The Divide (2011)

The DivideTal y como os comentamos hace un par de días en la reseña de The Victim, este año en Sitges tuvimos a Michael Biehn por partida doble. Para esta ocasión, volvía a interpretar un papel protagonista en una gran producción: The Divide.

Xavier Gens, Frontière(s) (2007) & Hitman (2007), aceptó dirigir esta co-producción germano – americana, no sin antes añadir algunas cosas de cosecha propia y que aceptaron los creadores de la historia: Karl Mueller & Eron Sheean. No sabemos si para bien o para mal…

The Divide (The Fallout) nos traslada a un Nueva York post-apocalíptico tras una guerra de misiles nucleares. 8 desconocidos se refugian en los sótanos de un edificio, y a partir de entonces tendrán que convivir con lo que tengan.

Mickey (Michael Biehn) era el conserje del edificio, y por tanto, asume el papel de líder del grupo ya que el sótano – refugio es obra suya. Luego tenemos los hermanastros: Josh (Milo Ventimiglia) & Adrien (Ashton Holmes) junto con una amigo, Bobby (Michael Eklund). La expareja formada por la guapa: Eva (Lauren German) y Sam (Iván González), abogado. Una madre, Marilyn (Rosanna Arquette) y su hija, Wendy (Abbey Thickson)… Y por último, Delvin (Courtney B. Vance), el negro del grupo.

SupervivientesEl desarrollo del film, más que tratar el tema post-apocalíptico, trata más bien de la convivencia del ser humano en una situación de emergencia y excepcional. Evidentemente, también seremos testigos de la transformación personal de cada uno de nuestros supervivientes: sus locuras, sus excesos, sus conflictos personales, su degradación personal… Y sus cambios, también se verán reflejados en el grupo.

Además, al inicio de la reclusión veremos que se establecen una serie de normas o comportamientos, bueno, mejor dicho, Mickey las impone al resto del grupo. Pero poco a poco, estos irán descubriendo algunos de sus ‘secretillos’, que no dirán mucho a favor de Mickey para con el grupo, y esto desembocará en los primeros conflictos jerárquicos, rebeliones y motines… no a bordo, claro está.

MickeyLa película tiene un error muy grave, para mí crucial, y que probablemente disgustará a la mayoría: la historia post-apocalíptica. Sólo aparece al principio, a mitad del film y al final. Pero The Divide no es una cinta catastrofista como se vende o se intenta colar. Deberían despedir al responsable de marketing o la agencia de publicidad porque se van a encontrar con un serio problema. No cumple las expectativas que uno puede tener de la misma. De hecho, la historia post apocalíptica, nos importa más bien poco, por no decir, una mierda; porque luego, la narración cuenta otra cosa.

Por este motivo, si sois seguidores de pelis catastróficas tipo El Día de Mañana (Roland Emmerich, 2004), The Divide no es vuestra película porque no va sobre esto, pese a que así nos la estén vendiendo o no se aclaren ni ellos. Si tuviéramos que mencionar un referente a The Divide, sin duda alguna, este sería: Das Experiment (Oliver Hirschbiegel, 2001), una producción alemana que trata sobre un experimento sobre el comportamiento humano y sus reacciones.

Eva & BobbyAdemás, de este engaño publicitario y por consiguiente, fallo en la trama, algunas de las interpretaciones dejan mucho que desear, los supuestos protas: Michael Biehn & Lauren German, no me convencen; sí en cambio, una pletórica, Rosanna Arquette y un demente, Michael Eklund bordando el papel.

Al igual que en The Victim, la mujer de Biehn, Jennifer Blanc tiene un cameo pero en esta ocasión, no hay escena de polvo de por medio…. Oooooh, what a pity!

Eso sí, la puesta en escena y los FX’s están muy bien, aunque, utilizar un sótano de un edificio (por muy bien equipado que esté), como refugio nuclear, a mí que me lo expliquen porque como que no lo acabo de ver…

En definitiva, una cinta engañosa, que promete una cosa y va sobre otra bien distinta… Si le quitamos las partes post apocalípticas para centrarnos en el comportamiento humano y sus instintos más oscuros y primitivos, todavía se puede sustentar en algo; pero si no, The Divide no tiene ningún sentido ni convence!

Guilty of Romance (2011)

Guilty of RomanceComo no, el polémico realizador Sion Sono vuelve a sorprendernos e impactar al espectador. Guilty of Romance pese a ser un thriller con level toques psicológicos, no dejará indiferente a nadie.

Con esta película se cierra la denominada, trilogía del odio. Conforman esta inquietante trilogía: Love Exposure (Ai no mukidashi, 2008); Cold Fish (Tsumetai nettaigyo, 2010), ganadora del premio Casa Asia el pasado año en el Festival de Sitges y la actual, Guilty of Romance (Koi no tsumi).

Y por qué el odio precisamente ¿? Según el propio director, el Odio es un estado emocional que incluye Amor, y paradójicamente, el odio puede generar amor. Así de contradictorio se expresa el propio Sion Sono, que según confiesa, en Guilty of Romance estaba exhausto de tanto odio interior y ya era hora de hacer una concesión, al amor.

Este controvertido cineasta, que también se ha dedicado a la poesía, es conocido porque sus películas siempre han generado cierta polémica social: Suicide Club (Jisatsusâkuru, 2001), Strange Circus (Kimyô na sâkasu, 2005), Hair Extensions (Ekusute, 2007), entre otras…

La trama de Guilty of Romance nos es narrada en paralelo aunque la película está dividida en 5 capítulos que se van cruzando entre sí y que acabarán uniéndose.
En el barrio del amor de Tokyo, donde las parejas y las prostitutas tienen encuentros sexuales en los hoteles del distrito, la inspectora de policía, Kazuko Yoshida (Miki Mizuno, la recordaremos de Hard Revenge Milly), tiene que investigar un cruel hallazgo: el cuerpo mutilado de una mujer unido a un maniquí. Este homicidio es el preludio de la siguiente subtrama del film.

El matrimonio "perfecto"

El matrimonio "perfecto"

Izumi Kikuchi (Megumi Kagurazaka) es la esposa de un famoso escritor japonés de novela romántica. Izumi es una esposa modelo: obediente, atenta, servicial… ocupa toda su jornada a tenerlo todo preparado a la llegada cada noche a las 21hrs de su maridito a casa. Pero pese a tener una vida cómoda, lujosa y un ‘buen’ marido, no es feliz.

Por este motivo, se ponen a trabajar en un supermercado, para realizarse personalmente. Es allí, donde una desconocida le ofrece para trabajar como modelo fotográfica, que evidentemente, y aprovechándose de la sumisión constante y en la inocencia de Izumi, pasará de modelo de desnudos a rodar películas soft y luego, hard porn.

Gracias a ello, Izumi se irá liberando poco a poco, sexualmente hablando y en el campo personal (siempre que no esté interpretando el papel de mujer sumisa). A raíz de entonces, empezará a vestir más provocativa, mantener sexo con desconocidos (con buenas y malas experiencias); y a adentrarse en el barrio del amor de Tokyo.
Allí empezará a trabajar como prostituta ejerciendo en las calles y luego en Club Hechizado, tras conocer a Mitsuko Ozawa (MakotoTogashi). Esta ambigua y enigmática mujer, trabaja por el día como profesora de literatura en la Universidad de Élite y como prostituta de noche.

