The Convent (2000)

El Convento del Diablo

El Convento del Diablo

Pese a lo evidente del título, no os voy a reseñar una cinta del subgénero Nunsplotation…. Oh!!!! Qué penaaa para alguuunos… Pero no sufráis que curas y monjas también salen!

La verdad es que me sorprendió a positivo, pues me esperaba un pastelote de 3 pares pero no resultó tan mal. The Convent entra de lleno en la temática de las posesiones (Possessed) y al igual que anteriores referentes como Posesión Infernal (The Evil Dead, 1981) o Demons (Dèmoni, 1985) o Night of the Demons (1988); el humor es utilizado como vehículo conductor igualmente con buenos resultados.

A este hecho le ayudó que su realizador, Mike Mendez es un fan de Peter Jackson & Sam Raimi, y esto quieras o no se nota. Mendez debutó con Real Killers (1996) en el festival de Sundance, obteniendo buena crítica pero un servidor de ustedes hace tiempo visionó esa peli, y todavía la estoy intentando borrar de mi mente.

En cambio con The Convent (El Convento del Diablo) tuve un resultado bien distinto, aunque tengo que reconocer que o te cae simpática como es en mi caso o la consideras una auténtica tomadura de pelo.

El Convento del Diablo (2000) nos traslada al 1960 en plena noche vemos a la típica chica dura entrando en una especie de iglesia, St. Francis Boarding School, repartiendo a diestro y siniestro puesto que les pega una brutal paliza a las monjas y al único cura presente. Primero les pega puñetazos y patatas, luego le toca el turno al bate de beisbol, luego lo quema todo y por último va repartiendo plomo con una recortada! Esto es un principio y lo demás son tonterías!

Hail Satan!

Hail Satan!

Tras 40 años de aquella fatal noche, el típico grupo de estudiantes yankees (UCC) tiene ganas de juerga: Clorissa (Joanna Canton), una ex gótica& su novio Chad (Dax Miller); Mo (Megahn Perry), la gótica desenfrenada; Kaitlin (Renée Graham), la rubia tonta & su maromo, Biff (Jim Golden); Frijole (Richard Trapp), el chico duro & Borracho, su perro; y Brant (Liam Kyle Sullivan), el hermano nerd de Clorissa. Pretenden hacer noche en el ex convento para hacer gamberradas puesto que es un lugar abandonado!

La leyenda local cuenta que la guapa Christine O’Maly (Oakley Stevenson) se quedó embarazada a los 16 años, y como el padre biológico supuestamente era el Padre Ryan, él y la madre superiora la raptaron y la hicieron abortar. Por eso cuando Christine se recuperó, arremete contra todo el St. Francis.

Pero mientras nuestros ‘jóvenes’ gamberros se lo están pasando da buti, un par de polis les corta el rollo. Como anécdota, mencionaremos que uno de los polis es el rapero Coolio, aunque a mí este dato, me la trae bastante floja, sinceramente. Pero Mo decide quedarse y es cuando se topará con un ecléctico grupo de pirados satánicos: un tal Saul (David Gunn), alias Príncipe de la Maldad y su acólito, Dickie-Boy (Kelly Mantle) y junto a 3 cachondas seguidoras, atención a Sapphira (Chaton Anderson), se montan un Akelarre Satánico… Lo que aparentemente tendría que haber sido la típica misa negra que acaba en orgía, gracias a Mo acaba siendo un rito satánico en toda regla; es lo que tiene ser pura y virginal.

Como Clorissa quiere salvar a su hermano Brant de una muerte segura acude a la loca del pueblo. La actual Christine (Adrienne Barbeau) aceptará ayudar a Clorissa al saber que su hermano es virgen. Además, le cuenta la verdadera historia de lo ocurrido 40 años atrás. Las monjas fueron poseídas una a una, y querían a su bebé para convertirlo en el hijo de Satán, pues no hay nada mejor que la sangre de un neonato, más poderosa incluso que la de una virgen.

Así pues, nuestras chicas duras irán a repartir ostias (sagradas) en el antiguo convento-escuela… Podrán con tanta monja poseída ¿?

El humor está muy presente a lo largo de todo el film, pero cuando verdaderamente nos reiremos, será con la aparición de Dickie-Boy y sus intervenciones. Atención a la brillante idea (solución) que le propone a Brant para acabar con su situación.

