Yakuza Weapon (2011)

Gokudô heiki posterCon este film cierro la pasada edición de Sitges… Y algunos pensaréis: pues ya iba siendo hora, no ¿? Pues sí, y tenéis toda la razón del mundo…

No hay mejor forma de hacer un cierre con una de las últimas bizarras de la productora Sushi Typhoon: Yakuza Weapon. Y sin haber visto siquiera ninguna imagen y aplicando un poco de sentido común, sabremos que la peli tratará sobre Yakuza’s (mafia japonesa) y armasmuchas armas!

Y siendo una de las pelis de la Midnight X-Treme, no podía faltar uno de los habituales y pesos pesados del splatter japonés, Yoshihiro Nishimura. Para los que a estas alturas no lo conozcáis, tenéis una asignatura pendiente con vuestro cerebro, si es capaz de resistirlo. Aunque la realización del film corre a cargo de Tak Sakaguchi & Yûdai Yamaguchi (Battlefield Baseball, Cromartie High School & Be a Man! Samurai School), Nishimura se encarga de los FX’s y maquillaje.

Yakuza Weapon (Gokudô heiki, 2011) es una película de gangsters y muchos efectos especiales. La trama se centra en ShozoIwaki (Tak Sakaguchi), exiliado a América del Sur, es informado de la muerte de su padre, un yakuza local, Kenzo (Akaji Maro).

Milandole la pilila!

Milandole la pilila!

En su regreso, descubre que el hombre de confianza de su padre, Kurawaki (Shingo Tsurumi), lo ha traicionado y asesinado; dejando a Shozo lo poco que queda de la familia mafiosa de los Iwaki. Shozo clamará venganza y se enfrentará a Kurawaki, en una batalla titánica que tendrá graves consecuencias (físicas) en ambos contrincantes.

Gracias al desarrollo tecnológico y médico de los cuerpos policiales de élite, Shozo sobrevive pero no volverá a ser nunca más el mismo. Descubre que ha recibido algunos implantes biónicos que lo hacen único, como por ejemplo, un cañón Vulcan M61 en su brazo derecho o un lanza cohetes en su rodilla izquierda.

A partir de ahí, Shozo sólo tendrá un único objetivo: vengar la muerte de su padre y acabar con Kurawaki que también ha sobrevivido a la pelea. Pero los yakuza no se lo pondrán nada fácil y contaran con la ayuda de Tetsuo (Junio Murakami), un antiguo amigo de Shozo, con algún as escondido en la manga…

¿Será capaz Shozo de restablecer el mancillado honor de su familia y vengar la muerte de su padre? Porque buen armamento es lo que no le va a faltar!

Tetsuo & Sumire (Cay Izumi)

Como en todas las producciones que nos llegan del lejano país nipón, Yakuza Weapon es cine bizarro al 100%. Desde sus increíbles historias, personajes, sangre, efectos especiales a gogó,… Aunque, para los que estemos acostumbrados a este tipo films, no nos supondrá ningún problema. Eso sí, como en todos los splatter japoneses, un pelín demasiado larga y se abusa de la digitalización.

Por lo que a mi respecta es otra peli entretenida de la factoría Sushi Typhoon pero los más acérrimos seguidores (otakus), Gokudô heiki se basa en los mangas de Ken Ishikawa, co-creador de la famosa serie de animación: Gō Nagai de Getter Robo (Gettā Robo).

Lo mejor de la peli, sin duda alguna, el pintoresco y bizarro armamento que aparece! Yo me pido una Midori 300 para Navidades.

Anuncios

Nekro Girl: Linnea Quigley ‘Trash’ – Naked Queen

Scream QueenLinnea Barbara Quigley es una de las Scream Queen’s de la década de los 80’s aunque yo prefiero denominarla: Naked Queen, por su facilidad para aparecer desnuda.

Nació en Davenport (Iowa) el 1958 y con 18 años se mudó con sus padres a Los Angeles donde empezó a trabajar como modelo gracias al apoyo de sus amigos. Su primera aparición como actriz fue en la película: Psycho from Texas (1975), evidentemente fue un pequeño papel. Tras esta primera toma de contacto, fue realizando reportajes en revistas para adultos y realizar pequeñas apariciones ‘desnuda’ en films de serie B: aparece en Fairy Tales (1978) y Despelote en el Campamento (Summer Camp, 1979).