La atractiva y descarada Mitsuko

La atractiva y descarada Mitsuko

Mitsuko, es todo un personaje. En una reunión familiar, con la madre de Mitsuko, advierte a Izumi que no se vuelva como ella, ya que ella y su padre (fallecido) representan una lacra para la familia. Y eso lo cuenta tan divertidamente tomando el té. Desde joven, Mitsuko sintió unos deseos carnales hacía su padre, y como este recurría habitualmente a la prostitución, ella acabará trabajando como prostituta.

A lo largo de la película, vemos el nacimiento de una mujer nueva, una Izumi liberada capaz de controlar su sexualidad y su “vida”. Pero cuando Mitsuko acepta a Izumi como su aprendiz, todo se vuelve oscuro y sórdido. Mitsuko tendrá que destruir esta nueva Izumi, para convertirla a su imagen y semejanza. Tiene que volver a someterla a todo tipo de vejaciones para que vuelva a resurgir de sus cenizas.

Mitsuko & Izumi

Mitsuko & Izumi

Estará dispuesta Izumi a asumir su nuevo rol de prostituta ¿? Le acarreará algún conflicto moral ¿? Será capaz de llegar hasta el límite ¿? Será capaz Mitsuko de anular como persona a Izumi para que renazca de nuevo ¿?

Es ahí cuando las 2 historias se entrecruzan… y descubriremos que Guilty of Romance, es mucho más que  la historia de la liberación personal y sexual de una mujer casada sumisa y obediente!

La película está conducida de forma magistral donde destacamos las interpretaciones de las bellas y exuberantes protagonistas: Megumi Kagurazaka & Makoto Togashi. Es un espectáculo ver la evolución de los personajes, sobre todo, el de Izumi (si me tengo que quedar con una escena, elijo la que está frente a un espejo desnuda y gritando!)

Además, Sion Sono juega con la cromática visual del film. Mientras que las escenas más oscuras y siniestras tienen tonos rojizos, cobrizos y negros; las escenas de la liberación de Izumi son tratadas con colores fluorescentes: rosas, verdes, violetas. Y cuando esta tiene que asumir el rol de buena esposa, toda la cromática se reduce a colores pastel y muy claros: blanco, beige,…

Por fortuna, en Guilty of Romance somos testimonios de un espectáculo de sexo, desnudez no sólo del cuerpo sino también del alma, autodestrucción y renacimiento personal, parafilias bizarras, violencia y humillación, voyerismo, humor negro (ojo a la madre de Mitsuko), asfixio filia, ninfomanía,… y un largo listado de bizarrismos varios!

En definitiva, Guilty of Romance cierra un ciclo, el odio, desde sus múltiples vertientes, odio que puede generar muerte y destrucción, pero como cara opuesta, vida y amor.

Y recordad: “Las palabras tienen carne”.

El Dentista (1996)

The Dentist

The Dentist

¿Quién no ha tenido miedo alguna vez de ir al dentista? Incluso algunos se niegan en rotundo pese a sufrir dolores de muela o infecciones infernales… Y es que a ciertos individuos, el dentista les da pánico! Es oír el ruidillo de la mola y más de uno ponerse a temblar!!!!

Si juntamos este pavor con uno de los equipos más brillantes del terror contemporáneo, tenemos un éxito asegurado! Con Brian Yuzna en la realización y en el guión a su habitual tándem: Dennis Paoli & Stuart Gordon junto con un tal, Charles Finch; obtendrán un brillante resultado. Estos nombres nos sonarán de títulos como: Resonator (1986), Dolls (1987), Space Truckers (1996), Progeny (1998), Dagon (2001), Beyond Re-Animator (2003)… tanto en las funciones de producción, guión o realización este ‘equipo de terror’ obtuvo su mayor resultado con Re-Animator (1985); que les catapultó a la fama y al status de culto.

Aunque sus películas eran/son serie B tenían unos muy buenos resultados ya que estaban realizadas con toda la pasión y el esfuerzo posible, basadas en buenas historias y guiones… y eso quieras o no, se nota.

El Dentista (The Dentist, 1996) nos  muestra el nivel y la vida que lleva el Dr. Alan Feinstone (Corbin Bernsen) junto con su guapa esposa Brooke (Linda Hoffman). Una bella esposa, una lujosa casa, una clínica privada… vamos el sueño americano hecho realidad! Los Feinstone tenían una bonita historia pero debajo de todo esto estaba… la Caries!

Ya desde un buen principio podemos adivinar que el Dr. Alan es un maníaco de la higiene, no soporta la suciedad y mucho menos la caries, pero esta pequeña manía u obsesión se irá acentuando a lo largo de la trama, transformándolo, en un enfermo obsesivo-compulsivo.

Pero el hecho que acabará de desquiciar y desencadenar la ira del Dr. Alan es la infidelidad de su esposa! El día de su aniversario de bodas, Alan descubre que su mujer se la está pegando… bueno, el término exacto sería, se la está comiendo al chico de la piscina, Matt (Michael Stadvec).

La Sra. Fleinstone dándolo todo!

La Sra. Fleinstone dándolo todo!

Además, el Dr. Alan descubre que Matt no sólo se encarga de su guapa esposa, sino que también, lo comparte con una amiga de Brooke, Paula Roberts (Lise Simms) y como castigo, tendrá cita para la consulta del Dr. Feinstone.

Todo ello afecta de forma negativa al Dr. Alan, que empieza a obsesionarse de forma enfermiza con la caries y no se puede sacar de la cabeza la infidelidad de su mujer. Y quienes serán los afectados? Pues sus pacientes, que de una forma u otra, son los que pagan el pato de su locura!

Uno a uno, sus pacientes tendrán algún que otro problema o conflicto con el Dr. Feinstone: un niño pequeño y su primera visita al dentista; una modelo candidata a miss, April Reign (Christa Sauls); un inspector de hacienda, Marin Goldblum (Earl Boen) que presiona a Alan porque ha detectado irregularidades en su declaración y quiere sacarle tajada… entre otros.

Dado que es el su aniversario de bodas, Alan citará a su esposa, Brooke a la consulta. Le tiene reservada una sorpresa muy especial, será la primera en ver la nueva habitación temática puesto que nuestro dentista tiene tematizadas todas las salas de la consulta para establecer una relación más directa y personal con los pacientes. Brooke tendrá la ocasión de probar la nueva sala ‘romántica’ con música clásica de fondo y de estilo rococó pero con toda la tecnología.

Poco a poco, el Dr. Alan se irá transformando en un sádico demente capaz de todo. Llega un momento que se cree que es un instrumento de perfección e higiene, el enemigo de la caries y la corrupción. Él es un dentista y por tanto, tiene mucho trabajo.

El Dr. Alan con un paciente

El Dr. Alan con un paciente

Pero no sólo arremeterá contra sus pacientes, también sus empleadas de la clínica sufrirán sus actos de locura: su homóloga, Karen (Patty Toy); su ayudante, Jessica (Molly Hagan) y la recepcionista, Candy (Jan Hoag). Tan sólo se librará la jovencilla Sarah (Virginya Keehne) que acude a la consulta por una extracción de ‘brackets’… pero el Dr. Alan ya se lo dice: No puedes esconderte, no de tu Dentistaaaaa!!!!

Uno de los puntos fuertes de este film sin duda alguna es la interpretación de Corbin Bernsen que borda el papel. Seremos testimonios del proceso de enajenación mental de Alan, y esta locura lo convierte en una persona totalmente distinta: un sádico psicópata ávido de  sangre que no tiene ningún tipo de reparo para impartir su “personal justicia”. No dudará en torturar, asesinar, mutilar o desfigurar a sus pacientes, familiares o compañeros de trabajo.

