The Lords of Salem (2012)

Parece ser que de vez en cuando, los astros se alinean y hacen que fenómenos imposibles como que la cordura y el buen saber iluminen las mentes de los distribuidores españoles se hace posible. Y que films como del que vamos a hablar tengan la posibilidad de llegar a las salas de todo el país, de qué forma lo haga ya es otra historia, pero el hecho es que una de las películas que más controversia creo en la pasada edición del festival de Sitges podrá ser vista por muchas más almas perdidas el próximo 17 de mayo.

 

Se trata de “The Lords of Salem”, último film de Rob Zombie hasta la fecha, y que creo una gran división de opiniones entre los asistentes al festival, comparable a la que sucede con los seguidores del grupo musical “Kiss”, solo puede ser amada u odiada con la misma pasión, no hay lugar para un grado intermedio.

           Es aqui la convención de Mimos?

¿Porque sucede tal situación? En la humilde opinión de un servidor es por lo arriesgado de la propuesta, una propuesta llena excesos en algunos de sus tramos, de mezcla de formatos audiovisuales, una historia delirante y a la vez muy formal, vaya que Rob Zombie se ha quedado a gusto y personalmente creo que ha hecho lo que le ha salido de …

              Arre borriquito vamos a Salem …

“La historia nos narra la vida de una locutora de radio de un programa nocturno de éxito, interpretada por Heidi HawthorneSheri Moon Zombie”, vera como su vida es totalmente alterada desde la llegada a la emisora de un extraño LP de vinillo grabado por un supuesto grupo musical llamado “The Lords of Salem”, en él se oculta una extraña y perturbadora melodía. A partir de ese momento la llegada de extrañas visiones y sucesos pasaran ante nuestras retinas, hasta la grotesca y a la vez onírica culminación final”

                                 Avon llama

El peso del relato recae principalmente en la anteriormente mencionada y esposa de Rob, Sheril Moon, secundada por unas damas de lujo como Meg Foster (Cagney y Lacey, Masters del Universo, Están Vivos, La selva Esmeralda), Patricia Queen ( La amada Magenta de The Rocky Horror Picture Show) y la inigualable Dee Wallace (E.T, Critters, Cujo, Aullidos), Bruce Davison (visto en multitud de series desde V, Perdidos, Cuentos Asombrosos, El Coche Fantástico y un largo etc), vaya que el señor Zombie ha tirado de cantera del terror y lo fantástico para asegurar la jugada.

                             Kuato Lives !!!

Personalmente a un servidor le encanto la película, muchas referencias a la brujería están presentes en ella, pero no de una forma banal si no que podemos deducir que hay una impresionante investigación en el tema con el fin de dar una veracidad total a lo que vemos en pantalla, pero como no quiero influenciar a nadie, lanzo un llamamiento para que acudan al cine y den su propia opinión sobre lo visto.

Critters (1986)

¡Ojo, Muerden!

¡Ojo, Muerden!

Hace poco, ha sido editada en dvd una de las sagas más entrañables y míticas de los 80’s: Los Critters. Bueno, no os esperéis nada especial ni ninguna edición coleccionista, simplemente, han sacado al mercado las pelis sueltas y punto. Vergonzoso! Sin ningún puto extra ni material adicional… si es que somos el Norte de África!

Como todos sabéis, en la década de los 80’s hubieron dos sagas de ‘bichitos’ que marcaron enormemente muchas infancias: los Gremlins & los Critters. Digo ‘bichitos’ porque me refiero a animalillos aparentemente simpáticos, y que luego resultan todo lo contrario, destilan una mala leche… e incluso, pueden a llegar a ser mortíferos.

Tampoco voy a caer en la tentación de hacer una comparativa entre los 2 bichos, es decir, gremlin vs critter ni cuáles fueron primero. Solamente, os diré que bajo mi punto de vista, los Gremlins son simpáticos y divertidos a más no poder, unos jodidos diablillos que disfrutan liándola parda; mientras que los Critters son unos depredadores, uno conquistadores de mundos, y por tanto, serán despiadados y mortíferos, eso sí, con ciertos toques de cinismo y humor… por así decirlo, critter. Evidentemente, los Critters son un producto exploit derivados de los Gremlins!

Los Critters ¡ojo, muerden! fueron idea de Domonic Muir que también se encargó del guión junto con Stephen Herek, su realizador. La música fue encargada a David Newman (su primer gran proyecto) y en los FX’s nos encontramos con los míticos Chiodo Brothersno haze falta dezir nada más!

Critters nos traslada al espacio exterior en el Asteroide Prisión del sector 17, una prisión de máxima seguridad que está a punto de recibir una nave transportando 8 prisioneros Critter (en ese momento, todavía no sabemos qué leches son…). Durante este ‘peligroso’ trayecto, se escapan y huyen en una nave hacía lo desconocido.

