Livid (2011)

Livide posterSin lugar a dudas, Livid fue una de las películas más esperadas del pasado festival de Sitges. ¿Por qué?

Porque sus ‘papis’ fueron los mismos que en el 2007 dejaron a más de uno con la boca abierta, gracias a su opera prima: À l’Intérieur (2007). Película muy dura, violenta y sangrienta, con una temática “polémica” y una excelente ejecución del gore. En alguna ocasión, hemos mencionado o citado, las nuevas ‘joyas’ de terror galo que nuestros vecinos están aportando a la industria. Magnifique!

Tras el éxito mediático que les supuso Inside (título internacional de À l’Intérieur), los realizadores franceses: Alexandre Bustillo y Julien Maury, dieron el salto a los USA. En un principio, les propusieron para la dirección de la secuela remake de Halloween 2 y el remake de Hellraiser, otra joya del cine de terror. Pero parece ser que las relaciones con la productora, acabaron en agua de borrajas; y volvieron a Europa con el rabo entre las piernas.

No es que vaya a basar esta reseña en los cotilleos de Bustillo & Maury, no me malinterpretéis, pero ciertamente, su intento fallido de hacer las Américas, desgraciadamente, queda reflejado en el resultado final de la película.

Madame Jessel

Técnicamente, Livide es perfecta: localización, interpretación, maquillaje y FX’s, fotografía… Es decir, como si sus realizadores tuvieran el deber moral de demostrar al mundo (industria cinematográfica) que saben hacer un film perfecto! Tras su visionado te quedas con la sensación, que Livid está hecha con el afán de demostrar técnica o profesionalidad, más que con el corazón, como fue el caso de À l’Intérieur.

Entonces, dónde radica el fallo de Livid? Pues en uno de los elementos más básicos de todo corto, medio o largometraje: la historia y el guión. Este GRAN fallo le pasa factura, y la perjudica claramente. En el Livide veremos que se tocan diversas temáticas: social, ‘supuestas’ casas encantadas, vampirismo, posesiones, fantasmas,… Es decir, un uso más explícito de la fantasía en pos de la violencia, que también aparece pero calculada al milímetro, aunque a mí, personalmente, no me provocó ninguna sensación de mal rollo ni desagradable, todo lo contrario.

Con un guión lleno de vacíos argumentales, se desarrolla una trama que en ciertos momentos, llega a incluso a despistar al espectador, y sobre todo, al final produce una sensación de disconformidad o desanimo (en la sala se oyeron risas y tó!). No por tocar el género fantástico tenemos que ‘parir’ una película con huecos argumentales o pensar que el espectador ya tendrá imaginación para el resto. Tampoco pretendemos que se nos dé todo triturado y se nos meta por un embudo, pero la justificación que he leído en otros blogs, sobre que en la fantasía no hace falta que se cuente todo, lo siento, pero no me la trago.

La dulce Anna!

Al principio, Livid nos atrae, nos cautiva y fascina. La puesta en escena es brutal, tanto por la fotografía como por la propia ambientación del film. Pero al desarrollarse la trama, nos irá confundiendo y mezclando elementos, hasta el punto de dejarnos con muchos cabos sueltos y lagunas argumentales… Al querer tocar varias ‘temáticas’ no hace que la historia se centre y es como si va desarrollando mini-historietas paralelas que acaban convergiendo en el tramo final, con fórceps y a lo loco! Si bien es cierto, que el género fantástico queda plausible, en algunos momentos, más bien parece el cuento macabro y de terror de Alicia en el País de las Maravillas.

La trama nos sitúa en un pequeño pueblo pesquero francés, donde la joven y guapa Lucie (Chloé Coulloud) empezará a trabajar de asistenta social para gente mayor. Su jefa, Madame Wilson (Catherine Jacob), le hará un tour por todos los ancianitos y ancianitas que Lucie debe encargarse. Destacando muy especialmente, Madame Jessel (Marie-Claude Pietragalla), una centenaria ancina ‘vegetal’.

