Vampire (2011)

Vampire posterEsta es la primera incursión americana del polifacético realizador japonés, Shunji Iwai (anteriormente premiado en Sitges con All About Lilly Chou-ChouRiri Shushu no subete en 2001).

En esta ocasión, Vampire se convierte en una apuesta totalmente personal del Sr. Iwai pese a ser un film para el mercado Hollywoodiense. Este hecho lo vemos claramente reflejado en el apartado técnico del film, ya que Shunji Iwai se encarga de: guión, realización, producción, montaje y música. Se puede participar en más cosas ¿?

Vampire es una (incorrecta) versión contemporánea y moderna del mundo vampírico. Alejados de los vampiros con colmillos y capa, esta película nos mostrará un visión diferente del vampirismo. Pero pese a ser una idea muy brillante y fresca, el film no acabará de funcionar.

Vampire se queda a medio camino entre el vampirismo y los asesinos en serie, es decir, Iwai toca ambas temáticas pero no ahonda lo suficiente en ellas, obteniendo un resultado muy descafeinado. Pese a intentar ser una película intimista y con un trato directo, todo queda en pinceladas o brochazos según se mire.

Vayamos al lío…

Un joven (28 años) profesor de Biología de un instituto, Simon (Kevin Zegers) tiene una doble vida. Cuida de su madre enferma de Alzheimer, Helga (Amanda Plummer, una de las actrices favoritas del cine indie) que vive atada a un arnés y unos globos que le impiden que se escape. Este extraño artilugio es invención de su hijo.

Transfusion de sangrePero Simon, oculta un macabro secreto, es un asesino en serie apodado: El Vampiro. Obtiene sus víctimas de una web llamada Sui Site (Suicide Site), un foro que aglutina a personas de tendencias suicidas. Bajo un sobrenombre o nick name, Simon se pone en contacto con  sus bellas y guapas víctimas, y las convence para que donen su sangre. Él actúa como maestro de ceremonias en el último aliento o suspiro de sus entregadas víctimas. La operación es muy sencilla pero efectiva: drenar la sangre de sus víctimas, extrayéndolo de una forma elegante e indolora. Este elixir (sangre) ejerce un efecto hipnotizador en nuestro vampiro, que no dudará ni un segundo en bebérselo, como una manera de unirse a ellas, de conservar parte de su vitalidad en su interior.

El perfil de sus víctimas siempre es el mismo: jóvenes bellas con tendencias suicidas, y que por una causa u otra, no quieren seguir viviendo. Así pasarán por sus manos: Jellyfish (Keisha Castle-Hughes), Kristin Kreuk o Rachael Leigh Cook. Pero una de sus víctimas: Ladybird (Adelaide Clemens) y el vínculo emocional que establezca con ella hará que cambie su visión o su manera de entender lo que hace.

¡Qué rica!

¡Qué rica!

Simon, un tipo inteligente, cautiva a sus víctimas hasta convencerlas para que participen en un experimento, a modo casi de donación voluntaria de su sangre. No olvidemos que la sangre sólo representa el 8% de nuestros fluidos corporales, y sólo con drenar 2/3 partes se obtiene la muerte. En este sentido, Simon es el instrumento eutanásico de sus víctimas, es decir, para él ejerce de manera correcta, ya que sus víctimas se entregan casi de forma voluntaria.

Para mí otro de los grandes errores del film, es mostrarnos una visión humana de un asesino en serie. No olvidemos que Simon mata personas por muchas tendencias suicidas o bolladas estén sus víctimas. No creo que se pueda humanizar un hecho así, aunque el que lo haga tenga cara de no haber roto nunca ningún plato y tenga problemas como cualquier otro.

Esta humanización del asesino (del “vampiro“) es totalmente ficticia e irreal: su intento de tener novia con Michaela (Jodi Balfour), intento de tener vida social, su papel de buen profesor y consejero con una de sus alumnas, Mina (Yû Aoi), que precisamente intenta suicidarse o el hecho que se enamore, le quitan toda credibilidad como asesino.

Chupa, chupa!

Chupa, chupa!

Un asesino en serie no puede presentarse como una persona con sentimientos y emociones; y a la siguiente escena, se está pelando a una tía! Tampoco estoy de acuerdo que siempre debamos representar al asesino de la misma manera: trauma infantil, inadaptado social, inestable emocionalmente y carente de toda empatía o sentimiento… Pero de ahí, a hacerlo como en Vampire es pasarse.

