Killer Joe (2011)

La sinopsis del film es la siguiente. Los hermanos Smith, unos auténticos white trash, deciden contratar los servicios de Killer Joe (Matthew McConaughey), un policía que dedica su tiempo libre al noble hobby de asesinar por dinero. Para de esta forma cobrar el seguro de vida de esta. Pero evidentemente los planes no saldrán tal como hubieran planeado.

Dirigida por William Friedkin, si señores el mismo de “El Exorcista” y “French Connection“, el film en cuestión es un intento fallido de mezclar cine negro con humor, ya que en ningún momento la historia engancha al espectador, de echo al finalizar su visionado en el pasado festival de Sitges, las caras de los espectadores eran de esas que hablan por sí solas, vaya que se nos quedó a todos cara de gilipollas.  En el fondo no deja de intentar ser una mahonesa a base de una pizca de los hermanos Cohen y Tarantino, pero con salmonera. Aunque si buscan por la red encontraran que la crítica “seria” no hace más que elogiar la película como si fuera lo más innovador que ha parido madre, pues de mi parte les digo que les den, ya empiezo a sospechar que en los llamados festivales serios ni cristo va a ver los films o que van hasta el culo de opio.

Como mola ser un hijoputa jajajaja

Lo que sí que hay que reconocer es que la interpretación de Mathew Mcconaughey es cojonuda y clava el papel de poli corrupto hijo de puta a la perfección. Pero la historia en, si no aporta nada fuera de la premisa planteada en la sinopsis.

Los Loosers, una gran familia

Hay que reconocer que algunas de las escenas y temas planteados en el film, generaran polémica, sobre todo en el público profano y acostumbrado al mainstream. Algunos de esos temas tabú, y del que seguro se hablara, es que Joe se zumbe a Dottie, la pequeña de la familia Smith, que para más inri es más puta que las gallinas. Y la escena por antonomasia del film será la de la felación de Sharla Smith (Gina Gehrson) a una alita de pollo frito, momentazo bizarro a más no poder, y del que no he conseguido encontrar ninguna imagen para ilustrar vuestras sucias mentes. También destacar que solo empezar el film podremos ver a tal fémina enseñándonos todo el “parrus” para disfrute de todos.

En definitiva un film del que esperaba mucho más, sobre todo por el director del festín y por las críticas que había leído de su paso por el certamen de Venecia de este año, y del que definitivamente ya casi ni me acuerdo de lo poco que ha marcado en mi mente.
Si quieren probar puede ser que les sorprenda, de echo sobre gustos los colores, quizás realmente Sitges no era el mejor lugar para proyectar tal obra.

Anuncios

Nekro Girl: Linda Blair – RePoseída ‘Regan’

Regan

Regan

Linda Denise Blair (Missouri, 1959) conocida mundialmente por interpretar a Regan MacNeil, la niña poseída de El Exorcista (The Exorcist, 1973).

Linda Blair representa otro fracaso de niña prodigio. Siendo su padre cazatalentos, empezó a la temprana edad de 6 años a aparecer en anuncios para la televisión promocionando muñecas y también como modelo fotográfica en revistas de moda infantil hasta que le llegó el papel de su vida.

Linda quedara siempre en nuestras mentes como la niña poseída del Exorcista, aquella que en una impactante escena giraba la cabeza 360º, se introducía un crucifijo por la vagina, bajaba las escaleras haciendo el puente y con la cabeza al revés, blasfemaba, vomitaba, levitaba y pronunciar una de las frases míticas de la historia del cine “Mira lo que ha hecho la guarra de tu hija“.

El film resultó ser uno de los más destacados de la década de 1970 y un clásico del cine de terror. Linda recibió una nominación al Oscar por la mejor actriz de reparto y el premio Globo de Oro a la mejor actriz de reparto de 1974. Tras el estreno de la cinta y su gran éxito Linda Blair llegó a recibir amenazas de muerte, por lo que la productora Warner Bros tomó medidas protegiéndola con guardaespaldas durante seis meses.

Después del Exorcista, participó en Aeropuerto 75 (Airport 1975, 1974), y en varias cintas para la televisión por las que recibió excelentes críticas tales como Nacida inocente (Born Innocent, 1974) y Sarah T: Retrato de una adolescente alcohólica (Portrait of a Teenage Alcoholic, 1975).