Lucie, dedice compartir la impresión que le ha causado Mme. Jessel con su novio William (Félix Moati) y su hermano, Ben (Jérémy Kapone). Dado que fue una famosa bailarina y coreógrafa, y que fundó su propia escuela de danza clásica, deciden investigar su apartada mansión en busca de algún tesoro ‘oculto’. Se atreven a hacerlo porque Mme. Jessel está postrada en la cama, intubada y se alimenta de una extraña sustancia rojiza.

Una vez dentro de la mansión, descubrirán que Mme. Jessel quizás no estuviera tan ‘muerta’ como esperaban y gracias a Lucie, acabará despertando de su letargo… Esta nos contará la historia de su hija Anna (Chloé Marcq) y qué relación guarda con la vieja mansión.

Toma, género fantástico!

En Livide, Bustillo & Maury vuelven a repetir con su musa y talismán, Béatrice Dalle, en un pequeño papel interpretando la madre de Lucie, sin la potencia y mal rollo que nos transmitió en À l’Intérieur. Con Livid, nuestros realizadores vuelven a apostar por las féminas como conductoras del film, y sobresalen las interpretaciones de: Chloé Coulloud, Marie-Claude Pietragalla & Chloé Marcq.

Resumiendo, como ya os he mencionado anteriormente, técnicamente, Livid es perfecta. Sus realizadores nos han demostrado a la industria sus aptitudes, pero la peli en sí, no acaba de convencer. Y para esta ocasión, no ha hecho falta la ‘odiosa’ comparativa entre su film anterior y este último.

El resultado final de Livide es claramente inferior a À l’Intérieur, producción con menos recursos y menos despliegues técnicos, pero más brillante e impactante para el verdadero fan del cine de terror.

No obstante, desde este humilde blog, alentamos a Bustillo & Maury para que sigan ‘pariendo’ porque tarde o temprano, volverán a dejarnos con la boca abierta, como ya lo hicieron en su momento.

Vampire (2011)

Vampire posterEsta es la primera incursión americana del polifacético realizador japonés, Shunji Iwai (anteriormente premiado en Sitges con All About Lilly Chou-ChouRiri Shushu no subete en 2001).

En esta ocasión, Vampire se convierte en una apuesta totalmente personal del Sr. Iwai pese a ser un film para el mercado Hollywoodiense. Este hecho lo vemos claramente reflejado en el apartado técnico del film, ya que Shunji Iwai se encarga de: guión, realización, producción, montaje y música. Se puede participar en más cosas ¿?

Vampire es una (incorrecta) versión contemporánea y moderna del mundo vampírico. Alejados de los vampiros con colmillos y capa, esta película nos mostrará un visión diferente del vampirismo. Pero pese a ser una idea muy brillante y fresca, el film no acabará de funcionar.

Vampire se queda a medio camino entre el vampirismo y los asesinos en serie, es decir, Iwai toca ambas temáticas pero no ahonda lo suficiente en ellas, obteniendo un resultado muy descafeinado. Pese a intentar ser una película intimista y con un trato directo, todo queda en pinceladas o brochazos según se mire.

Vayamos al lío…

Un joven (28 años) profesor de Biología de un instituto, Simon (Kevin Zegers) tiene una doble vida. Cuida de su madre enferma de Alzheimer, Helga (Amanda Plummer, una de las actrices favoritas del cine indie) que vive atada a un arnés y unos globos que le impiden que se escape. Este extraño artilugio es invención de su hijo.

Transfusion de sangrePero Simon, oculta un macabro secreto, es un asesino en serie apodado: El Vampiro. Obtiene sus víctimas de una web llamada Sui Site (Suicide Site), un foro que aglutina a personas de tendencias suicidas. Bajo un sobrenombre o nick name, Simon se pone en contacto con  sus bellas y guapas víctimas, y las convence para que donen su sangre. Él actúa como maestro de ceremonias en el último aliento o suspiro de sus entregadas víctimas. La operación es muy sencilla pero efectiva: drenar la sangre de sus víctimas, extrayéndolo de una forma elegante e indolora. Este elixir (sangre) ejerce un efecto hipnotizador en nuestro vampiro, que no dudará ni un segundo en bebérselo, como una manera de unirse a ellas, de conservar parte de su vitalidad en su interior.

