Hell (2011)

2016: Das Ende der NachtDespués de The Divide, Hell es la segunda aportación del pasado festival de Sitges, sobre temática post-apocalíptica pero con ciertos matices. Si en The Divide nos intentaban colar una subtrama de ciencia-ficción y el film iba sobre el comportamiento humano; en esta ocasión, nos encontramos ante un film ecologista con leves toques caníbales. Sí, sí… habéis leído bien!  Pero esta ocasión es diferente, con la excusa post-apocalíptica se hace lanza un claro mensaje ecologista y de concienciación sobre el calentamiento global, y al final nos intentan colar el canibalismo! Pero tampoco es dejéis impresionar mucho…

Hell (2016: Das Ende der Nacht) es la opera prima de un joven realizador alemán: Tim Fehlbaum. Estaremos asistiendo a un relevo generacional ¿? Porque este año se han presentado varias operas primas de ‘jóvenes’ realizadores como: EVA, Seconds Apart o The Caller, por mencionar algunas. Tim Fehlbaum se encarga de la realización y del guión-historia, junto con Oliver Kahl & Thomas Woebke.

La película comienza presentándonos el cataclismo mundial de turno: el calentamiento global ha hecho subir la temperatura en todo el planeta, y por tanto, escasean el agua y la comida, ya que el planeta se está convirtiendo en un desierto.

Hell - Supervivientes

3 supervivientes: Phillip (Lars Eidinger), Marie (Hannah Herzsprung) y la joven, Leonie (Lisa Vicari), intentan sobrevivir como pueden, gracias sobre todo, a su astucia y un coche, que les hace las funciones de refugio. Tras detenerse a repostar (más bien diría, saquear) en una gasolinera, conocen a Tom (Stipe Erceg), un mecánico.

A cambio de gasolina y algunos víveres, Tom se unirá al grupo en busca del Santo Grial. Es decir, nuestro grupo de supervivientes se dirige a las montañas, donde la visión de un águila, les hace creer en la esperanza que en las montañas encontrarán algún sitio con agua.

Pero nadie les ha dicho que el camino hacía su ‘paraíso’ sea un camino de rosas, todo lo contrario, un hallazgo en el mismo, les hará ver que no todo el mundo se comporta de la misma forma civilizada. En su paso por las montañas, la cosa se complica cuando se topan con otro grupo (más numeroso) de supervivientes con distintos intereses a los suyos.

Pronto descubrirán que en épocas duras, los instintos más básicos y primitivos prevalecen sobre cualquier valor moral, sobre todo, cuando ni las religiones ni la fe pueden darte de comer o beber!

Agua! Agua! Agua! (Hell)

Para mí gusto, hubiera sido mucho más interesante explotar todo el lado oscuro e incómodo del film, es decir, el canibalismo; que hacer una apología del ecologismo y el calentamiento global, que no me aporta nada. Lo bueno del film lo dejan para el final y lo tocan muy por encima, vaya!

Eso sí, se nota que hay presupuesto: la puesta en escena es brutal y las pocas escenas violentas (gore) que hay están muy bien, pero la historia en sí no me acaba de convencer, como ya os he comentado anteriormente. Pese a que las interpretaciones de los protas son correctas, no se profundiza en sus personajes ni nos identificamos con ninguno de ellos, nos da absolutamente lo mismo, si viven como si les cae un rayo.

Quizás deberían haberse centrado más en el tema que puede suscitar un poco de interés, al público ávido de cine de terror: el canibalismo. Eso sí, también hubiera sido del todo previsible, es lo que tiene centrarte en una sociedad post-apocalíptica, el margen de maniobra se te reduce un montón: faltan recursos!

Hell, es una pena, pero ha pasado por Sitges sin pena ni gloria, pero seguramente le daremos una oportunidad a Tim Fehlbaum, apunta bien y tiene maneras. Al menos esta producción alemana queda alejada de otras producciones más sangrientas (ultragore) del país germano.

Eso sí, si eres fan del Capità Planeta, te gustará.