Pese a todo, el Dr. Alan se combate a sí mismo e intenta que no aflore, ese Dr. Jekyll que lleva dentro, pero la infidelidad de su mujer y su manía por la higiene podrán más que él. Dando a luz a un mad doctor sin control alguno!

También destacaremos la aparición secundaria de Ken Foree como el Detective Gibbs que pasa sin pena ni gloria por la cinta, nada más.
Y como en toda cinta de Brian Yuzna, los FX’s están super bien logrados sobre todo si se acompañan de todo el material y utensilios que puede utilizar un dentista… Vaya que nada más sacar el instrumental nos tiemblan las muelas!

Dame un besito en los Morros!!

Dame un besito en los Morros!!

En definitiva, gracias a esta cinta si alguien tenía pánico o pavor a los dentistas con su visionado no pisará una consulta dental en su vida!

Historia de Ricky (1991)

Lik Wong

Lik Wong

Para mí vuelta al blog, me veía en la obligación de reseñar una peli de culto, y no se me ocurrió otra que: Historia de Ricky por la fuerza que desprende.
Una manera de volverme a encontrar con todos vosotros y demostraros que vengo con energías renovadas y con ganas de ‘liarla parda’…

Historia de Ricky está basada en un manga, Riki-Oh, creado por Masahiko Takajo y Saruwatari Tetsuya. Esta co-producción china (Hong Kong) – japonesa combina a la perfección el tradicional cine de acción de artes marciales, donde los asiáticos son los reyes del mambo, con grandes dosis de gore… y menudo gore nos espera!

Historia de Ricky (Story of Ricky, título original – Lik Wong, 1991) fue dirigida por Ngai Kai Lam, que también se encarga del guión.

La trama nos traslada al año 2001, donde las autoridades han privatizado las prisiones, convirtiéndolas en empresas. Nuestro protagonista, Ricky Oh (Siu-Wong Fan) tiene 21 años, y está condenado a 10 años de cárcel por homicidio sin premeditación, es decir, a la ‘gornú’… ah! Y agresión, que no se nos olvide!
En su presentación, descubrimos de Ricky que alberga 5 balas de recuerdo en su pecho… los hay que coleccionan llaveros o imanes para la nevera… pero como él es más chulo que un ocho, lleva balas!

Desde el primer momento, Ricky hará ‘amigos’ en la trena muy rápidamente, el chulillo de las duchas, ‘capitán’; un gordaco enorme, ‘zorro’… No olvidemos que en el trullo todo quinqui tiene un apodo. En esos momentos, descubriremos por donde van a ir los tiros…. Mejor, dicho, puñetazos y patadas!

La ‘buena conducta’ de Ricky, llama la atención de Oscar (Frankie Chin), el líder del ala norte, donde está Ricky. Cada ala tiene un líder y estos son conocidos como la pandilla de los 4.

Un flashback nos aclarará el origen de los poderes y la fuerza inhumana de Ricky. Y es que siendo joven, se encuentra de casualidad en un cementerio a su tío, y le pide que le enseñe Chi Kung (o como cojones se escriba esto).
Esta arte marcial utiliza la energía del cuerpo humano como escudo contra toda fuerza sobrenatural, y por eso, nos harán una sesión de poliespán.

Como la fama ya precede a Ricky, el ayudante del alcaide, quiere conocerlo… bueno, más bien putearlo, pero eso él no lo sabe. Tras su encuentro, Oscar quiere darle una clase particular a Ricky sobre las normas de la prisión, pero el tiro le sale por la culata, y acaba un poco, difunto.

Taizan Lepaltiendo amoL!

Taizan Lepaltiendo amoL!

Esto provoca que los otros líderes de las alas de la prisión, la tomen con Ricky… pobrecillo, él que sólo se dedica a pasear, hacer amigos y tocar la flauta… Así, conoceremos a Rogen (Yukari Oshima), líder del ala oeste, Taizan, del este (atención a las intervenciones de este grandullón); y Freedan, del ala sur. Pero a Ricky sólo le importa (marranote…) Allen, el ahijado viudo de Oscar. Esto hace que los 3 chungos de la prisión, se pongan celosos de Allen.

Como veis, la trama no presentará muchas complicaciones, salvo los flashbacks que dan pena o risa, según se miren. Pero como el fuerte de la película van a ser las hostias y el gore, con la Historia de Ricky no saldremos defraudados.

Puñetazos, patadones, aplastamientos, perforaciones, destripamientos, collejones, desmembramientos, mutilaciones… y sangre y más sangre, se convierten en el vehículo conductor durante toda la película.

Por este motivo, cualquier fan del gore tendrá que tener este film siempre en su mente, y aunque la cinta tenga ya sus añitos, deja verse con facilidad. Aunque ciertos, FX’s hacen evidente el paso del tiempo, también forma parte de su encanto. Una peli de artes marciales con ostias a cascoporro, que si las comparamos con las de Jackie Chan, son de risa!

Chorros de sangre, prótesis de látex, muñecos aplastados, tripas y vísceras… harán el deleite de los ‘gourmets’ del gore. Y encima, Historia de Ricky tiene mensaje social y todo: “Los prisioneros también somos personas!” Y si no… que se lo digan al Vaquilla, no ¿?

Nekrofílmicos: vuelve a las Autopsias y los Desmembramientos!

Noticias Nekrofilmicos.com

Noticias Nekrofilmicos.com

Como muy bien habréis podido comprobar algunos de vosotros, hemos ‘sufrido‘ un parón blogero! Os podríamos contar mentiras tipo, ha sido por motivos personales, profesionales, motivos xXx (que son los que más nos gustan)… pero no, ha sido, por que nos hemos estado rascando el güeval!

Tras esta intro aclaratoria, primero de todo, pediros disculpas a todos: engendros, seguidores del blog, enfermos mentales y demás seres incorpóreos, que en mayor o menor medida, leíais el blog o lo descubristeis en algún momento de vuestras tristes y/o solitarias vidas…

Y segundo, informaros, comunicaros o vomitaros directamente, que volvemos… sí, sí; no hemos muerto ni fallecido en el intento! Volvemos a la actividad, muy a pesar de algunos y motivo de jolgorio para otros! Poco a poco, intentaremos coger el ritmo de antaño, y os deleitaremos con nuestras autopsias y destripamientos cinéfilos. Para ello os pido un poco de paciencia (más aún… qué cabritos!) para que podamos ponernos a tono! (juer, esto parece una apología a la drogadicción).

Poseso, que nos hace mucha ilusión volver de nuevo a la carga! Juer… parece esto la vuelta al cole.

En fin Engendros… Que lo disfrutéis i Bon Profit!

Reseñas: autopsias, desmembramientos, descuartizaciones

Reseñas: autopsias, desmembramientos, descuartizaciones

Tokyo Gore Police (2008)

Tokyo Gore Police (2008)

Tokyo Gore Police (2008)

Con Tokyo Gore Police cierro el mini-ciclo de pelis visionadas este verano, y si leéis las últimas reseñas que os he publicado (The Human Centipede & Guinea Pig 2), veréis que ha sido un ciclo caracterizado por la sangre y más sangre.

Faltaría reseñar Martyrs que también volví a revisionar, y que le propuse a Fiver hacer un cuadramiento neuronal para hacer una reseña cruzada, pero ya veremos cuando lo llevamos a cabo, puesto que ahora estamos pendientes de Sitges… aunque alguna que otra reseña os caerá antes del festival, no os preocupéis.

