Livid (2011)

Livide posterSin lugar a dudas, Livid fue una de las películas más esperadas del pasado festival de Sitges. ¿Por qué?

Porque sus ‘papis’ fueron los mismos que en el 2007 dejaron a más de uno con la boca abierta, gracias a su opera prima: À l’Intérieur (2007). Película muy dura, violenta y sangrienta, con una temática “polémica” y una excelente ejecución del gore. En alguna ocasión, hemos mencionado o citado, las nuevas ‘joyas’ de terror galo que nuestros vecinos están aportando a la industria. Magnifique!

Tras el éxito mediático que les supuso Inside (título internacional de À l’Intérieur), los realizadores franceses: Alexandre Bustillo y Julien Maury, dieron el salto a los USA. En un principio, les propusieron para la dirección de la secuela remake de Halloween 2 y el remake de Hellraiser, otra joya del cine de terror. Pero parece ser que las relaciones con la productora, acabaron en agua de borrajas; y volvieron a Europa con el rabo entre las piernas.

No es que vaya a basar esta reseña en los cotilleos de Bustillo & Maury, no me malinterpretéis, pero ciertamente, su intento fallido de hacer las Américas, desgraciadamente, queda reflejado en el resultado final de la película.

Madame Jessel

Técnicamente, Livide es perfecta: localización, interpretación, maquillaje y FX’s, fotografía… Es decir, como si sus realizadores tuvieran el deber moral de demostrar al mundo (industria cinematográfica) que saben hacer un film perfecto! Tras su visionado te quedas con la sensación, que Livid está hecha con el afán de demostrar técnica o profesionalidad, más que con el corazón, como fue el caso de À l’Intérieur.

Entonces, dónde radica el fallo de Livid? Pues en uno de los elementos más básicos de todo corto, medio o largometraje: la historia y el guión. Este GRAN fallo le pasa factura, y la perjudica claramente. En el Livide veremos que se tocan diversas temáticas: social, ‘supuestas’ casas encantadas, vampirismo, posesiones, fantasmas,… Es decir, un uso más explícito de la fantasía en pos de la violencia, que también aparece pero calculada al milímetro, aunque a mí, personalmente, no me provocó ninguna sensación de mal rollo ni desagradable, todo lo contrario.

Con un guión lleno de vacíos argumentales, se desarrolla una trama que en ciertos momentos, llega a incluso a despistar al espectador, y sobre todo, al final produce una sensación de disconformidad o desanimo (en la sala se oyeron risas y tó!). No por tocar el género fantástico tenemos que ‘parir’ una película con huecos argumentales o pensar que el espectador ya tendrá imaginación para el resto. Tampoco pretendemos que se nos dé todo triturado y se nos meta por un embudo, pero la justificación que he leído en otros blogs, sobre que en la fantasía no hace falta que se cuente todo, lo siento, pero no me la trago.

La dulce Anna!

Al principio, Livid nos atrae, nos cautiva y fascina. La puesta en escena es brutal, tanto por la fotografía como por la propia ambientación del film. Pero al desarrollarse la trama, nos irá confundiendo y mezclando elementos, hasta el punto de dejarnos con muchos cabos sueltos y lagunas argumentales… Al querer tocar varias ‘temáticas’ no hace que la historia se centre y es como si va desarrollando mini-historietas paralelas que acaban convergiendo en el tramo final, con fórceps y a lo loco! Si bien es cierto, que el género fantástico queda plausible, en algunos momentos, más bien parece el cuento macabro y de terror de Alicia en el País de las Maravillas.

La trama nos sitúa en un pequeño pueblo pesquero francés, donde la joven y guapa Lucie (Chloé Coulloud) empezará a trabajar de asistenta social para gente mayor. Su jefa, Madame Wilson (Catherine Jacob), le hará un tour por todos los ancianitos y ancianitas que Lucie debe encargarse. Destacando muy especialmente, Madame Jessel (Marie-Claude Pietragalla), una centenaria ancina ‘vegetal’.

Lucie, dedice compartir la impresión que le ha causado Mme. Jessel con su novio William (Félix Moati) y su hermano, Ben (Jérémy Kapone). Dado que fue una famosa bailarina y coreógrafa, y que fundó su propia escuela de danza clásica, deciden investigar su apartada mansión en busca de algún tesoro ‘oculto’. Se atreven a hacerlo porque Mme. Jessel está postrada en la cama, intubada y se alimenta de una extraña sustancia rojiza.

Una vez dentro de la mansión, descubrirán que Mme. Jessel quizás no estuviera tan ‘muerta’ como esperaban y gracias a Lucie, acabará despertando de su letargo… Esta nos contará la historia de su hija Anna (Chloé Marcq) y qué relación guarda con la vieja mansión.

Toma, género fantástico!

