Kung Fu contra los 7 Vampiros de Oro (1974)

Kung Fu contra los 7 Vampiros de Oro (1974)

Kung Fu contra los 7 Vampiros de Oro (1974)

Sin lugar a dudas, Kung Fu contra los 7 Vampiros de Oro es la película más bizarra de la historia de la Hammer. Sin alejarse del todo de la temática que la hizo famosa, el Terror, mezcla el cine de acción y las Artes Marciales (AM o MA).

Esta bizarrada se realizó en la década de los 70’s, cuando la Hammer empezó a hacer aguas e irse a pique. Además, coincidió con la vuelta del controvertido, Michael Carreras (hijo de James Carreras), que para los que no lo sepáis, fue productor y realizador de la Hammer, en sus inicios y luego acabó comprando a su padre, sus participaciones de la productora.

Evidentemente, todos opinamos que la mejor y época dorada de la Hammer, fueron los años 60’s y como mucho, las producciones realizadas muy a principios de los 70. En sus últimos tiempos, la Hammer quiso desvincularse del género de terror, ese género que tantas ganancias les había dado, pero los productos que sacaron no acabaron de cuajar bien.

Teniendo en cuenta esta mentalidad más, open mind, hacía otros géneros, nace Kung Fu contra los 7 Vampiros de Oro, fusión entre peli de vampiros y artes marciales, debido sobre todo, al éxito que tenían las pelis de acción (AM) hechas en Hong Kong. Ni siquiera las localizaciones ni los actores, son los típicamente Hammer. Ya no vemos esos bosques europeos o ingleses, ni todo ese elenco habitual de actores que rodearon a la Hammer. Esta vez viajamos hasta el lejano Oriente (China) y vemos más mamporros que sangre y estacas!

Litos VampiLicos oLientaLes!

Litos VampiLicos oLientaLes!

Kung Fu contra los 7 Vampiros de Oro (dir: Roy Ward Baker – The Legend of the Golden Vampires, 1974), es una historia de “vampiLos oLientaLes”.

Nada más empezar el film, se me cayeron los cojones al suelo, puesto que un chino de peregrinación en tierras transilvanas, Kah (Shen Chan), llega al castillo del conde Drácula, para rendirle tributo y pedirle sus favores, y cuando Drácula se levanta de la tumba, va y  me encuentro un tío maquillado a lo drag queen, que no era, Christopher Lee!! Pero esto que eeees!!!!!!!
Suerte que el sustituto de conde Drácula (John Forbes-Robertson) sólo aparece al principio de la peli, que si no… Seguro que la acabo quitando!

Una vez, Kah ha obtenido lo que andaba buscando, la trama se traslada de un salto a la China de principios de siglo XIX. El profesor Van Helsing (un muy demacrado y envejecido, Peter Cushing) da clases a estudiantes de la universidad, sobre folklore y mitos locales. Y como no, en la peli no podían faltar los vampiros, eso sí, olientales! Les cuenta la historia de un lejano y recóndito poblado, Pang Kwei, donde unos vampiros tienen atemorizados al pueblo. Lo que no sabe Helsing es que uno de sus alumnos, Hsi Ching (David Chiang), es de Pang Kwei.

Pero no todo tendrá que ser tensión (eing ¿?… qué tensión!?) y miedo, también hay momentos para el divertimento, y en un cocktail conocermos otros 2 protas de la peli: Leyland Van Helsing (Robin Stewart), el hijo del profesor, y la viuda, Vanessa Buren (la macizorra, Julie Ege).

Todos estos personajes, junto con los 7 hermanos de Hsi Ching se dirigirán hacía el poblado de Pang Kwei en una peligrosa expedición, para liberar al pueblo de la maldición de los 7 vampiros de oro. Para convencer al profesor Van Helsing, Hsi Ching, le muestra uno de los medallones de los vampiros, y que su abuelo se lo arrebato en un combate singular.