Cumplidos los 15 años inició una relación sentimental con el cantante australiano Rick Springfield, seguida de una convivencia.Pero después protagonizó una secuela, Exorcista II: El Hereje (1977), que resultó un rotundo fracaso.

Dildoo Crucifijo!

Dildoo Crucifijo!

En diciembre de 1977 fue arrestada por posesión y distribución de cocaína y anfetamina. Recibió una condena con libertad condicional por 3 años, la obligación de aparecer en cortos de servicio público contra las drogas y seguir un programa de rehabilitación por 9 meses. Después de este episodio en su vida, no volvió a tener problemas de adicción, pero su carrera profesional comenzó a declinar debido a que ella tuvo que ser internada en un hospital psiquiátrico por problemas de salud mental.

Tras su siguiente fracaso, Roller Boogie (1979), aumentó de peso, y empezó a ser rechazada por productores de Hollywood, lo cual limitó aún más sus posibilidades. Participó en algunas cintas de terror como Hell Night (1981) pero sobre todo, esta década se caracteriza por su participación en pelis de ‘women in prision‘ & Serie B que incluían como reclamo sus desnudos: Rejas ardientes (Chained Heat, 1983); Calles salvajes (Savage Streets, 1984); Calor rojo (Red Heat, 1985) o Fórmula mortal (Silent Assassins, 1988).Durante esta década (80’s) apareció posando desnuda en varias revistas incluida, Playboy (1983).

En 1990 protagoniza Reposeída (Repossessed), junto con Leslie Nielsen, parodia de la célebre película que la llevaría a la fama. Y en 1996 tiene una escena fugaz como reportera en la película, Scream.

En esa década volcó su vida a los animales. Primero en el ambiente de la equitación, participando con otro nombre en varios eventos de salto ecuestre, ganando varios trofeos. Y luego, fundó la institución Linda Blair World Heart Foundation, orientada a la protección de animales abandonados y a combatir la crueldad contra los mismos.Últimamente, tras convertirse en vegana, publicó el libro Going Vegan y creó su propia línea de ropa llamada Linda Blair’s Wild West Collection.

Linda mostrando sus encantos!

Linda mostrando sus encantos!

Posando para Playboy

Posando para Playboy

Linda Blair in prisonPara nosotros siempre seguirá siendo esa niña que se CAGABA EN DIOS!

Estoy Poseídaaaa!!!

Estoy Poseídaaaa!!!

Noche Infernal (Hell Night, 1981)

Hell Night

Hell Night

Este film fue mi apuesta personal en la pasada tarde Slasher en el Valhalla y la verdad, es que se convirtió sin quererlo en peli castigo. Que conste que no fue esa mi intención, aunque no os lo creáis chicos.

Considero que reunía los requisitos necesarios para programarla en una tarde de asesinos en serie: ochentera, universitarios, una mansión vacía, asesinatos y como mayor reclamo, nuestra queridísima: Linda Blair. Pero el resultado fue peor de lo esperado, y el público asistente la encontró soporífera!

Vayamos a ver por qué….

Hell Night, título que aparece directamente en el dvd, fue dirigida por Tom DeSimone. Tras esta ‘joyita’ el pobre ya no hizo nada bueno, tampoco lo es Hell Night, y fue defenestrado a los seriales americanos. Realizó unos cuantos episodios de la serie, Las Pesadillas de Freddy (Freddy’s Nightmares, 1988-89).

Pero tal y como ya he comentado antes, el verdadero gancho o reclamo de este slasher es Linda Blair. La misma joven adolescente que protagonizó, El Exorcista (1973) y el Exorcista II: El Hereje (1977). Eso sí en Noche Infernal, la tía está jamona, jamona… lejos de hacernos una brillante interpretación, Linda Blair se nos presenta en su máxima esplendor: todo curvas, sí señor! Ay… esa papadita…

La peli empieza en plena fiesta universitaria, la Hell Night (de ahí el título). Es la típica fiesta americana: desfase total, alcohol, tías y sexo… Ese tipo de fiestas que siempre hemos soñado ir y a la que nunca nos han invitado.

Algún pariente lejano de los Garth ¿?

Algún pariente lejano de los Garth ¿?