El perfil de sus víctimas siempre es el mismo: jóvenes bellas con tendencias suicidas, y que por una causa u otra, no quieren seguir viviendo. Así pasarán por sus manos: Jellyfish (Keisha Castle-Hughes), Kristin Kreuk o Rachael Leigh Cook. Pero una de sus víctimas: Ladybird (Adelaide Clemens) y el vínculo emocional que establezca con ella hará que cambie su visión o su manera de entender lo que hace.

¡Qué rica!

¡Qué rica!

Simon, un tipo inteligente, cautiva a sus víctimas hasta convencerlas para que participen en un experimento, a modo casi de donación voluntaria de su sangre. No olvidemos que la sangre sólo representa el 8% de nuestros fluidos corporales, y sólo con drenar 2/3 partes se obtiene la muerte. En este sentido, Simon es el instrumento eutanásico de sus víctimas, es decir, para él ejerce de manera correcta, ya que sus víctimas se entregan casi de forma voluntaria.

Para mí otro de los grandes errores del film, es mostrarnos una visión humana de un asesino en serie. No olvidemos que Simon mata personas por muchas tendencias suicidas o bolladas estén sus víctimas. No creo que se pueda humanizar un hecho así, aunque el que lo haga tenga cara de no haber roto nunca ningún plato y tenga problemas como cualquier otro.

Esta humanización del asesino (del “vampiro“) es totalmente ficticia e irreal: su intento de tener novia con Michaela (Jodi Balfour), intento de tener vida social, su papel de buen profesor y consejero con una de sus alumnas, Mina (Yû Aoi), que precisamente intenta suicidarse o el hecho que se enamore, le quitan toda credibilidad como asesino.

Chupa, chupa!

Chupa, chupa!

Un asesino en serie no puede presentarse como una persona con sentimientos y emociones; y a la siguiente escena, se está pelando a una tía! Tampoco estoy de acuerdo que siempre debamos representar al asesino de la misma manera: trauma infantil, inadaptado social, inestable emocionalmente y carente de toda empatía o sentimiento… Pero de ahí, a hacerlo como en Vampire es pasarse.

Si eso lo unimos al tema vampírico, obtenemos una visión confusa o desvirtuada del film. Para mí, para empezar el título es igualmente erróneo, pues Vampire no es una película de vampiros como siempre los hemos entendido. Otra cosa bien diferente, es que se utilice la sangre como fuente vital o portadora de energía o vida; pero ello, no hace falta unirlo al tema vampírico.

La sangre es un elemento que puede ser utilizado como elemento independiente, sin vincularlo a los seres con colmillos, así que para mi gusto, es todo un fallo!
Eso sí, Vampire está muy bien realizada y técnicamente, es correcta; pero la historia confunde y no está bien desarrollada. Esperemos que el siguiente film del Sr. Iwai no se titule Zombie y trate sobre el canibalismo… A buen entendedor, vampiros le sobran!

The Moth Diaries (2011)

The Moth Diaries posterHa tenido que pasar una década para que Mary Harron volviera a Sitges. Esa mujer que en el año 2000 dejó a todo el mundo con la boca abierta con American Psycho, ha regresado al festival pero con una propuesta muy distinta. American Psycho fue una película encumbrada al éxito (culto), tan sólo estrenarse y pese a ser una crítica social de América, contiene un espectáculo visual de sangre y violencia inauditos hasta entonces con una mujer tras las cámaras (realización).

Pero su vuelta a Sitges ha sido muy distinta, y tal y como la propia Mary Harron nos contaba en la presentación, The Moth Diaries que es un thriller con 3 momentos clave (entendemos que fuertes) y que está dedicada a sus hijas, y eso, quieras o no, se nota en el resultado final.