En Livide, Bustillo & Maury vuelven a repetir con su musa y talismán, Béatrice Dalle, en un pequeño papel interpretando la madre de Lucie, sin la potencia y mal rollo que nos transmitió en À l’Intérieur. Con Livid, nuestros realizadores vuelven a apostar por las féminas como conductoras del film, y sobresalen las interpretaciones de: Chloé Coulloud, Marie-Claude Pietragalla & Chloé Marcq.

Resumiendo, como ya os he mencionado anteriormente, técnicamente, Livid es perfecta. Sus realizadores nos han demostrado a la industria sus aptitudes, pero la peli en sí, no acaba de convencer. Y para esta ocasión, no ha hecho falta la ‘odiosa’ comparativa entre su film anterior y este último.

El resultado final de Livide es claramente inferior a À l’Intérieur, producción con menos recursos y menos despliegues técnicos, pero más brillante e impactante para el verdadero fan del cine de terror.

No obstante, desde este humilde blog, alentamos a Bustillo & Maury para que sigan ‘pariendo’ porque tarde o temprano, volverán a dejarnos con la boca abierta, como ya lo hicieron en su momento.

Rubber (2010)

Rubber (2010)

Rubber (2010)

Señoras y Señores, la película que vamos a reseñar hoy es un homenaje a la sin razón (“no reason”).

¿Por qué E.T. de Steven Spielberg es de color marrón?
Por ninguna razón (No reason).

¿Por qué en el Pianista de Roman Polanski nuestro protagonista estaba siempre escondido?
Por ninguna razón (No reason).

¿Por qué los personajes de La Matanza de Texas de Tobe Hooper no van al baño para lavarse las manos de sangre?
Por ninguna jodida razón (No fucking reason).

Con este comienzo, Rubber es imposible que nos defraude o como mínimo no dejará indiferente a nadie. Película francesa, dirigida y escrita por el Quentin Dupieux; más conocido por Mr. Oizo, es decir, compositor y productor de música electrónica, pero que también ha hecho sus incursiones en el mundo del celuloide:  Steak (2007) y Nonfilm (2001).

Pero qué le pasa a la industria cinematográfica de nuestro país vecino ¿? Están que se salen, se atreven con todo y pueden con todo! À l’Intérieur (2007), Frontière(s) (2007), Martyrs (2008), La Horde (2009)… Sres y sras, los franceses se están conviertiendo (mejor dicho ganando), ser uno de los referentes del cine de terror moderno. Cintas con una calidad rozando la perfección, unos FX’s brutales,… Quizás en este puto país, debamos empezar a mirar que se realiza más allá de los Pirineos y tomarlo como ejemplo, no ¿? No nosotros, sólo hacemos REC y morimos de éxito.

Robert, nuestro neumático protagonista.

Robert, nuestro neumático protagonista.

Este divertido tributo a las horror road movie americanas de los setenta, tiene como protagonista a un asesino insólito, un neumático. Robert es de goma, redondo, tiene muy mala leche, sin marca, con poderes psíquicos y capaz de enamorarse de una morenaza! Ah… y es negro!

Pero Rubber no sólo es una horror road movie más, va más allá y nos propondrá un ejercicio reflexivo que en el cine todo es capaz, siempre y cuando, sepamos tratarlo con profesionalidad y calidad. ¿Por qué no convertir a un simple neumático en nuestro protagonista?

Es capaz de innovar (en este trillado ya mundo del cine de terror), aportando frescura y originalidad. Una película hecha desde dentro del cine, es capaz de absorber al espectador y trasladarlo dentro de la trama de la película. El propio espectador vive el film desde dentro, pues se nos invita a unirnos, no sólo como simples espectadores más, si no como, actores secundarios.

Stephen Spinella es el sheriff

Stephen Spinella es el sheriff

Rubber traslada la acción al desierto californiano, donde asistimos al nacimiento de Robert (neumático) y sus primeras experiencias con el mundo real: escorpiones, botellas, conejos…  Con un poco de rodaje sobre sus marcas, Robert empieza una aventura a ningún lugar, sin motivo ni razón aparente. Pero en su camino, se cruza la morena y guapa, Sheila (Roxane Mesquida), de la que Robert se quedará prendada.
En su periplo, Robert se irá cruzando con otros actores como el sheriff (Stephen Spinella), sublime en su interpretación; y sus ayudantes, el popietario de un motel y su hijo Zach (Remy Thorne), y el hombre de la silla de ruedas (Wings Hauser), aportando grandes dosis de cinismo y sarcasmo, entre otros….

En las aventuras con Robert acabaremos descubriendo que no le gustan los policías, ni los hombres que queman neumáticos, es decir, a los de su misma especie.

