El Dentista (1996)

The Dentist

The Dentist

¿Quién no ha tenido miedo alguna vez de ir al dentista? Incluso algunos se niegan en rotundo pese a sufrir dolores de muela o infecciones infernales… Y es que a ciertos individuos, el dentista les da pánico! Es oír el ruidillo de la mola y más de uno ponerse a temblar!!!!

Si juntamos este pavor con uno de los equipos más brillantes del terror contemporáneo, tenemos un éxito asegurado! Con Brian Yuzna en la realización y en el guión a su habitual tándem: Dennis Paoli & Stuart Gordon junto con un tal, Charles Finch; obtendrán un brillante resultado. Estos nombres nos sonarán de títulos como: Resonator (1986), Dolls (1987), Space Truckers (1996), Progeny (1998), Dagon (2001), Beyond Re-Animator (2003)… tanto en las funciones de producción, guión o realización este ‘equipo de terror’ obtuvo su mayor resultado con Re-Animator (1985); que les catapultó a la fama y al status de culto.

Aunque sus películas eran/son serie B tenían unos muy buenos resultados ya que estaban realizadas con toda la pasión y el esfuerzo posible, basadas en buenas historias y guiones… y eso quieras o no, se nota.

El Dentista (The Dentist, 1996) nos  muestra el nivel y la vida que lleva el Dr. Alan Feinstone (Corbin Bernsen) junto con su guapa esposa Brooke (Linda Hoffman). Una bella esposa, una lujosa casa, una clínica privada… vamos el sueño americano hecho realidad! Los Feinstone tenían una bonita historia pero debajo de todo esto estaba… la Caries!

Ya desde un buen principio podemos adivinar que el Dr. Alan es un maníaco de la higiene, no soporta la suciedad y mucho menos la caries, pero esta pequeña manía u obsesión se irá acentuando a lo largo de la trama, transformándolo, en un enfermo obsesivo-compulsivo.

Pero el hecho que acabará de desquiciar y desencadenar la ira del Dr. Alan es la infidelidad de su esposa! El día de su aniversario de bodas, Alan descubre que su mujer se la está pegando… bueno, el término exacto sería, se la está comiendo al chico de la piscina, Matt (Michael Stadvec).

La Sra. Fleinstone dándolo todo!

La Sra. Fleinstone dándolo todo!

Además, el Dr. Alan descubre que Matt no sólo se encarga de su guapa esposa, sino que también, lo comparte con una amiga de Brooke, Paula Roberts (Lise Simms) y como castigo, tendrá cita para la consulta del Dr. Feinstone.

Todo ello afecta de forma negativa al Dr. Alan, que empieza a obsesionarse de forma enfermiza con la caries y no se puede sacar de la cabeza la infidelidad de su mujer. Y quienes serán los afectados? Pues sus pacientes, que de una forma u otra, son los que pagan el pato de su locura!

Uno a uno, sus pacientes tendrán algún que otro problema o conflicto con el Dr. Feinstone: un niño pequeño y su primera visita al dentista; una modelo candidata a miss, April Reign (Christa Sauls); un inspector de hacienda, Marin Goldblum (Earl Boen) que presiona a Alan porque ha detectado irregularidades en su declaración y quiere sacarle tajada… entre otros.

Dado que es el su aniversario de bodas, Alan citará a su esposa, Brooke a la consulta. Le tiene reservada una sorpresa muy especial, será la primera en ver la nueva habitación temática puesto que nuestro dentista tiene tematizadas todas las salas de la consulta para establecer una relación más directa y personal con los pacientes. Brooke tendrá la ocasión de probar la nueva sala ‘romántica’ con música clásica de fondo y de estilo rococó pero con toda la tecnología.

Poco a poco, el Dr. Alan se irá transformando en un sádico demente capaz de todo. Llega un momento que se cree que es un instrumento de perfección e higiene, el enemigo de la caries y la corrupción. Él es un dentista y por tanto, tiene mucho trabajo.

El Dr. Alan con un paciente

El Dr. Alan con un paciente

Pero no sólo arremeterá contra sus pacientes, también sus empleadas de la clínica sufrirán sus actos de locura: su homóloga, Karen (Patty Toy); su ayudante, Jessica (Molly Hagan) y la recepcionista, Candy (Jan Hoag). Tan sólo se librará la jovencilla Sarah (Virginya Keehne) que acude a la consulta por una extracción de ‘brackets’… pero el Dr. Alan ya se lo dice: No puedes esconderte, no de tu Dentistaaaaa!!!!

Uno de los puntos fuertes de este film sin duda alguna es la interpretación de Corbin Bernsen que borda el papel. Seremos testimonios del proceso de enajenación mental de Alan, y esta locura lo convierte en una persona totalmente distinta: un sádico psicópata ávido de  sangre que no tiene ningún tipo de reparo para impartir su “personal justicia”. No dudará en torturar, asesinar, mutilar o desfigurar a sus pacientes, familiares o compañeros de trabajo.

Pese a todo, el Dr. Alan se combate a sí mismo e intenta que no aflore, ese Dr. Jekyll que lleva dentro, pero la infidelidad de su mujer y su manía por la higiene podrán más que él. Dando a luz a un mad doctor sin control alguno!

También destacaremos la aparición secundaria de Ken Foree como el Detective Gibbs que pasa sin pena ni gloria por la cinta, nada más.
Y como en toda cinta de Brian Yuzna, los FX’s están super bien logrados sobre todo si se acompañan de todo el material y utensilios que puede utilizar un dentista… Vaya que nada más sacar el instrumental nos tiemblan las muelas!

Dame un besito en los Morros!!

Dame un besito en los Morros!!

En definitiva, gracias a esta cinta si alguien tenía pánico o pavor a los dentistas con su visionado no pisará una consulta dental en su vida!