Tal y como hizo con American Psycho, la Sra. Harron ha adaptado la novela homónima escrita por Rachel Klein (2002), una revisión de esos cuentos de terror gótico. Se atreve con una de las temáticas más famosas de hoy en día, después de los zombies, claro está: los vampiros. Aunque The Moth Diaries es anterior a la primera entrega de la saga Crepúsculo, quieras o no, las comparaciones le serán del todo inevitables.

The Moth Diaries - actressesLa trama nos sitúa en el inicio de un nuevo curso escolar en Brangwyn, un internado de élite para señoritas. Allí, Rebecca (Sarah Bolger) y Lucie (Sarah Gadon) son super best friends forever (BFF), hasta tienen un colgante de la amistad y tó!

Pero la relación empezará a cambiar con la llegada de una nueva estudiante, la bella y misteriosa Ernessa (Lily Cole) que viene de Europa. Poco a poco, Ernessa captará la atención de Lucie apartándola de Rebecca. Aunque a primera vista, Rebecca tiene celos de Ernessa, su extraño comportamiento unido a macabros acontecimientos en el internado, harán sospechar a Rebecca que Ernessa es una vampira.

Además, esta hace aflorar oscuros y dolorosos fantasmas del pasado (reciente) de Rebecca, unido a un comportamiento ‘peculiar’ (nunca come con ellas, piel extremadamente blanca, su habitación desprende un extraño olor…); son indicios suficientes para que Rebecca tenga esta teoría. En cambio, el resto de compañeras piensan que Rebecca se ha obsesionado con la nueva estudiante.

Ernessa, la vampira.Rebecca tan sólo tendrá apoyo aunque ‘interesado’ del guapo profesor de literatura, Mr. Davies (Scott Speedman), único personaje masculino del film y que intentará aprovechar su ‘inocencia’…

Será capaz Rebecca de desvelar los oscuros y siniestros designios de Ernessa ¿? Le acabará arrebatando a Lucie ¿? Es realmente Ernessa un vampiro ¿?

Aunque The Moth Diaries sea una película excelente, bien dirigida, con buenas interpretaciones (sobre todo, la de guapa, Lily Cole), buenos efectos especiales, ‘original’ historia pese a tocar una de los mitos más sobados del cine de terror: el vampirismo… Pero a mí personalmente, no me ha aportado nada.

Evidentemente, como elementos vampíricos el film tiene que contener sangre, aunque no abunde mucho porque esta se intuye más que se visualiza, junto al deseo carnal (tensión sexual) que un vampiro suele despertar en sus objetivos.

No me siento público objetivo de este film, aunque no por ello voy a decir que es una mierda, porque no lo es, se nota que está hecha por toda una profesional: Mary Harron; pero si buscáis en The Moth Diaries, alguna analogía con American Psycho, la desilusión que sentiréis será monumental! Por fortuna, nosotros fuimos avisados.

Eso sí, seguro que a las hijas adolescente de Mrs. Harron les encanta… pero por desgracia, nosotros ya estamos un poco más creciditos (y no sólo a lo ancho, me refiero).

Cartel Promocional: The Moth Diaries

Lemora, un Cuento Sobrenatural (1973)

Lady Dracula

Lady Dracula

Antes de empezar con esta reseña, debo deciros que no tenía ningún conocimiento previo del film  y que su adquisición fue completamente a ciegas. A veces, suelo dejarme llevar por mi instinto cinéfilo y bueno… hemos tenido experiencias de todo tipo, buenas y horribles!

Visionamos Lemora en la pasada Noche de Cine Inconexo VI, y la verdad es que nos sorprendió y acabó gustando en parte; eso sí, el escenario habitual de visionados era distinto, era un pase con los colegas, con ganas de juerga y comentar a piñón! Quizás si la hubiera visto en casa, el resultado hubiera sido muy distinto…

Lemora, A Child’s Tale of the Supernatural (1973) es un proyecto conjunto de Richard Blackburn & Robert Fern que se encargaron del guión, realización y producción… bueno, no me extraña porque para hacer esto… Parece ser que la peli sufrió algún tipo de percance con la distribución porque se estrenó en Mayo de 1975.