Entonces el alcaide, que se parece a Jabba el Hutt, hace llamar a los caza recompensas (tienen una bombilla fluorescente por cabeza), para que vayan tras los Critters pues parece ser que son extremadamente peligrosos.

De todos los planetas habidos y por haber de la vía Láctea, la nave de los Critters irá parar a la Tierra, en un pequeño pueblo de Kansas, llamado  Grover’s Bend, la América profunda.

Una reunión de Critters!!!

Una reunión de Critters!!!

Los caza recompensas de mientras se van preparando para su caza, y tienen esa cara tan rara,  para poder adaptar cualquier forma deseada, es decir, mimetizarse con el entorno y así poder pasar desapercibidos. Uno de ellos adopta la apariencia facial de Johnny Steel (Terrence Mann), un cantante de heavy metal autor del mega hit “Power of the Night”. Entre eso y las raras vestimentas pasan de un desapercibido que no veas… Ahahahahahaha!

A partir del aterrizaje de la nave en las inmediaciones de la granja de los Brown, este pequeño pueblo dejará ser el típico remanso de paz. Jay (Billy Green Bush) y su hijo Brad (Scott Grimes), un chaval muy espabilado irán a ver qué ocurre por su granja, y al encontrarse una res completamente devorada, irán a proteger al resto de la familia: la madre, Helen (Dee Wallace) & April (Nadine Van der Velde).

Mientras que los Critters tienen acorralada a la familia Brown, nuestros queridos caza recompensas se dedicarán a hacer una visita turística por el pueblo: primero visitan la iglesia, luego la bolera,… Vamos que lo que se dice cazar… cazar, lo tienen un poco confuso.

Suerte que Brad en un intento desesperado por pedir ayuda, se topará con nuestros amigos… que si no…

En los Critters como en los Gremlins, también hay momentos para el humor destacando el encuentro que tiene un Critter con un peluche de ET (si hubieran puesto a un Gremlin hubiera sido la bomba!!) y luego, descubriremos que los Critters son capaces de hablar eso sí, como en todos los idiomas, lo primero que se aprenden son las palabrotas -> Fuck! También hacemos mención de la explicación que se nos da de los bichos asesinos: eran simples ardillas pero un experimento del gobierno salió mal. Juer… eso sí que es una base científica y lo demás son tonterías!

Los Critters también se convirtieron en unos bichejos míticos y entrañables, quizás no tan complejos como los Gremlins. Estos iban más a saco: tiraban unas espinas aturdidoras/paralizantes, rodaban sobre sí mismos para ir a toda castaña, tenían una interminable hilera de colmillos y se tiraban pedos. Además, uno de ellos tenía la particularidad de crecer y crecer… este era el Critterón!

Para mí son puro entretenimiento y no me canso de ver tanto los Gremlins como los Critters, seguramente, porque me recuerdan a la infancia, con la ventaja que de estos últimos se hicieron hasta 4 entregas!!

Juer… Y con lo que hubiera molado en la época hacer un crossover Gremlins y Critters en la misma cinta. Madre mía lo que pudiera haber salido de ahí… Si los productores de Jollywood han hehco AVP por que no se les ocurrió la idea de este crossover. Os imagináis lo que hubiera podido suceder? El Gremlin Negro (el único que valía la pena) contra los CrittersMenudo peliculón!

Critters 3 (1991)

Año: 1991
Dirección: Kristine Peterson
Guión: Rupert Harvey, Barry Opper
Reparto: Aimee Brooks, John Calvin, Leonardo DiCaprio, Don Keith Opper

Allá por 1986, se estrenaba en las salas de todo el mundo, un pequeño filme de terror, surgido a la sombra de Gremlins, donde un grupo de bolas extraterrestres que disparan pinchos tranquilizantes, son capaces de rodar y comen carne humana, llegan a la Tierra en una nave espacial, para hacer de las suyas en un pequeño pueblo estadounidense (¿por qué nunca van a parar a Utrera, por ejemplo? Ante todo pronóstico, pues se trataba de una serie B más, que imitaba el estilo de los monstruos guasones de Joe Dante, muy de moda en aquellas fechas, Critters fue todo un éxito, que gustó a una parte importante de los aficionados de todo el mundo. La película mezclaba el terror con la ciencia-ficción, el humor negro, la música heavy y la estética más ochentera, dando como resultado un refrito de lo más divertido y apetecible.

Unos años después, sin hacerse esperar demasiado, en 1988, llegó la secuela de esta cinta, dirigida por Mick Garris, experto adaptador de relatos de Stephen King (yo creo que a Garris le pone bruto el escritor de Maine), que era igual que la anterior, pero con más chicha. Además, al final del filme, las criaturas se unían para crear una bola gigante que arrasaba el pueblo. Y encima, incluye dos momentos antológicos para todo aficionado que se precie: el hombre vestido de conejo de Pascua que es devorado por los critters, y el cazarrecompensas extraterrestre que intenta transformarse en Freddy Krueger, y que acaba tomando el aspecto de una despampanante playmate. Este filme también tuvo una buena acogida y es recordada por todos los que éramos chiquillos en la época.