Serán capaces nuestros protas de derrotar al propio DLacuLa ¿?

Lo mejor de este film surrealista, no radica en su calidad a nivel técnica o artística, si no todo lo contrario, en el intento por parte de la Hammer de parir un film de éxito, con la mezcla surrealista de estos elementos: vampiros y artes marciales.

– Los 7 vampiros de oro son la ostia, además de divertidos, los vestuarios y complementos, arrancarán la risa de cualquiera. Los palillos a modo de colmillos no tienen precio, pero las máscaras… Tienen un rollo fetish y trans de 3 pares!
– Los zombies o legión de no muertos levantados por el señoL vampiLo, no tienen desperdicio. Cada vez que aparecen se pone un tema musical de lo más pegadizo y molón, y algunos de desplazan dando saltitos.
– En esta peli hay desnudos femeninos por doquier, eso sí, no de las protas, si no las las chinas raptadas, que a cualquier momento, van enseñando pechuga!
– Los ataques de los murciélagos son la repera, y más bien, parecen F18 a punto de lanzar, un misilaco.
– Los momentos de lucha, también se las traen. Puñetazos y patadas por doquier, utilizando todo tipo de arma blanca, también nos ofrecerán unas buenas risas.

7 Vampiros de Oro

7 Vampiros de Oro

En definitiva, si buscáis en Kung Fu contra los 7 Vampiros de Oro, la clásica peli de terror hammeriana, olvidaros de esta, por que os llevaréis un chasco. En cambio, si lo que queréis ver es una mezcla de Kung Fu y Freaks (el circo de los monstruos), tenéis asegurado unos momentos muy, pero que muy entretenidos.

Anuncios

La Plaga de los Zombies (1966)

La Plaga de los Zombies (dir: John Gilling, 1966)

La Plaga de los Zombies (dir: John Gilling, 1966)

La verdad es que hace tiempo que quería haceros la reseña de esta película. Hasta donde mi conocimiento alcanza, esta fue la única incursión de nuestra querida Hammer, en lo que se refiere a temática zombie, y no por ello, deja de tener ese particular sello o impronta hammeriana.

Rodada sólo 2 años antes que La Noche de los Muertos Vivientes (dir: George A. Romero – Night of the Living Dead, 1968); todavía nos presenta una visión de los zombies o muertos vivientes de los años 30-40. Y es que La Plaga de los Zombies guarda muchas (muchas) similitudes con el gran clásico de Bela Lugosi, White Zombie (dir: Victor Harpelin, 1932).

Personalmente para mí, el hecho más destacable es que pasados 30 años desde el estreno de White Zombie, todavía se continuara etiquetando a los zombies o muertos vivientes, como esclavos devueltos a la vida para servir a su amo. Durante esos 30 años, se produjeron muchos films sobre zombies contando con el mismo nexo de unión, el vudú.

El vudú fue el origen de los zombies, es decir, la magia negra. Y no como hoy en día, entendemos a los zombies, mediante una infestación vírica, tóxica o vete tu a saber qué excusa para rodar una peli de zombos! Y tan sólo 2 años más tarde, Romero re-inventaba los zombies para convertirles igualmente en muertos vivientes pero a diferencia de los otros, en seres necrófagos con una única misión, saciar sus ansias de carne humana. Esos “nuevos” zombies no servían a nadie, no obedecían los designios de nadie; simplemente vagarían eternamente por la tierra (o hasta que su cuerpo putrefacto les aguante), en busca de carne, carne, carne!

No obstante, y aunque algunos la consideren un tostón o una más de zombis antiguos, para mí representa el último punto de inflexión de una manera de entender los zombies muy distinta a la actual, y eso que ahora algunos se pelean por diferenciar entre zombies, infestados, y la madre que los trajo al mundo…

La Plaga de los Zombies (dir: John Gilling, uno de los habituales directores de la Hammer – The Plague of the Zombies, 1966), localiza la trama en un pequeño pueblo inglés, Cornwall.