También conocida bajo los títulos: Lemora, the Lady Dracula; The Legendary Curse of Lemora; The Rape of the Vampires o Lady Dracula, a secas… Como muy bien nos indica el subtítulo es un cuento sobrenatural, entre lo terrorífico y lo abominable, pero en absoluto dirigido al público infantil… Vaya a menos que luego no queráis tener hijos traumatizados!!

El comienzo de la película es un tanto confuso, en los ‘supuestos’ años 30 un gánster en plena acción se cepilla a una pareja que están en la cama… y luego se da a la fuga con su buga yendo a parar a una casa con unos seres un tanto extraños!

Parece ser que el gánster de poca monta es un tal Alvin Lee (William Whitton), que en un ataque de cuernos, asesina a su mujer & amante. Atrás dejará a Lila (Cheryl Smith), una jovencilla de aspecto puro y virginal de 13 años (ficticios) que tendrá que vivir con el reverendo Mueller (Richard Blackburn) del pueblo de Tylerville.

Lila canta en el coro de la iglesia baptista y su voz angelical tiene encandilado a todo el vecindario…. Bueno, el reverendo está mucho más que encandilado pero eso es un secreto de confesión. Un día recibe una carta de una tal Lemora (Lesley Taplin) informándole que su padre está muy enfermo! Por este motivo, Lila, ni corta ni perezosa emprende un viaje sola para ir en su búsqueda. Y qué mejor momento que viajar de noche ¿?

Lemora vestida con un mantel... Gran vestuario, sí señor!

Lemora vestida con un mantel... Gran vestuario, sí señor!

La búsqueda del transporte ya de por sí, es un poco confusa, extraña y plagada de preguntas sin resolver pero comparado con el viaje en sí, eso sí que ya es surrealista. Viaja en un ‘supuesto’ autobús de línea, sólo con su conductor (Hy Pyke), personaje comparable con los que solía encarnar Víctor Israel, para que nos entendamos!

Tienen un accidente en medio del bosque y a plena noche cerrada, y evidentemente, empiezan a salir unos seres extraños a modo de zombies. Dichos zombis no se sabe muy bien si son o no necrófagos puesto que sólo matan tras su paso.

Lila logra zafarse de ellos y dar con una extraña casa de estilo victoriano. Pero en vez de acogerla y darle resguardo, la acaban encerrando en una caseta… Tan sólo recibe la visita de una vieja ama de llaves (Maxine Ballantyne) que le trae comida y poco más. Da la coincidencia que la casa victoriana, es el mismo refugio donde se encuentra su padre ‘enfermo’ y por fin, Lila conocerá a Lemora.

Esta enigmática anfitriona, parece que vive en el siglo pasado (era victoriana) y rodeada de unos misteriosos niños pequeños… Lemora retendrá a Lila en su mansión con el pretexto que su padre está muy enfermo y todavía no puede verlo.

Pero qué oscuros secretos ocultará Lemora y todos los seres de la casa ¿? Estará su padre realmente enfermo ¿?

Tal y como ya os he dicho anteriormente, el hecho que visionara esta cinta en una noche de cine inconexo ayudó en gran medida a que pasara mejor… Pero no nos engañemos, Lemora: un cuento sobrenatural es un truñaco de 3 pares de co’ones! Eso sí, el film en ciertos círculos cinéfilos de terror goza de buena reputación y hasta cierta consideración de peli de culto… No sé si fomentado por la propia Cheryl Smith o por la peli en sí misma!

Primero de todo, los errores, lagunas e incluso océanos de la historia confundiéndonos en todo momento, uno no sabe si la trama transcurre en los años 30 o en la época victoriana, queriendo imitar a las típicas producciones de la Hammer de estilo terror gótico. Además, el atractivo de la película va decayendo con los minutos, hasta que llegamos al final, donde hay una batalla ‘épica’ del todo surrealista y sin sentido.

