Yakuza Weapon (2011)

Gokudô heiki posterCon este film cierro la pasada edición de Sitges… Y algunos pensaréis: pues ya iba siendo hora, no ¿? Pues sí, y tenéis toda la razón del mundo…

No hay mejor forma de hacer un cierre con una de las últimas bizarras de la productora Sushi Typhoon: Yakuza Weapon. Y sin haber visto siquiera ninguna imagen y aplicando un poco de sentido común, sabremos que la peli tratará sobre Yakuza’s (mafia japonesa) y armasmuchas armas!

Y siendo una de las pelis de la Midnight X-Treme, no podía faltar uno de los habituales y pesos pesados del splatter japonés, Yoshihiro Nishimura. Para los que a estas alturas no lo conozcáis, tenéis una asignatura pendiente con vuestro cerebro, si es capaz de resistirlo. Aunque la realización del film corre a cargo de Tak Sakaguchi & Yûdai Yamaguchi (Battlefield Baseball, Cromartie High School & Be a Man! Samurai School), Nishimura se encarga de los FX’s y maquillaje.

Yakuza Weapon (Gokudô heiki, 2011) es una película de gangsters y muchos efectos especiales. La trama se centra en ShozoIwaki (Tak Sakaguchi), exiliado a América del Sur, es informado de la muerte de su padre, un yakuza local, Kenzo (Akaji Maro).

Milandole la pilila!

Milandole la pilila!

En su regreso, descubre que el hombre de confianza de su padre, Kurawaki (Shingo Tsurumi), lo ha traicionado y asesinado; dejando a Shozo lo poco que queda de la familia mafiosa de los Iwaki. Shozo clamará venganza y se enfrentará a Kurawaki, en una batalla titánica que tendrá graves consecuencias (físicas) en ambos contrincantes.

Gracias al desarrollo tecnológico y médico de los cuerpos policiales de élite, Shozo sobrevive pero no volverá a ser nunca más el mismo. Descubre que ha recibido algunos implantes biónicos que lo hacen único, como por ejemplo, un cañón Vulcan M61 en su brazo derecho o un lanza cohetes en su rodilla izquierda.

A partir de ahí, Shozo sólo tendrá un único objetivo: vengar la muerte de su padre y acabar con Kurawaki que también ha sobrevivido a la pelea. Pero los yakuza no se lo pondrán nada fácil y contaran con la ayuda de Tetsuo (Junio Murakami), un antiguo amigo de Shozo, con algún as escondido en la manga…

¿Será capaz Shozo de restablecer el mancillado honor de su familia y vengar la muerte de su padre? Porque buen armamento es lo que no le va a faltar!

Tetsuo & Sumire (Cay Izumi)

Como en todas las producciones que nos llegan del lejano país nipón, Yakuza Weapon es cine bizarro al 100%. Desde sus increíbles historias, personajes, sangre, efectos especiales a gogó,… Aunque, para los que estemos acostumbrados a este tipo films, no nos supondrá ningún problema. Eso sí, como en todos los splatter japoneses, un pelín demasiado larga y se abusa de la digitalización.

Por lo que a mi respecta es otra peli entretenida de la factoría Sushi Typhoon pero los más acérrimos seguidores (otakus), Gokudô heiki se basa en los mangas de Ken Ishikawa, co-creador de la famosa serie de animación: Gō Nagai de Getter Robo (Gettā Robo).

Lo mejor de la peli, sin duda alguna, el pintoresco y bizarro armamento que aparece! Yo me pido una Midori 300 para Navidades.

Karate-Robo Zaborgar (2011)

Denjin Zabôgâ posterTras un breve receso (no espiritual) que hemos tenido estos días, continuaremos con las pelis de Sitges que nos queden pendientes (sí, sí… aún tenemos deberes) y sus correspondientes, reseñas.

Si juntamos una de las noches más frikis: la maratón de Midnight X-Treme con uno de los últimos proyectos de la productora Sushi Typhoon, el desmadre & el cine bizarro están más que garantizados!

En esta ocasión le toca a Karate-Robo Zaborgar (Denjin Zabôgâ o Denjin Zaborger), la adaptación cinematográfica de la serie de TV de 52 capítulos que se hizo popular en la década de los 70’s (1974) bajo el título de Electroid Zaborger 7 de la productora, P Productions.