Las muertes en Rubber son geniales, y son tratadas con unos FX’s de una calidad técnica brutal. Aunque Robert sólo sea capaz de matar de una manera, y oigan de qué manera! Creo que podrían haber metido más formas o técnicas de acabar con los humanos… es decir, un poco más de sadismo. Pero cuidado, que Rubber ofrece las dosis de sangre y gore que todos estábamos esperando, incluso sobre pasa nuestras expectativas!

Qué dolor de cabeza!

Qué dolor de cabeza!

En definitiva, antes de ver Rubber sólo nos podíamos encontrar ante dos posibilidades: una peli horrenda o una peli buena. En cambio, tras visionarla, Rubber nos encantó, nos cautivó… Es una peli genial… por ninguna razón en particular!

Bienvenidos a la revolución de los Neumáticos!

PD: Para los que no os hayáis dado cuenta, empezamos con el Festival de Sitges!!!

La Horde (2009)

La Horde (dir: Yannick Dahan & Benjamin Rocher, 2009)

La Horde (dir: Yannick Dahan & Benjamin Rocher, 2009)

A veces cuando uno va a ver una película ya sabe de antemano que va sobre seguro, y que evidentemente, no le defraudará. Y este fue el caso de La Horde! Tenía muchas ganas de ver este film en Sitges, había oído o leído muy poco al respecto, pero tenía una corazonada, y no me falló.

Antes de empezar a comentaros la película, hare como una especie de reflexión en voz alta, y es que a veces nos miramos demasiado el ombligo, es decir, parece ser que la industria cinematográfica en nuestro país, está cosechando grandes logros y éxitos, con El Orfanato, Rec, Rec[2],… Y qué narices está pasando en nuestro país vecino ¿? Francia está produciendo una serie de películas que me da la impresión a mí, pero están a años luz de lo que por aquí se cuece: À l’Intérieur, Frontière(s), Martyrs,… Y ahora, La Horde! Película impactante y brutal que está a la altura de producciones americanas, e incluso supera a alguna…

Como diría mí querido personaje Asterix: los galos somos unos irreductibles!

La Horde (dir: Yannick Dahan -guión- & Benjamin Rocher, 2009) es la ópera prima de este par de individuos, anteriormente vinculados al mundo de cine, pero en pequeños trabajos como guionistas o productores pequeños. Y mi pregunta es que si han sido capaces de realizar esta peli tan brillante, y ejecutada de forma casi perfecta, qué será lo próximo que nos hagan ¿?

Infectados o Zombies ¿?

Infectados o Zombies ¿?

La Horde nos traslada al entierro de un policía, donde nos introducen algún que otro personaje de la película: Jiménez (Aurélien Recoing), un poli muy duro; Aurore (Claude Perron), la chica poli; Ouessem (Jean-Pierre Martins), un poli, poli. En el mismo entierro del policía fallecido, su viuda les pide venganza, y estos no se lo pensarán dos veces. La putada es que ha habido algún lío entre Aurore y el poli muerto, y aunque lo sepa la viuda, se la trae bastante sin cuidado.

Por la noche, se dirigen a las afueras de París, donde presuntamente están los asesinos de su compañero. Estos viven en un bloque alto de hormigón en los suburbios de las afueras, un edificio sin ningún tipo de ley ni orden, medio abandonado y ocupado por 4 gatos; eso sí, son ideales por para ocultar delincuentes y gente de poca monta.

En la cacería les acompaña otro poli, Tony (Antoine Oppenheim). Deciden ir por la puerta de atrás, liquidando al guardia. En el interior se topan con el portero o conserje que con la intención de proteger la entrada y la salida del edificio, se topa con un grupo de polis armados hasta los dientes, pero que esa noche, no van a ejercer de polis, sino más bien, jueces y verdugos, impartiendo su propia ley, la sed de venganza.

Los polis acceden a los pisos superiores que es donde se encuentran los criminales. Al llegar a la puerta oyen ruidos, pero por culpa del conserje estos serán sorprendidos por los malos, que no dudan ni un instante, en liarse a tiros en lo que dará pie a un tiroteo. Jiménez resulta gravemente herido, y ante la poca suerte o savoir-faire de los ‘buenos’, son capturados por los malos, malotes.

Nuestros chicos malos son un par de hermanos nigerianos: Adewale (Eriq Ebouaney) & Bola (Doudou Masta) y Greco (Jo Prestia), el rumano – destacar la interpretación de este último. Estos no vacilan ni un segundo en interrogar de la forma menos ortodoxa a nuestros policías, ni eliminando a rehenes que tuvieran consigo. Como resultado de este primer encontronazo, Jiménez resultará finiquitado y Tony malherido.