La película empieza ya con el que va a ser el verdadero actor principal y motor del film: una ceremonia de vudú, con africanos y tó! Máscaras ceremoniales, hábitos ensangrentados, tam-tam’s, muñecos vudús y sangre, mucha sangre!

En el pueblo, recientemente se han acontecido unas extrañas muertes, y por ese motivo el doctor Peter Tompson (Brook Williams) pide ayuda a su antiguo profesor James Forbes (André Morell). Este acude raudo y veloz, junto con su querida y preciosa hija, Sylvia (Diane Clare), amiga de la mujer del Dr. Tompson, Alice Mary (Jacqueline Pearce). Una vez hechas todas las presentaciones de turno y parentescos, vayamos a la trama.

Nada más llegar al pueblo, Sir James Forbes & hija, tendrán su primer encontronazo con la ruda e influyente burguesía local encabezada por Squire Clive Hamilton (John Carson), interpretando el papel del malo, maloso y su panda de secuaces. Este es un acaudalado terrateniente de ultramar que obra en el pueblo como juez, jurado y verdugo cuando a este le conviene.

Zombies at The Plague of the Zombies

Zombies at The Plague of the Zombies

Sir James empezará una exhaustiva investigación juntamente con las autoridades locales, puesto que el populacho quiere linchar al pobre Dr. Tompson, y si no llega a ser por la ayuda del profesor Forbes, otro muerto más sumaríamos. Mientras tanto, Alice Mary y Sylvia nos van dando pistas por donde van a ir los tiros.

Evidentemente, Sir James y el Dr. Peter se encontrarán con zombies, incluso tendrán que luchar contra ellos. Aquí, destacamos la lucha que tiene lugar en el cementerio del pueblo, con buenas dosis de zombis, sangre e incluso, alguna escena “gore”, por así decirlo. La decapitación es muy buena!

Las pesquisas y sospechas de Sir James tendrán sus frutos, y al ir atando clavos, darán con el culpable y causante de todas las desdichas y desgracias del pueblo de Cornwall… Si es que este pueblo es una mina! Jajajajaja

También quisiera destacar la caracterización de los zombies, tanto en el maquillaje (muy bueno por cierto), ojos blancos y ropajes al estilo monacal, con los que son presentados nuestros queridos amigos muertos vivientes!

En definitiva, un correcto film de zombies como los de antaño, con la particularidad de pertenecer a la Hammer, y que hará el deleite de cualquier fan de los zombies… bueno va, y de los infectados también

La novia del Diablo (1968)

La novia del Diablo (dir: Terence Fisher, 1968)

La novia del Diablo (dir: Terence Fisher, 1968)

Hoy haremos un repaso a una de las tantas pelis de la Hammer (nuestra mítica productora británica), La Novia Del Diablo (Dir: Terence Fisher -prolífico director de pelis de terror y aventuras- The Devil Rides Out, 1968), una película basada en la novela homónima de Dennis Wheatley, toda una autoridad en lo sobrenatural, el satanismo, la práctica del exorcismo y la magia negra. Y es que hasta donde me alcanza la memoria y el conocimiento creo que esta película es la única incursión de la Hammer con esta temática, el satanismo. En La Plaga de los Zombies (Dir: John Gilling, The Plague of the Zombies del 1966), también se toca la magia negra, sobre todo, el vudú, pero con fines bien distintos.

La película comienza con la presentación del duque de Richleau (Christopher Lee) y Rex Van Ryan (Leon Greene) se preocupan cuando hace meses que no saben nada de su joven amigo, Simon Aaron (Patrick Mower). Parece ser que este se ha comprado una mansión y nuestros viejos amigos, acuden a su cita con él, pero descubren que Simon se ha afiliado a una extraña asociación astrológica liderada por el siniestro Mocata (Charles Gray). En la reunión, sólo pueden ser 13 miembros, y con la llegada de nuestros inesperados invitados Mocata se pone nervioso y le pide a Simon que los eche. Nuestros valientes amigos, no se irán sin antes comprobar el observatorio, donde en medio de la sala, hay un pentagrama a modo de mosaico (como para no verlo!), y encima en el armario, oyen el coc-coc de unas gallinas, preparadas para una misa negra. Ahí, es cuando nuestro duque decide llevarse por las malas a Simon.

