pero vista en su contexto histórico, es un gran film. Quizás no contenga mucha acción o terror, y a veces se nos pueda hacer lenta, pero hará el deleite de los que como yo, nos gusta más lo antiguo que los bodrios modernos.

Erzebeth Bathory (Lucía Bosé) en su baño de sangre

Erzebeth Bathory (Lucía Bosé) en su baño de sangre

Ceremonia Sangrienta (Dir: Jorge Grau, 1973) nos sitúa a comienzos del siglo XIX (1807) en alguna pequeña aldea situada en un lugar indeterminado de Centroeuropa. El marqués Karl Ziemmer (Espartaco Santoni; sí, sí!), asiste a un extraño proceso judicial-inquisitorial del Dr. Pedro Plojovitz (doctor local) y que es acusado de vampirismo. En este juicio veremos cómo irán desfilando los testimonios (mujer, hija, campesinos, bruja,…) que lo irán acusando de vampiro. Eso sí el juicio se hace con el cuerpo presente!

Mientras tanto, la esposa del marqués, Erzebeth Bathory (Lucía Bosé) vive angustiada por la llegada irrefrenable de su vejez. Pero su nana o nodriza (Ana Farra), le recordará e iluminará como 200 años antes, una antecesora suya, la condesa Bathory podía mantenerse joven con baños de sangre virginal. Eso sí, esta acabó siendo acusado de vampirismo, y no tuvo un final feliz!

Pero ya se sabe, que las aristócratas son unas presumidas, sino mirar la duquesa de Alba, y acabará sucumbiendo a las prácticas de la nana. Eso sí, el marqués descubre que el difunto Dr. Plojovitz tenía un colgante maléfico, y que él acabará obteniendo.

De esta manera, marqués y marquesa harán un tándem vampírico-consumidor de sangre un tanto raro, e igualmente, en la historia de la primera condesa Bathory tendrá un final trágico…

Una de las críticas debo hacerla en la edición del dvd de la película. Señores de Filmax si a estas alturas todavía nos consideran estúpidos e idiotas, se equivocan. Vale que Ceremonia Sangrienta fuera rodada durante la época de Paquito, y existía la censura; pero que actualmente, en una edición nos metan o encasqueten, la edición CUT de la misma, tiene delito!

No sólo lo comento por ver las teturcias de la Bosé, que me la traen al viento; sí en cambio, lo digo por alguna escena más sangrienta o sádica, que seguro que el gran maestro Grau incluyó en su rodaje íntegro.

En definitiva, otra peli de culto – imprescindible para los fans de nuestro fantaterror!

Adiós Waldemar Daninsky

Colección Paul Naschy

Colección Paul Naschy

Hoy nos hemos enterado por los medios y blogs amigos como AVT del fallecimiento a la edad de 75 años de Paul Naschy o lo que es lo mismo, Jacinto Molina Álvarez (1934). Ha fallecido esta misma mañana en Madrid!

Naschy ha fallecido esta mañana en Madrid, dejándonos uno de entre los grandes de nuestro cine, a pesar de la opinión de algunos. Paul Naschy fue director, actor, escritor y guionista, interviniendo en un centenar de películas, destacando siempre su papel de hombre lobo, nuestro hombre lobo ibérico, por así decirlo, que al igual que el lobo ibérico, era y es, un ser en peligro de extinción. Inigualable e inimitable!

¿Quién no recuerda La Noche de Walpurgis? La Rebelión de las Muertas, Exorcismo, Inquisición, El Retorno del Hombre Lobo, Licántropo… Todavía recuerdo el pase en Garcilaso de La Maldición de la Bestia, las anécdotas que su realizador, Miguel Iglesias Bons, nos relató de una manera muy distendida y simpática, sobre el rodaje con Naschy!

También he sabido que como coincidencia y jugada del destino, la XIII Muestra de Cine Independiente y Fantástico de Toledo rendía en estos días homenaje a Naschy, junto al recuerdo cinematográfico a Narciso Ibáñez Menta (1912-2004).

¿Quién lo iba a decir, que este joven levantador de pesas sería uno de los grandes de nuestro fantaterror? Sin lugar a dudas, le rendimos este pequeño homenaje…

¡Gracias por asustarnos cuando éramos peques y ser nuestro hombre lobo!

