Yakuza Weapon (2011)

Gokudô heiki posterCon este film cierro la pasada edición de Sitges… Y algunos pensaréis: pues ya iba siendo hora, no ¿? Pues sí, y tenéis toda la razón del mundo…

No hay mejor forma de hacer un cierre con una de las últimas bizarras de la productora Sushi Typhoon: Yakuza Weapon. Y sin haber visto siquiera ninguna imagen y aplicando un poco de sentido común, sabremos que la peli tratará sobre Yakuza’s (mafia japonesa) y armasmuchas armas!

Y siendo una de las pelis de la Midnight X-Treme, no podía faltar uno de los habituales y pesos pesados del splatter japonés, Yoshihiro Nishimura. Para los que a estas alturas no lo conozcáis, tenéis una asignatura pendiente con vuestro cerebro, si es capaz de resistirlo. Aunque la realización del film corre a cargo de Tak Sakaguchi & Yûdai Yamaguchi (Battlefield Baseball, Cromartie High School & Be a Man! Samurai School), Nishimura se encarga de los FX’s y maquillaje.

Yakuza Weapon (Gokudô heiki, 2011) es una película de gangsters y muchos efectos especiales. La trama se centra en ShozoIwaki (Tak Sakaguchi), exiliado a América del Sur, es informado de la muerte de su padre, un yakuza local, Kenzo (Akaji Maro).

Milandole la pilila!

Milandole la pilila!

En su regreso, descubre que el hombre de confianza de su padre, Kurawaki (Shingo Tsurumi), lo ha traicionado y asesinado; dejando a Shozo lo poco que queda de la familia mafiosa de los Iwaki. Shozo clamará venganza y se enfrentará a Kurawaki, en una batalla titánica que tendrá graves consecuencias (físicas) en ambos contrincantes.

Gracias al desarrollo tecnológico y médico de los cuerpos policiales de élite, Shozo sobrevive pero no volverá a ser nunca más el mismo. Descubre que ha recibido algunos implantes biónicos que lo hacen único, como por ejemplo, un cañón Vulcan M61 en su brazo derecho o un lanza cohetes en su rodilla izquierda.

A partir de ahí, Shozo sólo tendrá un único objetivo: vengar la muerte de su padre y acabar con Kurawaki que también ha sobrevivido a la pelea. Pero los yakuza no se lo pondrán nada fácil y contaran con la ayuda de Tetsuo (Junio Murakami), un antiguo amigo de Shozo, con algún as escondido en la manga…

¿Será capaz Shozo de restablecer el mancillado honor de su familia y vengar la muerte de su padre? Porque buen armamento es lo que no le va a faltar!

Tetsuo & Sumire (Cay Izumi)

Como en todas las producciones que nos llegan del lejano país nipón, Yakuza Weapon es cine bizarro al 100%. Desde sus increíbles historias, personajes, sangre, efectos especiales a gogó,… Aunque, para los que estemos acostumbrados a este tipo films, no nos supondrá ningún problema. Eso sí, como en todos los splatter japoneses, un pelín demasiado larga y se abusa de la digitalización.

Por lo que a mi respecta es otra peli entretenida de la factoría Sushi Typhoon pero los más acérrimos seguidores (otakus), Gokudô heiki se basa en los mangas de Ken Ishikawa, co-creador de la famosa serie de animación: Gō Nagai de Getter Robo (Gettā Robo).

Lo mejor de la peli, sin duda alguna, el pintoresco y bizarro armamento que aparece! Yo me pido una Midori 300 para Navidades.

Anuncios

The Raid (2011)

Serbuan muat posterContinuamos (para bingo) con pelis vistas en el Festival de Sitges, esperamos en breve poder dar el cierre a la pasada edición, pero por ahora, continuaremos ‘torturándoos’ con ellas.

¿A quién no le gustan las pelis de artes marciales? Sea cual sea tu generación, siempre se han producido films de acción donde las artes marciales sobresalían por encima de la trama y/o la calidad final de la cinta en sí: desde David Carradine, Bruce Lee, Chuck Norris, Michael Dudikoff, Jean Claude van Damm, Jackie Chan, Jet Lee o el más reciente, Tony Jaa.