Hablar de Tokyo Gore Police, es lo mismo que hablar de Yoshihiro Nishimura (padre de la criatura) que para todos aquellos que no los sepáis es responsable también de: Vampire Girl vs. Frankenstein Girl (2009), Mutant Girls Squad (2010) que esperamos ver en el festival de Sitges; pero a nivel de efectos especiales y/o maquillajes también ha participado en: The Machine Girl (2008), Hard Revenge Milly (2008), RoboGeisha (2009), Samurai Princess (2009),… entre muchas otras. Es decir, de lo bueno, lo mejor!

Chica Cocodrilo

Chica Cocodrilo

Mencionar a estar alturas al Sr. Nishimura es relacionarlo con splatters japoneses (=pelis gore) donde la sangre sale a borbotones y los desmembramientos están a la orden del día. Independientemente, de las idas de olla que ya sea bien por cultura (oriental) o por mentalidad (creativa), serían muy difíciles de realizarse por estos lares, y no sólo me refiero a nuestro país, si no también, al resto de Europa.

Entiendo perfectamente, que este tipo de películas no susciten ningún tipo de interés en la gran mayoría de público o fan del cine de terror, por considerarlas absurdas y carentes de sentido común; pero es ahí donde radica su genialidad. Presentarnos unas películas de este tipo a algunos de nosotros (de mente enfermiza), es como una válvula de escape, como una peli porno pero sin cumshot.

Tokyo Gore Police (dirección | maquillaje y FX’s: Yoshihiro NishimuraTôkyô zankoku keisatsu, 2008), nos traslada a un futuro cercano pero atemporal. En este futuro el departamento de policía de Tokyo ha sido privatizado. Los agentes vestidos a lo samurai tienen serios problemas para atrapar a un nuevo tipo de criminales, los “ingenieros”.

"Ingenieros" - nuevos criminales mutantes!

"Ingenieros" - nuevos criminales mutantes!

Estos denominados ingenieros no significa que hayan obtenido la diplomatura o licenciatura del criminal o asesino, si no que, son como una especie de mutantes que convierten sus heridas, en armas terribles. Así veremos brazos convertidos a sierras de metal y carne humana, un pene amputado en un cañón lanzamisiles, una vagina como si fuera la boca de un cocodrilo, unos pechos amputados en surtidores de leche ácida.… Pero dichos ingenieros tienen un origen, el Keyman (Itsuji Itao), un mad doctor a la japonesa, que da con la llave (nunca mejor dicho) para crear este tipo de criminales.

Pero la policía cuenta con una tipo de polis de élite, los caza-ingenieros, y uno de sus efectivos más peligroso es Ruka (Eihi Shiina), una de las agentes más bella pero letal a la vez. Será la encargada de dar caza al Hacedor de Llaves, encargo especial del jefe de Policía de Tokyo (Yukihide Benny).

En su aventura, Ruka se encontrará con todo tipo de situaciones, la mayoría de ellas sangrientas e increíbles, pero a su vez, descubrirá parte de su pasado, y dará con la clave de muchos de sus interrogantes personales.

Tokyo Gore Police - Girls

Tokyo Gore Police - Girls

En definitiva, una orgía de sangre a chorretones, sexo bizarro, fetichismo (cuero y látex) por doquier, violencia explícita, seres aberrantes y/o otras abominaciones, mutilaciones, desmembramientos, descuartizaciones, peleas con espadas, sierras, garras…. Todo lo que necesita un buen fan del splatter japonés. Abstenerse gente de pocas miras o tiquismiquis del género¡!!!!

Suerte que dentro de poco tendremos las maratones: Midnight X-treme de Sitges, así cada año, podemos ver aunque sea en dosis ultra-concentrada este tipo de pelis…. Luego, así acabamos todos, medio tarumbas y majaretas!

¡Nishimura!!! Para cuando la secuela ¿?

Guinea Pig 2: Flowers of Flesh and Blood (1985)

Guinea Pig 2 (1985)

Guinea Pig 2 (1985)

Continuamos con la lista de pelis vista este veranito… Y parece ser que me he decantado por el Gore y los films impactantes, tal y como veréis.

Antes de empezar con la reseña en sí, quizás debamos mencionar todos los mitos (falsos o no) que rodean este film (o la saga en sí).

Guinea Pig es la saga gore japonesa por excelencia. Su traducción, Conejillo de Indias, más menos representa la sumisión y experimentación (bizarradas) que en su interior nos encontraremos. Las películas no están prohibidas ni malditas, simplemente, en Japón no se puede producir ninguna película bajo el distintivo de Guinea Pig, pero nuestra saga está ahí, y para nada está prohibida.

– Uno de los datos más polémicos sobre la saga en sí, fue que Tsutomu Miyazaki (El Asesino Otaku) que en su poder tenía 5.763 cintas de vídeo entre ellas anime, hentai, películas de terror, etc, etc. Parece ser que el asesino sentía especial devoción por la saga Guinea Pig, y utilizo Flowers of Flesh & Blood como su guía para sus crímenes.

– Mientras el actor Charlie Sheen veía Flores de Carne y Sangre se pensó que era una snuff movie real (no sabemos cómo la obtuvo ni en qué condiciones la vería), denunció la peli a la MPAA (algo así como la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos), que le pasaron la cinta al FBI.
Estos a su vez, contactaron con las autoridades japonesas, que a su vez, contactaron con los realizadores del film, llegando incluso a declarar la chica de la cinta, que no, NO estaba muerta.

Kirara Yûgao recién descuartizada!

Kirara Yûgao recién descuartizada!

– El grupo de metal industrial Skinny Puppy, le pasó algo parecido a Charlie Sheen pero sin llegar a tanto. Estos también tuvieron la posibilidad de ver el film o escenas del mismo, y como “agradecimiento” compusieron la canción: The Mourn (El Luto). Después que se enteraron que el film era una cinta gore o un falso snuff, decidieron incorporar imágenes de la misma peli, al videoclip de la canción. Supongo que a modo de tributo.

Aclaradas o reunidas todas estas “leyendas” o falsos mitos sobre la saga, y antes de entrar en materia, quiero haceros un intenso pero breve comentario a modo de reflexión:

El cine gore (o también conocido como splatter) se centra básicamente en lo visceral y lo gráficamente violento de por sí. Es decir, personalmente, en una peli gore espero ver eso: sangre, tripas, vísceras, cerebros, mutilaciones, desmembramientos, etc, etc. Hoy en día, incluso se suele decir que una peli es gore, cuando en realidad sólo tiene toques gore. Pero señoras y señores, Flowers of Flesh and Blood es un film gore desde principio a fin; entonces, por que la gente critica eso precisamente, que sea gore, cafre, absurda, burda y otros calificativos. Qué te esperabas pues entonces, ver a Bambie y Tambor comiendo flores ¿?
No seamos ridículos, es como si una persona va a ver una peli porno, y entonces se queja que salen penetraciones (vaginales y anales), felaciones y corridas varias!!! Cuando una persona visiona Flower of Flesh and Blood tiene que saber perfectamente a qué tipo de cinta se va a enfrentar; y si aún y así lo hace, que luego no se queje!
Cierto es que la peli puede o no gustarte, encontrarla lenta o sin sentido, pero si te gusta el gore, la mirarás, si no, pues evidentemente, a otra cosa mariposa! O es que a caso, si no me gusta el cine de autor, me voy a ver las pelis del cine Verdi ¿? Pues no, seamos un poco consecuentes cojones, que ya tenemos pelos en los huevos!