Poco a poco, sus papeles se hicieron más largos y en 1981 aparece en las películas Don’t Go Near the Park y El Día de la Graduación (Graduation Day). Pero no fue hasta 1984 que Linnea consiguió cierta notoriedad, primero trabajando con Linda Blair en Calles Salvajes (Savage Streets) y luego en Noche de Paz, Noche de Muerte (Silent Night, Deadly Night).

Linnea de joven

Trabajando de modelo

Pero el film que la catapultó a la fama dentro de los fans del cine de terror fue nada más y nada menos que: El Regreso de los Muertos Vivientes (dir: Dan O´BannonThe Return of the Living Dead, 1985). Linnea Quigley interpreta a Trash una joven punk que nos alegra la vista con un increíble e irrepetible striptease encima de una tumba en un cementerio a ritmo de Tonight (We´ll Make Love Until We Die) del grupo SSQ. Una imagen de nuestra niñez y que en la mayoría de casos, se quedaría grabada en nuestra retina ya que la desinhibida Trash nos enseñó mucho más que su cuerpo.

Linnea 'Trash' Quigley

A partir de entonces, aparece en todo tipo de films de terror y eróticos: Creepozoids (1987), Night of the Demons (1988), o incluso en A Nightmare on Elm Street 4: The Dream Master (1988), saliendo del cuerpo de Freddy Krueger como víctima. En algunas pelis de serie B coincide con otras actrices del género tales como Brinke Stevens o Michelle Bauer y con el director Fred Olen Ray; como por ejemplo, en Hollywood Chainsaw Hookers (1988). Todas estos papeles fueron aumentando la popularidad de Linnea, convirtiéndola en toda una ‘scream queen‘ del género y es que incluso tiene en su haber el récord al grito más largo.

En lo personal, Linnea Quigley se casó en 1990 con Steve Johnson (técnico de efectos especiales) pero se separó al cabo de 2 años. Fue vocalista en el grupo punk, The Skirts e incluso se ha auto-producido algunos de sus films: Murder Weapon (1989) o The Girl I Want (1990). Tiene su propia línea de joyas y perfumes; y llegó a entrenarse para policía cuando protagonizaba Vice Academy (1989).

Linnea Quigley y sus encantosPero una de las verdaderas vocaciones de Linnea Quigley (al mismo nivel que los desnudos, para que me entendáis), adora a los animales. Miembro activa del PETA (People for the Ethical Treatment of Animals); defiende y colabora con varias organizaciones para la ayuda de mascotas abandonadas. Tiene algunas anécdotas al respecto, y es que ha llegado a incluso adoptar animales que se ha encontrado en el set del rodaje.

Para todos aquellos que conocemos, aunque sea mínimamente, la carrera de Linnea ‘Trash’ Quigley, sabemos que su nombre estará ligado al calificativo de ‘scream queen’. Fue uno de los máximos exponentes de la serie B de los años 80’s, contando en la actualidad con una filmografía de casi un centenar de intervenciones en este tipo de films. Pese a que la gran mayoría de sus interpretaciones eran papeles secundarios, supo transmitir a los (sus) fans la esencia de una GRAN década: tetas, felpudo, sangre y gritosmuchos gritos!

Trash - The Return of the Living DeadScream QueenLinnea Quigley - CougarQuizás penséis que Linnea era una chica ligera de cascos, y que sólo sabía despelotarse en pantalla para así poder salir en las películas. Quizás tengáis razón, en la mayoría de veces, aparecía desnuda o muy ligerita de ropa, pero como mínimo, no engañó a nadie. Mostró y se mostró tal y como es, una chica que disfrutaba haciendo lo que hacía, porque sabía que lo hacía en cuerpo y alma!

Livid (2011)

Livide posterSin lugar a dudas, Livid fue una de las películas más esperadas del pasado festival de Sitges. ¿Por qué?

Porque sus ‘papis’ fueron los mismos que en el 2007 dejaron a más de uno con la boca abierta, gracias a su opera prima: À l’Intérieur (2007). Película muy dura, violenta y sangrienta, con una temática “polémica” y una excelente ejecución del gore. En alguna ocasión, hemos mencionado o citado, las nuevas ‘joyas’ de terror galo que nuestros vecinos están aportando a la industria. Magnifique!

Tras el éxito mediático que les supuso Inside (título internacional de À l’Intérieur), los realizadores franceses: Alexandre Bustillo y Julien Maury, dieron el salto a los USA. En un principio, les propusieron para la dirección de la secuela remake de Halloween 2 y el remake de Hellraiser, otra joya del cine de terror. Pero parece ser que las relaciones con la productora, acabaron en agua de borrajas; y volvieron a Europa con el rabo entre las piernas.