Al pretender ser un cuento de terror, toca o intenta tocar demasiados palos para mi gusto: zombies o monstruos, vampirismo, esoterismo y satanismo… Y lo apoteósico para mí, es la batalla final! Ni pies ni cabeza!

Los FX’s dejan mucho que desear, reduciéndose algunas veces, a simple maquillaje y vas que te matas…

Lila tomando un baño... Pincha en la imagen para más detalles!

Lila tomando un baño... Pincha en la imagen para más detalles!

Eso sí, lo único que destacaremos como positivo, y evidentemente, es lo primero que nos llamó la atención a nuestras enfermas mentes, fue la pura y virginal, Lila. El Sr. Blackburn quiso sacarle provecho y nada más empezar la peli, entrevimos que más adelante se la sacaría jugo al tema. Pese a ligeras insinuaciones y poco más, no olvidemos que Lila representa que tiene 13 años, en la vida real, Cheryl Smith ya tenía 18 años. Por este motivo, se pudo haber explotado mucho más el lado erótico o sexual del cuento. Aunque seguro que nos encontramos con una versión censurada, no me extrañaría saber que la cinta original, contenía desnudos integrales de Lila. No olvidemos que Cheryl “Rainbeaux” Smith rodó años más tarde, Fantasías Sexuales (SlumberParty ’57, 1976) o Cinderella (1977) con muchos desnudos!

En definitiva, como todo cuento infantil, mucha fantasía de por medio, llegando a veces a rozar los surrealista y psicotrópico, pero ya se sabe los cuentos y las fábulas, cada uno las cuenta como le parecen.

Lemola, Lemora ¿?

Nekro Girls: Ingrid Pitt – Eternal Countess Dracula

Ingoushka Petrov - pincha para agrandar

Ingoushka Petrov - pincha para agrandar

Tal y como os anunciamos el mes pasado, continuamos con la nueva sección del blog: Nekro Girls!

Este mes y dado que Ingrid Pitt falleció a finales del año pasado (Noviembre 2010), he querido rendirle un pequeño tributo porque para mí, siempre será la eterna Countess Drácula.

Ingrid Pitt nació en Polonia (1937), su verdadero nombre Ingoushka Petrov, tuvo una infancia muy difícil. Pitt pasó tres años de su niñez en un campo de concentración nazi; después de salir, fue a Berlín Este, donde empezó su carrera como actriz de teatro, llegando a trabajar bajo la dirección de la viuda de Bertolt Brecht. Por problemas con las autoridades comunistas, tuvo que escapar, lanzándose al río Spree, del que fue rescatada por un oficial norteamericano con el que se casó y mudó a Estados Unidos. Allí participó en alguna producción como secundaria en: El Desafío de las Águilas (Where Eagles Dare, 1968) y Doctor Zhivago (1965).

Tras su divorcio se mudó a España, donde fue descubierta en una corrida de toros. Ole!

Posteriormente, se trasladó a Londres, y tras 2 largos años sin ningún rodaje, su vida daría un cambio cuando conoció a James Carreras, uno de los pesos pesados de la Hammer Films. Gracias a su acento y a su apariencia exótica, Pitt conseguiría uno de los papeles protagonistas en Las Amantes del Vampiro (The Vampire Lovers, 1970). Basado en la clásico de terror de Sheridan Le Fanu titulada: Carmilla; el film gira en torno a una vampiresa sedienta de sangre que busca vengarse de la familia del hombre responsable de la muerte de su clan. La mezcla de terror gótico, erotismo y lesbianismo, permitió que The Vampire Lovers fuera todo un éxito lo que inspiraría dos ‘secuelas‘ más del clan Karnstein, tituladas: Lust for a Vampire (1971) y Drácula y las Mellizas (Twins of Evil, 1971).