Flowers of Flesh and Blood

Flowers of Flesh and Blood

Flowers of Flesh and Blood (dir: Hideshi Hino, título en japonés Ginî piggu 2: Chiniku no hana, 1985); en el mercado americano se lanzó bajo el nombre de, Slow Death: The Dismemberment. Posteriormente, Hideshi Hino volvió como realizador en otra entrega de la saga, Guinea Pig 5: Mermaid in the ManholeZa ginî piggu: Manhôru no naka no ningyo (1988). Desde aquí recomendamos a todos los fans del gore más extremo y bizarro, la edición de Devil Pictures que en el 2002 lanzó en un pack edición limitada y numerada con las 6 películas junto con una camiseta, un póster y un documental.

La película nos narra como un asesino (Hiroshi Tamura), vestido o disfrazado a lo samurai, convierte el asesinato de una chica (Kirara Yûgao) en su particular obra de arte. Punto pelota! No le busquemos más, ni trascendentalismos ni lecturas metafísicas o espirituales…

Gracias a una droga, el asesino podrá despacharse a gusto, nutrido con un arsenal de herramientas de corta y desmiembra, nos demuestra la fragilidad del cuerpo humano. Una bella joven es convertida en una bella obra de arte bajo el punto de vista del asesino, quedando patente, somos simples trozos de carne y piel, como cualquier animal que entre en un matadero.

Bricomanía a la japonesa!

Bricomanía a la japonesa!

A estas alturas quizás sorprende las reacciones de repulsa ante una cinta de esta índole cuando somos los primeros que visionamos escenas morbosas y más crueles en un telediario o en un vídeo de roturas y caídas. Además, si coincidimos con algún accidente, somos los primeros en mirar e incluso, los más anormales, grabarlo con nuestros teléfonos. Y nosotros somos los raros e inadaptados ¿?

Quizás para algunos la trama transcurre un poco lenta, pero su duración, aproximadamente 47min, es ideal para el desarrollo de todo el desmembramiento. Lo más destacable del film son precisamente, las escenas con el cuerpo de la chica que llegan a tal realismo, que hasta el FBI inició una investigación para determinar si era una falsa snuff movie o no… No sé muy bien, si los FX’s están hechos a base de cuerpos de animales como el cerdo (piel similar a la humana) o son prótesis hechas, pero la verdad, es que mejor no se hubiera podido hacer.

En definitiva, una GRAN película GORE (en mayúsculas)!!!

El País del Sexo Salvaje (1972)

El País del Sexo Salvaje (1972)

El País del Sexo Salvaje (1972)

El País del Sexo Salvaje” (Dir: Umberto Lenzi – Il paese del sesso selvaggio, 1972), también conocida allende de nuestras fronteras como “El Hombre del Río Profundo”. John Bradley, un fotógrafo inglés, llega a Tailandia para visitar el país viéndose envuelto poco tiempo después en  una pelea en un club nocturno con un nativo, con tan mala fortuna que éste muere acuchillado por el fotógrafo. Para escapar de las autoridades, John contratará a un guía que lo adentrará por medio de un caudaloso río a través de las selvas tailandesas. Creyéndose libre de todo peligro, una mañana, al despertar, se encuentra con el guía muerto flotando en el agua y con una tribu salvaje que lo miran desconcertados al llevar John el traje de submarinismo, motivo que hace que le confundan con un dios de las aguas. Rápidamente, los indígenas lo capturan y lo llevan a su poblado donde lo mantendrán preso y lo utilizarán para sus tareas más serviles. María, una nativa ya entrada en años que entiende su idioma por haber tenido contacto con un misionero es la única que tiende a ayudarle y a hacerle más llevadera su esclavitud. Sin embargo, John solo tiene ojos para Maraya, hija del jefe de la tribu, la cual y desde el primer momento también manifiesta una cierta atracción hacia él. Tras un intento frustrado de huída,  John acabará por resignarse e integrarse en la tribu, siendo aceptado por todos ellos de tal manera que, tras formar pareja con Maraya, y después del ataque súbito de una tribu rival caníbal que arrasará el poblado, se hará con el liderazgo renunciando a volver a la civilización.

Detrás de este título un tanto horroroso, se esconde un film que vale la pena destacar por varias razones. Dirigida por Umberto Lenzi, sería la primera incursión en el género de caníbales selváticos, género que tuvo su máximo apogeo entre los años 70 y 80, y en el cual los italianos fueron sus máximos exponentes. El propio Lenzi dirigiría más tarde  la mediocre “Comidos Vivos” (1980) y la bestial “Caníbal Feroz” (1981). Sin embargo,  cuando hablamos de las películas con esta temática a todos nos viene a la mente la popular “Holocausto Caníbal” de Ruggero Deodato (1980). Recordemos que en su momento fue todo un éxito, debido a que la revista “Interviu”  había publicado un reportaje anterior al estreno, que confirmaba que las secuencias de la película donde los reporteros eran masacrados por los caníbales eran verídicas. La numerosa cola de espectadores que se formó en lo que antes era el cine Goya, ávidos de ver una supuesta snuff movie, fue todo un espectáculo. España hizo sus pinitos también en el género con la peor película de caníbales jamás filmada: “Terror Caníbal” de Julio Tabernero (1981).

Volviendo a la película que nos ocupa, “El País del Sexo Salvaje”, pese a ser la pionera del género, se aparta bastante de las películas que después la seguirían. Las típicas secuencias de caníbales, descuartizando y devorando a sus víctimas, aquí son más bien escasas, ya que los devoradores de hombres no son los nativos protagonistas que capturan a John, sino la tribu rival. Podemos contemplar alguna que otra amputación de lengua, otra de un pecho y poco más. Por el contrario, las matanzas reales de animales, de las cuales no soy nada partidario, se manifiestan en toda su crueldad: un cordero degollado, un pequeño cocodrilo salvajemente mutilado, la lucha de una mangosta contra una cobra, y, la más heavy de todas, somos testigos de cómo a un mono le sujetan la cabeza, y de un machetazo  le cortan el cuero cabelludo dejando al descubierto los sesos, que serán rápidamente saboreados por los indígenas. Dicha secuencia, casi calcada, la podemos ver también en una de las películas de la salvaje serie  “Rostros de Muerte”, y si cambiamos al mono por un hombre, tendremos más de  lo mismo en la película “Caníbal Feroz”, del propio Lenzi.

Más que una película de caníbales en sí “El país del sexo salvaje” parece una película de aventuras, sazonada con una historia de amor, la existente entre John y Maraya. Su  desarrollo temático es sospechosamente parecido al del film “Un Hombre Llamado Caballo” de Elliot Silverstein (1970), aunque este último es superior con mucho al de Lenzi. En el film italiano,  el protagonista, para ser aceptado por la tribu, es atado a un poste giratorio dentro de una cabaña y es mortificado con unos dardos disparados por los varones de la tribu. Recordemos que en la película de Silverstein, Richard Harris era sometido a una tortura mucho más bestial, colgado por el pecho y elevado en el aire,  para ser expuesto a los rigores del sol durante un día. A pesar de los paralelismos existentes entre ambas películas “El país del sexo salvaje” se deja ver con agrado,   siendo destacables la fotografía y los paisajes naturales.

Mutilaciones y otros pasatiempos.

Mutilaciones y otros pasatiempos.

Al principio de la película se nos informa que los ritos de los indígenas que podremos presenciar son reales. Destacan  la escena donde tras la muerte de uno de los nativos su cuerpo es incinerado, y su viuda es obligada a copular con todos los sementales de la tribu, tendida sobre las cenizas del difunto. Otro rito curioso es el que permite a las nativas escoger a su compañero: desnudas dentro de una choza y con los ojos vendados,  son palpadas por los machos de la tribu a través de unos agujeros practicados en la pared. Depende del buen quehacer del toqueteo en cuestión la mujer decidirá quién es el afortunado que compartirá su lecho.