No es que vaya a basar esta reseña en los cotilleos de Bustillo & Maury, no me malinterpretéis, pero ciertamente, su intento fallido de hacer las Américas, desgraciadamente, queda reflejado en el resultado final de la película.

Madame Jessel

Técnicamente, Livide es perfecta: localización, interpretación, maquillaje y FX’s, fotografía… Es decir, como si sus realizadores tuvieran el deber moral de demostrar al mundo (industria cinematográfica) que saben hacer un film perfecto! Tras su visionado te quedas con la sensación, que Livid está hecha con el afán de demostrar técnica o profesionalidad, más que con el corazón, como fue el caso de À l’Intérieur.

Entonces, dónde radica el fallo de Livid? Pues en uno de los elementos más básicos de todo corto, medio o largometraje: la historia y el guión. Este GRAN fallo le pasa factura, y la perjudica claramente. En el Livide veremos que se tocan diversas temáticas: social, ‘supuestas’ casas encantadas, vampirismo, posesiones, fantasmas,… Es decir, un uso más explícito de la fantasía en pos de la violencia, que también aparece pero calculada al milímetro, aunque a mí, personalmente, no me provocó ninguna sensación de mal rollo ni desagradable, todo lo contrario.

Con un guión lleno de vacíos argumentales, se desarrolla una trama que en ciertos momentos, llega a incluso a despistar al espectador, y sobre todo, al final produce una sensación de disconformidad o desanimo (en la sala se oyeron risas y tó!). No por tocar el género fantástico tenemos que ‘parir’ una película con huecos argumentales o pensar que el espectador ya tendrá imaginación para el resto. Tampoco pretendemos que se nos dé todo triturado y se nos meta por un embudo, pero la justificación que he leído en otros blogs, sobre que en la fantasía no hace falta que se cuente todo, lo siento, pero no me la trago.

La dulce Anna!

Al principio, Livid nos atrae, nos cautiva y fascina. La puesta en escena es brutal, tanto por la fotografía como por la propia ambientación del film. Pero al desarrollarse la trama, nos irá confundiendo y mezclando elementos, hasta el punto de dejarnos con muchos cabos sueltos y lagunas argumentales… Al querer tocar varias ‘temáticas’ no hace que la historia se centre y es como si va desarrollando mini-historietas paralelas que acaban convergiendo en el tramo final, con fórceps y a lo loco! Si bien es cierto, que el género fantástico queda plausible, en algunos momentos, más bien parece el cuento macabro y de terror de Alicia en el País de las Maravillas.

La trama nos sitúa en un pequeño pueblo pesquero francés, donde la joven y guapa Lucie (Chloé Coulloud) empezará a trabajar de asistenta social para gente mayor. Su jefa, Madame Wilson (Catherine Jacob), le hará un tour por todos los ancianitos y ancianitas que Lucie debe encargarse. Destacando muy especialmente, Madame Jessel (Marie-Claude Pietragalla), una centenaria ancina ‘vegetal’.

Lucie, dedice compartir la impresión que le ha causado Mme. Jessel con su novio William (Félix Moati) y su hermano, Ben (Jérémy Kapone). Dado que fue una famosa bailarina y coreógrafa, y que fundó su propia escuela de danza clásica, deciden investigar su apartada mansión en busca de algún tesoro ‘oculto’. Se atreven a hacerlo porque Mme. Jessel está postrada en la cama, intubada y se alimenta de una extraña sustancia rojiza.

Una vez dentro de la mansión, descubrirán que Mme. Jessel quizás no estuviera tan ‘muerta’ como esperaban y gracias a Lucie, acabará despertando de su letargo… Esta nos contará la historia de su hija Anna (Chloé Marcq) y qué relación guarda con la vieja mansión.

Toma, género fantástico!

En Livide, Bustillo & Maury vuelven a repetir con su musa y talismán, Béatrice Dalle, en un pequeño papel interpretando la madre de Lucie, sin la potencia y mal rollo que nos transmitió en À l’Intérieur. Con Livid, nuestros realizadores vuelven a apostar por las féminas como conductoras del film, y sobresalen las interpretaciones de: Chloé Coulloud, Marie-Claude Pietragalla & Chloé Marcq.

Resumiendo, como ya os he mencionado anteriormente, técnicamente, Livid es perfecta. Sus realizadores nos han demostrado a la industria sus aptitudes, pero la peli en sí, no acaba de convencer. Y para esta ocasión, no ha hecho falta la ‘odiosa’ comparativa entre su film anterior y este último.