Pero todo empieza, cuando el rehén que momentos antes han liquidado a sangre fría en el lavabo, se revuelve de nuevo, y ataca a nuestros protas. Estos descargan y descargan balas y golpes contra el recién resucitado, y como si nada. Suerte que las recortadas saben hacer bien su trabajo. Pero no sólo se levanta l que tenían dentro, sino también los cuerpos que estaban por el pasillo, mostrando igual de resistencia que el anterior.

Apocalipsis Zombie

Apocalipsis Zombie

Se refugian de nuevo en su cuarto, discutiendo unos y otros, sobre qué se tiene que hacer, si se cargan o no los polis, pero parece ser que el sentido común aflora en la sala, y tras un pacto entre caballeros de Ade y Ouessem, se arman hasta los dientes, e intentan salir del edificio o averiguar qué está sucediendo.

Se dirigen hacia la azotea, viendo que toda París está sumida en el caos y la destrucción, y que abajo, está lleno de personas deambulando por las calles sin rumbo fijo, pero con extraños comportamientos, son agresivos y letales. Tras una breve discusión, sobre cuál es el próximo paso, deciden buscar una salida del edificio. Para ello deberán descender.

Es aquí cuando empieza la verdadera lucha por la supervivencia, mostrando la debilidad humana. También, podremos comprobar que no siempre los aparentemente buenos, son los buenos de la película, ni los malos son tan malos; e incluso, los débiles serán los fuertes y los que hacen alarde de fortaleza, los más débiles de voluntad o espíritu. Además, la situación de por sí, ya extrema, se altera en todo momento, por los conflictos evidentes entre polis y criminales, sino también, conflictos internos, entre ellos: entre hermanos o entre compañeros de trabajo.

El increíble René (Yves Pignot)

El increíble René (Yves Pignot)

A medida que van bajando se van topando con mayores dificultades y tensiones, pero también se encuentran a René (Yves Pignot), un hombre mayor y excombatiente, pero con la fortaleza de u toro. Él sólo prepara la resistencia de una planta entera con una hacha descomunal (yo quiero una para Navidades!).
Este personaje está magníficamente interpretado y es el que le da toques de humor (y muy bueno), a la tensión de la trama. Tengo que destacar una escena donde Greco, Bola y René, se plantean abusar de una zombie… increíble! Pero aunque René pueda parecer un personaje primario o carente de interés, es todo lo contrario, es el personaje con más fuerza, vitalidad, brillo y carisma de la película. Sin este personaje, La Horde tendría otro resultado!

Con respecto a los zombies o infectados, la verdad es que sinceramente, en esta película se va al grano. No se nos da ningún tipo de explicación, sólo se medio apunta en una secuencia y muy de pasada, sin ahondar mucho en el tema. Quizás sea este el éxito o la grandeza de La Horde, y que últimamente, algunos de nosotros estamos aclamando. Directos al grano! Me da igual la excusa que te inventes (que a menudo resultan patéticas), muéstrame zombies, y más zombies, porque es lo que he venido a ver. Además, si nos fijamos en el título: horde, se presuponen que habrán miles, millares, hordas enteras de zombies, deseosos de carne fresca! Y eso es lo que realmente nos ofrece La Horde, infectados a mansalva.

La Horde

La Horde

Pero a diferencia de otras pelis de zombies, esta no es una cinta más de entretenimiento que utiliza los zombies como excusa para mostrar sangre y casquería. No señores, La Horde acojona! Da miedo! Te pone en tensión, a 100! Su violencia es brutal (valga la redundancia), explícita, y con unos efectos acojonantes! Incluso, el final no dejará indiferente a nadie!

En definitiva, La Horde junto con Zombieland de lo mejorcito en Sitges sobre pelis de zombies!

Grace (2009)

Grace (dir: Paul Solet, 2009)

Grace (dir: Paul Solet, 2009)

Ayer empecé el 42 Festival de Sitges con Grace, un film que prometía mucho y que a continuación nos disponemos a reseñarlo. Aunque sufrimos 30 minutos de retraso, antes de ver la peli, fuimos testimonios de la entrega del galardón, La Máquina del Temps, a Herschell Gordon Lewis por su carrera cinematográfica (Blood Feast, 2000 Manicas, The Gore Gore Girls,…), y por estar considerado como uno de los padres del gore (Wizard of Gore). Nos dedicó a todos los asistentes unas palabras, que nos prepararon para lo que tenía que venir después…

Tras el visionado de un corto 2:22 sobre vampiros, no os voy a decir nada, pues lo borré de mi mente, empezó la película. Grace es la ópera prima del realizador Paul Solet, y aunque apunte maneras el hombre, quizás le falten en su carrera un par de pelis más, para poder lucir su talento.