Además, esta fiesta coincide con la prueba de iniciación de los aspirantes a entrar en la fraternidad Alpha Sigma Rho, la típica fraternidad universitaria yankee. Nuestros 4 novatos son: Marti (Linda Blair), Jeff (Peter Barton), Seth (Vincent Van Patten) – el Robin Hood & Denise (Suki Goodwin).

Todos ellos son conducidos a la mansión abandona, Garth Manor. En 1950, Bill Phil Garth construyó la mansión con el oro que obtuvo de su mina. En ella vivieron hasta 4 generaciones de los Garth hasta que hace 12 años, el último de la estirpe, Raymond Garth se volvió loco y asesinó a toda su familia.

Raymond Garth estaba casado con Lilian y tuvieron 4 hijos. El primogénito Morris, un niño mongólico; Susan, la niña deforme que arrastraba una pierna al andar (era tan deforme que no se sabía si era una varón o hembra). Pero lejos de desanimarse, Raymond & Lilian, tuvieron a Margareth, la pequeña no podía ver ni hablar ni oír… Y ya por último, Andrew un pequeño monstruo que necesito 10 meses y medio para gestarse y encima el muy cenutrio estuvo sus primeros 14 años sin decir una puta palabra.

Eso provocó que los Garth se aislaran en su mansión sin gas, ni agua ni teléfono, etc, etc. Ahora ya sabemos por qué tuvieron tantos hijos, les faltaba un TV! Ante tal panorama, Raymond Garth una noche se volvió majareta (no me extraña el pobre…) y estranguló a su esposa Lilian. Acto seguido le aplastó el cráneo con el atizador de la chimenea a Morris y luego empaló a Susan. Por si no fuera poco, a Margareth le cortó el cuello y entonces Raymond se ahorcó! Encima Andrew (el mudito) tuvo que presenciar toda la masacre a manos de su progenitor.

Lo curioso de la historia es que la policía cuando llegó a la mansión, sólo encontró 3 cadáveres, y si mínimamente habéis estado atentos (cosa que dudo a estas alturas), los últimos Garth eran 6 miembros, 4 de los cuales fueron asesinados por el parricida y luego este se colgó…. Nos salen 5 muertos. Por eso, hoy en día, algunos piensan que Andrew todavía vive en la casa… Eso sí nos falta encontrar un cadáver, porque a mí las cuentas no me salen…

Tendrá dolor de cabeza.... ¿?

Tendrá dolor de cabeza.... ¿?

Tras la clase de historia, a nuestros 4 protagonistas aspirantes se les dice que tendrán que pasar la noche encerrados en la mansión y lo más fuerte de todo, sobrevivir!!!! Uuuyy!!! Qué miedo! 6 horas de Noche Infernal!!!!

Pero nuestras 2 parejitas no son del todo gilipollas, e intentarán pasar la velada amenizada con pastillas, ron y música! Menudo, guateque! Mientras tanto, Peter (Kevin Brophy), el presidente de Alpha Sigma, el mismo que en la noche infernal se entrega a fondo; Scott (Jimmy Sturtevant), el doble de Harry Potter y May (Jenny Neumann), la presidenta y amiga de Marti, les prepararán algunas bromitas a nuestros protas.

Eso sí, las putadas (bromas) son de los más ridículo, y pretenden asustarlos con 4 grititos enlatados, un fantasma holográfico y un esqueleto de plástico! Un 10 para los FX’s!!

A partir de ahí, descubriremos quién sobrevive a la Mansión Garth durante la Noche Infernal, y quién no…

Evidentemente, a día de hoy la mayoría de vosotros encontraréis este slasher ‘primerizo’ totalmente desfasado y un tostón vaya… Aunque a diferencia de otros, tiene un punto de originalidad en construir una historia para la mansión y para no utilizar la típica imagen del asesino en serie, tan tipificado en los slashers ochenteros…

Aunque no acabara de funcionar en nuestra tarde slasher en el Valhalla, haberla descubierto para mí ya supone un éxito, aunque pequeñito, puesto que Hell Night no es un título muy conocido ni comercial. Si solamente por ver a Linda Blair con sus quilitos de más, intentar subir la verja de la mansión ya vale la pena!!!!

Un apunte friki: En un capítulo de los Simpsons (uno de los especiales de Noche de Brujas), vemos que la placa afuera de la Mansión de Burns dice “Garth Manor“.