El resultado final de Livide es claramente inferior a À l’Intérieur, producción con menos recursos y menos despliegues técnicos, pero más brillante e impactante para el verdadero fan del cine de terror.

No obstante, desde este humilde blog, alentamos a Bustillo & Maury para que sigan ‘pariendo’ porque tarde o temprano, volverán a dejarnos con la boca abierta, como ya lo hicieron en su momento.

Vampire (2011)

Vampire posterEsta es la primera incursión americana del polifacético realizador japonés, Shunji Iwai (anteriormente premiado en Sitges con All About Lilly Chou-ChouRiri Shushu no subete en 2001).

En esta ocasión, Vampire se convierte en una apuesta totalmente personal del Sr. Iwai pese a ser un film para el mercado Hollywoodiense. Este hecho lo vemos claramente reflejado en el apartado técnico del film, ya que Shunji Iwai se encarga de: guión, realización, producción, montaje y música. Se puede participar en más cosas ¿?

Vampire es una (incorrecta) versión contemporánea y moderna del mundo vampírico. Alejados de los vampiros con colmillos y capa, esta película nos mostrará un visión diferente del vampirismo. Pero pese a ser una idea muy brillante y fresca, el film no acabará de funcionar.

Vampire se queda a medio camino entre el vampirismo y los asesinos en serie, es decir, Iwai toca ambas temáticas pero no ahonda lo suficiente en ellas, obteniendo un resultado muy descafeinado. Pese a intentar ser una película intimista y con un trato directo, todo queda en pinceladas o brochazos según se mire.

Vayamos al lío…

Un joven (28 años) profesor de Biología de un instituto, Simon (Kevin Zegers) tiene una doble vida. Cuida de su madre enferma de Alzheimer, Helga (Amanda Plummer, una de las actrices favoritas del cine indie) que vive atada a un arnés y unos globos que le impiden que se escape. Este extraño artilugio es invención de su hijo.

Transfusion de sangrePero Simon, oculta un macabro secreto, es un asesino en serie apodado: El Vampiro. Obtiene sus víctimas de una web llamada Sui Site (Suicide Site), un foro que aglutina a personas de tendencias suicidas. Bajo un sobrenombre o nick name, Simon se pone en contacto con  sus bellas y guapas víctimas, y las convence para que donen su sangre. Él actúa como maestro de ceremonias en el último aliento o suspiro de sus entregadas víctimas. La operación es muy sencilla pero efectiva: drenar la sangre de sus víctimas, extrayéndolo de una forma elegante e indolora. Este elixir (sangre) ejerce un efecto hipnotizador en nuestro vampiro, que no dudará ni un segundo en bebérselo, como una manera de unirse a ellas, de conservar parte de su vitalidad en su interior.

El perfil de sus víctimas siempre es el mismo: jóvenes bellas con tendencias suicidas, y que por una causa u otra, no quieren seguir viviendo. Así pasarán por sus manos: Jellyfish (Keisha Castle-Hughes), Kristin Kreuk o Rachael Leigh Cook. Pero una de sus víctimas: Ladybird (Adelaide Clemens) y el vínculo emocional que establezca con ella hará que cambie su visión o su manera de entender lo que hace.

¡Qué rica!

¡Qué rica!

Simon, un tipo inteligente, cautiva a sus víctimas hasta convencerlas para que participen en un experimento, a modo casi de donación voluntaria de su sangre. No olvidemos que la sangre sólo representa el 8% de nuestros fluidos corporales, y sólo con drenar 2/3 partes se obtiene la muerte. En este sentido, Simon es el instrumento eutanásico de sus víctimas, es decir, para él ejerce de manera correcta, ya que sus víctimas se entregan casi de forma voluntaria.

Para mí otro de los grandes errores del film, es mostrarnos una visión humana de un asesino en serie. No olvidemos que Simon mata personas por muchas tendencias suicidas o bolladas estén sus víctimas. No creo que se pueda humanizar un hecho así, aunque el que lo haga tenga cara de no haber roto nunca ningún plato y tenga problemas como cualquier otro.

Esta humanización del asesino (del “vampiro“) es totalmente ficticia e irreal: su intento de tener novia con Michaela (Jodi Balfour), intento de tener vida social, su papel de buen profesor y consejero con una de sus alumnas, Mina (Yû Aoi), que precisamente intenta suicidarse o el hecho que se enamore, le quitan toda credibilidad como asesino.