Grace comienza con la concepción de un bebé, es decir, no podía empezar de mejor manera, puesto que por el tráiler sabíamos que la cosa iba de bebés…. Pero no confundirnos con À l’Intérieur, porque está a años luz!
Madeline (Jordan Ladd) & Michael (Stephen Park), tras unos cuantos intentos fallidos, consiguen su objetivo, que ella se quede preñada, aunque ya en el momento de la concepción vemos una prota un tanto fría. Evidentemente, y como pasa con todo matrimonio, nuera y suegra (Gabrielle Rose) se llevan a matar; puesto que Madeline le va el rollo natural y vegetariano y quiere tener el bebé con una matrona (Samantha Ferris), mientras que la suegra quiere imponerle el Dr. Richard Sohn, doctor de la familia.

El embarazo sufre algunas complicaciones, y en una visita al hospital vemos claramente, el conflicto entre por una parte Vivian (la suegra) & Dr. Sohn (Malcolm Stewart) y en el otro lado, Patricia (matrona) y el matrimonio. Pero la situación se agravará cuando de vuelta de una visita de la clínica Naturebirth sufren un accidente de coche y Michael muere. Madeline es hallada con una hemorragia interna, que hace pensar a todo el mundo que el bebé está muerto. Pero incomprensiblemente para todos, se continúa con el poco tiempo que queda de embarazado, y asistimos al parto natural por parte de Madeline. Este consiste en meter a  la prota en una piscina para que tenga el bebé dentro de ella, pero cuando este aflora, podemos decir, que ha nacido clínicamente muerto.
Tras unos momentos de soledad entre madre y bebé, dando paso a los remordimientos de Patricia, por no haber hecho más, descubriremos que el bebé está vivo, Grace tiene vida!

Madeline & Grace

Madeline & Grace

A partir de ahí, se desarrollará la trama principal de la película, puesto que Grace, no sabemos muy bien, si sufriendo una depresión postparto o fruto de una locura por todo lo que le ha ocurrido, se encierra en casa con Grace. Al principio, ya veremos que la cosa no va bien, puesto que Grace huele mal, está rodeada de moscardones, o incluso, le salen llagas. Ante esta situación, ya empezábamos nosotros a elucubrar teorías sobre si el Grace sería un bebé muerto y todo fruto de la imaginación de Madeline, o tendríamos ante nuestros ojos un bebé zombie, etc, etc…
Lo más curioso de todo, es que el bebé rechazará cualquier tipo de leche materna, y sólo aceptara sangre, puesto que destroza los bonitos senos de su madre, que en la medida de lo posible, debe buscar un sustituto en la carne, es decir, comprará carne, para extraer la sangre y así poder alimentar a Grace.

Paralelamente, Vivian también entra en una especie de locura temporal, queriendo obtener leche de sus pechos (atención al momento, casi gerontofílico) e intentará por todos los medios demostrar que Madeline, está zumbada, y para poder incapacitarla como madre, el Dr. Sohn tendrá que certificarlo médicamente.

Como la situación le viene grande a Madeline, con respecto a Grace, buscará ayuda en Patricia, que sabiendo que fue profesora de nuestra prota en el pasado, vislumbramos que tuvieron algo más, no quedando claro si hubo de por medio, una relación lésbica, de amistad o profesional.
El Dr. Sohn y Vivian ponen en marcha su plan para poder demostrar que Madeline no es apta como madre, pero parece ser que no contaban, que Madeline hará todo lo posible para retener en sus brazos a Grace. Será capaz Madeline de matar por Grace… Mejor que se lo pregunten al martillo!

Todas estas incógnitas y el desenlace de la peli se concentran en los 5 últimos minutos. Desafortunadamente, para nosotros la adrenalina se concentra toda en el final y también se le podía haber sacado más jugo a ciertos personajes o situaciones.

La verdad es que Grace está bien, pero tras verla nos quedamos con la sensación que podía haber sido más potente, más sádica, más impactante, y sólo se queda en una una idea muy original y brillante, que con ciertas dosis más de sangre y tensión, darían paso a una muy buena cinta de terror. Nos da la impresión que Solet se queda un poco corto a la hora de desarrollar Grace.

À l’Intérieur (2007)

À lIntérieur (dir: Julien Maury & Alexandre Bustillo, 2007)

À l'Intérieur (dir: Julien Maury & Alexandre Bustillo, 2007)

À l’Intérieur (dir: Julien Maury & Alexandre Bustillo, 2007 Francia – título americano: Inside), fue una de las grandes sorpresas del Festival de Sitges 2007, quizás por la poca información que disponíamos sobre la película, pero que como en muchas otras, la campaña prévia al film (en este caso, no creo que fuese la típica campaña de marketing) nos aseguraba que en los pases se producían desmayos, la gente se salía de la sala, e incluso, llegaba a vomitar del espanto.

Y por primera vez, acertaron!

