Lemora, un Cuento Sobrenatural (1973)

Lady Dracula

Lady Dracula

Antes de empezar con esta reseña, debo deciros que no tenía ningún conocimiento previo del film  y que su adquisición fue completamente a ciegas. A veces, suelo dejarme llevar por mi instinto cinéfilo y bueno… hemos tenido experiencias de todo tipo, buenas y horribles!

Visionamos Lemora en la pasada Noche de Cine Inconexo VI, y la verdad es que nos sorprendió y acabó gustando en parte; eso sí, el escenario habitual de visionados era distinto, era un pase con los colegas, con ganas de juerga y comentar a piñón! Quizás si la hubiera visto en casa, el resultado hubiera sido muy distinto…

Lemora, A Child’s Tale of the Supernatural (1973) es un proyecto conjunto de Richard Blackburn & Robert Fern que se encargaron del guión, realización y producción… bueno, no me extraña porque para hacer esto… Parece ser que la peli sufrió algún tipo de percance con la distribución porque se estrenó en Mayo de 1975.

También conocida bajo los títulos: Lemora, the Lady Dracula; The Legendary Curse of Lemora; The Rape of the Vampires o Lady Dracula, a secas… Como muy bien nos indica el subtítulo es un cuento sobrenatural, entre lo terrorífico y lo abominable, pero en absoluto dirigido al público infantil… Vaya a menos que luego no queráis tener hijos traumatizados!!

El comienzo de la película es un tanto confuso, en los ‘supuestos’ años 30 un gánster en plena acción se cepilla a una pareja que están en la cama… y luego se da a la fuga con su buga yendo a parar a una casa con unos seres un tanto extraños!

Parece ser que el gánster de poca monta es un tal Alvin Lee (William Whitton), que en un ataque de cuernos, asesina a su mujer & amante. Atrás dejará a Lila (Cheryl Smith), una jovencilla de aspecto puro y virginal de 13 años (ficticios) que tendrá que vivir con el reverendo Mueller (Richard Blackburn) del pueblo de Tylerville.

Lila canta en el coro de la iglesia baptista y su voz angelical tiene encandilado a todo el vecindario…. Bueno, el reverendo está mucho más que encandilado pero eso es un secreto de confesión. Un día recibe una carta de una tal Lemora (Lesley Taplin) informándole que su padre está muy enfermo! Por este motivo, Lila, ni corta ni perezosa emprende un viaje sola para ir en su búsqueda. Y qué mejor momento que viajar de noche ¿?

Lemora vestida con un mantel... Gran vestuario, sí señor!

Lemora vestida con un mantel... Gran vestuario, sí señor!

La búsqueda del transporte ya de por sí, es un poco confusa, extraña y plagada de preguntas sin resolver pero comparado con el viaje en sí, eso sí que ya es surrealista. Viaja en un ‘supuesto’ autobús de línea, sólo con su conductor (Hy Pyke), personaje comparable con los que solía encarnar Víctor Israel, para que nos entendamos!

Tienen un accidente en medio del bosque y a plena noche cerrada, y evidentemente, empiezan a salir unos seres extraños a modo de zombies. Dichos zombis no se sabe muy bien si son o no necrófagos puesto que sólo matan tras su paso.

Lila logra zafarse de ellos y dar con una extraña casa de estilo victoriano. Pero en vez de acogerla y darle resguardo, la acaban encerrando en una caseta… Tan sólo recibe la visita de una vieja ama de llaves (Maxine Ballantyne) que le trae comida y poco más. Da la coincidencia que la casa victoriana, es el mismo refugio donde se encuentra su padre ‘enfermo’ y por fin, Lila conocerá a Lemora.

Esta enigmática anfitriona, parece que vive en el siglo pasado (era victoriana) y rodeada de unos misteriosos niños pequeños… Lemora retendrá a Lila en su mansión con el pretexto que su padre está muy enfermo y todavía no puede verlo.