Chupa, chupa!

Chupa, chupa!

Un asesino en serie no puede presentarse como una persona con sentimientos y emociones; y a la siguiente escena, se está pelando a una tía! Tampoco estoy de acuerdo que siempre debamos representar al asesino de la misma manera: trauma infantil, inadaptado social, inestable emocionalmente y carente de toda empatía o sentimiento… Pero de ahí, a hacerlo como en Vampire es pasarse.

Si eso lo unimos al tema vampírico, obtenemos una visión confusa o desvirtuada del film. Para mí, para empezar el título es igualmente erróneo, pues Vampire no es una película de vampiros como siempre los hemos entendido. Otra cosa bien diferente, es que se utilice la sangre como fuente vital o portadora de energía o vida; pero ello, no hace falta unirlo al tema vampírico.

La sangre es un elemento que puede ser utilizado como elemento independiente, sin vincularlo a los seres con colmillos, así que para mi gusto, es todo un fallo!
Eso sí, Vampire está muy bien realizada y técnicamente, es correcta; pero la historia confunde y no está bien desarrollada. Esperemos que el siguiente film del Sr. Iwai no se titule Zombie y trate sobre el canibalismo… A buen entendedor, vampiros le sobran!

The Moth Diaries (2011)

The Moth Diaries posterHa tenido que pasar una década para que Mary Harron volviera a Sitges. Esa mujer que en el año 2000 dejó a todo el mundo con la boca abierta con American Psycho, ha regresado al festival pero con una propuesta muy distinta. American Psycho fue una película encumbrada al éxito (culto), tan sólo estrenarse y pese a ser una crítica social de América, contiene un espectáculo visual de sangre y violencia inauditos hasta entonces con una mujer tras las cámaras (realización).

Pero su vuelta a Sitges ha sido muy distinta, y tal y como la propia Mary Harron nos contaba en la presentación, The Moth Diaries que es un thriller con 3 momentos clave (entendemos que fuertes) y que está dedicada a sus hijas, y eso, quieras o no, se nota en el resultado final.

Tal y como hizo con American Psycho, la Sra. Harron ha adaptado la novela homónima escrita por Rachel Klein (2002), una revisión de esos cuentos de terror gótico. Se atreve con una de las temáticas más famosas de hoy en día, después de los zombies, claro está: los vampiros. Aunque The Moth Diaries es anterior a la primera entrega de la saga Crepúsculo, quieras o no, las comparaciones le serán del todo inevitables.

The Moth Diaries - actressesLa trama nos sitúa en el inicio de un nuevo curso escolar en Brangwyn, un internado de élite para señoritas. Allí, Rebecca (Sarah Bolger) y Lucie (Sarah Gadon) son super best friends forever (BFF), hasta tienen un colgante de la amistad y tó!

Pero la relación empezará a cambiar con la llegada de una nueva estudiante, la bella y misteriosa Ernessa (Lily Cole) que viene de Europa. Poco a poco, Ernessa captará la atención de Lucie apartándola de Rebecca. Aunque a primera vista, Rebecca tiene celos de Ernessa, su extraño comportamiento unido a macabros acontecimientos en el internado, harán sospechar a Rebecca que Ernessa es una vampira.

Además, esta hace aflorar oscuros y dolorosos fantasmas del pasado (reciente) de Rebecca, unido a un comportamiento ‘peculiar’ (nunca come con ellas, piel extremadamente blanca, su habitación desprende un extraño olor…); son indicios suficientes para que Rebecca tenga esta teoría. En cambio, el resto de compañeras piensan que Rebecca se ha obsesionado con la nueva estudiante.

Ernessa, la vampira.Rebecca tan sólo tendrá apoyo aunque ‘interesado’ del guapo profesor de literatura, Mr. Davies (Scott Speedman), único personaje masculino del film y que intentará aprovechar su ‘inocencia’…

Será capaz Rebecca de desvelar los oscuros y siniestros designios de Ernessa ¿? Le acabará arrebatando a Lucie ¿? Es realmente Ernessa un vampiro ¿?

Aunque The Moth Diaries sea una película excelente, bien dirigida, con buenas interpretaciones (sobre todo, la de guapa, Lily Cole), buenos efectos especiales, ‘original’ historia pese a tocar una de los mitos más sobados del cine de terror: el vampirismo… Pero a mí personalmente, no me ha aportado nada.