Los FX’s especiales son a la antigua usanza, a excepción de la traca final de la peli cuando aparecen unos espíritus y unas llamas, se nota un montón el uso de los efectos por ordenador… Pero por lo demás, latex y “sangre”!

Ritos Satánicos en el Convento

Ritos Satánicos en el Convento

Pero lo que más me sorprendió fue la caracterización de los poseídos, muy especialmente, las monjas.  Al principio me chocó bastante, incluso pensé, menudo flipado… pero no sé como pero al final, los efectos me acabaron gustando. Las posesiones se representan con el típico maquillaje, prótesis dentales y lentillas blancas, pero ciertos fluidos vitales son sustituidos por tintas fluorescentes de colores que brillan con la luz ultravioleta. De este modo, la sangre es de color rosa fosforito y el resto de fluidos, verde o azul fluorescente… E incluso, utilizan lentillas fluorescentes!
Como ya he dicho, al principio choca bastante, llegando a pensar que alguien ha confundido el rodaje con una disco cyber-goth pero la verdad, es que hasta la fecha no había visto en ninguna otra peli del género este tratamiento que se da a los fluidos corporales con luz ultravioleta. Muy original… por qué no!?

En definitiva, os recomiendo El Convento del Diablo porque aunque tenga los mismos referentes que otras pelis como mínimo está hecha con gracia, y aunque la consideremos moderna serie B; convence, gusta y hasta me es simpática!

Anuncios

Muerte y Desayuno (Dead & Breakfast, 2004)

Hotel Zombie

Hotel Zombie

Recientemente, tuvimos ocasión de re-visionarla en la Tarde Zombie (nuestros pases de cine de terror) en el Valhalla Club de Rock. Fue mi apuesta para arrancar el primer pase (con toda la responsabilidad que conllevaba) y la verdad, es que no defraudó a nadie. Fue un completo despiporre!

Esta cinta tiene su gracia si la miramos con la óptica o bajo el punto de vista correcto, es decir, una comedia zombie al más puro estilo serie B. Si le buscamos pretensiones e incluso comparaciones, es ahí donde la cagamos!

Ya desde un buen principio se muestra la perspicacia y el humor, en su título se juega con el concepto anglosajón de Bed & Breakfast, ofrecer Alojamiento + Desayuno sobre todo en hoteles/moteles de paso. Pero como es un film zombi, no puede faltar la clara referencia a los muertos vivientes o no muertos; y por este motivo, hacen el juego de palabras, Dead & Breakfast.

Muerte y Desayuno (Hotel Zombie, 2004) es obra de Matthew Leutwyler (guión & realización), y aunque intenten vendérnosla como independiente o heredera de Shaun of the Dead (2004), es serie B en todo su esplendor!

La historia empieza con el típico grupo de jóvenes dirigiéndose a la boda de una amiga en Galveston. El grupo está formado por el primo de la novia, Johnny (Oz Perkins); la dama de honor, Kate (Bianca Lawson); el divertido David (Erik Palladino); la guapa Sara (Ever Carradine… Os suena el apellido ¿?); el guapo Christian (Jeremy Sisto) y la inocente Melody (Gina Philips). Johnny que conduce una auto-caravana se pierde y van a parar a un pueblucho sureño de la América profunda llamado, Lovecock!… Sí, sí, habéis leído bien.

En la gasolinera, disfrutaremos de la 1ª actuación musical de la película, a cargo de Randall – RV (Zach Selwyn) que se convertirá en trovador musical y/o narrador en off actuando (nunca mejor dicho) como hilo conductor entre escenas. Allí, también descubrirán a un misterioso vagabundo que no se fuma los cigarrillos… sólo los chupa!

Johnny a lo To be or Not To be!?

Johnny a lo To be or Not To be!?

Tras las indicaciones de RV nuestro grupo de jóvenes va a parar al único motel de Lovecock, la casa de Robert Wise (David Carradine), que parece un poco la casa de Norman Bates en Psicosis. El Sr. Wise vive con su chef francés, Henri (Diedrich Bader); y como no, Carradine tendrá que meter sus frikadas budistas de por medio.

En el mismo motel es donde empezarán los problemas para nuestros protas, ya que David descubre el cadáver de Henri en la cocina y a Mr. Wise, se lo encuentran tieso en el suelo de un ataque al corazón. Y eso que no tenía ninguna bolsa en la cabeza ni ninguna cuerda… Eso sí desconocemos si estaba encerrado en un armario!