PD: Si queréis leer la contra-reseña escrita por nuestros colegas bloggeros y colaboradores, os dejamos el enlace de los Criticonos de Hell Night.

Ruby (1977)

Ruby (Dir: Curtis Harrington, 1977)

Ruby (Dir: Curtis Harrington, 1977)

Hay películas que pasan sin ningún tipo de pena ni gloria por la historia del celuloide, y la peli que voy a reseñar a continuación es un claro ejemplo de ello. Ruby (Dir: Curtis Harrington, 1977) es una de las tantas películas rodadas bajo la estela del éxito de El Exorcista de Friedkin en 1973. Harrington es un habitual de la ciencia ficción y serie B (Abejas AsesinasKiller Bees, 1974 o Planeta SangrientoQueen of Blood, 1966) o de seriales y pelis para la televisión, llevando al cine una historia de George Edwards (también productor) con el que ya había trabajado anteriormente en, La muerte llama a la puerta (Games, 1967).

La trama nos traslada a los años 50 en un autocine, regentado por Ruby Claire (Piper Laurie); ex-cantante de un famoso nightclub y aspirante actriz venida a menos, y ex-novia de un joven gangster, Nicky Rocco. Evidentemente, todos recordaremos a Ruby del papelón que hace en la película Carrie (Dir: Brian de Palma, 1976) siendo la madre ultra ortodoxa y devota de Carrie White. Volviendo a Ruby, resulta que Nicky es asesinado en una emboscada co-protagonizada por su propia novia y por el jefe de la banda de gangster, un tal Louie. Parece ser que éste siempre utilizaba a Ruby para cargarse a sus rivales, mientras estaban entretenidos en los sensuales encantos de la dama. Pero en su muerte, Nicky clama venganza por su muerte.

Años después, tal y como van saliendo de la cárcel, Ruby acoge a los chicos de la banda en su autocine, y viven felices, y comen perdices. Hasta que un buen día, todos los miembros de la banda empiezan a sufrir misteriosas y sanguinarias muertes, y que evidentemente, no podrán ser justificadas como suicidio. A esto, le tenemos que sumar el comportamiento cada vez más extraño (resulta difícil creerlo, al verla) de la hija de Nicky, Leslie (Janit Baldwin, esta también es del mega clan Baldwin ¿?), una chica joven sordomuda, con una mirada escalofriante. Dado que Vince (Stuart Withman) ejerce tanto de padre de Leslie como de amante de Ruby, llama a un amigo psicólogo, el Dr. Paul Keller (Roger Davis).

A raíz de la intervención en escena del Dr. Keller descubriremos la posesión de Leslie, tranquilos, esta posesión no es infernal ni demoníaca, más bien, es espiritual, puesto que tal y como prometió Nicky clama venganza sobre todos aquellos causantes de su muerte. De ahí, que utilice su propia hija, una médium le hubiese salido más cara el minuto/posesión. Los efectos especiales de la película son nefastos, y para el tema de la posesión se limitan a ponerle voz de ultratumba a la sordomuda, y a que haga el pino-puente en la cama, por cierto, una postura un tanto incómoda. Para el resto de la película: 4 portazos, un poco de viento, 4 luces fantasmagóricas, y un esqueleto final, sacado de un instituto, son los escasos FX’s de esta película.

En definitiva, un truñaquen en toda regla, que teniendo como antecesora a la mismísima, Exorcista, podrían haberse ahorrado… Eso sí, el pino puente de Leslie, seguro que lo han utilizado para la versión porno de, The XXXorcist!

Exposición El Arte del Engaño en Barcelona.

Exposición - El Arte del Engaño

Exposición - El Arte del Engaño

La exposición “El Arte del engaño“ (L’ Art de l’ Engany) abrió sus puertas el pasado 20 de mayo en el Palau Robert de Barcelona; y permanecerá abierta al público hasta el 30 de agosto de 2009. La muestra quiere poner al alcance del visitante la magia del cine, “el arte” escondido tras los fotogramas.

Precisamente, esta exposición pretende dar un breve repaso a la historia de los efectos especiales y al mismo tiempo muestra los trabajos más sorprendentes del estudio DDT. Willis O’Brien, Ray Harryhausen y Stan Winston son los tres nombres con los que se resume aquí la historia de los efectos especiales en el cine. Cada uno de ellos aportó algo fundamental a este oficio.