Pero qué oscuros secretos ocultará Lemora y todos los seres de la casa ¿? Estará su padre realmente enfermo ¿?

Tal y como ya os he dicho anteriormente, el hecho que visionara esta cinta en una noche de cine inconexo ayudó en gran medida a que pasara mejor… Pero no nos engañemos, Lemora: un cuento sobrenatural es un truñaco de 3 pares de co’ones! Eso sí, el film en ciertos círculos cinéfilos de terror goza de buena reputación y hasta cierta consideración de peli de culto… No sé si fomentado por la propia Cheryl Smith o por la peli en sí misma!

Primero de todo, los errores, lagunas e incluso océanos de la historia confundiéndonos en todo momento, uno no sabe si la trama transcurre en los años 30 o en la época victoriana, queriendo imitar a las típicas producciones de la Hammer de estilo terror gótico. Además, el atractivo de la película va decayendo con los minutos, hasta que llegamos al final, donde hay una batalla ‘épica’ del todo surrealista y sin sentido.

Al pretender ser un cuento de terror, toca o intenta tocar demasiados palos para mi gusto: zombies o monstruos, vampirismo, esoterismo y satanismo… Y lo apoteósico para mí, es la batalla final! Ni pies ni cabeza!

Los FX’s dejan mucho que desear, reduciéndose algunas veces, a simple maquillaje y vas que te matas…

Lila tomando un baño... Pincha en la imagen para más detalles!

Lila tomando un baño... Pincha en la imagen para más detalles!

Eso sí, lo único que destacaremos como positivo, y evidentemente, es lo primero que nos llamó la atención a nuestras enfermas mentes, fue la pura y virginal, Lila. El Sr. Blackburn quiso sacarle provecho y nada más empezar la peli, entrevimos que más adelante se la sacaría jugo al tema. Pese a ligeras insinuaciones y poco más, no olvidemos que Lila representa que tiene 13 años, en la vida real, Cheryl Smith ya tenía 18 años. Por este motivo, se pudo haber explotado mucho más el lado erótico o sexual del cuento. Aunque seguro que nos encontramos con una versión censurada, no me extrañaría saber que la cinta original, contenía desnudos integrales de Lila. No olvidemos que Cheryl “Rainbeaux” Smith rodó años más tarde, Fantasías Sexuales (SlumberParty ’57, 1976) o Cinderella (1977) con muchos desnudos!

En definitiva, como todo cuento infantil, mucha fantasía de por medio, llegando a veces a rozar los surrealista y psicotrópico, pero ya se sabe los cuentos y las fábulas, cada uno las cuenta como le parecen.

Lemola, Lemora ¿?

Noche de Cine Inconexo strikes back!

Spookies

Spookies

Viernes pasado con motivo de una sorpresa que os estamos preparando nos reuníamos en casa de Rechar Geable, para primero llevar a cabo nuestro plan maligno para conquistaros y posteriormente, recuperar uno de esos clásicos que marcaron una época: las Noches de Cine Inconexo!!!

Gracias a Naxus, que es el que lleva el control estricto de las mismas, supe que hace un año que no hacíamos ninguna! Endebé… si es que las buenas costumbres, es lo primero que perdemos… Seremos desgraciados!

Empezamos la sesión, y Naxo nos mostró una posible candidata para la sala B de Cotxeres… No desvelaremos aquí su título, pero en el supuesto caso que se consiga…. Vaya Tela!

Acto seguido (que no significado que empezáramos a fornicarnos), Naxo nos obligó a ver Spookies (1986) una cinta ochentera puro exploit. Parece ser que es la unión de 2 proyectos, además muy diferenciados entre sí, y donde lo notaremos sobre todo, es en el comienzo que nada tendrá que ver con el transcurso del resto del film. Está basada (y a lo descarado); en cómo no: Posesión Infernal (The Evil Dead, 1981) pero no sólo de esta, sino también de Phantasma (Don Coscarelli, 1979). Como hay 2 partes diferenciadas, hay varios nombres en el cargo de realización: Eugenie Joseph & Thomas Doran + Brendan Faulkner; estos 2 últimos se encargaron de la parte (film) que tendría que haberse titulado: Twisted Souls!