La segunda película de Pitt para la Hammer sería La Condesa Drácula (Countess Dracula, 1971), basada en las truculentas prácticas de una condesa europea Elizabeth Bathory que vivió en el siglo XVI en Europa del este. Esta condesa pensaba que podría mantenerse joven si se bañaba en la sangre de jóvenes vírgenes. Si bien a Pitt le gustaba la historia, no quedó conforme con el trabajo del director Peter Sasdy, quien a su gusto no deseaba filmar esta cinta para la Hammer.

Mircalla Karnstein en Vampire Lovers!

Mircalla Karnstein en Vampire Lovers!

Después de participar en dos films de la Hammer, Pitt participaría en uno de los segmentos (nº4) de la cinta de la Amicus, La Mansión de los Crímenes (The House That Dripped Blood, 1971), cuyo guión estuvo a cargo de Robert Bloch. En esta película, la actriz interpreta a una estrella de cine que mientras interpreta a una vampiresa en un film, se involucra en un caso real de vampirismo. Según la actriz, esta es su cinta favorita ya que le dio la oportunidad de interpretar un rol cómico. Tras participar en algunos episodios de distintas series de televisión, Pitt conseguiría un pequeño rol en el film de culto El Hombre de Mimbre (The Wicker Man, 1973).

La Condesa Drácula

La Condesa Drácula

Countess Elisabeth Nodosheen

Countess Elisabeth Nodosheen

Con la posterior crisis de la industria cinematográfica británica, la actriz se volcó casi por completo a la producción teatral, puesto que su segundo marido, Tony Rudlin era guionista.

Ya entrados en la década de los 80’s, Ingrid Pitt se estrenó en una nueva faceta artística, como escritora publicando la novela: Cuckoo Run, una historia de espías acerca de una confusión de identidades. También trabajó esporádicamente en el cine y la televisión.

Tras estar por más de una década alejada del cine, Pitt regresaría a la pantalla grande con la cinta “The Asylum” (2000). Tras participar con roles secundarios en algunos films de bajo presupuesto y recuperarse de una grave enfermedad, Pitt obtendría un rol en la cinta “Sea of Dust” (2008), la cual se presentaba como una suerte de tributo a la obra de la Hammer y de Mario Bava.

Gracias a sus increíbles interpretaciones en la Hammer, Pitt se convirtió en una actriz de culto donde demostró una sensualidad que encandiló al público, lo que le valió el título de una de las vampiresas más inolvidables de la historia del cine. Como ella misma aseguraría, le gustaba más interpretar y se sentía más identificada con las villanas que con las heroínas.

La sensual Ingrid Pitt

La sensual Ingrid Pitt

Ingrid Pitt en todo su esplendor!

Ingrid Pitt en todo su esplendor!

Ingrid Pitt, nuestra joven y eterna Condesa! (DEP)

Avance Festival Sitges 2010

El Resplandor (The Shining) celebra 30 años y la 43 edición de SITGESFestival Internacional de Cinema Fantástic de Catalunya, que tendrá lugar del 7 al 17 de octubre 2010, quiere homenajearle con la imagen del cartel oficial de este año. El resplandor (1980), de Stanley Kubrick, es una de las pocas películas de terror de carácter clásico indiscutible que se mantiene con el paso del tiempo, yendo mas allá del género y del propio director.

43 Edición Festival Int'l Cine Fantástico de Sitges

43 Edición Festival Int'l Cine Fantástico de Sitges

El festival también hará un recordatorio a los 25 años de Regreso al futuro (Back to the future) de Robert Zemeckis, un tributo especial a la figura desaparecida de Paul Naschy con la proyección del documental El hombre que vio llorar a Frankenstein, y celebrará los 50 años de Psicosis (Psycho), de Alfred Hitchcock.

La SECCIÓN OFICIAL FANTÀSTIC, competitiva y no competitiva, seguirá varias líneas: el mito de moda del vampirismo; las nuevas temáticas y nuevas formas de concebir el género con un aire nada convencional; el cine con una violencia explícita y con ciertas dosis de crueldad y, por último, el cine de autor más sorprendente que está abriendo nuevas vías de expresión.