El primero, Willis O’Brien, fue responsable de los efectos de King Kong (1933), una maqueta del cual se puede ver en la muestra. El segundo, Ray Harryhausen, fue pionero de la técnica del stop-motion (es decir, el sistema de animación trabajado fotograma a fotograma); y es recordado por su trabajo en Jasón y los argonautas (1963). Con respecto a Stan Wilson, innovador con la animación de robots, fue el responsable de los trucos visuales de Terminator (1984) o Eduardo Manostijeras (1990), entre muchos otros títulos que lo consagraron como uno de los padres de los efectos especiales; la exposición cuenta con reproducciones a pequeña escala de los personajes.

El Hombre Pálido - El Laberinto del Fauno

El Hombre Pálido - El Laberinto del Fauno

Todo este legado ha servido de inspiración a David Martí y a Montse Ribé para los efectos que han preparado para: Hellboy o la película que se estrena este julio, Paintball. No obstante, ellos nos explican que son discípulos de Dick Smith, creador de los efectos de El exorcista. Finalmente, un tercer apartado expone la labor que llevan a cabo David Martí y Montse Ribé y su equipo de DDT Efectos Especiales, especializado en maquillaje y diseño especial, que ha alcanzado el reconocimiento internacional con galardones como el Oscar o el Goya. Se podrán ver una treintena de trabajos, figuras de monstruos de varias películas, maquillajes especiales y animatronics, y también vídeos de corta duración que muestran el proceso de elaboración.

Se exhibirán algunos de los personajes de la película de Guillermo del Toro: El Laberinto del Fauno, como el Hombre pálido o la cabeza y el torso del fauno. También se pueden ver los efectos que crearon para Mar adentro, como la barriga de embarazada que luce Belén Rueda o su trabajo para la serie de televisión El orfanato.

Palau Robert: Passeig de Gràcia, 107  |  web: www.gencat.cat/probert
Horarios: de lunes a sábado: 10-19 h; domingos: 10-14.30 h

Todo tiene un origen…

Todo tiene un origen…. Y no me refiero a ninguna precuela ni a ningún remake.

Llevo más de 10 días, desde que colgamos nuestro Manifiesto, a modo de declaración de intenciones, sin saber muy bien de qué hablar.

Era mi primera entrada y por tanto, tenía que ser a lo grande. Tenía que ser una peli de las consideradas super-culto e imprescindible…. Pero este ha sido precisamente mi error. Sin ánimo de ser pretencioso ni vanidoso, iba descartando cualquier película que asomara por mi cabeza, puesto que siempre tenía una excusa en mente: esta no… por que no es un clásico; esta otra tampoco, por que es demasiado moderna; esta de más allá, no por que es mejor esta otra;…. Y así, una tras otra hasta quedarme completamente bloqueado.

Cuando uno ha visto tanto sobre el género, siempre se pone a sudar cuando le formulan la típica pregunta tonta: “Y cuál es tu peli de miedo favorita ¿?”…. Pues a joderse toca, por que ahí, me has dado! Muchas, a montones, a centenares…. Recuerdo no hace poco, me pidieron una mini lista o selección de 5 películas imprescindibles, y en un santiamén, me planté con 30 títulos, y encima tenía remordimientos de consciencia, por que me estaba dejando a más de la mitad de lo visto; y otra mitad, mucho mayor de pelis que todavía no he visto….

En fin, ahora entendéis un poco mi vacío neuronal, no ¿?

Hasta que, obtuve una pregunta en mi mente, que dejó claro el camino que debía seguir:

– Qué es el terror ¿? Qué es el miedo ¿? Pánico ¿?

Estoy harto que muchas veces, se diga o comente: “esta peli no es de miedo…” o “y eso es miedo…. ¿?”; cuando los que lo afirman son simples borregos, que se creen que entienden de cine, y les da igual hablar de pelis de super-héroes, romanticoides o pelis chorras. Y estos, se permiten el lujo de tales afirmaciones ¿? Y un cojón!