La Residencia (1969)

La Residencia (Dir: Chicho Ibáñez, 1969)

La Residencia (Dir: Chicho Ibáñez, 1969)

Una de las joyas de nuestro cine, La Residencia (Dir: Narciso Ibáñez Serrador, 1969), internacionalmente conocida como: The Boarding School International o The Finishing School o The House That Screamed, estos dos últimos títulos sobre todo, utilizados en los USA. Ópera prima del polifacético y más conocido por Chicho Ibáñez, empezó como actor, director teatral, autor de novelas radiofónicas, y ha dirigido, realizado y escrito programas de todo género televisivo.

Los más viejunos lo recordaréis por ‘Historias para no dormir’, fue una serie de televisión, dirigida y emitida a partir de 1966 por Televisión Española. Él mismo se encargaba de presentar cada uno de los episodios al estilo de Alfred Hitchcock o Rod Serling con unas pinceladas de humor. Y los no tan jóvenes lo recordaréis por ‘Mis Terrores Favoritos’, otro programa presentado por Chicho y Luisa Armenteros, entre el 1981-82, emitiendo semanalmente una película de suspense y/o terror a modo de antología de las más importantes películas de terror de la historia del cine. Cada programa contenía una divertida y a la vez macabra presentación que corría a cargo de sus presentadores. Y para los que seáis más jovencillos como yo, recordamos a Chicho por el programa ‘Un, dos, tres… Responda otra vez’ con Mayra Gómez Kemp.

En 1969 se inicia como director cinematográfico con la película: La Residencia, de la que también es responsable del guión y con banda sonora de Waldo de los Ríos. Supuso una bocanada de aire fresco y novedad en nuestro cine, atreviéndose con un género por aquella época poco usado en nuestro país: el suspense y el terror.

La película nos transporta a una residencia para jóvenes descarriadas señoritas, y que gracias a la disciplina y los buenos modales de la Madame. Fourneau (Lili Palmer) serán reconducidas por el buen camino. En esta interpretación Lili Palmer brilla con luz propia, bordando el papel y transmitiendo a sus pupilas una mano férrea pero dulce a la vez. La trama empieza cuando ingresa Theresa (Cristina Galbó), hija de una corista y padre ‘anónimo’, y que desde bajo su visión, nos presenta las otras residentes y habitantes de la mansión. Poco a poco, nos iremos adentrando hacia una inquietante y agobiante atmósfera por culpa de las misteriosas y repentinas desapariciones de algunas internas. Otro personaje inquietante y con un alto contenido morboso, es el de Irene (Mary Maude), la mano derecha de la Mme. Fourneau nos descubrirá una chica con una doble moral, ya que la autoridad le da el poder de influir en las demás internas de la residencia, a la vez que le permitirá dar rienda sueltas a sus más íntimas aficiones. Además, Irene se encaprichará de Theresa nada más llegar a la escuela de señoritas.

Pero aunque Mme. Fourneau intente ser modelo de disciplina y ejemplo de todo lo que tiene que hacer una dama, tiene un hijo: Luis (John Moulder-Brown), un inquieto joven que tan sólo quiere entablar conocer y entablar amistad con las chicas de la residencia. Para ello debe hacer frente a la reclusión y ostracismo que le impone su madre, puesto que considera que ninguna de esas pelandruscas estará a su altura, y nunca ninguna chica lo querrá tanto como su madre. Por este motivo, Luis debe verse con las chicas a hurtadillas, convirtiéndolas en sus ‘amigas secretas’.

La edición en dvd a cargo de Divisa cuenta con las imágenes censuradas de la época, puesto que la película llegó a ser considerada demasiado morbosa y erótica, sobre todo en dos secuencias que desafortunadamente, y por culpa de la censura, se han perdido los fotogramas originales:

  1. Mme. Fourneau besando la espalda de una interna que acaba de ser azotada por mal comportamiento.
  2. Imágenes de la ducha de las chichas (aún llevando un camisón), éstos en ciertos momentos, dejaban ver demasiado.

Una joya del cine español que nada tiene que envidiar a las producciones de la mítica Hammer, un film de terror clásico en estado puro.