No sé que está pasando en nuestro país vecino, pero últimamente, todo lo que nos llega de ahí, en cuanto a pelis de terror se refiere, es sobresaliente. uno de los referentes más cercanos, es sin lugar a dudas Alta Tensión (dir: Alexandre Aja título francés Haute Tension – americano: High Tension, 2003), una gran película, y que desde el momento que empiezan los asesinatos, nos pone como una moto, es decir, cumple con su cometido, la tensión. Además, la trama se desarrolla correctamente y el giro argumental del desenlace es muy bueno, sorprendiéndonos a todos, o a los que no estuvimos lo suficientemente atentos desde un buen principio. Y el último ejemplo, mencionamos a Martyrs (dir: Pascal Laugier, 2008), pero sin duda alguna, À l’Intérieur est supérieur, Superb!

La película empieza con un aparatoso accidente de tráfico, donde dos vehículos chocan. En uno de ellos vemos a Sarah (Alysson Paradis), una joven embarazada y Matthieu, su pareja que fallece en el mismo accidente. Además vemos escenas intercaladas, del interior de la barriga de Sarah, para que podamos ver lo que le pasa al feto. Pasa un tiempo, y vemos a Sarah en la consulta del ginecólogo ultimando los preparativos para el alumbramiento, dándole las últimas instrucciones, pero Sarah tiene una actitud bastante pasota y despreocupada por lo que al bebé se refiere, pues no ha pensado ni el nombre.

Durante la presentación de la trama, quizás los momentos más lentos, vemos otros personajes que intervienen en la vida de Sarah, Louise (Nathalie Roussel), su madre, que evidentemente, tendrá un papel protector debido a la situación de Sarah. Y el segundo personaje, Jean-Pierre (François-Régis Marchasson), el jefe de Sarah, mostrando una relación de amistad más que laboral entre ambos. Pero estos dos personajes nos enseñan que están pendientes de ella, y se preocupan.

Sarah vive sola, con un gato negro, en una casa de dos plantas en un barrio bastante apartado a alejado (quizás la periferia de París). La casa está llena de recuerdos de Matthieu, que desestabilizan emocionalmente a Sarah, prueba de ello, un sueño inquietante donde aparecen su gato negro y su feto, de una forma perturbadora e inquietante. Pero en ese mismo instante de la pesadilla, aparece un elemento mucho peor… Alguien toca el timbre, y exige que abra la puerta. Sarah mientras mira por la mirilla, viendo solo una sombra en la penumbra, se excusa de que su marido está durmiendo, y la voz femenina, le afirma que le abra y que su marido está muerto. Patam! Sarah se queda de piedra! No pudiendo ver con claridad quién la está molestando opta por asegurar la casa, y en la parte trasera, descubre de nuevo a la extraña mujer. Esta actúa con absoluta y total frialdad, incluso se le enciende un cigarrillo, sin dejar entrever ningún rasgo de su cara, y le rompe un cristal. Acto seguido, Sarah coge el telf y llama a la policía, cogiendo además la cámara para con la esperanza de sacarle una foto de la cara con la ayuda del flash. Nuestra misteriosa mujer decide marcharse… pero no quizás del todo!

Sarah - À lIntérieur

Sarah - À l'Intérieur

Al cabo de un rato, una patrulla de la policia acude a casa de Sarah para confirmar su llamada y tomarle declaración. Desgraciadamente, las fotos tomadas no revelan nada, y para tranquilizar a Sarah, los polis le dicen que la patrulla de noche se pasará un momento. Lo que no sabe Sarah es que tras la marcha de la patrulla, la mujer conseguirá entrar en la casa y es aquí cuando empieza el espectáculo de terror y violencia.

A partir de ahí, no contaré nada más de la trama, dejando que el espectador compruebe en propias carnes, una de las películas más bestias y violentas que he visto hace tiempo. Todos sabéis que me gusta el gore, pero a veces las películas gore se resumen en gore por el gore, es decir, las típicas escenas de desmembramientos, destripamientos, descuartizaciones, pero en cambio con A l’Intérieur, las imágenes se convierten en reales, crudas, despiadadas, y de una violencia inusitada… Y todo ello, con la absoluta frialdad de nuestra mujer de negro (Béatrice Dalle), que hace un papelón! Nunca una mujer se había presentado así de sádica y calculadora! Sólo se me ocurre un precedente, La Naranja Mecánica (dir: Stanley Kubrick – A Clockwork Orange, 1971), otra gran muestra de violencia. Pero con A l’Intérieur vamos más allá, y si ya de por sí, la peli es cruda, uno de los temas que toca todavía lo es más: una mujer embarazada! Otro referente que me vino a la mente fue La Semilla del Diablo (dir: Roman Polanski – Rosemary’s Baby, 1968), pero me quedo corto!