El terror sería aquel sentimiento o sensación de miedo en su escala máxima, es decir, señores y señoras, tendríamos que pasarlo, muy, pero que muy mal en el cine. No olvidemos que el miedo son todas aquellas emociones que generan un sentimiento o sensación de desagrado, peligro real, inminente o futuro. Por tanto, podemos decir que el miedo es emoción primitiva que se deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza, y que se muestra tanto en animales como en los humanos.

Pero a diferencia de los animales, si a ellos se les extirpa la amígdala (zona del cerebro, situada en el lóbulo temporal, y que se activa ante este tipo de sensaciones), dejan de tener miedo; y en cambio, esto no sucede en nosotros (como mucho cambiaría nuestra personalidad y nos calmamos más).

La sensación de miedo produce cambios fisiológicos, tales como: se incrementa el metabolismo celular, aumenta la presión arterial, la glucosa en sangre y la actividad cerebral, así como la coagulación sanguínea. También, se detiene el sistema inmunológico, la sangre fluye a los músculos mayores (extremidades inferiores, en preparación para la huida) y el corazón bombea a gran velocidad para llevar hormonas a las células (especialmente, adrenalina). Y los cambios visibles: agrandamiento de los ojos, dilatación de las pupilas, la frente se arruga y los labios se estiran horizontalmente.
Y durante un ataque de pánico o las personas que tienen fobias, se produce una retroalimentación del miedo, que impide una ponderación del auténtico riesgo, por que se magnifica y se lleva al extremo, esta sensación de miedo.

Tras leer, este rollazo que os acabo de meter, muchos de vosotros, recordaréis de pequeños, cuándo fue la primera vez que tuvisteis miedo o terror por primera vez, verdad ¿? Y casi todos, en un punto o en otro, coincidiremos a miedos primarios, tales como: a la oscuridad, a las habitaciones cerradas, a los truenos, etc, etc…. Es como si a medida que vamos creciendo, vamos dejando atrás la inocencia, y vamos descubriendo que hay cosas malas y que por tanto, pueden generarnos terror o pánico. 

El Exorcista (Dir: William Friedkin, 1973)

El Exorcista (Dir: William Friedkin, 1973)

Y recordando estos días, cuál fue la primera vez que tuve miedo viendo una peli, he tenido que remontarme hasta el 1983-84, ano arriba–ano abajo, que fue cuando visioné por primera vez, El Exorcista (Dir: William Friedkin, 1973)… Bueno, mejor explicado, visionarla no sería de todo correcto, pues me acuerdo perfectamente, que era un sábado por la noche, y no sé muy bien por qué pero todavía estaba levantado, y estaba sentado expresamente en una silla en el comedor de casi de mis padres, para ver sólo de refilón la TV, y en las imágenes más terroríficas, me tapaba los ojos, para no ver nada, pero evidentemente, el sonido sí que lo oía, y fue una experiencia espeluznante!! Además, si añadimos la puta musiquilla del gran genio Mike Oldfield, pues peor me lo ponéis.

Evidentemente, en su momento, esa película marcó a muchos de nosotros (bueno, los que nacimos en los 70 y a finales), y es ser demoníaco que era Regan MacNeil (Linda Blair), con todo ese maquillaje y voz de posesa, acojonaba a cualquiera. Tiempo estuve, sin volver a ver la peli de amarras, y hasta bien crecidito y con pelos en los… no me vi con el coraje y el valor suficiente por verla. Si nos remontamos a esa época, y en una sociedad eminentemente cristiana, siempre se nos inculcó miedo al Diablo, Satán, Lucifer, Belzebú, etc. Imaginaros tener una vecinita como Regan, la mar de mona toda ella, pero con una posesión de 3 pares de cojones!!!

Aunque pasados unos años, la sensación ya no fue la misma, siempre tendré un buen recuerdo de esta película, por que hubo una época, muy señores míos, a falta de tanta digitalización y FX’s, los resultados eran igual de buenos o superiores que a todos los recursos que ahora se tienen… Por ejemplo, actualmente, no soporto cuando una película utiliza sangre digitalizada, me pone de los nervios. La sangre es sangre, y ningún ordenador será capaz de mostrarnos un coágulo mejor formado, que el que nos muestra la propia naturaleza.

Tampoco quiero hacer ninguna apología de los 80’s frente a cualquier otra época, pero era una época, donde a falta de recursos y presupuestos millonarios, se primaba más el ingenio y la agudeza…. Y actualmente, andamos un poco escasos.