Necrophagus (1971)

Necrophagus (Miguel Madrid, 1971)

Necrophagus (Miguel Madrid, 1971)

A veces ser impulsivo conlleva cierto riesgo, y con esta película, me ha pasado esto. La compré sin tener ninguna referencia, sólo sabía que estaba dentro de la edición de Filmax sobre Cine de Terror Español y teniendo un poco de similitud el título con Antropophagus, pensé… pues seguramente, saldrá alguna escena digna de mención… Pero me equivoqué de pleno.

Necrophagus (Dir: Miguel Madrid, 1971 – bueno, también se encarga de la historia y del guión), la película se conoce communmente en los USA por The Butcher of Binbrook de ahí que algunos la traduzcan directamente como: El Descuartizador de Binbrook, y también se la conoce por: Graveyard of Horror o Necromaniac. El film lo podemos englobar dentro del fantaterror español de los 70, esas películas que se fabricaban con el sello made in spain, pero realmente eran coproducciones con otros países. Por fortuna, Madrid sólo dirigió 2 películas más: El asesino de las muñecas (1975) y Bacanal en directo (1979), que debido a mí mala experiencia con Necrophagus intentaré evitar a toda costa.

La peli nos cuenta la historia de un joven noble, Michael Sherrington (Bill Curran), regresando al castillo familiar, pero nada más llegar le comunican la triste muerte de su esposa, Elisabeth (Inés Morales), junto con la del bebé que estaban esperando. Además, su cuñada Lady Anne (Catherine Ellison), le comunica otra mala noticia, que su hermano mayor el conde de Brinbrook ha desaparecido! Toma, toma y toma!

En esos momentos, Michael se dispone a esclarecer la extraña muerte de su esposa y ya de paso, la misteriosa desaparición de su hermano. Pero ninguno de los personajes que se van cruzando en su camino se lo ponen nada fácil, más bien al contrario, intentan putearlo constantemente: su suegra, Barbara (María Paz Madrid); sus 2 cuñadas (hermanas de la mujer): Pamela (Marisha Shiero) y Lilith (Titania Clement); el Dr. Lexter (Frank Braña), amante de su cuñada; Mr. Fowles (Víctor Israel – un archiconocido actor secundario catalán), el enterrador del pueblo o Margareth (Beatriz Elorrieta), la sobrina de su cuñada, Michael, picarón, tu no eres tonto…

La película es un tostón, se nos hace eterna, y las escenas se van sucediendo sin ningún tipo de nexo o coherencia, incluso algunas de ellas parecen sacadas de una peli surrealista, como por ejemplo el momento en que las cuñadas confiesan a su madre estar locamente enamoradas de Michael. Debido a que en la película no hay escenas de sangre (sólo aparecen un par para el final), ni gore, ni vísceras o casquería, ni ninguna escena de necrofagia, etc; a lo largo del film se intenta mantener la atención del espectador con un ambiente de tensión (totalmente ficticio) y de suspense, pero no se consigue. Seguramente, se intentaron sustituir falta de medios para unos buenos FX’s o para sangre y gore, con el mal rollo y el suspense en la trama, pero sólo se queda en un burdo intento.

Lo peor de todo es el final, cuando descubrimos al ser o monstruo Necrophagus, que en los primeros planos sólo se le pueden contemplar los ojos y alrededores, con un maquillaje con relieve de color grisáceo, y luego, al cabo de unas tomas, lo vemos de cuerpo entero, con una máscara de color verde como si fuera un Dragón de Komodo luciendo una increíble dentadura, que más bien le dan un aire de dragón del pantano, que de un ser necrófago, como nosotros podemos entenderlo rollo zombie. La verdad es que el ser a lo serie V, consigue más bien producir un efecto contrario al deseado, del miedo pasamos al cachondeo, puesto que la puesta en escena del lagarto, es bastante cómica. Y es que el bicho en sí, me recuerda a un clásico de la Hammer, The Reptile (Dir: John Gilling, 1966), como si fueran primos hermanos. Una de las mejores cosas del final es la declaración de principios de Robert sobre sus investigaciones y las explicaciones que se dan de los experimentos, que como mínimo nos permite entender la visión o el por qué de la película; eso es de agradecer.

En fin engendros, qué queréis que os diga sobre Necrophagus, no os la recomiendo, y si lo hiciera, solamente para visionarla una vez, y a doble velocidad, como mínimo, sólo estaremos malgastando 40 minutos de nuestra existencia… No obstante, para todos aquellos que os consideréis un fan acérrimo del fantaterror español de la época, supongo que ya la tendréis.