Evidentemente, esta película no es apta para personas sensibles, ni embarazadas, ni cardíacos; primero por tocar un tema tan poco común, y que puede suscitar el enfado de algún visionador despistado; y segundo, por el hecho de mostrar las imágenes violentas tal cual, sin ningún tipo de corte ni miramiento. Además las secuencias donde sale el feto, es como si fuera un personaje indirecto, pero que también está presente en el film, mostrando su propio sufrimiento y dolor. Otro de los puntos positivos que quiero destacar, es la sensación de agobio y claustrofobia que se genera al focalizar todas las escenas fuertes en la casa, y otro aspecto, es que hasta último momento no sepamos o adivinemos quién es la extraña mujer de negro, al menos en mí caso, y eso que barajé una posibilidad pero me salió mal.

En fin, no os puedo decir más, incluso escribiendo esta reseña me estoy quedando corto en elogios. Quizás pensaréis que estoy tarado o soy un sádico… sí, no vais muy desencaminados, pero sin lugar a dudas, À l’Intérieur se ha convertido en un icono para mí… Violencia en estado puro, sadismo por doquier y desvinculación emocional a la hora de cometer una atrocidad. Una Joya!

Todo Buque tiene un capitán

(Entrevista a Diego López)

Diego López capitán del fanzine El Buque Maldito

Diego López capitán del fanzine El Buque Maldito

1. Cuándo empezaste a sentirte atraído por el cine de terror y subgéneros? Cuéntanos cuál fue el primer recuerdo que tienes de ello?
Viviendo en Caldes de Montbui, en los ’80, era un habitual de los videoclubes, y recuerdo alquilar allí películas como Re-Animator, Acorralado, El Día de los Muertos, Exterminador… más o menos yo tendría unos 7-8 años.
También recuerdo la primera película que fui a ver al cine: ET, el extraterrestre.
Me impactó especialmente una escena: el encuentro de Elliot y ET en los maizales… Quizás te parezca una tontería pero era un crío de tan solo 4 años.

Otro producto de la época que también me marcó fue la serie V, de la que era un fan acérrimo [Y quién no si en la revista Pronto teníamos montones y montones de pegatinas y póster de Diane, Donovan, Julia…]; y una colección de libros llamada “EL CINE. Enciclopedia Salvat del 7º arte“, editada en 1978 y que mi padre tenía en casa.
Gracias aquel primer volumen, pude descubrir en los ochenta muchas películas de terror españolas como los films de Ossorio, Una vela para el diablo, El jorobado de la morgue, ¿Quién puede matar a un niño? o La noche de Walpurgis.
Actualmente, conservo en mi casa estos libros con gran cariño.

De los ‘80 también recuerdo los video-pubs. Cerca de donde estamos ahora había uno muy guapo, el Bar Didac. Fue en éste, donde vi por primera vez imágenes y secuencias del gran film de Ruggero Deodato Holocausto Caníbal.
No pude ver la película entera, pero los trozos que vi me impactaron para siempre: la tía empalada, la tortuga…

2. Un referente?
Sin duda alguna las películas de terror españolas y los films italianos de zombies y caníbales.

3. Qué te animó a empezar en este mundillo con el fanzine El Buque Maldito ¿? Algún precedente anterior ¿? Eres consciente que muchos opinan que tu trabajo es demasiado serio ¿?
Mi pasión por el cine de terror desde bien pequeño.

No, no tengo ningún precedente anterior al El Buque Maldito.
Me decidí en el verano del 2005. Me puse a escribir sobre lo que siempre me había apasionado y como el material me gustó, decidí publicar el primer número.
Me fui animando poco a poco, y hasta la fecha.

Con respecto a si soy demasiado serio [se pone a reír]…. la verdad es que en mi caso no veo necesario introducir el humor. Me lo tomo en serio por que estamos tratando cosas serias, como hablar de una película, de un cortometraje, de un festival o de entrevistar a gente relacionada con el género.
Todo esto tiene mucho trabajo y son muchas las personas que están detrás de cada proyecto ilusionadas y esforzándose por dar lo mejor de si.
Desde mi punto de vista, debo y tengo que tratar esto de una forma seria, que es como lo siento, y no con humor.

4. Tu afición y entrega llega a tales extremos que vemos muchos tatuajes en tu piel, basados en el mundo del terror. Por qué decidiste tatuarte ¿? El primer tatuaje cuál fue ¿? Y el último ¿? Cuántos tienes en total ¿?

Tengo muchos y todavía no he acabado. Principalmente, los llevo por que me gustan, ¡me encantan los tatuajes!
Llevo tatuajes relacionados con el cine de terror, misterio, satanismo…y de algún dibujante francés.