Las veíamos en forma de karatekas, soldados de élite, guerreros legendarios,… pero los más queridos por nosotros son las pelis de ninjas. La mayoría de ocasiones, son puro cine exploit con un presupuesto ínfimo, cutre-efectos y ninjas de colores (púrpura, dorado, amarillo, azul cielo, rosa)!

The Raid forma parte de este tipo de pelis de artes marciales que tras su visionado, sólo te dan ganas de repartir ostias y romper piernas; y es que la adrenalina que descargaremos viéndola, será poca (y eso que la veremos sentados!).

Brazo roto!!

The Raid está formada por el siguiente tándem: el realizador Gareth Huw Evans & su protagonista, Iko Uwais. Ambos se conocieron en una exhibición de Pencak Silat (arte marcial practicado en Indonesia y sudeste asiático); cuando Gareth Evans estaba rodando el documental, Land of Moving Shadows: The Mystic Arts of Indonesia, Pencak Silat (2007). Para los no entendidos encontraremos al Pencak Silat muy parecido al Muay Thai, otro arte marcial que aparece en la saga de Ong Bak.

Tras su encuentro, decidieron unir sinergias y decidieron rodar Merantau (2009) que algunos tuvieron ocasión de ver también en Sitges. Dos años más tarde han vuelto a repetir, y el éxito parece estar asegurado de nuevo porque en el festival de Toronto obtuvieron el premio Midnight Madness.

Serbuan maut (título indonesio) es una increíble cinta de acción que sitúa un grupo de operaciones especiales, es decir, los típicos SWAT’s en una peligrosa infiltración de un edificio de Jakarta para la detención de un atrincherado mafioso, el señor de la droga Tama (Ray Sahetapy).

Fuerzas Especiales SWAT

La misión resultará ser una trampa, alguien se ha chivado al capo de la mafia y les estará esperando para ‘tomar el té y unas pastitas‘. El edificio es una fortaleza donde los secuaces de Tama están armados hasta las trancas y se convierte en una ratonera para todo el equipo de fuerzas especiales.

Pero el SWAT, Rama (Iko Uwais) no se rendirá fácilmente y junto un pequeñísimo número de compañeros decide ascender piso a piso para así dar caza al malo de la peli. Obviamente, el camino no será nada fácil pero nuestro joven héroe, puede con todo y mucho más.

¿Será capaz de capturar a Tama? Podrá salir con vida del edificio? Habrá supervivientes? Tendrá preparada Tama alguna sorpresa más?

Toma Caídaaaa!!

En The Raid, el arte marcial Pencak Silat se convierte en un protagonista más de la historia y gracias a Uwais, veremos tal despliegue de hostias que en ciertos momentos no seremos capaces de asimilar tal lluvia de golpes. Disfrutaremos como enanos, y hasta nosotros mismos acabaremos la película cansados de tanta acción y adrenalina. Patadas, puñetazos, codazos, rodillazos, cabezazos junto con fracturas, luxaciones, contusiones,… y un sinfín de castigos físicos más, la hacen en una masterclass en toda regla.

Incluso, Serbuan maut hará las delicias de los espectadores más ‘veteranos‘ del cine de artes marciales porque seremos testigos de golpes aéreos imposibles, brutales ejecuciones, coreografías de hostias interminables y un uso de la violencia desatado… pero que conste, totalmente justificado! A los chicos malos, mano dura.

En definitiva, sangre a borbotones, huesos rotos y hostias como panes… Quién no disfrutaría con esto ¿?

The Raid es una epopeya de artes marciales y hostias a gogó!

Livid (2011)

Livide posterSin lugar a dudas, Livid fue una de las películas más esperadas del pasado festival de Sitges. ¿Por qué?