En cuanto a interpretación se refiere, Ivan Rassimov como John Bradley cumple más que correctamente con su cometido, y Me Me Lai como Maraya nos deleita con la mayor parte de los desnudos de la película, cosa que es de agradecer por ser poseedora de una gran belleza exótica. Rassimov repetiría con Lenzi en “Comidos Vivos” interpretando el papel de líder de la secta, al estilo de Jim Jones, y Me Me Lai se volvería una asidua del género protagonizando también “Comidos Vivos” y la más que interesante “Mundo Caníbal, Mundo Salvaje” de Ruggero Deodato (1976).

Y para acabar, solo comentar que “El País del Sexo Salvaje” se estrenó en España con la clasificación “S”. No sé si por las escenas eróticas, que no son demasiadas, o por la violencia expuesta en la película.

By Miscua!

Halloween 2 (2009)

Halloween II (Dir: Rob Zombie, 2009)

Halloween II (Dir: Rob Zombie, 2009)

Hola de nuevo Nekrofilmicos, hoy os traigo una de las últimas películas de Rob Zombie, Halloween 2 (Family is forever).

Michael y Laurie

La segunda parte de su remake de la obra maestra de John Carpenter. Película que no quería rodar pero que el estudio decidió hacer con quién fuera, y ante esa posibilidad Rob cogió el testigo, otra vez.

La primera parte me pareció una obra maestra que superaba a la original. En esta segunda, aunque impresionado, no puedo decir que me haya causado la misma impresión que me causó la primera. Aún así me ha entusiasmado esta revisión, dónde Rob nos pone sus propios toques a la historia rellenando pequeños huecos que dejaron en la versión de Carpenter.

Como siempre pasa en este jodido país esta película no verá nuestras salas de cine y seguramente pasará a DVD directamente con un poco de suerte, y aún tengo mis dudas. Por suerte tenemos el DVD de la versión americana, como siempre.

La historia sigue la nueva vida de Laurie Strode (Scout Taylor-Compton), la hermana de Michael, a la que vemos en su día a día, la convivencia con el Sheriff Lee Bracket (Brad Dourif) y su hija Annie (Danielle Harris), sus amigas, su vida en general. Hasta que llega la noche de Halloween y todo se tuerce, os suena el argumento?

También tenemos al Doctor Samuel Loomis (Malcolm McDowell) con su carisma habitual haciendo que todo el mundo le odie.

También tenemos apariciones de Deborah Myers (Sheri Moon Zombie), la madre de Michael.

Loomis y el jovencito Michael de fondo

Pequeños apuntes :

– La tercera parte la va a rodar el director Patrick Lussier y está proyectada para enseñársela al público en el 2011.

Deborah Myers y Laurie Strode

– Tyler Mane es el segundo actor que ha interpretado a Michael Myers en dos ocasiones.

– Esta es la primera película dónde se vé claramente a Michael de mayor sin la máscara.

– Se le ofreció la posibilidad a John Carpenter de hacer un cameo en esta segunda entrega, pero lo declinó.

– El actor que interpretó en la primera película al joven Michael, Daeg Faerch, tuvo que ser reemplazado por Chase Wright Vanek, debido a que hizo el estirón.

– Jeffrey Daniel Phillips hace dos papeles en esta película Howard Boggs y Seymour Coffins.

Y hasta aquí la información traducida y filtrada por mi mismo desde IMDB.

P.D.: Lo siento Spawn se que tu querrías hacer esta reseña, pero puedes publicar también tu la tuya, que seguro que es mas extensa ya que eres mas fan que yo de Rob.

Vampire Girl vs. Frankenstein Girl (2009)

Vampire Girl vs Frankenstein Girl

Vampire Girl vs Frankenstein Girl

Viernes noche 09/10, no podía empezar mejor la noche con nuestra deseada y esperada Midnight Xtreme! La sala hasta los topes, y tras un montón de presentaciones, saludos y aplausos a la organización, invitados (crew de Samurai Princess) e incluso saludo de Yoshihiro Nishimura, dió comienzo La maLatón con saboL oLientaL!

Vampire Girl vs. Frankenstein Girl (2009) es obra de los realizadores: Naoyuki Tomomatsu y el ilustre y ya conocido por todos nosotros Yoshihiro Nishimura (destacamos Tokyo Gore Police, entre muchos proyectos suyos a nivel de realización como de FX, The Machine Girl). Kyûketsu Shôjo tai Shôjo Furanken, así es su título en japonés es guionizado por Tomomatsu y la actriz, Shungiku Uchida, presentándonos un divertido, alocado y sangriento splatter que nos deleitó a todos.

VG vs FG (a partir de ahora, utilizaré esta abreviatura para referirme al título de la peli) no podía empezar de la mejor forma posible. Metiendo caña! Nos presenta a Vampire Girl repartiendo amor a unas chicas muy malas, una especie de antesala de lo que nos deparará el resto de la película.

Vampire Girl by Yukie Kawamura

Vampire Girl by Yukie Kawamura

Tras esta previa toma de contacto, la trama nos traslada a un instituto japonés, y más concretamente, en el Día de los Enamorados. Es tradición que las chicas hagan regalos a sus enamorados, pero por culpa de un profesor amargado y reprimido, todos los regalos son confiscados, todos excepto uno. Monami (Yukie Kawamura) le entregará su regalo a Mizushima (Takumi Saitoh), su enamorado. Cuál es su sorpresa cuando abre su pequeñito regalo, y se encuentra con un simple bombón… Pero no es un bombón cualquiera, no... Es un bombón que contiene sangre de la Vampire Girl, nuestra co-protagonista, Monami.

Pero algo se interpone entre el amor de Monami y Mizushima, y es… Keiko Furano (Elly Otoguro), la hija mimada, caprichosa y consentida del Sr. Kenji Furano (Kanji Tsuda), subdirector del centro y profesor chiflado, que dedica sus tiempos libres a la investigación médica, con la cachonda de su enfermera.
No obstante, ahora que Mizushima prueba el bombón, un fuerte vínculo les unirá para siempre, la sangre.

El resto del instituto sigue la línea mental (o peor) del resto de personajes, es decir, rozando lo absurdo y lo alucinógeno. Destacando, el club de suicidas, que celebran un certamen de corte de muñecasimpresionante la de sangre que vemos! Y las Ganguro girls! Sin lugar a dudas, uno de los mejores elementos del film, totalmente pasadas de vueltas, y que hacen soltar las carcajadas de todo el público cuando hacen acto de presencia.

Las ganguro girls son chicas japonesas que quieren parecer negras, por este motivo, pintan su piel, se peinan a lo estilo afro, de agrandan los labios, etc, etc… Pero en VG vf FG se llevan a su extremo y exageración, y se les ponen huesos en la nariz, bocas dilatadas con elementos redondos, lanzas y escudos masai, narices achatadas… Todo ello hacen que lo grotesco y bizarro despierte nuestro interés, y nos proporcione unos divertidos y buenos momentos.

Frankenstein Girl by Elly Otoguro

Frankenstein Girl by Elly Otoguro

Volviendo a la trama principal, Keiko acabará descubriendo el secreto de Monami, pero esto será su propia perdición al intentar enfrentarse a algo superior a ella misma. Pero lejos de ser su fin, su padre Kenji, la convertirá en la Frankenstein Girl al saber que la sangre de Monami es la clave.