Evidentemente, como elementos vampíricos el film tiene que contener sangre, aunque no abunde mucho porque esta se intuye más que se visualiza, junto al deseo carnal (tensión sexual) que un vampiro suele despertar en sus objetivos.

No me siento público objetivo de este film, aunque no por ello voy a decir que es una mierda, porque no lo es, se nota que está hecha por toda una profesional: Mary Harron; pero si buscáis en The Moth Diaries, alguna analogía con American Psycho, la desilusión que sentiréis será monumental! Por fortuna, nosotros fuimos avisados.

Eso sí, seguro que a las hijas adolescente de Mrs. Harron les encanta… pero por desgracia, nosotros ya estamos un poco más creciditos (y no sólo a lo ancho, me refiero).

Cartel Promocional: The Moth Diaries

Lemora, un Cuento Sobrenatural (1973)

Lady Dracula

Lady Dracula

Antes de empezar con esta reseña, debo deciros que no tenía ningún conocimiento previo del film  y que su adquisición fue completamente a ciegas. A veces, suelo dejarme llevar por mi instinto cinéfilo y bueno… hemos tenido experiencias de todo tipo, buenas y horribles!

Visionamos Lemora en la pasada Noche de Cine Inconexo VI, y la verdad es que nos sorprendió y acabó gustando en parte; eso sí, el escenario habitual de visionados era distinto, era un pase con los colegas, con ganas de juerga y comentar a piñón! Quizás si la hubiera visto en casa, el resultado hubiera sido muy distinto…

Lemora, A Child’s Tale of the Supernatural (1973) es un proyecto conjunto de Richard Blackburn & Robert Fern que se encargaron del guión, realización y producción… bueno, no me extraña porque para hacer esto… Parece ser que la peli sufrió algún tipo de percance con la distribución porque se estrenó en Mayo de 1975.

También conocida bajo los títulos: Lemora, the Lady Dracula; The Legendary Curse of Lemora; The Rape of the Vampires o Lady Dracula, a secas… Como muy bien nos indica el subtítulo es un cuento sobrenatural, entre lo terrorífico y lo abominable, pero en absoluto dirigido al público infantil… Vaya a menos que luego no queráis tener hijos traumatizados!!

El comienzo de la película es un tanto confuso, en los ‘supuestos’ años 30 un gánster en plena acción se cepilla a una pareja que están en la cama… y luego se da a la fuga con su buga yendo a parar a una casa con unos seres un tanto extraños!

Parece ser que el gánster de poca monta es un tal Alvin Lee (William Whitton), que en un ataque de cuernos, asesina a su mujer & amante. Atrás dejará a Lila (Cheryl Smith), una jovencilla de aspecto puro y virginal de 13 años (ficticios) que tendrá que vivir con el reverendo Mueller (Richard Blackburn) del pueblo de Tylerville.

Lila canta en el coro de la iglesia baptista y su voz angelical tiene encandilado a todo el vecindario…. Bueno, el reverendo está mucho más que encandilado pero eso es un secreto de confesión. Un día recibe una carta de una tal Lemora (Lesley Taplin) informándole que su padre está muy enfermo! Por este motivo, Lila, ni corta ni perezosa emprende un viaje sola para ir en su búsqueda. Y qué mejor momento que viajar de noche ¿?

Lemora vestida con un mantel... Gran vestuario, sí señor!

Lemora vestida con un mantel... Gran vestuario, sí señor!

La búsqueda del transporte ya de por sí, es un poco confusa, extraña y plagada de preguntas sin resolver pero comparado con el viaje en sí, eso sí que ya es surrealista. Viaja en un ‘supuesto’ autobús de línea, sólo con su conductor (Hy Pyke), personaje comparable con los que solía encarnar Víctor Israel, para que nos entendamos!

Tienen un accidente en medio del bosque y a plena noche cerrada, y evidentemente, empiezan a salir unos seres extraños a modo de zombies. Dichos zombis no se sabe muy bien si son o no necrófagos puesto que sólo matan tras su paso.

Lila logra zafarse de ellos y dar con una extraña casa de estilo victoriano. Pero en vez de acogerla y darle resguardo, la acaban encerrando en una caseta… Tan sólo recibe la visita de una vieja ama de llaves (Maxine Ballantyne) que le trae comida y poco más. Da la coincidencia que la casa victoriana, es el mismo refugio donde se encuentra su padre ‘enfermo’ y por fin, Lila conocerá a Lemora.

Esta enigmática anfitriona, parece que vive en el siglo pasado (era victoriana) y rodeada de unos misteriosos niños pequeños… Lemora retendrá a Lila en su mansión con el pretexto que su padre está muy enfermo y todavía no puede verlo.