Porque sus ‘papis’ fueron los mismos que en el 2007 dejaron a más de uno con la boca abierta, gracias a su opera prima: À l’Intérieur (2007). Película muy dura, violenta y sangrienta, con una temática “polémica” y una excelente ejecución del gore. En alguna ocasión, hemos mencionado o citado, las nuevas ‘joyas’ de terror galo que nuestros vecinos están aportando a la industria. Magnifique!

Tras el éxito mediático que les supuso Inside (título internacional de À l’Intérieur), los realizadores franceses: Alexandre Bustillo y Julien Maury, dieron el salto a los USA. En un principio, les propusieron para la dirección de la secuela remake de Halloween 2 y el remake de Hellraiser, otra joya del cine de terror. Pero parece ser que las relaciones con la productora, acabaron en agua de borrajas; y volvieron a Europa con el rabo entre las piernas.

No es que vaya a basar esta reseña en los cotilleos de Bustillo & Maury, no me malinterpretéis, pero ciertamente, su intento fallido de hacer las Américas, desgraciadamente, queda reflejado en el resultado final de la película.

Madame Jessel

Técnicamente, Livide es perfecta: localización, interpretación, maquillaje y FX’s, fotografía… Es decir, como si sus realizadores tuvieran el deber moral de demostrar al mundo (industria cinematográfica) que saben hacer un film perfecto! Tras su visionado te quedas con la sensación, que Livid está hecha con el afán de demostrar técnica o profesionalidad, más que con el corazón, como fue el caso de À l’Intérieur.

Entonces, dónde radica el fallo de Livid? Pues en uno de los elementos más básicos de todo corto, medio o largometraje: la historia y el guión. Este GRAN fallo le pasa factura, y la perjudica claramente. En el Livide veremos que se tocan diversas temáticas: social, ‘supuestas’ casas encantadas, vampirismo, posesiones, fantasmas,… Es decir, un uso más explícito de la fantasía en pos de la violencia, que también aparece pero calculada al milímetro, aunque a mí, personalmente, no me provocó ninguna sensación de mal rollo ni desagradable, todo lo contrario.

Con un guión lleno de vacíos argumentales, se desarrolla una trama que en ciertos momentos, llega a incluso a despistar al espectador, y sobre todo, al final produce una sensación de disconformidad o desanimo (en la sala se oyeron risas y tó!). No por tocar el género fantástico tenemos que ‘parir’ una película con huecos argumentales o pensar que el espectador ya tendrá imaginación para el resto. Tampoco pretendemos que se nos dé todo triturado y se nos meta por un embudo, pero la justificación que he leído en otros blogs, sobre que en la fantasía no hace falta que se cuente todo, lo siento, pero no me la trago.

La dulce Anna!

Al principio, Livid nos atrae, nos cautiva y fascina. La puesta en escena es brutal, tanto por la fotografía como por la propia ambientación del film. Pero al desarrollarse la trama, nos irá confundiendo y mezclando elementos, hasta el punto de dejarnos con muchos cabos sueltos y lagunas argumentales… Al querer tocar varias ‘temáticas’ no hace que la historia se centre y es como si va desarrollando mini-historietas paralelas que acaban convergiendo en el tramo final, con fórceps y a lo loco! Si bien es cierto, que el género fantástico queda plausible, en algunos momentos, más bien parece el cuento macabro y de terror de Alicia en el País de las Maravillas.

La trama nos sitúa en un pequeño pueblo pesquero francés, donde la joven y guapa Lucie (Chloé Coulloud) empezará a trabajar de asistenta social para gente mayor. Su jefa, Madame Wilson (Catherine Jacob), le hará un tour por todos los ancianitos y ancianitas que Lucie debe encargarse. Destacando muy especialmente, Madame Jessel (Marie-Claude Pietragalla), una centenaria ancina ‘vegetal’.

Lucie, dedice compartir la impresión que le ha causado Mme. Jessel con su novio William (Félix Moati) y su hermano, Ben (Jérémy Kapone). Dado que fue una famosa bailarina y coreógrafa, y que fundó su propia escuela de danza clásica, deciden investigar su apartada mansión en busca de algún tesoro ‘oculto’. Se atreven a hacerlo porque Mme. Jessel está postrada en la cama, intubada y se alimenta de una extraña sustancia rojiza.