¿Podrá el amor vencer sobre la sed de venganza? ¿Monami podrá llevar a cabo la promesa que un día le hizo a su madre? ¿Descubrirá Mizushima algún secreto más de Monami? ¿El profesor Furano verá triunfar su máxima creación?
Todas estas preguntas tienen respuesta a lo largo de la peli…

Cabe mencionar, la aparición estelar de Takashi Shimizu, como profesor de chino, y para los que no estéis muy puesto en el cine japo os diré que este hombre es el realizador de la conocida, Ju-On o Maldición (The Grudge)… menudo personaje, friki, friki pero con cariño!

Malas mutiladas!!

Malas mutiladas!!

La película está muy bien, aunque evidentemente, no será del gusto de todo el mundo, unos opinarán que tiene demasiados toques de humor-bizarro, otros que demasiada sangre, otros que la historia tiene fallos o que es una mierda, etc, etc. Yo el único aspecto negativo del film que encuentro, que en la parte final se suceden un par de macro-batallas, que para mi gusto, se alargan demasiado. Pero es en estas batallas donde más se nota el toque de Nishimura, aunque con una batalla final, hubiese sido más que suficiente.

Esperemos que sus realizadores opten por hacer más versus de clásicos personajes de terror como hombres lobo, momias u otros seres de nuestro terror universal para continuar deleitándonos con sus bizarradas e idas de olla. Una sangrienta gozada!

Pesadilla Final – La muerte de Freddy (1991)

Pesadilla Final - La Muerte de Freddy (dir: Rachel Talaly, 1991)

Pesadilla Final - La Muerte de Freddy (dir: Rachel Talaly, 1991)

Título original: Freddy’s Dead: The Final Nightmare
Año: 1991
Dirección y guión: Rachel Talalay
Reparto: Robert Englund, Lisa Zane, Yaphet Kotto, Tom Arnold, Johnyy Depp

Recuerdo que cuando estrenaron esta película en el cine de mi pueblo, viendo el póster, donde aparecía un Freddy que extendía su mano hasta parecer traspasar el papel con su garra de cuchillas, me acojonaba hasta límites insospechados. Mi corazón quería ver la película con todas sus consecuencias, pero mi cabeza me decía que huyera, pues sólo el póster me iba a producir más pesadillas que a los habitantes de Springwood.
Además, el visionado del largometraje iba acompañado de unas gafas 3-D, lo que convertiría el pase en una horrible experiencia que podría marcar mi carácter para siempre, pues el amigo del jersey de rayas no tendría límites y podría caminar entre las butacas, entre los espectadores de la sala.

Yo sólo contaba seis tiernos añitos, pero en esa época ya comenzaba a estar interesado por el cine de terror y sus personajes, gracias a programas como Alucine de La 2, justo después del partido de Liga de los sábados. No conocía ninguna de las películas anteriores de la saga, pero mi mente ya sabía quién era ese tipo de las cuchillas y cómo se las gastaba. De todas maneras, mi madre me acabó llevando a ver la peli junto a unos amigos, a pesar de que intentó disuadirme (no penséis que mi madre es tan cruel y macabra), y yo no paraba de temblar e imaginarme cómo sería la película, minutos antes de su inicio. Pero me llené de valentía y me coloqué las gafas tridimensionales.

La pantalla se llenó de luz y Krueger empezó a hacer de las suyas. Y toda la sala estalló en mil carcajadas y en murmullos de ¿pero esto qué es? Recuerdo que, pese a mi juventud y a la impresión que me provocaba cada aparición del monstruo, pronto dejé de tener miedo y me comencé a aburrir bastante.

El filme cuenta la historia de un chaval amnésico, que cree ser el hijo de Freddy, pues no le asesina nunca en sus sueños (realmente idiota una de las primeras escenas, en la que el chico cae rodando por una ladera durante un minuto, sin parar), pero que en realidad está siendo manipulado por Fred para llevarle hasta su verdadera hija, que ayuda a un grupo de jóvenes con problemas.

Tras la penosa muerte del que parecía el protagonista, tras caer desde el cielo hasta una cama de pinchos, los chicos problemáticos viajan hasta Springwood, de donde no pueden escapar. Allí ya no quedan niños, pues todos fueron asesinados por Krueger, y sus padres se han vuelto locos, pensando que siguen ahí. Uno de esos padres es Tom Arnold, que nadie sabe muy bien qué pintaba por allí.

Cuando los chicos deciden pasar la noche en la vieja casa de Krueger, es cuando empieza lo interesante: un cúmulo de despropósitos y muertes que parecen sketches de Cruz y Raya. Por ejemplo, un adolescente que es introducido por Freddy en un videojuego, otro que fallece tras la explosión de su audífono, Johnny Depp en la tele en un anuncio contra la droga, la aparición de una mujer que introduce un bastoncillo para los oídos en la oreja de uno de ellos y lo saca por la otra…

Aquí Freddy se ha convertido en una parodia de sí mismo, algo que se percibía en anteriores entregas de Pesadilla en Elm Street, pero que aquí llega a resultar penoso y doloroso para las retinas del espectador. Nada provoca miedo y las secuencias que pretenden ser más surrealistas y oníricas, como al llegar al pueblo de Springwood, son aburridas y faltas de calidad. Parecen dirigidas por un David Lynch borracho y puesto de farlopa hasta las cejas. Las muertes, a pesar de ser originales, no te lo hacen pasar mal, como ocurría en otras películas del personaje. Y todo por culpa de la New Line Cinema, que quiso rizar el rizo con esta última entrega, y de su directora, que había participado en el departamento de producción de las anteriores pesadillas.

Por otro lado, se puede prescindir perfectamente de las gafas, ya que sólo hay dos o tres momentos en el filme, donde diversos objetos salen de la pantalla, y tampoco es que maravillen, ni mucho menos. Y el final es lo peor de lo peor, pues a Freddy se le concede una entidad demoníaca, tras un pacto hecho en el Infierno, siendo protegido por tres espermatozoides de fuego (si veis la película, me entenderéis), que posibilitan que vuelva a la vida siempre. Por ello, la protagonista ha de adentrarse en los sueños de Freddy, armada con ¡unas gafas 3D!, para acabar definitivamente con él y con la franquicia, que aquí llega a una degeneración extrema.

Sin duda, la peor película de Pesadilla en Elm Street, cuyas mejores bazas son su título y, como no, la interpretación de Robert Englund, siempre genial en su papel, aunque aquí parezca un Jim Carrey sin gracia. Pero como todos sabemos, fue seguida de más entregas y ahora esperamos el remake de la primera parte, que seguro superará a esta última pesadilla, inferior incluso a la nefasta segunda parte.

By Mario.

Aquí tenemos la 5ª participación en el concurso, de la mano del prolífico Mario. Gracias y suerte!

The Gore Gore Girls (1972)

The Gore Gore Girls (dir: Herschell Gordon Lewis, 1972)

The Gore Gore Girls (dir: Herschell Gordon Lewis, 1972)

En 1972, Herschell Gordon Lewis y David Friedman, descubridores del gore como “leit motiv” con “The Blood Feast”,  habían dejado de colaborar y Lewis decidió retirarse, no sin antes plasmar en imágenes la que se puede considerar su película más extrema, “The Gore Gore Girls”. Muchos de los que disfrutaran de las escenas sangrientas de “Blood Feast” o “2000 Maníacos” quedaron decepcionados ante aquel nuevo ejercicio de locura cinematográfica ya que, según decían, Herschell Gordon Lewis había perdido su encantadora inocencia y lo que “The Gore Gore Girls” mostraba era un auténtico espectáculo de sadismo y misoginia.
Lewis, preocupado ante todo por el dinero, ni se percató de que estaba actuando de forma un tanto irresponsable, y su atroz película tuvo el honor de ser la primera en la historia del cine clasificada X, por su insana mezcla de sexo y violencia.