Si eso lo unimos al tema vampírico, obtenemos una visión confusa o desvirtuada del film. Para mí, para empezar el título es igualmente erróneo, pues Vampire no es una película de vampiros como siempre los hemos entendido. Otra cosa bien diferente, es que se utilice la sangre como fuente vital o portadora de energía o vida; pero ello, no hace falta unirlo al tema vampírico.

La sangre es un elemento que puede ser utilizado como elemento independiente, sin vincularlo a los seres con colmillos, así que para mi gusto, es todo un fallo!
Eso sí, Vampire está muy bien realizada y técnicamente, es correcta; pero la historia confunde y no está bien desarrollada. Esperemos que el siguiente film del Sr. Iwai no se titule Zombie y trate sobre el canibalismo… A buen entendedor, vampiros le sobran!

Tony (2009)

Tony (2009)

Tony (2009)

Hoy hablaremos de la película Tony, dirigida y escrita por Gerard Johnson, director primerizo en largo del que sólo tenemos constancia de un corto llamado Mug.

Tony y sus yonkis

La película, que de entrada nos la comparan a “Henry: Retrato de un asesino en serie”, cosa que ya nos asusta,  nos presenta a Tony, interpretado por Peter Ferdinando, un señor de unos 30 años que se siente inferior al resto del mundo, por lo que todos le pisotean, a parte de que sus pintas tampoco no le ayudan mucho.

Pues Tony es un asesino ocasional, cuándo tiene la oportunidad para matar lo hace, y si no la tiene ya se encarga de crear la situación ideal para conseguirlo, aunque tenga que ir a un bar “de ambiente”, eso si, los asesinatos en casita tranquilo que sino se estresaría pobrecito.

Empieza cargándose a un yonki que no sabe casi ni donde está y va subiendo de dificultad con cada víctima.

Tengo que reconocer que el papel de tío raro con toques psicópatas lo borda, pero eso no quita que hay pocas muertes, y aunque la cinta dura una hora escasa se acaba haciendo un poco lenta, a parte de que el argumento no tiene originalidad alguna y de que el ambiente oscuro y frío londinense no me va nada, a parte de que durante toda la película tienes ganas de gritar ME ABUUUUURROOOOO.

13 asesinatos y medio (1981)

Hoy vengo pegando fuerte, he visto una película que me ha llevado a mis años mozos o más bien dicho a antes de mis años mozos, la escogida esta vez ha sido 13 asesinatos y medio (Student Bodies).

Cuando he visto la intro de la Paramount he empezado a temblar, por suerte parece que han cogido las buenas maneras de la gran…. Aterriza como puedas (Airplane!) con toques de Scary Movie, ya se que será Scary Movie la que ha cogido ideas de aquí… mamones.

Accidente de coche peculiar

Del director Mickey Rose, que a parte de dirigir ha hecho el guión de esta película y de otro pedazo de titulo del mismo año Condorman ooooh yeah, esto si que es un señor pata negra…. XDDD, a parte de escribir en unas cuantas series de comedia. No me voy a tirar el rollo de que se muchas cosas pero mirando en IMDB he visto que hay otro guionista que tal como aparece en la página está uncredited, el mozo en cuestión es Michael Ritchie, que también viene de la rama cómica tanto en series como en late nights o películas.

La película centra la acción en un instituto americano estándar de los años 80, la reina del baile, los pringados, los deportistas (aunque en esta cinta quedan un poco mal parados), el director raro, el bedel “especial” al más puro estilo Timmy de South Park pero sin la silla de ruedas, y un largo etcétera de clichés y más clichés. Resulta que empiezan a asesinar parejas que van a echar un polvo y básicamente este es el argumento de la cinta.

Proseguiré con la serie de razones por las cuáles no os debéis perder esta película, sobretodo para verla en corralito con alcohol de por medio y con ganas de echar unas risas.

En primer lugar empezamos con una corrida a través del teléfono, asesinato por apuñalamiento con clips, asesino con botas de agua negras y guantes de fregar verdes, animadoras para un entierro, body count en pantalla hasta llegar a los 13 y medio, muerte por atragantamiento con un borrador, hasta carteles para indicarnos pistas, sospechosos, pestillos abiertos, etcétera….

Distorsionador de voz

Para hacernos sospechar de algunos personajes nada tan fácil como ponerles guantes de fregar verdes y botas de agua, putos cracks, así hasta yo soy capaz de seguir el hilo de la historia, un aplauso para los guionistas, PLAS.