The Human Centipede -First Sequence- (2009)

The Human Centipede (2009)

The Human Centipede (2009)

Con esta película, nos vemos obligados a estrenar nueva categoría en el blog, Mad Doctors, que como su nombre indica hará referencia a todas aquellas pelis del género que tengan como hilo conductor una mente maravillosa pero a la vez chiflada.

El primer testimonio de un mad doctor lo encontramos en El Doctor Mabuse (dir: Fritz Lang, 1922), y hasta la fecha nuestro querido cine de género nos ha ido pariendo mad doctors, con mayor o menor fortuna: Frankenstein (1931), Dr. Jekyl and Mr. Hyde (1931), La Isla de las Almas Perdidas (Doctor Moreau, 1932), El Abominable Dr. Phibes (1971), e incluso, Re-Animator (Dr. Herbert West, 1985), son algunos de los ejemplos más famosos de mad doctors.

Pero volvamos a la peli en cuestión. Estrenada en la pasada edición de Sitges 2009, fue una de las grandes revelaciones, y es que de The Human Centipede es una cinta que sin lugar a dudas no dejará indiferente a nadie. Esperemos que alguna distribuidora nacional le eche pronto un ojo, y podamos tenerla editada en dvd por estos lares.

The Human Centipede (First Sequence, 2009) es una co-producción británico-holandesa, obra magna (en todos los sentidos) hasta la fecha, de un gran desconocido, llamado Tom Six. En este film, ejerce de director, guionista y productor; en definitiva, yo me lo guiso, yo me lo como. Además, es la primera incursión en el cine de género de este realizador, y esperemos que no sea la última!!! Yeah! Esa Full Sequence (2011) que está en producción esperemos que sea una digna secuela de su antecesora!

Jenny parte central del cienpiés!

Jenny parte central del cienpiés!

El Ciempiés Humano (este sería su título traducido literalmente) fue una de las grandes sorpresas de la pasada edición del Festival de Cine de Sitges (2009). Sin ser una película explícita ni sangrienta, nos transmite una sensación de malestar y tensión, que ha muchas grandes producciones ya les gustaría. Además, la película trata sobre un tema fresco, novedoso, una ida de olla muy original y hasta la fecha nuevo (qué mi humilde ser, sepa); llegando a transmitir angustia y dolor al espectador. The Human Centipede te pone como una moto, te repugna pero a la vez te atrae, te mantiene en una gran tensión, pero sin utilizar la típica tensión violenta o de acción. Todo lo contrario, es una tensión pausada y metódica, que poco a poco, te irán sumergiendo, en una incomodidad, muy poco habituales en las producciones de terror actuales.

Todo esto se logra por varios motivos: los personajes, muy especialmente, destacar el Dr. Heiter; y luego, no se podría haber conseguido unas mejores, las localizaciones. La película se encierra en sí misma, atrapando al espectador, y con tan sólo, 4 personajes principales se teje la telaraña de la trama que acaba por capturarnos de manera incómoda.

The Human Centipede nos presenta un par de alocadas chicas americanas de viaje por Alemania: Lindsay (Ashley C. Williams) & Jenny (Ashlynn Yennie). Al sufrir la típica avería de coche por la recóndita campiña alemana, van a parar a una mansión en medio de la montaña (=nada).  Allí, un excéntrico personaje, el Dr. Heiter (Dieter Laser) decide darles cobijo, aunque se muestra reacio al principio, para que las chicas puedan hacer una llamada a emergencias. Pero como son yankees (=tontas), her Doctor llama por ellas.

The Human Centipede

The Human Centipede

Lo siguiente que experimentan nuestras protas, es despertarse en lo que parece la sala de un hospital, atadas a las camas y con suero. A su lado, hay otro “paciente” pero pronto es eliminado por nuestro mad doctor. Aunque este tercer componente de la sala es rápidamente sustituido por Katsuro (Akihiro Kitamura).

Así, una vez reunidos de nuevo los 3 “voluntarios”, el Dr. Heiter les explicará su experimento. Nuestro doctor es un eminente cirujano, a nivel mundial, que a lo largo de su vasta carrera médica, se especializó en la división de siameses. Pero como la mente de un genio no tiene límite ni fronteras morales, y tras un breve pero intenso y gratificante con sus 3 rottweilers, her Doctor, decide ponerse manos a la obra, y experimentar con seres humanos.

Pasaremos de la SEPARACIÓN de personas a la UNIÓN de personas. Y eso que el Dr. Heiter nos lo explica con claridad, con la ayuda de unas diapositivas y todo, pero parece que nuestros conejillos de indias, no estarán muy de acuerdo con eso,  sobre todo, Katsuro que no para de quejarse y vociferar. Pero ya sabéis el dicho, “Perro ladrador, poco mordedor”.

Hemos de destacar, por encima de todo, la interpretación del magistral Dieter Laser, como Mad Doctor, en The Human Centipede. Madre mía, dónde ha estado todo este tiempo este hombre ¿? Hace una interpretación soberbia de su papel, calando tan hondo en nuestras mentes, que siempre que tenga que hacer referencia a un mad doctor moderno, evidentemente, siempre tendré en la mente a este simpático doctor. No se podría haber obtenido una interpretación mejor: una mente torturada, demente, antisocial, fría, calculadora, metódica, histérica; en definitiva, asistimos al nacimiento, del SOCIOPATA MODERNO!

El Dr. Heiter y su First Sequence

El Dr. Heiter y su First Sequence

Tom Six, si con esta First Sequence ya nos has sorprendido, que nos reservas para una FULL Sequence… ¿? Tendrás límites morales ¿?

PD: esta peli es una de las que he re/visionado este verano. Estad atentos a los próximos títulos, por que también prometen…