En casa de Richleau le protege con un crucifijo, pero será totalmente inútil, puesto que Mocata controla la mente de Simon a su voluntad. Nuestros amigos vuelven al observatorio pensando que Simon ha vuelto a su casa, pero en vez de eso, se les aparece un negro (simulando un demonio), y sólo con fuerza de voluntad y un crucifijo, lograrán deshacerse de él.

Tras una reflexión, a Richleau se le ocurre que una joven guapa llamada Tanith (Nike Arrighi) podría ser su única pista para llegar a Simon, y encarga a Rex la búsqueda de la chica, que la encuentra y decide llevársela en el campo a casa de los Eaton. Nada más llegar, Tanith coge un coche e inician una persecución, que acabará con un accidente de Rex, tras unos cuantos cutre trucos, obra de Mocata.

Una vez vuelve Mocata a tener los 13 adeptos, se van al campo para realizar un akelarre, o mejor dicho, preparar el bautismo satánico de Simon y Tanith. Para ello convocarán al Macho Cabrón de Mentes que presidirá la ceremonia de iniciación, pero esta se ve truncada gracias a la valentía de nuestros protas, que armados de un vehículo, sal y mercurio, combatirán al mal, al Diablo en persona!

Vuelven a refugiarse en la casa de los Eaton, y tras una visita de Mokata, descubrimos cuál es su verdadero poder: la magia es la ciencia que le permite cambiar la voluntad de las personas a través de la consciencia, es decir, el poder de la mente. Mientras está hipnotizando a la Sra. Eaton (Sarah Lawson), está ordenando a Simon y a Tanith que mate a sus guardianes… pero afotunadamente, la hija de los Eaton, salvará la situación. Tanith consciente que puede hacer daño a las personas queridas se refugía en un granero con Rex, necios!

Esa misma noche, y a través de las instrucciones del duque se prepararán para recibir la visita de Mokata y sus esbirros, para ello preparan una serie de sortilegios protectores, que deberán alejar las fuerza malignas, tales como una ‘supuesta‘ araña gigante (atención a los efectos visuales, son para mear y no echar gota), y la lucha con ella, parece una parodia. Uno de los elementos más acojonantes de la velada, será el Ángel de la Muerte, se sobrentiende que es uno de los 4 jinetes del Apocalipsis, y como no se puede ir con las manos vacías, se llevará a uno de nuestros protagonistas.

Cuando todo acaba, descubren que la hija de los Eaton ha sido raptada, hecho que provoca que nuestros héroes se dirijan hasta la mansión donde se encuentra Mokata, que quiere utilizar a la niña para invocar a la novia del Caos, la verdadera novia del Diablo. Pero gracias a la intervención del duque de Richleau y Marie vencerán al demonio, pronunciando las palabras del ritual Suzama! Toma demonio, de vuelta al infierno! Aglo así como safi, safa, galatim, galatam! Dí que sí! Y por si no fuera poco, vivimos la resurrección mágica de nuestro protagonista fallecido, y por si no fuera poco, el tiempo se revierte! No sí… el Bien siempre vencerá sobre el Mal!

En fin… La novia del Diablo, junto con Dracula AD 1972, de lo más flojillo hasta el momento visto de la Hammer! Eso sí, lo mejor, los créditos iniciales, con todo de simbología pagana y satánica! Pentagramas, cabezas de macho cabrío, Bafomet, hexagramas,… una auténtica delicia para los seguidores de Lucifer!