Tras dar parte a las autoridades del asesinato y del fiambre, pese a que no son los principales sospechosos, el mochuelo recaerá en el extraño vagabundo, pero nuestro grupito no podrá abandonar Lovecock. Por este motivo, se sumergirán en el conocimiento de la cultura local. David y Melody asistirán a un curioso granero con baile local organizado por RV, Johnny se perderá por el pueblo, Kate intentará contactar con la novia y Sara & Christian investigarán al misterioso Mr. Wise…. Uuuuuhhh, y lo hacen en el registro municipal… Qué yuyuuuuü!

Johnny al volver al motel, se da cuenta que está cerrado a cal y canto, y decide acceder a él, por una escalera de mano. En la arriesgada operación (ya se ve…), la lía parda, al romper una caja de madera con un sello oLientaL. Esta caja se llama Kuman Thong y según la archivera local, Lisa Belmont (Miranda Bailey), dicha caja contiene el espíritu del hijo de Robert Wise. Los Kuman Thongs se utilizaban para encerrar el espíritu de un feto o recién nacido ya que era símbolo de buena suerte; pero si el sello que guarda la caja se rompe, el espíritu posee al primer ser que encuentre. Además, si en la caja se van guardando restos biológicos de otros humanos, la caja los irá poseyendo también, puesto que los poseídos estarán atrapados entre la vida y la muerte; y sólo se les podrá matar de una manera, separándoles la cabeza del cuerpo o con una bala por sombrero

Kuman Thong

Kuman Thong

No os suena de algo esto chicos ¡!!¿?… Pero ojo, que en la peli lo indica claramente, no son zombis, son poseídos! Y un huevo! Bueno, como mínimo no es la típica película catastrófica sobre un virus o una contaminación radioactiva! Eso sí, la cosa va de espíLitus malignos oLientaLes!

Johnny la irá liando por el pueblo hasta que consigue un mini ejército… bueno va… dejémoslo, en mini grupo de zombies… Perdón, quise poner poseídos!

La cinta tiene unos FX’s muy buenos y correctas dosis de sangre & gore! Se nota, pese a ser una cinta independiente (o eso quieran vendernos), había pasta detrás. Supongo que papi Carradine tuvo algo que ver en el asunto, ya que al fin y al cabo, Ever acaba siendo la heroína (físicamente, me recuerda un poco a Uma Thurman).

También, hay muchos guiños y gags a otros films del género (un poster de Evil Dead, cabezas parlantes, escenas de sangre a lo Braindead e incluso un bailecito a lo Thriller!…
Como veis si visionamos Dead and Breakfast desde la óptica correcta, podemos sacarle mucho jugo, sobre todo, si la visionamos acompañado o por que no… en una sesión de Terror en el Valhalla!… Jajajajajaj Crazy zombies!

Además, si no os gusta esta versión, siempre os quedará visionar The Gay Bed & Breakfast of Terror… solos o acompañados…

Silencio desde el mal (2007) : Made in hell

Silencio desde el mal (dir: James Wan, 2007)

Silencio desde el mal (dir: James Wan, 2007)

Los muñecos son una fuente de inspiración inagotable dentro del cine de terror. Desde el inquietante payaso de “Poltergeist” (remake en marcha, snif!), pasando por el célebre Chucky o los “Juguetes asesinos” de Charles Band, hasta llegar al mismísimo Pinocho en “La venganza de Pinocho“; todos ellos le han hecho la vida imposible a sus sufridos propietarios.

Billy & Friends!

Billy & Friends!

El australiano James Wan ya dio muestras de su gusto por los muñecos a través de Jigsaw (atentos aquí a su “cameo“) en la prolífica saga de “Saw” y ahora hace lo propio, aportando su granito de arena a este subgénero de la mano del misterioso Billy, pariente lejano del presidente del gobierno. “Silencio desde el mal” (una vez más, los traductores se han quedado a gusto), cuenta la leyenda de Mary Shaw, una anciana ventrílocua sin más descendencia que la de sus propios muñecos, muerta en trágicas circunstancias y que tiene la fea costumbre de arrancar la lengua de cuajo a todo aquel incauto que ose gritar en su presencia.

Con tan prometedora premisa, la película arranca por medio de una escena muy similar a la del principio de “The Ring” presentándonos, topicazo a topicazo, la clásica historia del hombre que vuelve a su pueblo natal buscando respuestas tras el asesinato de su esposa. Ni qué decir tiene que la policía no se lo pondrá nada fácil (el personaje de Donnie Whalberg es de juzgado de guardia) y tampoco falta la vieja loca que sabe más de lo que aparenta.