Lo que cuenta “The Gore Gore Girls” no importa demasiado, la cosa va de un psycho killer aficionado a trocear bailarinas de striptease… y cuando decimos trocear, nos quedamos cortos. El director no podía dejar el mundo del cine de mejor manera, el film es un muestrario de todas sus virtudes y sus defectos, pero catapultados hasta el paroxismo. Los actores son patéticos, Lewis maneja la cámara con una torpeza que ofende, los desencuadres abundan e incluso algunas imágenes aparecen desenfocadas. Por si ello no fuera suficiente, el colega se permite el lujo de incluir algo de comedia, aunque maldita la gracia que tienen sus chistes. En teoría el humor debería haber servido para dosificar la crudeza de las imágenes, aunque teniendo en cuenta la poca pericia del director el resultado termina siendo si cabe incluso el doble de ofensivo.

Pero seamos prácticos, lo que realmente importa en “The Gore Gore Girls” es su generosa dosis de abundante gore, y a pesar de unos efectos especiales tercermundistas, el modo perverso con el que Lewis se recrea en los sádicos asesinatos llega a chocar. Utilizando maniquís femeninos y toda suerte de chicha animal rescatada de alguna carnicería de los bajos fondos, el director dedica rollos de película a inmortalizar con su grasiento objetivo los más enfermos rituales de disección y mutilación. Ofende más lo que se pretende que lo que se ve… pero eso ya es todo un mérito para un director que logró molestar incluso a sus más acérrimos fans.

por Naxo Fiol.

Alaridos – Big Bad Wolf (2006)

Alaridos - Big Bad Wolf (2006)

Alaridos - Big Bad Wolf (2006)

La verdad es que desde la pasada edición de Cotxeres quería ver esta película, puesto que fue elegida por Naxo para visionarla en la Sala Grande, guiño a la Sala Friki, nuestra/vuestra sala. Sólo conocía una anécdota de la película, que presenta un licántropo parlanchín, y eso, ya me parecía simpático. Prometo, palabra de zombie, que ni siquiera antes de ver la peli, leí la reseña que publicaron en AVT sobre Alaridos.

Alaridos (Dir: Lance W. Dreesen, 2006 – Título original: Big Bad Wolf), presenta los típicos estereotipos de peli sobre hombres lobo y serie B. Con una intro que nos enseña de qué va a ir la película! Eso sí, la intro supuestamente ocurre en Camerún, pero muy bien podría haber sido rodada en el jardín de casa, ponen dos negritos, y ya está… total forman parte del attrezzo. Luego, la peli en sí, ya arranca, y nos presenta el típico grupillo universitario, que se van a una cabaña super alejada propiedad del padrastro del prota, evidentemente, van sin su permiso. En el grupo de jovenzuelos destaca ‘Sam’ (Kimberly J. Brown), una chica dura de… pelar y que es la nota asocial y discordante del mismo. Tan pronto llegan a la cabaña ya vemos las intenciones del finde: música, cervezas y sexo!!! Yuuujuuu!
Pero la fiesta se termina cuando en mitad de un polvo bosquil (nota: la parejita practica la postura del perrito!) aparece pues eso, el licántropo de turno. Tras la muerte de la chica, el joven corre a modo de pinguino, dirección la cabaña, pero llega demasiado tarde, y aunque los otros le ayuden, el hombre lobo, se hace con sus perniles. Tras esta muerte, viene el primer momento de diálogo del licántropo, y sinceramente, me sorprendió y gustó un montón, pues el lupino, va en plan chulo y cínico, y mola! Los siguientes en morir, son la 2ª pareja, pero antes el lobo desvirgaría por detrás a la rubia de turno, y des-MIEMBRO-aría al supuesto novio! Tras un rídicula pelea, los protas logran zafiarse del hombre lobo… y escapan de sus garras sin ni siquiera un simple rasguño! Increíble! Entre el minuto 18′ y 23′ este lobo, ya se había cargado a 4 universitarios, y otros 2 se le habían escapado!

La trama vuelve a la civilización, y tras un breve contacto con la poli, vemos al padrastro y la madre del prota. Cuando vemos al padrastro (siempre está cabreado), ya sabemos por donde van a ir los tiros. Los zagales no le cuentan la verdad a la poli, pero empiezan a dudar de Mitchell, propietario de la cabaña… Y se dan situaciones un tanto rocambolescas, como cuando Sam, pavoneándose delante de él, le masajea la espalda, en busca del pruebas. Entonces, aparece, el tío marginado de Derek que pone en conocimiento de la parejita, que él está con ellos, y les cuenta la intro del Camerún. Entonces, acuerdan hacerle una prueba de ADN al sujeto para salir de dudas, y en el intento de conseguir 10 pelos con raíz (ni uno más ni uno menos), Sam se verá envuelta en una situación comprometida, obteniendo una prueba de semen tras un trabajo oral. Lo mejor de todo, es el medio de almacenamiento, una simple taza de café, sin refrigerar ni congelar. Pero Mitchel no es un perro tonto, y se las ve venir, y logra interceptar el resultado de la prueba de Esperma al tío de Derek. Aunque para ello, deba dejarlo sin cabeza sin antes haber evitado Mitchell que enviará una foto del informe a los chicos. Atención a la transformación del hombre lobo, dónde se nota bastante la digitalización!

Cuando lo reciben, estos se pelean puesto que Derek se entera entonces, que Sam va haciendo trabajos orales al primero que pilla… Harto de todo, la madre y el prota deciden pirarse, pero para evitarlo el padrastro rapta a Sam y obliga a Derek a ir a la famosa cabaña. Momento tb cumbre, cuando en la misma ubicación aparecen un grupo de friki-reporteros, con 3 pivones que ni ellos mismo se lo creen. Grabando en la cabaña aparecen Sam y Mitchell y tras olerlos, se pone de nuevo en modo licántropo! Arañazos por aquí, desgarros por allá… el muy perro sólo se detiene ante las siliconadas domingas de una de las pivas, déjandosela para más tarde. Otro momento cumbre del peluche lupino es el GOL! con grito y todo que se marca con la cabeza de uno de los frikis! En ese preciso instante, aparece el caballero de la armadura reluciente, y salva a Sam (sin antes darle un besito)! Aprovechan ese momento, para montar flechas caseras con cuchillos de plata (¿?) propiedad de Sam, eso sí que es Bricomanía y lo demás son tonterías!

Tras otra ridícula lucha, consiguen ‘destruir’ al hombre lobo, sin antes aprovechar la ocasión Mitchell de morder a Derek, y por tanto, dejarle un legado genético, vaya como si fuera su verdadero progenitor…. La maldición de la Béstia! Aaaaaaauuuuuuuúúúú!

Tengo que reconocer que esta peli dentro de sus fallos, no olvidemos que se trata de série B y cumple con su función: dosis correctas de sangre, mutilaciones-desmembramientos, tetas y momentos de maratón. Evidentemente, no podrá estar nunca a la altura de John Landis (Un hombre lobo americano en Londres – An American Werewolf in London, 1981) o Joe Dante (Aullidos – The Howling, 1981); pero eso son palabras mayores!