Y como no podía ser de otra manera, los de Sushi Typhoon han apostado por lo seguro: el realizador del film es Noboru Iguchi, responsable de otras locuras fílmicas como The Machine Girl (Kataude mashin gâru, 2008) o Robo-Geisha (2009)… entre muchas otras. Y como no, por nuestro querido, Yoshihiro Nishimura, en el apartado de maquillaje y supervisión de FX’s. Los habituales de este blog, ya sabéis que tenemos una gran estima por todos los trabajos del Sr. Nishimura, y por poco que podemos, los vamos reseñando: Helldriver (Nihon bundan: Heru doraibâ, 2010),Vampire Girl versus Frankenstein Girl (2009) o Tokyo Gore Police (Tôkyô zankoku keisatsu, 2008).

Ambas mentes forman uno de los tándems más bizarros y cafres del cine (splatter) actual japonés!

Zaborgar & Daimon

Zaborgar & Daimon

Tras la muerte del científico, Dr. Daimon (Naoto Takenaka), su hijo Yutaka Daimon (Yasuhisa Furuhara) que es oficial de la policía secreta, hereda un poderoso robot llamado: Zaborgar. Pero este no es un simple trozo de metal, fue concebido por su padre, como un hermano para Daimon, formando equipo contra el crimen organizado.

Zaborgar está equipado con sofisticadas armas y es un experto en Karate. Además, tiene el poder de convertirse en una motocicleta y junto a Daimon, lucharán contra la malvada organización responsable de la muerte de su padre, Sigma.

El malévolo Dr. Akunomiya (Akira Emoto), algo así como el profesor Xavier de los X-Men tiene un maléfico plan de dominación mundial. Pero Daimon & Zaborgar acabarán descubriendo su complot: la extracción del ADN de científicos, políticos y otras personas de gran influencia, con el fin de construir un robot asesino gigante, que le dará un poder ilimitado.

Pero el Dr. Akunomiya no trabaja sólo y tiene a sus órdenes un grupo de esbirros/as, medio humanos medio bots (robots). Destacamos un trío de chicas robot, en especial Borg (Mami Yamasaki), que tiene un interruptor on/off relación con Daimon y pese a estar en bandos opuestos, no será un impedimento para que ambos tengan una bonita historia de amor. Esta relación imposible supondrá el fin de la amistad entre Daimon y Zaborgar, y el punto y aparte de la primera parte del film.

Las chicas robot de Sigma

Las chicas robot de Sigma

Pasados 25 años, podemos ver un Daimon totalmente distinto, casi ridículo y acabado, trabajando de chófer para un ministro corrupto. Pronto descubrirá que fruto del amor con Borg, tuvieron 2 niños pero fueron criados por la organización Sigma, con todo lo que eso conlleva.

Pero ya sabéis chicos, el mal no descansa nunca y el super-proyecto del Dr. Akunomiya casi está a punto de concluirse.

¿Podrá el Dr. Akunomiya dominar el mundo con su super-robot? Como podrá Daimon detener los malvados planes del doctor? Y Zaborgar, será capaz de perdonar a su ‘hermano’ Daimon? Los veremos de nuevo en acción?

Como cada año, estos japos nos traen su última locura y bizarrada. Un disfrute visual de efectos especiales, digitalizaciones por un tubo, maquillajes, gadgets imposibles, robots, acción, sangre y artes marciales.

El único pero que le encuentro a Karate-Robo Zaborgar es la segunda parte del film, pasados los 25 años. Como siempre, estos japos nos hacen durar en demasía las pelis, y no saben hacerlas de menos de 90 minutos. Esta segunda parte hace que se eternice la trama y decaiga el buen rollo y espectacularidad de la primera mitad del film.

En definitiva, asistimos al último espectáculo visual de la mano de Sushi Typhoon, para incondicionales de Mazinger Z y las Midnight X-Treme, ni más ni menos.

Cuando la seguridad del mundo está en juego, ZABORGAR nos salvará!

Helldriver (2010)

Helldriver (2010)

Helldriver (2010)

El primer fin de semana pudimos asistir a una de las maratones más esperadas del festival, la maratón Japan Madness o lo que para nosotros significa, proyección de películas japonesas u orientales, pertenecientes a la categoría Midnight X-Treme. Y por que ansiamos tanto este tipo de películas, pues por un motivo obvio, como su nombre indica, son extreme por que cada año nos deleitan con sangre y gore y nos recuerdan lo locos que están en el lejano oriente.

Y este año, no podía tener mejor programación que 2 títulos del GRAN Yoshihiro Nishimura, para mí, todo un icono o referente del splatter japonés. Para la Japan Madness contábamos con Helldriver y Mutant Girls Squad, ambas pelis dirigidas por Nishimura; y un tercer film, Alien vs Ninja, de la recién productora, Sushi Typhoon, sello ultraviolento del estudio Nikkatsu Corp, que en los años 70’s se centró básicamente en el sexo y la violencia.

Kika nuestra joven y guapa heroína.

Kika nuestra joven y guapa heroína.