The Divide (2011)

The DivideTal y como os comentamos hace un par de días en la reseña de The Victim, este año en Sitges tuvimos a Michael Biehn por partida doble. Para esta ocasión, volvía a interpretar un papel protagonista en una gran producción: The Divide.

Xavier Gens, Frontière(s) (2007) & Hitman (2007), aceptó dirigir esta co-producción germano – americana, no sin antes añadir algunas cosas de cosecha propia y que aceptaron los creadores de la historia: Karl Mueller & Eron Sheean. No sabemos si para bien o para mal…

The Divide (The Fallout) nos traslada a un Nueva York post-apocalíptico tras una guerra de misiles nucleares. 8 desconocidos se refugian en los sótanos de un edificio, y a partir de entonces tendrán que convivir con lo que tengan.

Mickey (Michael Biehn) era el conserje del edificio, y por tanto, asume el papel de líder del grupo ya que el sótano – refugio es obra suya. Luego tenemos los hermanastros: Josh (Milo Ventimiglia) & Adrien (Ashton Holmes) junto con una amigo, Bobby (Michael Eklund). La expareja formada por la guapa: Eva (Lauren German) y Sam (Iván González), abogado. Una madre, Marilyn (Rosanna Arquette) y su hija, Wendy (Abbey Thickson)… Y por último, Delvin (Courtney B. Vance), el negro del grupo.

SupervivientesEl desarrollo del film, más que tratar el tema post-apocalíptico, trata más bien de la convivencia del ser humano en una situación de emergencia y excepcional. Evidentemente, también seremos testigos de la transformación personal de cada uno de nuestros supervivientes: sus locuras, sus excesos, sus conflictos personales, su degradación personal… Y sus cambios, también se verán reflejados en el grupo.

Además, al inicio de la reclusión veremos que se establecen una serie de normas o comportamientos, bueno, mejor dicho, Mickey las impone al resto del grupo. Pero poco a poco, estos irán descubriendo algunos de sus ‘secretillos’, que no dirán mucho a favor de Mickey para con el grupo, y esto desembocará en los primeros conflictos jerárquicos, rebeliones y motines… no a bordo, claro está.

MickeyLa película tiene un error muy grave, para mí crucial, y que probablemente disgustará a la mayoría: la historia post-apocalíptica. Sólo aparece al principio, a mitad del film y al final. Pero The Divide no es una cinta catastrofista como se vende o se intenta colar. Deberían despedir al responsable de marketing o la agencia de publicidad porque se van a encontrar con un serio problema. No cumple las expectativas que uno puede tener de la misma. De hecho, la historia post apocalíptica, nos importa más bien poco, por no decir, una mierda; porque luego, la narración cuenta otra cosa.

Por este motivo, si sois seguidores de pelis catastróficas tipo El Día de Mañana (Roland Emmerich, 2004), The Divide no es vuestra película porque no va sobre esto, pese a que así nos la estén vendiendo o no se aclaren ni ellos. Si tuviéramos que mencionar un referente a The Divide, sin duda alguna, este sería: Das Experiment (Oliver Hirschbiegel, 2001), una producción alemana que trata sobre un experimento sobre el comportamiento humano y sus reacciones.

Eva & BobbyAdemás, de este engaño publicitario y por consiguiente, fallo en la trama, algunas de las interpretaciones dejan mucho que desear, los supuestos protas: Michael Biehn & Lauren German, no me convencen; sí en cambio, una pletórica, Rosanna Arquette y un demente, Michael Eklund bordando el papel.

Al igual que en The Victim, la mujer de Biehn, Jennifer Blanc tiene un cameo pero en esta ocasión, no hay escena de polvo de por medio…. Oooooh, what a pity!

Eso sí, la puesta en escena y los FX’s están muy bien, aunque, utilizar un sótano de un edificio (por muy bien equipado que esté), como refugio nuclear, a mí que me lo expliquen porque como que no lo acabo de ver…

En definitiva, una cinta engañosa, que promete una cosa y va sobre otra bien distinta… Si le quitamos las partes post apocalípticas para centrarnos en el comportamiento humano y sus instintos más oscuros y primitivos, todavía se puede sustentar en algo; pero si no, The Divide no tiene ningún sentido ni convence!