Una vez dentro de la mansión, descubrirán que Mme. Jessel quizás no estuviera tan ‘muerta’ como esperaban y gracias a Lucie, acabará despertando de su letargo… Esta nos contará la historia de su hija Anna (Chloé Marcq) y qué relación guarda con la vieja mansión.

Toma, género fantástico!

En Livide, Bustillo & Maury vuelven a repetir con su musa y talismán, Béatrice Dalle, en un pequeño papel interpretando la madre de Lucie, sin la potencia y mal rollo que nos transmitió en À l’Intérieur. Con Livid, nuestros realizadores vuelven a apostar por las féminas como conductoras del film, y sobresalen las interpretaciones de: Chloé Coulloud, Marie-Claude Pietragalla & Chloé Marcq.

Resumiendo, como ya os he mencionado anteriormente, técnicamente, Livid es perfecta. Sus realizadores nos han demostrado a la industria sus aptitudes, pero la peli en sí, no acaba de convencer. Y para esta ocasión, no ha hecho falta la ‘odiosa’ comparativa entre su film anterior y este último.

El resultado final de Livide es claramente inferior a À l’Intérieur, producción con menos recursos y menos despliegues técnicos, pero más brillante e impactante para el verdadero fan del cine de terror.

No obstante, desde este humilde blog, alentamos a Bustillo & Maury para que sigan ‘pariendo’ porque tarde o temprano, volverán a dejarnos con la boca abierta, como ya lo hicieron en su momento.

Ninja Kids (2011)

Nintama Rantarô posterPresentada como plato estrella de la maratón Midnight X-Treme, Ninja Kids cumplió con las expectativas y no entiendo porque no la programaron individualmente; ya que por temática y elaboración chocaba con el resto de films que estamos acostumbrados a visionar en esta ‘bizarra’ maratón.

Si cinematográficamente siempre destacamos lo camaleónico que suelen ser ciertos actores, en este caso, a quién tenemos que mencionar es al propio realizador, el GRAN Takashi Miike. Este hombre ha hecho de todo! Desde musicales, adaptaciones de manga, thrillers normales y más pasados de vueltas, películas costumbristas, serie B, y un largo etcétera de películas. Seguro que el único género que no ha tocado es el porno, pero como se le ponga entre ceja y ceja…

Uno de sus últimos proyectos fue una adaptación de una serie de anime y que también tuvimos oportunidad de ver en Sitges fue Yatterman (2009). Ahora, le ha tocado el turno a Rantaro Ninja Boy (Rakudol Ninja Rantaro), otro manga y serie de anime de Sobel Amako. Por nuestros lares se ha emitido en K33 entre el 2007-2008 y trata sobre Rantaro, el hijo de una familia humilde que quiere convertirse en ninja, por lo que decide internarse en una escuela de élite para aprender este arte.

Pese a ser un producto dirigido al público infantil, Ninja Kids puede verse desde una óptica más ‘adulta’, y es que la película gustará tanto a mayores como niños. He leído por la red, que algunos la comparan con Harry Potter. Por qué ¿? Porque el prota es un niño aprendiz de ninja y lleva gafas… Pues vaya chorrada!

Nintama Rantarô

Nintama Rantarô

Ninja Kids (Nintama Rantarô, 2011) es un entretenido film que trata de sobre valores como la amistad, coraje y/o superación personal, visto desde la perspectiva de sus pequeños alumnos y los profesores de la escuela de Ninjitsu.

En el apartado técnico sobre todo destacaremos el trabajo de maquillaje y FX’s con un desarrollo muy colorista del mismo. Ciertos detalles o escenas pasan por digitalización pura y dura, para darle ese toque más próximo a la serie de animación.

Respecto al argumento de Ninja Kids pues como en la serie. Nintama Rantarô (Seishirô Katô) es el único hijo de un joven matrimonio de campesinos. El padre (Shidô Nakamura) es un ninja de segunda fila, no obstante alenta a Rantarô a convertirse en un verdadero ninja.

