The Raid (2011)

Serbuan muat posterContinuamos (para bingo) con pelis vistas en el Festival de Sitges, esperamos en breve poder dar el cierre a la pasada edición, pero por ahora, continuaremos ‘torturándoos’ con ellas.

¿A quién no le gustan las pelis de artes marciales? Sea cual sea tu generación, siempre se han producido films de acción donde las artes marciales sobresalían por encima de la trama y/o la calidad final de la cinta en sí: desde David Carradine, Bruce Lee, Chuck Norris, Michael Dudikoff, Jean Claude van Damm, Jackie Chan, Jet Lee o el más reciente, Tony Jaa.

Las veíamos en forma de karatekas, soldados de élite, guerreros legendarios,… pero los más queridos por nosotros son las pelis de ninjas. La mayoría de ocasiones, son puro cine exploit con un presupuesto ínfimo, cutre-efectos y ninjas de colores (púrpura, dorado, amarillo, azul cielo, rosa)!

The Raid forma parte de este tipo de pelis de artes marciales que tras su visionado, sólo te dan ganas de repartir ostias y romper piernas; y es que la adrenalina que descargaremos viéndola, será poca (y eso que la veremos sentados!).

Brazo roto!!

The Raid está formada por el siguiente tándem: el realizador Gareth Huw Evans & su protagonista, Iko Uwais. Ambos se conocieron en una exhibición de Pencak Silat (arte marcial practicado en Indonesia y sudeste asiático); cuando Gareth Evans estaba rodando el documental, Land of Moving Shadows: The Mystic Arts of Indonesia, Pencak Silat (2007). Para los no entendidos encontraremos al Pencak Silat muy parecido al Muay Thai, otro arte marcial que aparece en la saga de Ong Bak.

Tras su encuentro, decidieron unir sinergias y decidieron rodar Merantau (2009) que algunos tuvieron ocasión de ver también en Sitges. Dos años más tarde han vuelto a repetir, y el éxito parece estar asegurado de nuevo porque en el festival de Toronto obtuvieron el premio Midnight Madness.

Serbuan maut (título indonesio) es una increíble cinta de acción que sitúa un grupo de operaciones especiales, es decir, los típicos SWAT’s en una peligrosa infiltración de un edificio de Jakarta para la detención de un atrincherado mafioso, el señor de la droga Tama (Ray Sahetapy).

Fuerzas Especiales SWAT

La misión resultará ser una trampa, alguien se ha chivado al capo de la mafia y les estará esperando para ‘tomar el té y unas pastitas‘. El edificio es una fortaleza donde los secuaces de Tama están armados hasta las trancas y se convierte en una ratonera para todo el equipo de fuerzas especiales.

Pero el SWAT, Rama (Iko Uwais) no se rendirá fácilmente y junto un pequeñísimo número de compañeros decide ascender piso a piso para así dar caza al malo de la peli. Obviamente, el camino no será nada fácil pero nuestro joven héroe, puede con todo y mucho más.

¿Será capaz de capturar a Tama? Podrá salir con vida del edificio? Habrá supervivientes? Tendrá preparada Tama alguna sorpresa más?

Toma Caídaaaa!!

En The Raid, el arte marcial Pencak Silat se convierte en un protagonista más de la historia y gracias a Uwais, veremos tal despliegue de hostias que en ciertos momentos no seremos capaces de asimilar tal lluvia de golpes. Disfrutaremos como enanos, y hasta nosotros mismos acabaremos la película cansados de tanta acción y adrenalina. Patadas, puñetazos, codazos, rodillazos, cabezazos junto con fracturas, luxaciones, contusiones,… y un sinfín de castigos físicos más, la hacen en una masterclass en toda regla.

Incluso, Serbuan maut hará las delicias de los espectadores más ‘veteranos‘ del cine de artes marciales porque seremos testigos de golpes aéreos imposibles, brutales ejecuciones, coreografías de hostias interminables y un uso de la violencia desatado… pero que conste, totalmente justificado! A los chicos malos, mano dura.

En definitiva, sangre a borbotones, huesos rotos y hostias como panes… Quién no disfrutaría con esto ¿?

The Raid es una epopeya de artes marciales y hostias a gogó!

Anuncios

Historia de Ricky (1991)

Lik Wong

Lik Wong

Para mí vuelta al blog, me veía en la obligación de reseñar una peli de culto, y no se me ocurrió otra que: Historia de Ricky por la fuerza que desprende.
Una manera de volverme a encontrar con todos vosotros y demostraros que vengo con energías renovadas y con ganas de ‘liarla parda’…

Historia de Ricky está basada en un manga, Riki-Oh, creado por Masahiko Takajo y Saruwatari Tetsuya. Esta co-producción china (Hong Kong) – japonesa combina a la perfección el tradicional cine de acción de artes marciales, donde los asiáticos son los reyes del mambo, con grandes dosis de gore… y menudo gore nos espera!