Y ahora para rellenar espacio los 8 momentos clave de esta película, la última es un espoilerazo, avisados estáis, aunque os pondré un aviso justo antes también porqué todos sabemos que no leéis ni la mitad de mis frases….

  • Un pequeño choque de coches entre un ciego con su correspondiente perro lazarillo y un chico en silla de ruedas.

    Muerte por kiki XDD

  • Hay un muerto en el campo, quince yardas de penalización!
  • La escena en que se ven los guantes del asesino traduciendo una escena al lenguje de signos.
  • El asesino corta la emisión de la película para hacernos chistes con pequeños cortes de video de los principales sospechosos.
  • Escondí un condón detrás del váter, saqué la idea del padrino.
  • Oh está muerta, echaremos uno por los viejos tiempos, esto ya no lo necesitaré (el condón).
  • El doctor Sigmund me dijo que la represión sexual provoca gripe porcina, creo que es hora de que lo haga.

SPOILER!!!!

  • No te muevas mientras te mato, soy vieja y tengo artritis.

P.D.: No he hablado de los personajes y los actores ya que no tengo muchas ganas y hay demasiados! XDD, a joderse y a verla!

Halloween 2 (2009)

Halloween II (Dir: Rob Zombie, 2009)

Halloween II (Dir: Rob Zombie, 2009)

Hola de nuevo Nekrofilmicos, hoy os traigo una de las últimas películas de Rob Zombie, Halloween 2 (Family is forever).

Michael y Laurie

La segunda parte de su remake de la obra maestra de John Carpenter. Película que no quería rodar pero que el estudio decidió hacer con quién fuera, y ante esa posibilidad Rob cogió el testigo, otra vez.

La primera parte me pareció una obra maestra que superaba a la original. En esta segunda, aunque impresionado, no puedo decir que me haya causado la misma impresión que me causó la primera. Aún así me ha entusiasmado esta revisión, dónde Rob nos pone sus propios toques a la historia rellenando pequeños huecos que dejaron en la versión de Carpenter.

Como siempre pasa en este jodido país esta película no verá nuestras salas de cine y seguramente pasará a DVD directamente con un poco de suerte, y aún tengo mis dudas. Por suerte tenemos el DVD de la versión americana, como siempre.

La historia sigue la nueva vida de Laurie Strode (Scout Taylor-Compton), la hermana de Michael, a la que vemos en su día a día, la convivencia con el Sheriff Lee Bracket (Brad Dourif) y su hija Annie (Danielle Harris), sus amigas, su vida en general. Hasta que llega la noche de Halloween y todo se tuerce, os suena el argumento?

También tenemos al Doctor Samuel Loomis (Malcolm McDowell) con su carisma habitual haciendo que todo el mundo le odie.

También tenemos apariciones de Deborah Myers (Sheri Moon Zombie), la madre de Michael.

Loomis y el jovencito Michael de fondo

Pequeños apuntes :

– La tercera parte la va a rodar el director Patrick Lussier y está proyectada para enseñársela al público en el 2011.

Deborah Myers y Laurie Strode

– Tyler Mane es el segundo actor que ha interpretado a Michael Myers en dos ocasiones.

– Esta es la primera película dónde se vé claramente a Michael de mayor sin la máscara.

– Se le ofreció la posibilidad a John Carpenter de hacer un cameo en esta segunda entrega, pero lo declinó.

– El actor que interpretó en la primera película al joven Michael, Daeg Faerch, tuvo que ser reemplazado por Chase Wright Vanek, debido a que hizo el estirón.

– Jeffrey Daniel Phillips hace dos papeles en esta película Howard Boggs y Seymour Coffins.

Y hasta aquí la información traducida y filtrada por mi mismo desde IMDB.

P.D.: Lo siento Spawn se que tu querrías hacer esta reseña, pero puedes publicar también tu la tuya, que seguro que es mas extensa ya que eres mas fan que yo de Rob.

Sweeney Todd: El Barbero Diabólico de la calle Fleet (2007): El aprobado más apurado de Burton

Sweeney Todd (dir: Tim Burton, 2007)

Sweeney Todd (dir: Tim Burton, 2007)

Que Tim Burton se ha convertido en uno de los realizadores más personales e imaginativos de los últimos tiempos, es un hecho contrastado por los cientos de niñas góticas que lucen a Jack Skeleton en su bolso, elevándole a la categoría de icono del pop. Sin embargo, si escarbamos en su ya dilatada filmografía, nos daremos cuenta de que no es oro todo lo que reluce y hay títulos que no terminan de comulgar con su estilo. El batacazo de su segunda incursión en el cine más comercial (no olvidemos que estuvo detrás de los primeros “Batman“) con “El planeta de los simios” le supuso un gran punto y aparte, pero supo reconciliarse con su público gracias a esa joya que es “Big Fish“.