En la academia de élite para ninjas, conocerá a Shimbei (con un aire a lo Shin Chan) y Kirimaru. Con el resto de alumnos y el profesor,  Hansuke Nôy, forman el primer curso. Los cursos se diferencian porque cada uno se le asigna un color y estampado diferente.

Rantarô - Kirimaru & Shimbei

Rantarô - Kirimaru & Shimbei

Además, de los alumnos también mencionaremos al Director de la Escuela (un viejo chocho), Shiina Yamamoto (la profesora de las Kunoichi o aprendiz de chica ninja), entre otros.

Y como siempre, en casi todas las producciones japonesas el tiempo es un problema. Su duración puede hacer perder la atención inicial del espectador. Además, algunos números musicales que hay durante la trama serán del todo innecesarios y ridículos, haciendo perder fuerza y fuelle a la trama, esta se estira demasiado para mi gusto, perdiendo la energía del comienzo.

Evidentemente, no es una obra maestra de Miike, pero la película hará las delicias de los seguidores de la serie animada, Rantaro Ninja Boy, donde veran representados en la pantalla a sus personajes favoritos. A los más puristas de Miike, la encontrarán una soberana tontería y yo personalmente, en líneas generales me lo pasé bien, sobre todo por el ambiente festivo con que vimos Ninja Kids.

A título anecdótico os mencionaré que anteriormente a esta, ya hay otra Ninja Kids (dir: Pablo Santiago, 1986), una producción filipina… Ahí lo digo todo!

Karate-Robo Zaborgar (2011)

Denjin Zabôgâ posterTras un breve receso (no espiritual) que hemos tenido estos días, continuaremos con las pelis de Sitges que nos queden pendientes (sí, sí… aún tenemos deberes) y sus correspondientes, reseñas.

Si juntamos una de las noches más frikis: la maratón de Midnight X-Treme con uno de los últimos proyectos de la productora Sushi Typhoon, el desmadre & el cine bizarro están más que garantizados!

En esta ocasión le toca a Karate-Robo Zaborgar (Denjin Zabôgâ o Denjin Zaborger), la adaptación cinematográfica de la serie de TV de 52 capítulos que se hizo popular en la década de los 70’s (1974) bajo el título de Electroid Zaborger 7 de la productora, P Productions.

Y como no podía ser de otra manera, los de Sushi Typhoon han apostado por lo seguro: el realizador del film es Noboru Iguchi, responsable de otras locuras fílmicas como The Machine Girl (Kataude mashin gâru, 2008) o Robo-Geisha (2009)… entre muchas otras. Y como no, por nuestro querido, Yoshihiro Nishimura, en el apartado de maquillaje y supervisión de FX’s. Los habituales de este blog, ya sabéis que tenemos una gran estima por todos los trabajos del Sr. Nishimura, y por poco que podemos, los vamos reseñando: Helldriver (Nihon bundan: Heru doraibâ, 2010),Vampire Girl versus Frankenstein Girl (2009) o Tokyo Gore Police (Tôkyô zankoku keisatsu, 2008).

Ambas mentes forman uno de los tándems más bizarros y cafres del cine (splatter) actual japonés!

Zaborgar & Daimon

Zaborgar & Daimon

Tras la muerte del científico, Dr. Daimon (Naoto Takenaka), su hijo Yutaka Daimon (Yasuhisa Furuhara) que es oficial de la policía secreta, hereda un poderoso robot llamado: Zaborgar. Pero este no es un simple trozo de metal, fue concebido por su padre, como un hermano para Daimon, formando equipo contra el crimen organizado.

Zaborgar está equipado con sofisticadas armas y es un experto en Karate. Además, tiene el poder de convertirse en una motocicleta y junto a Daimon, lucharán contra la malvada organización responsable de la muerte de su padre, Sigma.

