Mandrake (2010)

Mandrágora

Mandrágora

Mandrake”, dirigida por Tripp Reed, nos presenta las vicisitudes a las que hace frente una expedición de arqueólogos liderada por el aventurero Darren McCall, tras la búsqueda de una legendaria daga que data de  la época de los conquistadores españoles en una selva de Latinoamérica. Lo que ninguno de ellos sabe es que Harry Vargas, el que financia dicha expedición y descendiente de uno de aquellos invasores hispanos, había enviado anteriormente a otro grupo de personas con la misma finalidad, los cuales habían acabado desapareciendo sin dejar ningún rastro alguno. Tras sobornar a los guerrilleros que pululan por los alrededores  para que no les estorben en su búsqueda, los protagonistas llegan a una zona de la selva poblada de antiquísimas calaveras, y tras profanar una tumba encuentran lo que tanto anhelaban: la mítica daga ensartada en el esqueleto de un conquistador.

Cuando se apoderan de ella un gran estruendo acompañado de un temblor de tierra les zarandea anticipando funestos presagios. No sólo tendrán que vérselas con unos indígenas descendientes de aquellos que ocuparon esas mismas tierras en tiempos lejanos sino que también tendrán que hacer frente al dios protector de los nativos, el cual, encolerizado por la nueva interrupción del hombre blanco en su hábitat,  despierta de su centenario letargo asesinando brutalmente a quién se pone a su alcance, sin hacer distinción entre unos y otros.

Ese ser sobrenatural con forma de árbol comenzará sembrar el pánico entre el grupo de McCall e incluso entre los propios nativos. Nadie sabrá cómo pararlo y las muertes empezarán a sucederse vertiginosamente…

Unas hierbas inofensivas...

Unas hierbas inofensivas...

Mandrake” (Mandrágora) es la típica película hecha para el canal SciFi, es decir sin grandes pretensiones, pero que consigue su propósito, que es entretener al espectador. A decir verdad, la película que nos ocupa tiene un nivel más que correcto en comparación con otras tantas que nos ofrece dicho canal. La historia se deja ver con facilidad y no llega a aburrir, aunque salvo en los momentos en que la criatura hace acto de presencia, la película parece más del género de aventuras que de terror. Los efectos sangrientos se ven bochornosamente hechos por ordenador, pero por el contrario, la criatura está bastante bien lograda.

Hay en la trama situaciones un tanto ilógicas. Por ejemplo, si ese ser fue invocado para proteger a los indígenas, ¿cómo es que después arremete también contra ellos? Con todo, las andanzas de este árbol-mandrágora, que parece familiar de los Ent (los árboles vivientes de “El Señor de los Anillos”) pero con más mala baba, os hará pasar un buen rato.

Las interpretaciones, sin ser nada excepcionales, son correctas. Destacamos a Benito Martínez, conocido por su papel en la serie “The Shield”; Max Martini, protagonista también de la serie “The Unit” y Betsy Rusell, conocida por ser la esposa en la ficción del ya legendario Jigsaw (“Saw”).

Como apunte final comentar que esta película es conocida también como “Las Ruinas 2”. Je, je,… sin comentarios.

Como no… By Miscua!!

Anuncios

Silencio desde el mal (2007) : Made in hell

Silencio desde el mal (dir: James Wan, 2007)

Silencio desde el mal (dir: James Wan, 2007)

Los muñecos son una fuente de inspiración inagotable dentro del cine de terror. Desde el inquietante payaso de “Poltergeist” (remake en marcha, snif!), pasando por el célebre Chucky o los “Juguetes asesinos” de Charles Band, hasta llegar al mismísimo Pinocho en “La venganza de Pinocho“; todos ellos le han hecho la vida imposible a sus sufridos propietarios.

Billy & Friends!

Billy & Friends!

El australiano James Wan ya dio muestras de su gusto por los muñecos a través de Jigsaw (atentos aquí a su “cameo“) en la prolífica saga de “Saw” y ahora hace lo propio, aportando su granito de arena a este subgénero de la mano del misterioso Billy, pariente lejano del presidente del gobierno. “Silencio desde el mal” (una vez más, los traductores se han quedado a gusto), cuenta la leyenda de Mary Shaw, una anciana ventrílocua sin más descendencia que la de sus propios muñecos, muerta en trágicas circunstancias y que tiene la fea costumbre de arrancar la lengua de cuajo a todo aquel incauto que ose gritar en su presencia.