The Victim (2011)

The VictimSin duda alguna, la pasada 44 edición del Festival de Sitges ha sido la de Michael Biehn. Quien fuera actor fetiche de unos de los grandes nombres de Hollywood, James Cameron, que contó con él para Terminator (1984); Aliens, el regreso (1986); Abyss (1989) y Terminator 2: el Juicio Final (1991).

Pese haber trabajado para Cameron en películas tan consideradas de culto, hacía 20 años que sólo aparecía en producciones de segunda o TV movies en papeles secundarios o cameos.

Ahora con The Victim & The Divide, Michael Biehn resurge de sus cenizas, como un ave fénix, para mostrarnos que todavía tiene cosas que aportar a la industria cinematográfica. Ya en 2010, se atrevió a ponerse tras las cámaras y co-dirigió: The Blood Bond junto con Antony Szeto. Pero no es hasta The Victim que se entrena en solitario como realizador… Será esta su última incursión ¿?

The Victim es un tributo a los grindhouse, un thriller psicológico un tanto enrarecido y que poco a poco, intentará inquietar al espectador hasta que en el final, se le suelta la moraleja para que se vaya calentito. Pero vayamos por partes…

Annie (rubia) & Mary (morena) La historia nos presenta 2 treintañeras ligeras de cascos o lo que es lo mismo, un par de zorrones: la morenaza, Mary (Danielle Harris), que los asistentes al festival de Sitges del año pasado tuvimos ocasión de verla en: Hatchet II y Stake Land & la rubia explosiva, Annie (Jennifer Blanc). Ambas se corren (nunca mejor dicho), una fiesta particular con 2 polis: el aspirante a sherrif Harrison (Ryan Honey) & el guaperas, Cooger (Denny Kirkwood).

La juerga transcurre en el campo, un entorno muy bucólico, y no faltará el alcohol, drogas y sexoEstos yankees, sí que se lo saben montar bien! Pero para la pobre Mary, la fiesta no acabará del todo bien; y Annie al descubrirlo huye despavorida campo a través.

En mitad del bosque da con la cabaña de Kyle (Michael Biehn), un solitario e inquietante individuo. Al principio, Kyle se muestra reacio a ayudar a Annie, pero esta sabe cómo convencerle… Sí es que la carne es débil! Empezarán por intentar encontrar el cadáver de Mary, pero nuestros polis corruptos no se lo pondrán nada fácil.

Eso sí, tal y como ya he mencionado antes, el propio Biehn nos tiene reservada una sorpresa para el final a modo de moraleja o aleccionamiento. Aunque, el tiro le sale por la culata y en vez de sorprendernos con un giro argumental de los que te dejan con la boca abierta, más bien te joroba y fastidia todavía más.

Tras una trama ralentizada y escenas que no aportan nada, no puedes pretender en última instancia, quedarte con el personal y darnos una master class sobre la deshumanización que pueden conseguir ciertos individuos, ya sean asesinos en serie o policías. La fe es lo que acabamos perdiendo por el film!

Michael BiehnCon una estética setentera a lo grindhouse, The Victim “intenta” imitar su violencia o estética en películas tan polémicas y consagradas, como: La última casa a la izquierda (The Last House on the Left, 1972) o La violencia del sexo (I spit on your grave, 1978), pero más bien se queda en intento.

Las interpretaciones a cada cual peor, no se salva ni la de Biehn y con una historia que no te acaba de convencer o atraer, la convierten en una peli truñaquen totalmente insulsa y sin sentido. Eso sí, la única interpretación buena que veremos, es el pedazo de polvo que se pegan Michael & Jennifer (marido y mujer en la vida real). Polvo que pegaron de verdad, al menos eso es lo que nos dijeron…

Lástima que en The Victim, las víctimas reales de la peli fuésemos nosotroslos espectadores!