El malévolo Dr. Akunomiya (Akira Emoto), algo así como el profesor Xavier de los X-Men tiene un maléfico plan de dominación mundial. Pero Daimon & Zaborgar acabarán descubriendo su complot: la extracción del ADN de científicos, políticos y otras personas de gran influencia, con el fin de construir un robot asesino gigante, que le dará un poder ilimitado.

Pero el Dr. Akunomiya no trabaja sólo y tiene a sus órdenes un grupo de esbirros/as, medio humanos medio bots (robots). Destacamos un trío de chicas robot, en especial Borg (Mami Yamasaki), que tiene un interruptor on/off relación con Daimon y pese a estar en bandos opuestos, no será un impedimento para que ambos tengan una bonita historia de amor. Esta relación imposible supondrá el fin de la amistad entre Daimon y Zaborgar, y el punto y aparte de la primera parte del film.

Las chicas robot de Sigma

Las chicas robot de Sigma

Pasados 25 años, podemos ver un Daimon totalmente distinto, casi ridículo y acabado, trabajando de chófer para un ministro corrupto. Pronto descubrirá que fruto del amor con Borg, tuvieron 2 niños pero fueron criados por la organización Sigma, con todo lo que eso conlleva.

Pero ya sabéis chicos, el mal no descansa nunca y el super-proyecto del Dr. Akunomiya casi está a punto de concluirse.

¿Podrá el Dr. Akunomiya dominar el mundo con su super-robot? Como podrá Daimon detener los malvados planes del doctor? Y Zaborgar, será capaz de perdonar a su ‘hermano’ Daimon? Los veremos de nuevo en acción?

Como cada año, estos japos nos traen su última locura y bizarrada. Un disfrute visual de efectos especiales, digitalizaciones por un tubo, maquillajes, gadgets imposibles, robots, acción, sangre y artes marciales.

El único pero que le encuentro a Karate-Robo Zaborgar es la segunda parte del film, pasados los 25 años. Como siempre, estos japos nos hacen durar en demasía las pelis, y no saben hacerlas de menos de 90 minutos. Esta segunda parte hace que se eternice la trama y decaiga el buen rollo y espectacularidad de la primera mitad del film.

En definitiva, asistimos al último espectáculo visual de la mano de Sushi Typhoon, para incondicionales de Mazinger Z y las Midnight X-Treme, ni más ni menos.

Cuando la seguridad del mundo está en juego, ZABORGAR nos salvará!

Hell (2011)

2016: Das Ende der NachtDespués de The Divide, Hell es la segunda aportación del pasado festival de Sitges, sobre temática post-apocalíptica pero con ciertos matices. Si en The Divide nos intentaban colar una subtrama de ciencia-ficción y el film iba sobre el comportamiento humano; en esta ocasión, nos encontramos ante un film ecologista con leves toques caníbales. Sí, sí… habéis leído bien!  Pero esta ocasión es diferente, con la excusa post-apocalíptica se hace lanza un claro mensaje ecologista y de concienciación sobre el calentamiento global, y al final nos intentan colar el canibalismo! Pero tampoco es dejéis impresionar mucho…

Hell (2016: Das Ende der Nacht) es la opera prima de un joven realizador alemán: Tim Fehlbaum. Estaremos asistiendo a un relevo generacional ¿? Porque este año se han presentado varias operas primas de ‘jóvenes’ realizadores como: EVA, Seconds Apart o The Caller, por mencionar algunas. Tim Fehlbaum se encarga de la realización y del guión-historia, junto con Oliver Kahl & Thomas Woebke.

La película comienza presentándonos el cataclismo mundial de turno: el calentamiento global ha hecho subir la temperatura en todo el planeta, y por tanto, escasean el agua y la comida, ya que el planeta se está convirtiendo en un desierto.

Hell - Supervivientes

3 supervivientes: Phillip (Lars Eidinger), Marie (Hannah Herzsprung) y la joven, Leonie (Lisa Vicari), intentan sobrevivir como pueden, gracias sobre todo, a su astucia y un coche, que les hace las funciones de refugio. Tras detenerse a repostar (más bien diría, saquear) en una gasolinera, conocen a Tom (Stipe Erceg), un mecánico.