Por desgracia, sufrió una recaída en “Charlie y la fábrica de chocolate“, un intento frustrado de retomar su vena gamberra expuesta en “Mars Attacks!“, que trató de redimir homenajeando a “Pesadilla antes de Navidad” en la descafeinada “La novia cadáver“, la cual no deja de ser otra película de Walt Disney con calaveras. Está visto que, en el caso de Burton, cualquier tiempo pasado fue mejor y lejanas quedan ya obras maestras como “Eduardo manostijeras” o “Ed Wood“.

El Barbero Diabólico de la calle Fleet

El Barbero Diabólico de la calle Fleet

Por eso, cuando supe que en su próximo proyecto volvía a alejarse de la palabra remake para dar forma a este musical sobre las tropelías de un barbero asesino, hube de alegrarme porque la idea sonaba Burtoniana por todos lados. “Sweeney Todd” nos sitúa en el Londres de principios del siglo pasado, donde el barbero Benjamin Barker es alejado de su familia y condenado por un delito que no cometió. Quince años después, Barker regresa a la ciudad con el fin de vengarse del juez Turpin. Aquí encontramos el primer tropiezo del film. Burton no se corta un pelo cuando de abrir gargantas se trata, y deja correr la sangre a borbotones, sin reprimir su fanatismo por la Hammer tan presente en “Sleepy Hollow“.

En cambio, soluciona la escena del “secuestro” de la esposa de Barker, recurriendo a un sutil flashback, de una forma infantilona, casi mojigata. Si quieren que odiemos a alguien, no podemos omitir datos así, por las buenas. Alan Rickman está un poco desaprovechado, en ese sentido. Johnny Depp sustituye las tijeras por navajas de afeitar, en un papel que reafirma su condición de actor fetiche de Burton y le ha valido un merecido Globo de oro. Se agradece verle en una actuación más oscura y menos histriónica que las últimas. Helena Bonham Carter es el otro plato fuerte de la función. La actriz parece sacada directamente de alguna de las páginas de “La melancólica muerte de Chico ostra” y el personaje de Mrs. Lovett rebosa humor negro por los cuatro costados.

The Demon Barber of Fleet Street

The Demon Barber of Fleet Street

En general, el reparto cumple y sorprende, tanto en su faceta interpretativa como vocal. Con todo, se echa de menos la buena mano de Danny Elfman. Hay breves destellos de genialidad que nos remiten al Burton más cruel como, por ejemplo, cuando Barker y Lovett se despachan a gusto con el clero y la burguesía londinense.

No obstante, también asistimos a una de las secuencias más ñoñas y sonrojantes desde que la Disney se fue al garete. Estoy hablando del momento “I feel you Johanna” protagonizado por la pareja de mozalbetes, que bien podría haber sido eliminada en vista de la nula trascendencia que ambos tienen al final. Pero no cabe duda de que lo más flojo de la película es con diferencia el ritmo. Conste que a mí me gustan los musicales. Salvando las distancias, “La tienda de los horrores” de Frank Oz es un musical y su ritmo me parece envidiable. En manos de Burton, la estética está por encima de los acontecimientos. Está “tó atrezzao” (¿creíais que aquí os ibais a librar, muchachada?), la fotografía es preciosa, digna de anuncio navideño de colonia.

Lo demás ya es otro cantar.

21ª Participación para el concurso de… ¿? Manu Riquelme!

Saw IV (2007): La misma mierda con distinto olor

Saw IV (dir: Darren Lynn Bousman, 2007)

Saw IV (dir: Darren Lynn Bousman, 2007)

La saga de “Sawnecesita una transfusión urgente. Sangre nueva. Bueno, de sangre la verdad es que anda sobrada. Basta con ver el prólogo de “Saw IV“, durante el cual asistimos a la autopsia de Jigsaw con todo lujo de detalles, y digo yo “¿para qué coño practicarle la autopsia a un asesino en serie que ha sido brutalmente degollado?“.