Historia de Ricky (Story of Ricky, título original – Lik Wong, 1991) fue dirigida por Ngai Kai Lam, que también se encarga del guión.

La trama nos traslada al año 2001, donde las autoridades han privatizado las prisiones, convirtiéndolas en empresas. Nuestro protagonista, Ricky Oh (Siu-Wong Fan) tiene 21 años, y está condenado a 10 años de cárcel por homicidio sin premeditación, es decir, a la ‘gornú’… ah! Y agresión, que no se nos olvide!
En su presentación, descubrimos de Ricky que alberga 5 balas de recuerdo en su pecho… los hay que coleccionan llaveros o imanes para la nevera… pero como él es más chulo que un ocho, lleva balas!

Desde el primer momento, Ricky hará ‘amigos’ en la trena muy rápidamente, el chulillo de las duchas, ‘capitán’; un gordaco enorme, ‘zorro’… No olvidemos que en el trullo todo quinqui tiene un apodo. En esos momentos, descubriremos por donde van a ir los tiros…. Mejor, dicho, puñetazos y patadas!

La ‘buena conducta’ de Ricky, llama la atención de Oscar (Frankie Chin), el líder del ala norte, donde está Ricky. Cada ala tiene un líder y estos son conocidos como la pandilla de los 4.

Un flashback nos aclarará el origen de los poderes y la fuerza inhumana de Ricky. Y es que siendo joven, se encuentra de casualidad en un cementerio a su tío, y le pide que le enseñe Chi Kung (o como cojones se escriba esto).
Esta arte marcial utiliza la energía del cuerpo humano como escudo contra toda fuerza sobrenatural, y por eso, nos harán una sesión de poliespán.

Como la fama ya precede a Ricky, el ayudante del alcaide, quiere conocerlo… bueno, más bien putearlo, pero eso él no lo sabe. Tras su encuentro, Oscar quiere darle una clase particular a Ricky sobre las normas de la prisión, pero el tiro le sale por la culata, y acaba un poco, difunto.

Taizan Lepaltiendo amoL!

Taizan Lepaltiendo amoL!

Esto provoca que los otros líderes de las alas de la prisión, la tomen con Ricky… pobrecillo, él que sólo se dedica a pasear, hacer amigos y tocar la flauta… Así, conoceremos a Rogen (Yukari Oshima), líder del ala oeste, Taizan, del este (atención a las intervenciones de este grandullón); y Freedan, del ala sur. Pero a Ricky sólo le importa (marranote…) Allen, el ahijado viudo de Oscar. Esto hace que los 3 chungos de la prisión, se pongan celosos de Allen.

Como veis, la trama no presentará muchas complicaciones, salvo los flashbacks que dan pena o risa, según se miren. Pero como el fuerte de la película van a ser las hostias y el gore, con la Historia de Ricky no saldremos defraudados.

Puñetazos, patadones, aplastamientos, perforaciones, destripamientos, collejones, desmembramientos, mutilaciones… y sangre y más sangre, se convierten en el vehículo conductor durante toda la película.

Por este motivo, cualquier fan del gore tendrá que tener este film siempre en su mente, y aunque la cinta tenga ya sus añitos, deja verse con facilidad. Aunque ciertos, FX’s hacen evidente el paso del tiempo, también forma parte de su encanto. Una peli de artes marciales con ostias a cascoporro, que si las comparamos con las de Jackie Chan, son de risa!

Chorros de sangre, prótesis de látex, muñecos aplastados, tripas y vísceras… harán el deleite de los ‘gourmets’ del gore. Y encima, Historia de Ricky tiene mensaje social y todo: “Los prisioneros también somos personas!” Y si no… que se lo digan al Vaquilla, no ¿?

Kung Fu contra los 7 Vampiros de Oro (1974)

Kung Fu contra los 7 Vampiros de Oro (1974)

Kung Fu contra los 7 Vampiros de Oro (1974)

Sin lugar a dudas, Kung Fu contra los 7 Vampiros de Oro es la película más bizarra de la historia de la Hammer. Sin alejarse del todo de la temática que la hizo famosa, el Terror, mezcla el cine de acción y las Artes Marciales (AM o MA).

Esta bizarrada se realizó en la década de los 70’s, cuando la Hammer empezó a hacer aguas e irse a pique. Además, coincidió con la vuelta del controvertido, Michael Carreras (hijo de James Carreras), que para los que no lo sepáis, fue productor y realizador de la Hammer, en sus inicios y luego acabó comprando a su padre, sus participaciones de la productora.