A cambio de gasolina y algunos víveres, Tom se unirá al grupo en busca del Santo Grial. Es decir, nuestro grupo de supervivientes se dirige a las montañas, donde la visión de un águila, les hace creer en la esperanza que en las montañas encontrarán algún sitio con agua.

Pero nadie les ha dicho que el camino hacía su ‘paraíso’ sea un camino de rosas, todo lo contrario, un hallazgo en el mismo, les hará ver que no todo el mundo se comporta de la misma forma civilizada. En su paso por las montañas, la cosa se complica cuando se topan con otro grupo (más numeroso) de supervivientes con distintos intereses a los suyos.

Pronto descubrirán que en épocas duras, los instintos más básicos y primitivos prevalecen sobre cualquier valor moral, sobre todo, cuando ni las religiones ni la fe pueden darte de comer o beber!

Agua! Agua! Agua! (Hell)

Para mí gusto, hubiera sido mucho más interesante explotar todo el lado oscuro e incómodo del film, es decir, el canibalismo; que hacer una apología del ecologismo y el calentamiento global, que no me aporta nada. Lo bueno del film lo dejan para el final y lo tocan muy por encima, vaya!

Eso sí, se nota que hay presupuesto: la puesta en escena es brutal y las pocas escenas violentas (gore) que hay están muy bien, pero la historia en sí no me acaba de convencer, como ya os he comentado anteriormente. Pese a que las interpretaciones de los protas son correctas, no se profundiza en sus personajes ni nos identificamos con ninguno de ellos, nos da absolutamente lo mismo, si viven como si les cae un rayo.

Quizás deberían haberse centrado más en el tema que puede suscitar un poco de interés, al público ávido de cine de terror: el canibalismo. Eso sí, también hubiera sido del todo previsible, es lo que tiene centrarte en una sociedad post-apocalíptica, el margen de maniobra se te reduce un montón: faltan recursos!

Hell, es una pena, pero ha pasado por Sitges sin pena ni gloria, pero seguramente le daremos una oportunidad a Tim Fehlbaum, apunta bien y tiene maneras. Al menos esta producción alemana queda alejada de otras producciones más sangrientas (ultragore) del país germano.

Eso sí, si eres fan del Capità Planeta, te gustará.

Crónica de la Marató Cotxeres de Sants (2011)

XXIII Marató de Cine Fantàstic i Terror Cotxeres de SantsTras el “resacón” de Cotxeres, he tardado dos días en recuperar mi voz y sólo a ratos! Es lo que tiene empezar una maratón medio resfriado… Aayayayayayay, nos hacemos viejos!

Casi empalmando la sesión del viernes, donde ‘disfrutamos’ de la proyección de Ganivet… Ay, no! Matxet… Sí, sí… habéis leído bien: Matxet (Machete doblada al catalán) para deleite de todo el público. Verdad que sí, Víctor ¿? Jajajaja

Poseso, para nosotros la ‘Nit més Llarga’ (no trankis, no es el título de una peli porno) empezó antes que para la mayoría, puesto que asistimos a la presentación del libro: Malas pero Divertidas. Escrito por nuestros Trío Calaveras preferido (Naxo Fiol, Aratz Juanes & Víctor Olid) de Ediciones Raima. Un libro ‘panyol’ dedicado a reseñar el cine trash más cafre que te puedas echar a la cara (con tus colegas, claro está). Evidentemente, adquirí un ejemplar, que luego los Three Skulls me firmaron con proposición indecente incluida de Olid… es lo que tiene llevárselo de juerga por garitos ‘gayers‘!

Como dijo el ‘bueno’ de Aratz, es un libro que debes leértelo por cachos, es decir, un día cualquiera abres por una página y te lees esa reseña, y así una tras otra hasta que te lo termines. Y no veas, lo bien que va aplicar esta técnica, en mi lugar de lectura favorito, el WC.