Seguiendo estas líneas se presentarán títulos com Outrage, el retorno de Takeshi Kitano al cine gángster y yakuza diez años después de Brother; A woman, a gun and a noodle shop, del famoso director chino Yimou Zhang, remake de Blood simple de los hermanos Cohen en clave imaginaria; The new daughter, la incursión en Hollywood del director español Luiso Berdejo con Kevin Costner como actor principal; A Serbian film (Srdjan Spasojevic), controvertida y extrema película que será considerada el shock del festival; Easy Money (Daniel Espinosa), film que arrasa en Suecia basado en la novela negra de Jen Lapidus, nueva sensación después de la triología Millenium; Dream Home (Pang Ho-cheung), la película asiática más radical de los últimos tiempos; la turca Kosmos (Reha Erdem); The Last Exorcism (Daniel Stamm), una de las películas más esperadas por los fans y que causó furor en los pasados festivales de Berlín y de Cannes, producida e interpretada por Eli Roth; Kaboom (Gregg Araki), film indie norte-americano de buen gusto donde se mezcla comedia y terror; Rubber (Quentin Dupieux), sobre un neumático abandonado asesino; la mexicana Somos lo que hay (Jorge Michel Grau) y la uruguaya La casa muda (Gustavo Hernández), ambas abriendo puertas al cine latinoamericano; y las películas ya anunciadas: la indiscutible ganadora del último Festival de Cannes Uncle Boonmee Who Can Recall His Past Lives, del director tailandés Apichatpong Weerasethakul, tendrá en Sitges su premiere española, y Let me in (Matt Reeves), remake de la triunfadora Let the right one in, será la encargada de abrir la sección.

La sección ANIMA’T se centrará en la gran aportación de la animación japonesa resaltando la película más importante del año en Japón: Welcome to the Space Show (Koji Masunari).

NOVES VISIONS (Ficción, No Ficción y Discovery) continuará con sus propuestas, este año con más fuerza después de la buena acogida por parte del público y de crítica del año pasado. La ganadora del último Festival de Sundance, Catfish (Ariel Schulman y Henry Joost) será la encargada de inaugurar la sección, que este año incorporará varias sesiones de madrugada con películas como Trash Humpers, del controvertido Harmony Korine. Como sesión especial fuera de competición se proyectará Finisterrae (Sergio Caballero), película que ha sido imagen de Sónar 2010 – Festival Internacional de Música Avanzada y Arte Multimedia de Barcelona. Dentro de NV-No Ficción se mostrarán films como The People vs. George Lucas (Alexandre O. Philippe) sobre el fenómeno fan de Star Wars; La bocca del lupo (Pietro Marcello), film mitad ficción–mitad documental en torno a una historia de amor con pinceladas homosexuales que sucede en varias líneas temporales al estilo Terence Davies, y el mockumental Vampires (Vincent Lannoo). Dentro de NV-Discovery se presentarán obras jóvenes e independientes como Tony (Gerard Johnson), sobre un serial killer ultra realista en las calles de Londres. Finalmente dentro de NV-Ficción se podrán ver títulos interesantes como Sound of Noise (Johannes Stjärne Nilsson y Ola Simonsson), Red, White and Blue (Simon Rumley), visión inquietante que recuerda al cine de Haneke, La Doppia Ora (Giuseppe Capotondi), fascinante combinación de thriller onírico y de una construcción fílmica en los límites del género, y Strayed (Akan Satayev), producción de terror procedente de Kazajistán.

MIDNIGHT X-TREME estará dirigida sobretodo a los fans más radicales del género, poniendo énfasis en el cine más extremo y gore, como la tailandesa Slice (Kongkiat Khomsiri), la australiana Primal (Josh Reed), la norteamericana The Violent Kind (The Butchers Brothers) y la divertida Norweigan Ninja (Thomas Cappelen Malling); además de las maratones Mondo Macabro, La noche más zombie y Japan Madness.

BRIGADOON seguirá funcionando como el espacio alternativo que ofrece cintas gore, kitsch y underground.

Si queréis saber más sobre el Sitges Festival, como siempre, os aconsejamos visitar su web.