Evidentemente, todos opinamos que la mejor y época dorada de la Hammer, fueron los años 60’s y como mucho, las producciones realizadas muy a principios de los 70. En sus últimos tiempos, la Hammer quiso desvincularse del género de terror, ese género que tantas ganancias les había dado, pero los productos que sacaron no acabaron de cuajar bien.

Teniendo en cuenta esta mentalidad más, open mind, hacía otros géneros, nace Kung Fu contra los 7 Vampiros de Oro, fusión entre peli de vampiros y artes marciales, debido sobre todo, al éxito que tenían las pelis de acción (AM) hechas en Hong Kong. Ni siquiera las localizaciones ni los actores, son los típicamente Hammer. Ya no vemos esos bosques europeos o ingleses, ni todo ese elenco habitual de actores que rodearon a la Hammer. Esta vez viajamos hasta el lejano Oriente (China) y vemos más mamporros que sangre y estacas!

Litos VampiLicos oLientaLes!

Litos VampiLicos oLientaLes!

Kung Fu contra los 7 Vampiros de Oro (dir: Roy Ward Baker – The Legend of the Golden Vampires, 1974), es una historia de “vampiLos oLientaLes”.

Nada más empezar el film, se me cayeron los cojones al suelo, puesto que un chino de peregrinación en tierras transilvanas, Kah (Shen Chan), llega al castillo del conde Drácula, para rendirle tributo y pedirle sus favores, y cuando Drácula se levanta de la tumba, va y  me encuentro un tío maquillado a lo drag queen, que no era, Christopher Lee!! Pero esto que eeees!!!!!!!
Suerte que el sustituto de conde Drácula (John Forbes-Robertson) sólo aparece al principio de la peli, que si no… Seguro que la acabo quitando!

Una vez, Kah ha obtenido lo que andaba buscando, la trama se traslada de un salto a la China de principios de siglo XIX. El profesor Van Helsing (un muy demacrado y envejecido, Peter Cushing) da clases a estudiantes de la universidad, sobre folklore y mitos locales. Y como no, en la peli no podían faltar los vampiros, eso sí, olientales! Les cuenta la historia de un lejano y recóndito poblado, Pang Kwei, donde unos vampiros tienen atemorizados al pueblo. Lo que no sabe Helsing es que uno de sus alumnos, Hsi Ching (David Chiang), es de Pang Kwei.

Pero no todo tendrá que ser tensión (eing ¿?… qué tensión!?) y miedo, también hay momentos para el divertimento, y en un cocktail conocermos otros 2 protas de la peli: Leyland Van Helsing (Robin Stewart), el hijo del profesor, y la viuda, Vanessa Buren (la macizorra, Julie Ege).

Todos estos personajes, junto con los 7 hermanos de Hsi Ching se dirigirán hacía el poblado de Pang Kwei en una peligrosa expedición, para liberar al pueblo de la maldición de los 7 vampiros de oro. Para convencer al profesor Van Helsing, Hsi Ching, le muestra uno de los medallones de los vampiros, y que su abuelo se lo arrebato en un combate singular.

Serán capaces nuestros protas de derrotar al propio DLacuLa ¿?

Lo mejor de este film surrealista, no radica en su calidad a nivel técnica o artística, si no todo lo contrario, en el intento por parte de la Hammer de parir un film de éxito, con la mezcla surrealista de estos elementos: vampiros y artes marciales.

– Los 7 vampiros de oro son la ostia, además de divertidos, los vestuarios y complementos, arrancarán la risa de cualquiera. Los palillos a modo de colmillos no tienen precio, pero las máscaras… Tienen un rollo fetish y trans de 3 pares!
– Los zombies o legión de no muertos levantados por el señoL vampiLo, no tienen desperdicio. Cada vez que aparecen se pone un tema musical de lo más pegadizo y molón, y algunos de desplazan dando saltitos.
– En esta peli hay desnudos femeninos por doquier, eso sí, no de las protas, si no las las chinas raptadas, que a cualquier momento, van enseñando pechuga!
– Los ataques de los murciélagos son la repera, y más bien, parecen F18 a punto de lanzar, un misilaco.
– Los momentos de lucha, también se las traen. Puñetazos y patadas por doquier, utilizando todo tipo de arma blanca, también nos ofrecerán unas buenas risas.

7 Vampiros de Oro

7 Vampiros de Oro

En definitiva, si buscáis en Kung Fu contra los 7 Vampiros de Oro, la clásica peli de terror hammeriana, olvidaros de esta, por que os llevaréis un chasco. En cambio, si lo que queréis ver es una mezcla de Kung Fu y Freaks (el circo de los monstruos), tenéis asegurado unos momentos muy, pero que muy entretenidos.