5. Los que te conocemos sabemos que eres un fanático del gore. Qué te atrae de él ¿?

Básicamente, por que es un género (yo no lo considero un sub-género) que es muy pasado de vueltas. Te da la libertad de llevar las cosas al extremo. Y con el cine esto se puede hacer, me encanta ver o descubrir hasta donde es capaz de llegar un director.
Por ejemplo, me hizo mucha gracia, el día que comentó en Sitges Takashi Miike que en algunas de sus películas, si no había más gore, era por falta de presupuesto.
Si el amigo ya es bastante bestia en algunos de sus films ¡imagínate con un presupuesto mayor! ¡Que carnicería!

6. Nos podrías decir qué elementos debe tener una buena película de gore ¿? Puesto que muchas veces este tipo de películas se asocian a pelis de serie Z, sin ningún tipo de sentido ni trama, y sólo con el pretexto de la sangre y la casquería, intentan atraer las miradas de un público deseoso de ver tripas.
Tienen que ser películas hechas por fans y para fans, como por ejemplo, un film como À l’ intérieur.  Quizás, no es una película exclusivamente gore, pero el conjunto es impecable.
También me gusta mucho el trabajo que lleva realizando Andreas Schnaas desde finales de los años ’80. Apostando por el cine gore en todas sus producciones.
Incluso, fue de los primeros en realizar un salvaje remake de todo un clásico del cine de género italiano: Antropophagus 2000.
¡Él disfruta con estos trabajos y nosotros también!

Luego está lo que podríamos denominar el ultragore alemán (donde entraría Andreas Schnaas) o el gore japonés.
Un tipo de película gore 100% donde la sangre y las tripas son los principales reclamos para el espectador. Aquí, nos encontramos auténticas piezas de culto como Guinea Pig o Premutos.

Bien es cierto que la casquería está por encima de todo, pero son películas que tienen un sentido (tanto para los fans como para el director) y una trama y, lógicamente, están realizadas para esto.
Que estén mejor o peor realizadas ya es otro tema que, depende de cada director y de cómo la vea cada persona.

7. No crees que el gore o ultragore alemán, está un tanto sobre-valorado ¿? Trabajos como el de Olaff Ittenbach (House of Blood – Chain Reaction) o Andreas Schnaas (Demonium) o Ulli Lommel (Zombie Nation), se aprovechan del tirón de Buttgereit, sin obtener un resultado de igual calidad ¿?
Desde mi punto de vista, Jörg Buttgereit estaba en un plano totalmente diferente de realizadores como Andreas o Olaff.
Él hacía trabajos más artísticos… Nekromantik, por ejemplo, no es una peli 100% gore. Utiliza algún pequeño elemento y ya está.
Jörg Buttgereit buscó otros caminos dentro del cine independiente alemán, aunque tuvo que convivir siempre con llevar a sus espaldas el fenómeno del ultra gore alemán. Creo, que nunca fue muy fan de esta corriente…Personalmente me encantan sus películas.
En cambio, Olaf Ittenbach o Andreas Schnaas, sí que lo son. Películas como Violence Shit 3 – Infantry of Doom, Premutos o The Burning Moon son algunos ejemplos de su pasión por el cine más salvaje y extremo.

8. Gore Alemán o Gore Japonés ¿? Por qué ¿?
¡Tanto el gore japonés como el ultra gore alemán me encanta!

9. Proyectos futuros que quieras o puedas contarnos? Novedades?
Estoy trabajando ya el el nº 12 de El Buque Maldito, que como en año anteriores, será un especial sobre festivales: Cryptshow, Sitges, Cotxeres, San Sebastián, Toledo, etc…
También estoy preparando nuevas proyecciones para septiembre, como el pase de Aftermath en su XV aniversario, con Nacho Cerdá y Pep Tosar (quizás también estén presentes DDT), y luego, he vuelto a rescatar uno de aquellos títulos olvidados del cine de género español: El refugio del miedo, de José Ulloa.
Contaremos con su presencia y quizás, la de alguno de los actores del film…

10. Cómo ves el panorama actual del cine de terror y subgéneros? Fanzine ¿? Blogs ¿?
A nivel nacional, cabe destacar en el apartado del cortometraje dos interesantes propuestas, como son el ganador de SHOTS 2009 El Círculo Goligher, de Jaime Herrero, o La casa Brown de Isaac Berrokal. ¡Excelentes!

En el tema de fanzines, actualmente, gozamos de una buena época con publicaciones como Amazing Monsters, Zerebros, el mítico 2000Maniacos, Monsterworld…

Y en Internet hay blogs muy interesantes, como Almas Oscuras (www.almasoscuras.com), La Abadía de Berzano (www.cerebrin.wordpress.com),  Aquí vale todo (www.aquivaletodo.blogspot.com) o el trabajo que realizáis vosotros en Nekrofílmicos.

11. Una peli imprescindible? | Una totalmente prescindible? (Hay que mojarse!)
Imprescindible: À l’IntérieurPrescindible: Zombie Nation

El Buque Maldito

El Buque Maldito