Pero qué oscuros secretos ocultará Lemora y todos los seres de la casa ¿? Estará su padre realmente enfermo ¿?

Tal y como ya os he dicho anteriormente, el hecho que visionara esta cinta en una noche de cine inconexo ayudó en gran medida a que pasara mejor… Pero no nos engañemos, Lemora: un cuento sobrenatural es un truñaco de 3 pares de co’ones! Eso sí, el film en ciertos círculos cinéfilos de terror goza de buena reputación y hasta cierta consideración de peli de culto… No sé si fomentado por la propia Cheryl Smith o por la peli en sí misma!

Primero de todo, los errores, lagunas e incluso océanos de la historia confundiéndonos en todo momento, uno no sabe si la trama transcurre en los años 30 o en la época victoriana, queriendo imitar a las típicas producciones de la Hammer de estilo terror gótico. Además, el atractivo de la película va decayendo con los minutos, hasta que llegamos al final, donde hay una batalla ‘épica’ del todo surrealista y sin sentido.

Al pretender ser un cuento de terror, toca o intenta tocar demasiados palos para mi gusto: zombies o monstruos, vampirismo, esoterismo y satanismo… Y lo apoteósico para mí, es la batalla final! Ni pies ni cabeza!

Los FX’s dejan mucho que desear, reduciéndose algunas veces, a simple maquillaje y vas que te matas…

Lila tomando un baño... Pincha en la imagen para más detalles!

Lila tomando un baño... Pincha en la imagen para más detalles!

Eso sí, lo único que destacaremos como positivo, y evidentemente, es lo primero que nos llamó la atención a nuestras enfermas mentes, fue la pura y virginal, Lila. El Sr. Blackburn quiso sacarle provecho y nada más empezar la peli, entrevimos que más adelante se la sacaría jugo al tema. Pese a ligeras insinuaciones y poco más, no olvidemos que Lila representa que tiene 13 años, en la vida real, Cheryl Smith ya tenía 18 años. Por este motivo, se pudo haber explotado mucho más el lado erótico o sexual del cuento. Aunque seguro que nos encontramos con una versión censurada, no me extrañaría saber que la cinta original, contenía desnudos integrales de Lila. No olvidemos que Cheryl “Rainbeaux” Smith rodó años más tarde, Fantasías Sexuales (SlumberParty ’57, 1976) o Cinderella (1977) con muchos desnudos!

En definitiva, como todo cuento infantil, mucha fantasía de por medio, llegando a veces a rozar los surrealista y psicotrópico, pero ya se sabe los cuentos y las fábulas, cada uno las cuenta como le parecen.

Lemola, Lemora ¿?

Broken (2006)

Broken

Broken

Esta reseña se la dedico a Miscua, habitual colaborador de Nekrofílmicos, dado que él fue quien me recomendó su visionado pues no la conocía.

Bajo la premisa de “La joven se cría en un ambiente de miedo” | “The slave girl is reared in an atmosphere of fear” de Harriet A. Jacobs da comienzo el film. Y luego te sueltan la típica frase de Basada en hechos reales…. Y Pata-pam! Te encuentras lo que te encuentras!

Antes de empezar con la autopsia, os contaré que significan estas palabras y quién es quién… (info extraída de la Wikipedia)

Harriet Ann Jacobs (Carolina del Norte, 1813 – 1897) fue una escritora abolicionista y feminista estadounidense. Hija de esclavos mulatos heredó la condición de esclava desde su nacimiento, pero tuvo la suerte de que la enseñaron a leer, escribir y coser.

En 1825, por motivos familiares pasó a ser propiedad de otro hombre. Éste no sólo la acosó sexualmente durante casi una década, sino que la amenazaba con vender a sus hijos si ella se oponía a sus demandas sexuales y rehusó concederle el matrimonio con otra persona con la que tuvo dos hijos.

En 1861, publicó Incidents in the Life of a Slave Girl (Incidentes en la Vida de una Joven Esclava) bajo el seudónimo de Linda Brent. La mayor parte del libroestá dedicado a la lucha de Harriet A. Jacobs por mantener la libertad de sus dos hijos a toda costa, antes de huir ella misma en busca de la suya. Por ello pasó siete años escondida en un diminuto espacio construido dentro del granero de su abuela para ocasionalmente poder ver y oír las voces de sus hijos.