A modo de apunte, y para todos los que no conozcáis (todavía) al Sr. Nishimura, os diremos que es director de films tan burros y cafres como: Vampire Girl vs Frankenstein Girl (2009) y Tokyo Gore Police (2008); y ha participado en: Gothic & Lolita Psycho (2009), Samurai Princess (2009), Robo-Gheisa (2009), Hard Revenge, Milly (2008) o  The Machine Girl (2008),… entre muchos otros, como responsable de Maquillaje y Efectos Especiales (FX’s).

La presentación de la maratón no pudo ser más bizarra, y es que el propio Yoshihiro Nishimura subió al escenario, y lo primero que hizo fue despelotarse (se quedó con el típico tapa-rabos japonés) y de una bolsa de plástico sacó un bebé de plástico con el cordón umbilical (guiño a Helldriver), y empezó a posar para la prensa mientras iba diciendo, que la película era sería y era una gran apuesta personal. Según palabras del traductor (que a fecha de hoy, todavía está flipando junto Fina Brunet), Hell Driver es “la realización de sus sueños; su intento de filmar la película de zombis definitiva”. Fiver apunta que Nishimura iba borracho (de sake, supongo), pero yo afirmo que el hombre es así, siempre!

Helldriver (título en japonés, Nihon bundan: Heru doraibâ – 2010) es la última bizarrada del Sr. Nishimura. Se encarga de la dirección, guión, edición, maquillaje, FX’s… casi nada. En la masterclass que dio al día siguiente, contó al público asistente que, suelen rodar las pelis en 2 semanas, por que las productoras no les dan ni más tiempo ni más pasta.

Helldriver se define como una apocalíptica road-movie, pero yo la enmarcaría más en un bizarro splatter zombie japonés, pues esta vez, nuestros protagonistas son los zombies. La joven y guapa, Kika (Yumiko Hara) siempre ha sufrido los abusos (no sexuales) y desprecios de su tío y su madre, Rikka (Eihi Shiina), ante la impotencia de su padre.

Un día al volver del instituto, Kika contempla como su madre Rikka y su tío, se transforman en zombies por culpa de una nube tóxica creada a partir de un meteorito o extraño objeto caído del cielo. Rikka toda poseída, no duda en arrancarle en corazón a su hija a costa de salvar su propia vida.

Rikka, la Reina zombie

Rikka, la Reina zombie

A partir de la nube tóxica, Japón queda dividido en 2 partes separadas por un muro (como el de Berlín). La parte norte es donde están los zombies, ya que todo aquel que inhala el gas se convierte en un zombie necrófago; y la parte sur (o parte segura), donde está la población segura. De todas maneras, la situación en la parte sur es insostenible, la sociedad está completamente dividida a favor y en contra de los zombies; y el gobierno no sabe muy bien como hacer frente a los zombis, en definitiva, el caos absoluto.

Además, nuestros zombies se caracterizan por tener una cornamenta en la frente, y estos cuernos son utilizados como una nueva droga, muy potente y letal, en la parte sur. De ahí que muchos, tengan la osadía de ir a la caza de zombies!

Kika será curada y mejorada con sofisticado armamento por el gobierno, como prueba para lograr la arma definitiva anti-zombie! Equipada con un corazón artificial y una espada, Kika es enviada junto un grupo de buscavidas a la parte norte a combatir los zombies.

Será capaz Kika de acabar con la Reina zombie ¿?

Y como no podía faltar en una peli de Nishimura, hay sangre a chorros y borbotones, amputaciones, gore, explosiones, digitalizaciones monstruosas, latex, aberraciones, idas de olla y bizarradas varias… que más se puede pedir, en una mente tan perversa ¿?

Entiendo perfectamente, que este tipo de cine no pueda interesarle o suscitarle ningún tipo de atractivo a más de uno; precisamente, Nishimura en su masterclass afirma que en su país natal, este tipo de pelis gore o splatters están muy mal vistas o infravaloradas, mientras que en el resto del mundo, tiene su legión de seguidores.
Incluso podéis decir, que vista una vistas todas, pues en definitiva casi siempre utilizan los mismos recursos o efectos, pero para mí, son películas muy cafres, bestias, y que aunque sólo sea en un elemento o en alguna ida de olla, siempre me sorprenden, así que cada año, las espero con muchas ansias.
El único defecto que podemos achacarle a Helldriver, es su duración, y es que sus casi 2 horas pueden pasar factura a nuestras neuronas; así como algunos flashbacks, que pueden despistarnos más que aclararnos.

Tokyo Police

Tokyo Police

En definitiva, una bizarrada más made in Nishimura o lo que es lo mismo, su particular visión de un apocalipsis zombie… aunque sean zombis con cornamenta!