Éste es sólo uno de los muchos ejemplos de la suerte de despropósitos que constituyen esta cuarta entrega, más cercana ya a una serie de televisión que a una película propiamente dicha, cuyo único interés se basa en un final cada vez más rebuscado y menos original. Sin ir más lejos, en este caso se trata de un pastiche compuesto a base de retazos de las dos primeras partes. Me pregunto si el bueno de James Wan (responsable de la original y director de “Silencio desde el mal“) será consciente del chiste privado al que se ha visto reducida su obra. Un chiste incomprensible para el espectador medio, dado que hay que tener muy reciente “Saw III” si queremos pillar la mitad de las cosas de su continuación.

Conste que, hasta ahora, a mí esta trilogía me parecía decente e incluso entretenida pero, si bien la muerte de Jigsaw a priori suponía un agravante, aquí se nos confirma que no hay nada que hacer sin el carismático personaje interpretado por Tobin Bell. En realidad, lo mejor de la cinta son los flashbacks (hay tantos…) protagonizados por él. El resto de personajes, a cada cual más estereotipado, son peones mal definidos y peor conducidos que entran y salen de la trama como Pedro por su casa, a merced de una narración caótica. El tal Darren Lynn Bousman debía estar medicándose cuando la dirigió.

Autopsia de Jigsaw

Autopsia de Jigsaw

Al final uno no sabe si lo que está viendo es pasado, presente, futuro o un flashback del flashback. Un puzzle, a fin de cuentas, mal construido que deja más cabos sueltos de los que ata y poca o ninguna gana de ver “Saw V”.

19ª Participación para el concurso de la mano de… Manu!

Negra navidad (2006) : Dos velas negras

El cine de terror teen está en coma irreversible, pidiendo a gritos renovarse o morir. Desde la triunfal trilogía de “Scream“, podría contar con los dedos de una mano (y me sobran) las películas que han igualado a ésta en lo que respecta a calidad. Desafortunadamente, “Negra navidad” no es la excepción que confirma la regla.

Basada en una rareza dirigida por Bob Clark (“Porky’s”) allá por los setenta, nos encontramos con uno de esos remakes que no tienen absolutamente nada en común con su homónimo, salvo el título y que ambos se desarrollan en navidad, lo cual se agradece siempre y cuando el resultado no sea un bodrio de semejante magnitud.

El reparto lo integran caras televisivas como las de Michelle Trachtenberg (la dulce hermanita de “Buffy, la cazavampiros”), Oliver Hudson (visto en “Dawson crece”) y Mary Elizabeth Winstead, quien repite a las órdenes de Glen Morgan, guionista de la divertida saga de “Destino final“.

Lo primero que sorprende de esta “Negra navidad” es su total ausencia de humor, algo inconcebible dada su premisa. Billy es un joven que crece atormentado por los constantes maltratos de su madre y a la sombra de su hermana, hasta que la noche de navidad decide zampárselas en forma de galletas, al calor del hogar.

Años más tarde, durante el aniversario de la muerte de su familia (casualidades de la vida), Billy huye de la celda de máxima seguridad donde está encerrado, sirviéndose de un bastoncillo de caramelo como arma homicida, y vuelve a casa por navidad cual indigesto turrón.

Al mismo tiempo, su casa se ha convertido en un improvisado picadero para la hermandad femenina que allí se congrega. Todo esto se nos cuenta de manera atropellada, por medio de flashbacks, que llaman al desconcierto y no hacen sino más que entorpecer la narración en su intento por disuadir al espectador de la tramposa identidad del asesino.

Morgan pone todo su empeño en distanciarse de la cinta original y lo consigue, para bien y para mal, tratando de justificar el odio de Billy hacia Santa Claus y eliminando así de un plumazo el elemento suspense. Para cuando empieza la acción, uno ya está cansado de contemplar este catálogo de muertes absurdas, que incluye estalactitas asesinas y árboles que atraviesan torsos humanos.

“Negra navidad” es un film que va de más a menos, cuyo interés es equiparable al del mensaje del Rey en nochebuena. Por si fuera poco, parece ser que la película ha sido censurada hasta la saciedad en nuestro país, así que ya ni eso queda. Si Hollywood sigue nutriéndose de revisitar clásicos como éste o “Prom night”, más nos vale que sus guionistas sigan en huelga indefinida por mucho tiempo.

15ª Participación para el concurso del DVD de Payasos Asesinos (Killer Klowns from Outer Space), reseña escrita por Manu Riquelme.