Pues bien, en 1991, las criaturas llegaron con más hambre, a las estanterías de los videoclubs, ya que la productora no confiaría demasiado en el producto, de modo que no se arriesgaron. Concedieron el mando del barco a una directora desconocida y ambientaron la historia en el interior de un edificio, no se sabe por cuál de los siguientes motivos: para dotar a la situación de un mayor efecto claustrofóbico, al no poder salir los protagonistas del lugar, o por temas de presupuesto. En las anteriores entregas, los critters la liaban parda a lo largo y ancho de un municipio entero; aquí, por el contrario, se centran en una casa, para que así no se les escape ninguna ración humana.
Si nos fijamos bien en los créditos, todo queda en familia, ya que uno de los creadores de la saga, Don Opper, que guionizó el primer título, aquí retoma su papel del cazador del espacio Charlie, un tipo con buen corazón y sanas intenciones, pero a quien nadie cree al hablar de los critters. Por otro lado, uno de los guionistas es Barry Opper, ¿os suena el apellido? Vamos, que esta gente había permanecido en la saga desde sus comienzos, lo cual es de agradecer, ya que no se pierde del todo su espíritu y la historia tiene una coherencia, con respecto a sus precedentes. Ya al comienzo, un grupo de jóvenes se encuentra por sorpresa con Charlie en un bosque, mientras busca critters, y les habla de su historia, que conocemos mediante flash-backs (esta fue la primera peli que vi de la saga, y me enteré de todo lo anterior, gracias a este recurso). El amigo Charlie es un tipo peculiar, pues pasa de ser el borracho del pueblo a todo un héroe, aunque sus pintas no le acompañen: lleva una especie de sucia gabardina, un gorro con orejeras y unas armas la mar de extrañas. Pero como tiene buen corazón, se hará amigo de uno de los niños, al que regala un localizador, por si tuviese algún problema con los critters. Y mira qué casualidad, que al coche de su padre se le pegan unos cuantos bichos hambrientos, con dirección a la ciudad, pues están hartos de tanto campo.

Uno de los jóvenes actores tiene el nombre de Leonardo DiCaprio, ¿os suena?, que empezaba a hacer sus primeros pinitos, enamorando a la chavala protagonista, por supuesto. Pero su padre quiere desalojar a la familia de la chica de su piso actual, con lo que ahí tendremos una fuerte baza dramática, para cuando no salgan los monstruitos (ya podéis vaticinar cómo terminará el padre). Por cierto, la jovencita es muy guapa, aunque después de este filme le perdí la pista, como a su directora.
Pero claro, lo realmente interesante son las apariciones de los critters, que aquí son menos que en otras ocasiones, pero más gordos y peludos. Su diseño ha variado ligeramente y ahora tienen los ojos rojos, unos dientes más afilados y hasta parecen cachorritos, pero nada más lejos, ni se os ocurra acariciarlos. La primera muerte es épica (cómo no, la de alguien que se comporta mal), en el sótano de la casa. La verdad es que hay sólo un fallecimiento más, de alguien que se lo merece (también mola esta muerte, porque el personaje, mientras es engullido, ve en la tele un programa de cocina). Los otros personajes, cuando se percatan de la situación, van de piso a piso, intentando no ser asesinados por los orondos bichos, que como siempre, protagonizan una divertida escena en una cocina, comiendo de todo, manchándose con la harina y haciendo pompas tras la ingesta de Fairy. Y es que la saga se caracteriza por estos momentos cachondos, para equilibrar con los dramáticos de las muertes, aunque tiende más hacia el horror y la truculencia. Pero vamos, que en todos los filmes de los critters, estos hablan en su idioma, siendo subtitulados, profiriendo todo tipo de insultos y hasta haciendo chistes, al estilo Freddy Krueger.

La otra parte cómica es protagonizada por las peripecias y fallos de Charlie, lo mejor de la película, que se erige como salvador en la última parte del filme, tras la llamada de socorro del niño (en todas estas pelis hay niños, claro, para hacer partícipe a toda la familia). También están los abuelos, la asistenta y una mujer que no sabemos de dónde sale. La institución familiar intenta ser quebrantada por los critters, pero ellos jamás lo permitirán, pues hasta el abuelo se carga a uno de los bichos, lo filetea con un hacha.

Pese a ser un título directo al videoclub del barrio y no poseer el encanto de los anteriores, es muy estimable, divertido y hasta lo puedes disfrutar con toda la familia. Eso sí, tras el happy ending, nos encontramos con otro final abierto, que tiene su conclusión en la cuarta y última parte de la franquicia. La penúltima entrega de una saga completa y a la que no se le va la pinza.
Y cuidado, porque Critters es una peli carne de remake, ahora que están tan en boga las (per)versiones de clásicos de los ochenta y más allá.

By Mario

11ª Participación para el concurso, de la mano de…… Mario!