Muñecos asesinos y poseídos!

Muñecos asesinos y poseídos!

En ese sentido, también cabe destacar al actor Bob Gunton en un papel secundario. Wan dirige con oficio y parece haber aparcado un poco su faceta más efectista, dejando de lado la estética videoclipera, sin renunciar a muchas de las constantes de su cine que apuntaba en su anterior trabajo. Por ejemplo, el uso de los flashbacks o un giro final en la línea de “Saw”, que es lo que consigue salvar en gran medida la función. Otro de sus aciertos es la hábil combinación entre los silencios y la música compuesta por Charlie Clouser (da gusto oír algo suyo que no sea el leif motiv machacón de “Saw”), exmiembro del grupo Nine Inch Nails. El punto negativo se lo lleva el abuso de efectos especiales, y es que, parece mentira que la industria no aprenda de cosas como “La guarida” y no se den cuenta de que las mejores secuencias son las que no están retocadas digitalmente. Véase la del desván o cualquiera de los flashbacks, en especial, el del niño en la funeraria.

Lo que es innegable es que James Wan tiene una gran facilidad de crear mitos del terror contemporáneo más o menos resultones (no es muy difícil imaginar otra retahíla de secuelas de este “Dead Silence“). Eso, viniendo de un tipo que podría haberse encasillado a costa de seguir dirigiendo “Saw” y, sin embargo, ha preferido ofrecernos un humilde cuento de fantasmas de los de toda la vida, dice mucho de él.

20ª Participación para el concurso de la mano de Manu!

KM. 31 (2006) : En ocasiones veo muermos

La cartelera está sufriendo un revival tardío de remakes de cintas de terror japo, cuyos títulos originales ya de por sí eran fotocopias de la seminal “The Ring”. A la revisión de “The Eye” (“Visiones”), para mayor lucimiento de Jessica Alba, se le suma ahora otra de “Llamada perdida” y en breve se nos avecina también la de “Shutter” (“Retratos del más allá”), con Joshua Jackson al frente.

“Km. 31” no está basada en ninguna película oriental, cosa que ya de entrada es todo un logro, aunque aquí comienza y termina la lista de puntos a favor de esta modesta producción mejicana que ha gozado de cierta repercusión en su país de origen.

La historia está inspirada en la leyenda de la chica de la curva y nos presenta a dos hermanas gemelas con una especie de conexión telepática entre ambas, que se verá truncada a causa de un trágico accidente (adivinen a qué altura de la carretera) ocasionado por la aparición de un misterioso niño.

Al margen de que nos movemos dentro de unos parámetros donde innovar es prácticamente imposible, el director Rigoberto Castañeda nos da una lección sobre lo difícil que es encauzar un guión que hace aguas por todos lados, sin apenas diálogos, y al que le cuesta dios y ayuda arrancar.

El film avanza en base a un desarrollo decididamente torpe, desaprovechando por completo su premisa, que desemboca en dos o tres sustos mal dados. La falta de ritmo no es el único lastre que arrastra “Km. 31”, pues Castañeda se ha rodeado de un reparto un tanto limitado, en el que sólo se salva el español Adriá Collado, que hace lo posible por sacar a flote a su personaje, pero de donde no hay no se puede sacar.

Los personajes (por decir algo) son clichés con patas, inmersos en una constante espiral de tópicos que parece no tener fin y abarca desde la chica que ve a los muertos hasta (¡oh, no!) el poli escéptico.

En suma, “Km. 31” no es una propuesta sólida y está a años luz de competir con los estrenos arriba mencionados. Completamente prescindible y, lo que es peor, aburrida.

18ª Participación para el concurso del DVD de Payasos Asesinos (Killer Klowns from Outer Space), reseña escrita por Manu Riquelme.

Demons 2 (1986)

Demons 2 (dir: Lamberto Bava, 1986)

Demons 2 (dir: Lamberto Bava, 1986)

No sé muy bien por qué, pero desde que asisto a las proyecciones que organiza Diego López en Garcilaso, a las películas les acabo cogiendo un cariño especial. Quizás sea por que trae al director, se presenta y debate sobre la película, se cuentan anécdotas o se pueden hacer preguntas a esos seres muchas veces admirados por todos nosotros. Y con Demons 2, es otro ejemplo de ello, hace meses tuvimos un fin de semana, Demonológico!