La verdad es que no estuvo tan mal como pensábamos, con un mal comienzo, el desarrollo de la peli fue ganando enteros hasta engancharnos. Los múltiples monstruitos que van apareciendo, una fea pechugona llamada, Linda (Joan Ellen Delaney) y la trama acabaron por desatar nuestras lenguas.

Seguidamente, y es que en las noches de cine inconexo los descansos son muy reducidos, yo aposté por Lemora, un Cuento Sobrenatural (dir: Richard BlackburnLemora, A child’s tale of the Supernatural, 1973). Y como ya su título indica es un cuento de terror para niños! Desbocados tras Spookies, el inicio de Lemora no nos defraudó.

El cuento tiene como protagonista a la casta & pura, Lila Lee (Cheryl Smith) que vive con el cura de una congregación. Pero una noche decide ir en busca de su padre. Durante el viaje, acabará en casa de Lemora (Lesley Taplin), una extraña anfitriona. Lila acabará descubriendo los secretos más ocultos de Lemora! Eso sí… el final es soporífero y sin sentido.

La misteriosa y "guapa" Lemora

La misteriosa y "guapa" Lemora

También se la conoce como: Lemora, the Lady Dracula; y es que la cosa va de vampiros, pero no sólo eso, puesto que en su ópera prima, Richard Blackburn también centró sus miradas en la jovencilla, Cheryl Smith. En el film Lila representa que tiene 13 años (18 años cuandó rodó la película), y evidentemente, Lemora no sólo se fijará en su sangre!… Bueno, ella y nosotros también!… Jejejejej… El momento baño de Lila dio muuucho juego!

Y como viene siendo de costumbre, no puede faltar nuestra peli de ninjas… toda una tradición de estas noches de cine bizarro. Probamos suerte con Fatal Ninja (dir: Tsu Nan LeeGou hun zhen duo ming quan, 1978), conocida internacionalmente como: Fatal Needles vs Fatal Fists pero a Naxo no le pareció una buena eRección! Pero como íbamos surtidos de pelis ninja, teníamos alternativa, Proyecto: Ninjas del Infierno (dir: Bruce Lambert alias de Godfrey HoNinja Masters of Death o Ninja Project Daredevils, 1985) de la Filmark Productions y como en Spookies eran 2 pelis unidas entre sí, y es que su productor, Tomas Tang, tenía la costumbre de hacerlo.

La primera parte va sobre un niño pequeño, revolucionario de una pequeña aldea de la China rural, siendo capturado por una patrulla del ejército. Durante su cautiverio, el capitán de la unidad establecerá una relación paterno-filial con el chaval… Soporífero! Y la segunda parte, como no podía ser… pues de ninjas! La lucha entre 2 clanes rivales, los ninjas púrpuras y los ninjas amarillos! Un tostón de 3 pares de cojones… pero eso no nos amilanó ni un ápice, y quisimos continuar al pie del coñón!!!

Como última opción, nos metimos entre pecho y espalda: El Lago de los Muertos Vivientes (dir: Jean RollinLe lac des morts vivants, 1981), conocida como Zombie Lake, tiene la peculiaridad que Jess Franco rechazó rodar dicha película… y este no le hacía ascos a nada! Suerte que salen tetas y felpudos, y los zombies por decirlo de alguna manera, son oficiales de la SS. Pero Morfeo me jugó una mala pasada, y caí exhausto en el último tramo del film.

Eso sí, collejote para Naxo que no recordaba haberla puesto en Cotxeras… aayayayayayy… que se nos hace agüelo el hombre!

En definitiva, una divertida y entretenida sesión de cine inconexo (o bizarro o como coño queráis llamarlo), y esperemos que no tardemos un año más en montarnos una nueva entrega!!