Pese a esta pequeña explicación o inciso, Broken no queda más entendida o comprendida porque dicha explicación la hemos obtenido a posteriori y porque hemos analizado o profundizado un poco más en esas palabras, si no ni eso.

Nadja dándolo todo...

Nadja dándolo todo...

Broken está calsificada dentro del subgénero ‘torture’ (falso torture) que tan de moda se puso tras Hostel (Eli Roth, 2005). Y como ya sabéis lo que sucede en estos casos, cuando algo obtiene un poco de éxito se copia hasta la saciedad, y si ya Hostel tuvo unos errores graves, no os voy a contar este producto meramente exploit.

Historia y guión de Simon Boyes & Adam Mason (Pig) esta producción británica obtuvo el premio de la audiencia como Mejor Película en el Dead by Dawn Film Festival de Edimburgo y pudo verse por el Festival de Sitges el 2006 en la competición oficial.

Broken, nadie puede salvarte, empieza su historia directa al grano sin preámbulos ni ostias. Un par de chicas son el objetivo de un ‘supuestoasesino en serie que disfruta jugando con sus víctimas, a un juego un tanto sádico, les introduce una hoja de afeitar en el estómago. Eso sí, las chicas tendrán la posibilidad (que no será la mismo que probabilidad) de salvar sus vidas, descosiendo el orificio y quitándose la Gillette de su vientre. Obviamente, esta hoja su objeto de dolor pero a la vez, es su salvación porque es lo que les permite deshacerse de sus ataduras… A partir de este punto, no se sabe muy bien lo que puede llegar a pasar, pero es la única salida que tienen.

Mientras tanto, Nadja (Nadja Brand), la típica madre soltera o separada cuida de su hija, Jennifer (Megan Van Kerro), y viven felices y comen perdices. Hasta que un día, Nadja parece ser que ha sido elegida como objetivo de nuestro torturador – mente perversa (Eric Colvin).

A partir de este punto, y habiéndoos introducido un poco la cinta, ya habréis adivinado de que va la cosa. Nadja, al igual que las anteriores víctimas se convierte en el centro de atención… bueno, mejor dicho, de torturas de nuestro cowboy de los bosques!

Pasatiempos de nuestro sádico del bosque

Pasatiempos de nuestro sádico del bosque

Por suerte (o desgracia), Nadja consigue superar la primera prueba del tarado mental este (la de la hoja de afeitar) y parece ser que esto ya es motivo suficiente para conservarla con vida. Eso sí, el perturbado la tendrá como viviendo con él más de 40 días, como si de un animal se tratase: atada a un árbol, y sufriendo todo tipo de humillaciones, torturas y vejaciones…  Y no os penséis que el asunto va por el tema sexual porque no es así.

Nadja demostrará una entereza y una resistencia sobre-humana, impulsada por la única razón de querer seguir con vida, saber si su hija Jennifer está con vida y que le ha pasado a manos del loco del bosque ese… Su interpretación es uno de los puntos destacables del film.

Pero ya sabéis lo que se suele decir: quién mal empieza, mal acaba….

Broken vista desde el punto de vista de la productora o distribuidora, es un film redondo: localizaciones naturales exteriores, 3-4 actores en todo el reparto y así toda la inversión o presupuesto pudo destinarse a los FX’s. Por este motivo, las torturas y las escenas gore están tan bien paridas… Muy poca digitalización, y eso quieras o no se agradece a la vista.

Pero en cuanto a nivel de resultados, Broken me parece un pésimo ‘torture, es decir, a estas alturas, se nos tiene que dar algo más. Después de haber descubierto que la peli estaba en la historia personal de Harriet A. Jacobs tengo la sensación que el par de ‘flipetis’ estos (Mason & Boyes), se leyeron el libro, y encontraron la base para Broken.

Eso sí, podrías haberla dotado de más credibilidad o de mejores cimientos, porque la cinta no ofrece lagunas, ofrece océanos; además de brindarnos hechos inconexos y errores de base como la copa de un pino.

Quizás para un público más comercial, menos acostumbrado a visionar/devorar cintas del palo o género, puede resultar buena y todo… Pero macho, cuando la visiona un seguidor del cine de terror, con un poco de bagaje en el tema, la cinta hace aguas por todos sitios.

Así que chavalotes, yo no le dedicaría un visionado y poco cosa más… Esperemos que los realizadores no sigan buscando su fuente de inspiración en la literatura, porque el santo grial de las fuentes inspiradoras es la absenta, como mínimo hadas y duendecillos garantizados!!!!