Con tan prometedora premisa, la película arranca por medio de una escena muy similar a la del principio de “The Ring” presentándonos, topicazo a topicazo, la clásica historia del hombre que vuelve a su pueblo natal buscando respuestas tras el asesinato de su esposa. Ni qué decir tiene que la policía no se lo pondrá nada fácil (el personaje de Donnie Whalberg es de juzgado de guardia) y tampoco falta la vieja loca que sabe más de lo que aparenta.

Muñecos asesinos y poseídos!

Muñecos asesinos y poseídos!

En ese sentido, también cabe destacar al actor Bob Gunton en un papel secundario. Wan dirige con oficio y parece haber aparcado un poco su faceta más efectista, dejando de lado la estética videoclipera, sin renunciar a muchas de las constantes de su cine que apuntaba en su anterior trabajo. Por ejemplo, el uso de los flashbacks o un giro final en la línea de “Saw”, que es lo que consigue salvar en gran medida la función. Otro de sus aciertos es la hábil combinación entre los silencios y la música compuesta por Charlie Clouser (da gusto oír algo suyo que no sea el leif motiv machacón de “Saw”), exmiembro del grupo Nine Inch Nails. El punto negativo se lo lleva el abuso de efectos especiales, y es que, parece mentira que la industria no aprenda de cosas como “La guarida” y no se den cuenta de que las mejores secuencias son las que no están retocadas digitalmente. Véase la del desván o cualquiera de los flashbacks, en especial, el del niño en la funeraria.

Lo que es innegable es que James Wan tiene una gran facilidad de crear mitos del terror contemporáneo más o menos resultones (no es muy difícil imaginar otra retahíla de secuelas de este “Dead Silence“). Eso, viniendo de un tipo que podría haberse encasillado a costa de seguir dirigiendo “Saw” y, sin embargo, ha preferido ofrecernos un humilde cuento de fantasmas de los de toda la vida, dice mucho de él.

20ª Participación para el concurso de la mano de Manu!

Saw IV (2007): La misma mierda con distinto olor

Saw IV (dir: Darren Lynn Bousman, 2007)

Saw IV (dir: Darren Lynn Bousman, 2007)

La saga de “Sawnecesita una transfusión urgente. Sangre nueva. Bueno, de sangre la verdad es que anda sobrada. Basta con ver el prólogo de “Saw IV“, durante el cual asistimos a la autopsia de Jigsaw con todo lujo de detalles, y digo yo “¿para qué coño practicarle la autopsia a un asesino en serie que ha sido brutalmente degollado?“.

Éste es sólo uno de los muchos ejemplos de la suerte de despropósitos que constituyen esta cuarta entrega, más cercana ya a una serie de televisión que a una película propiamente dicha, cuyo único interés se basa en un final cada vez más rebuscado y menos original. Sin ir más lejos, en este caso se trata de un pastiche compuesto a base de retazos de las dos primeras partes. Me pregunto si el bueno de James Wan (responsable de la original y director de “Silencio desde el mal“) será consciente del chiste privado al que se ha visto reducida su obra. Un chiste incomprensible para el espectador medio, dado que hay que tener muy reciente “Saw III” si queremos pillar la mitad de las cosas de su continuación.

Conste que, hasta ahora, a mí esta trilogía me parecía decente e incluso entretenida pero, si bien la muerte de Jigsaw a priori suponía un agravante, aquí se nos confirma que no hay nada que hacer sin el carismático personaje interpretado por Tobin Bell. En realidad, lo mejor de la cinta son los flashbacks (hay tantos…) protagonizados por él. El resto de personajes, a cada cual más estereotipado, son peones mal definidos y peor conducidos que entran y salen de la trama como Pedro por su casa, a merced de una narración caótica. El tal Darren Lynn Bousman debía estar medicándose cuando la dirigió.

Autopsia de Jigsaw

Autopsia de Jigsaw

Al final uno no sabe si lo que está viendo es pasado, presente, futuro o un flashback del flashback. Un puzzle, a fin de cuentas, mal construido que deja más cabos sueltos de los que ata y poca o ninguna gana de ver “Saw V”.

19ª Participación para el concurso de la mano de… Manu!