Demons 2 (Dir: Lamberto Bava, Productor: Dario Argento, 1986 – Demoni 2… L’incubo ritorna o Demons 2: the Nightmare Returns, título en vídeo) entraría dentro del subgénero de posesos (perdón, pero yo siempre llamo así a los poseídos), unos seres demoníacos en toda regla y con certificado infernal y tó! Demons 2 nos presenta una trama similar a su predecesora y exitosa Demons (Demoni), y que igualmente en los créditos iniciales vemos apellidos comunes, vaya de los que asustan: Bava, Argento, Laurentis, etc… Eso sí, esta ocasión el guión va a cargo de Dario Argento, Lamberto Bava, Franco Ferrini y Dardano Sacchetti (historia ¿?), en la proyección el Sr. Lamberto Bava nos contó que el guión fue suyo, pero con estos nombres, supongo que unos intervinieron más que otros.

La película empieza un sábado cualquiera en un gran edificio, donde inicialmente se nos van presentando los distintos vecinos y habitantes del mismo. Por este motivo, sabemos que en el piso superior habrá una ‘ffiiiieeshhtaa’ de cumpleaños de unos veintipicoañeros-pijoulos; un matrimonio joven embarazadísimo; una happy family a lo yanki mientras cenan; un niño autista de 5 años (casi emancipado) puesto que sus padres sudan de su geto, y se marchan a locales de intercambios de pareja; una solterona con nocilla y un perrito ‘llepa-figues’; el vecino putero que se sube a las meretrices a casa y en el primer piso, un gimnasio nocturno de vigoréxicos con el cerebro ciclado de anabolizantes y clembuterol.

Pero, casi todos ellos coinciden en un punto, mirando el televisor, que emite una peli a lo 4º Milenio sobre unos chicos que están en un edificio ruinoso (no se sabe muy bien por qué), y dan con una garra demoníaca (por que nos lo dicen). Entonces aparece el cuerpo petrificado de un demonio, que fortuitamente, empieza a recibir gotas de sangre, pq uno de los caza-tesoros se ha cortado. Aquí, es cuando empieza el momento clave, cuando el vampi-demonio-poseso se nos levanta, y empieza a atacarles. En ese instante, volvemos a la fiesta de cumple, ya que la anfitriona, una tal Sally (Coralina Cataldi-Tassoni) recibe una llamada telefónica, que no coge ella, por que está bailando como una posesa. El típico nerd de turno, le comunica que un tal Jacob irá a su fiesta. Parece ser por la reacción de ataque bipolar que le entra a la muchacha, que este tal Jacob es su ejxs que se la está pegando con otra. Y consecuentemente, le entra un ‘aberrunto’ y se encierra en la habitación, toda triste y compungida. Acto seguido, se  nos pone a ver la peli, y de golpe y porrazo, el demoni que aparecía en pantalla, sale de ella, y ataca en plan Caroline de Poltergeist a la susodicha! Aquí es donde empieza realmente, la peli de demonios.

Entonces, vuelven a repetirse las mismas premisas de Demons, un lugar cerrado que no tiene ningún tipo de salida ni de entrada, creando una atmósfera agobiante; los demons corriendo como posesos (ostias! si lo son) yendo de arriba a bajo, y de bajo a arriba, persiguiendo a los supervivientes; varias batallas campales entre los demoni y los culturistas y supervivientes; la oscuridad y los juegos de luces también cobran protagonismo; los buenos FX’s para la caracterización de los posesos; buenas dosis de sangre, vísceras y muertes suculentas, entre otros elementos comunes.

Pero Demons 2, nos tenía una sorpresa reservada. La posesión del niño-emancipado que va a parar, al piso de la chica preñada. Como el niño se contamina con sangre, le empieza a salir un engendro demoníaco, a lo Alien – el octavo pajero. Entonces, aparece un fraggel rock todo yonko, con un mono de caballo que no lo puede aguantar; y empieza a perseguir a la preñada, pq sabe que es presa fácil. La chica se nos defiende como puede, y nos lo encierra en una cama nido – quizás era la hora de los lunnies demoníacos. El chaval se nos enoja y se nos pone a chillar a lo Jamie Lee ‘Grititos’ Curtis!