Al acabar la presentación con proyección de corto incluída, tuvieron los santos co’ones de torturarnos con Vacón (hasta el editor flipó en colores!), fuimos a refrescarnos las gargantas con lúpulo de los dioses y a calentar motores para la maratón…

Malas pero Divertidas

Empezamos puntuales con Vampirella (dir: Jim Wynorski, 1996) y con la sala B casi al completo. Nos lo pasamos muy bien, la peli daba juego: cutre FX’s, vesturario fetish, vampiretas y alguna teta… La verdad es que el arranque fue suave como una seda. Después le tocó el turno a la peli más mainstream de la noche, el único y verdadero: Vengador (dir: Mark GoldblattThe Punisher, 1989) con Dolph Lundgren como Frank Castle. Tras el éxito cosechado con Los Mercenarios (The Expendables) de Stallone, Ivan Drago vuelve a estar en la brecha!

El Castigador funcionó a la perfección, como tenía que ser… Y para los que no conocían esta primera versión de este justiciero, ahora ya la conocen. Digo esto, porque en la sala B vi un poco de relevo generacional, habrá que enseñarles como es debido…

La siguiente película, fue la apuesta personal de Naxo: Fenómenos Sangrientos (dirs: Brad F. Grinter & S. HawkesBlood Freak, 1972), que un servidor le ayudó a encontrar una copia digital ripeada pero el muy fetichista consiguió una copia original en vhs para la proyección. En la pasada noche de cine inconexo hicimos un visionado a velocidad absurda mientras Naxus nos explicaba que es una ‘joyita’: un slasher subvencionado por la Iglesia contra el consumo de drogas. Lo más interesante para mí es que el prota, Steve Hawkes, se convierte en un asesino en serie tras el consumo de cannabis… eso sí, con la cabeza de un pavo! El momento cumbre fue oír toda la sala B haciendo el pavo… aunque más de uno, no lo tenía que imitar.

Un pavo, dos pavos, tres pavos.... Plllllluuuuuuuu

Después de este punto de inflexión, ya que Blood Freak no fue de mi agrado, volvimos con Spookies (dirs: E. Joseph, T. D., B. Faulkne, 1986), puro exploit ochentero fruto de la unión de 2 proyectos. La peli en sí daba juego porque tenía los elementos suficientes para arrancar los comentarios de los asistentes: monstruitos de latex, seres malignos, cutre FX’s y el tópico grupito encerrado en una mansión.

La siguiente película, sin lugar a dudas, fue otra de las grandes de la noche: La guarida del gusano blanco (dir: Ken RussellLair of the White Worm, 1988), aunque algunos nos anunciaron que era muy mala. Pues oigan, el film de amarras no estuvo nada mal: con un joven Hugh Grant, vampiras cachondas y largas serpientes blancas (y no me refiero a ninguna pitón albina humana)!

Y por acabar, como no… La peli castigo! Esta vez, subimos un poco de latitud, ya que en la anterior edición nos metieron doblada una peli peruana. En esta ocasión, nos encasquetaron: Una noche para descuartizar (dir: Doris WishmanA Night to Dismember, 1979/83). Este bodrio fílmico (y con el apelativo de bodrio, me quedo corto), no tiene por dónde cogerse. Supuestamente, la peli se terminó en 1979 pero parece ser que se estropeó la mitad del metraje y luego, el Sr. Wishman estuvo unos cuantos años para completarla y montarla… Para pegarse un tiro!

En fin, pese a que no pude hacer muchos comentarios, por no decir ninguno, por culpa de mi afonía, me lo pasé muy bien en compañía de los colegas cinéfilos y de sus chascarrillos y ocurrencias: Raspas, Fiver, Nefer, T. Kirk, CriticoNos al completo, Maiden & mi socio Nekrofílmico, Rechardgeable.

Esperemos que el año que viene, con el nuevo gobierno (no olvidemos que al día siguiente eran las eRecciones del 20-N), no suframos la visita de inspectores de la SGAE, eso sí que sería una buena peli de cine fantástico y de terror!