La verdad es que no voy a entrar en la típica guerra de segundas partes nunca fueron buenas, puesto que en este caso, la estoy comparando con Demons, una película a la que le tengo especial cariño y con un encanto inigualable. Por tanto, Demons 2 siempre estará en un nivel por debajo, pero por estos motivos personales, no por otros. Evidentemente, que la película tiene fallos, sobre todo, de guión y el final que es horroroso, me refiero al momento del parto (sin sangre, mandan güevos) y el rappel a todo gas de Sally, escena infumable, para darnos paso a un happy end!

Por cierto, para todos los que no tengáis El Buque Maldito nº 11 que precisamente incluye una entrevista que le hizo Diego a Lamberto Bava, coincidiendo con el finde Demons, os diré que el Sr. Bava siempre había tenido en mente hacer una trilogía demoníaca, donde en la primera entrega los demonios salieron del cine, en la segunda entrega salieron de la TV y en la tercera entrega, tendrían que haber salido de los libros.

Be Demons, my friend!

Naxo quería haber enlazado con el vídeo que hiciste, pero no lo he encontrado en tu canal. Sería posible volverlo a recuperar ?¿?

Ruby (1977)

Ruby (Dir: Curtis Harrington, 1977)

Ruby (Dir: Curtis Harrington, 1977)

Hay películas que pasan sin ningún tipo de pena ni gloria por la historia del celuloide, y la peli que voy a reseñar a continuación es un claro ejemplo de ello. Ruby (Dir: Curtis Harrington, 1977) es una de las tantas películas rodadas bajo la estela del éxito de El Exorcista de Friedkin en 1973. Harrington es un habitual de la ciencia ficción y serie B (Abejas AsesinasKiller Bees, 1974 o Planeta SangrientoQueen of Blood, 1966) o de seriales y pelis para la televisión, llevando al cine una historia de George Edwards (también productor) con el que ya había trabajado anteriormente en, La muerte llama a la puerta (Games, 1967).

La trama nos traslada a los años 50 en un autocine, regentado por Ruby Claire (Piper Laurie); ex-cantante de un famoso nightclub y aspirante actriz venida a menos, y ex-novia de un joven gangster, Nicky Rocco. Evidentemente, todos recordaremos a Ruby del papelón que hace en la película Carrie (Dir: Brian de Palma, 1976) siendo la madre ultra ortodoxa y devota de Carrie White. Volviendo a Ruby, resulta que Nicky es asesinado en una emboscada co-protagonizada por su propia novia y por el jefe de la banda de gangster, un tal Louie. Parece ser que éste siempre utilizaba a Ruby para cargarse a sus rivales, mientras estaban entretenidos en los sensuales encantos de la dama. Pero en su muerte, Nicky clama venganza por su muerte.

Años después, tal y como van saliendo de la cárcel, Ruby acoge a los chicos de la banda en su autocine, y viven felices, y comen perdices. Hasta que un buen día, todos los miembros de la banda empiezan a sufrir misteriosas y sanguinarias muertes, y que evidentemente, no podrán ser justificadas como suicidio. A esto, le tenemos que sumar el comportamiento cada vez más extraño (resulta difícil creerlo, al verla) de la hija de Nicky, Leslie (Janit Baldwin, esta también es del mega clan Baldwin ¿?), una chica joven sordomuda, con una mirada escalofriante. Dado que Vince (Stuart Withman) ejerce tanto de padre de Leslie como de amante de Ruby, llama a un amigo psicólogo, el Dr. Paul Keller (Roger Davis).

A raíz de la intervención en escena del Dr. Keller descubriremos la posesión de Leslie, tranquilos, esta posesión no es infernal ni demoníaca, más bien, es espiritual, puesto que tal y como prometió Nicky clama venganza sobre todos aquellos causantes de su muerte. De ahí, que utilice su propia hija, una médium le hubiese salido más cara el minuto/posesión. Los efectos especiales de la película son nefastos, y para el tema de la posesión se limitan a ponerle voz de ultratumba a la sordomuda, y a que haga el pino-puente en la cama, por cierto, una postura un tanto incómoda. Para el resto de la película: 4 portazos, un poco de viento, 4 luces fantasmagóricas, y un esqueleto final, sacado de un instituto, son los escasos FX’s de esta película.

En definitiva, un truñaquen en toda regla, que teniendo como antecesora a la mismísima, Exorcista, podrían haberse ahorrado… Eso sí, el pino puente de Leslie, seguro que lo han utilizado para la versión porno de, The XXXorcist!